1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

PERFIL

Montebourg, el proteccionista que amenaza a Hollande

El exministro luchó en vano contra los recortes en el Gobierno de Ayrault. Ahora se presenta como alternativa para cambiar la República francesa y Europa

Antonio Rodríguez París , 24/08/2016

<p>Arnaud Montebourg.</p>

Arnaud Montebourg.

Jackolan1

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Ha sido un apoyo determinante de François Hollande. Ahora es su principal adversario. El que amenaza con tumbar definitivamente sus ya reducidas esperanzas de reelección el año que viene. El exministro de Economía, el socialista Arnaud Montebourg, anunció el domingo su candidatura a la presidencia francesa. Se presentó como una alternativa a lo que denomina como el “sarkhollandisme”, la política económica aplicada desde el inicio de la crisis tanto por la derecha como por los socialistas. A su juicio, no hay diferencia.

“Hemos votado a la izquierda en 2012 y lo que tenemos es la política de la derecha alemana”, lamentó el candidato que había logrado el 17% de los votos en las primarias de 2011. Un resultado mejor de lo esperado, gracias a una campaña intensa basada en el tema de la "desmundializacion". Un lema que sedujo a los electores de izquierda, tanto como su patriotismo y su defensa de la industria francesa.

En la segunda vuelta de las primarias, tenía dos opciones: respaldar a Martine Aubry, que se posicionaba como él a la izquierda del partido, o brindar su apoyo a Hollande, con el que tuvo varios desencuentros en el pasado. En 2007, cuando Segolene Royal se presentó al Elíseo, llegó a decir que su principal “defecto” era su pareja, o sea Hollande.

Para mayor sorpresa de los socialistas y quizás del propio Hollande, Montebourg decidió apoyar al candidato más alejado de sus convicciones políticas. “Con Hollande, teníamos a un claro ganador. En cambio, con Aubry habríamos tenido un resultado más estrecho de 47-53 y el partido se hubiera fracturado antes de enfrentar a Sarkozy en las presidenciales”, se justificó cuando le pregunté que me aclarara el porqué de su decisión. A corto plazo, ha acertado. Hollande acabó venciendo a Sarkozy. A largo plazo, cometió su primer error al creer que el futuro presidente aplicaría su propio programa.

El “adversario de la finanza”

Durante la campaña, Montebourg pensó haber ganado la partida. Sobre todo cuando Hollande dijo que la finanza era su “adversario” en un mitin multitudinario a las afueras de París. Ese discurso lo podría haber pronunciado el propio Montebourg. De hecho, cuando recuerda lo que dijo Hollande, recita el texto como si fuera suyo.

Durante su etapa en el gabinete socialista, Montebourg no dejó de despotricar contra Angela Merkel y los “talibanes” de Bruselas

Apenas dos meses después de la llegada de los socialistas al poder, Montebourg se dio cuenta de que la política económica no era la prometida por el candidato Hollande: fuertes aumentos de impuestos para la clase media y recortes drásticos de las inversiones del Estado. Durante el verano de 2012, alertó a su presidente sobre el riesgo de un fracaso rotundo. "Con esta política económica, el desempleo va a seguir aumentando, el Frente Nacional va a seguir creciendo y la izquierda va a quedar hecha añicos".

Cuatro años más tarde, la profecía se ha cumplido. Hollande está atrapado en su laberinto y no logra levantar cabeza en las encuestas. Y Montebourg está determinado a hundirlo definitivamente. "Me resulta imposible apoyar a Hollande", espetó en su discurso de este domingo 21 de agosto, llamando directamente a su excompañero de ruta a apartarse del camino. Sin rodeos, le pidió que no volviera a presentarse "por el interés superior de la República". Nada más y nada menos. Como si Montebourg tratara ahora de vengarse de un presidente que traicionó su programa, como si se tratara de un ajuste de cuentas entre socialistas. Entre los que explican a diario que no hay alternativa y los que no se reconocen en las políticas del gobierno y que salieron a la calle en protesta contra la reciente reforma laboral, aprobada por decreto a falta de una mayoría socialista para aprobarla.

Un ministro incontrolable


Hollande nunca logró controlar a su turbulento ministro. El encontronazo más violento se produjo tras sólo seis meses de gobierno socialista. Montebourg, a cargo entonces de la industria, con el título pomposo de ministro de la Recuperación Productiva, había lanzado un plan de nacionalización de los altos hornos de Florange, los últimos en actividad en Lorraine, una de las regiones más afectadas por la desindustrialización. La multinacional ArcelorMittal quería cerrarlos y el ministro se opuso con virulencia y presentó un plan para expropiarlos y nacionalizarlos al estilo de Obama con General Motors. Hollande le dejó amenazar públicamente a ArcelorMittal y preparar su plan. Montebourg sólo se dio cuenta dos meses después de que su presidente no tenía la más mínima intención de nacionalizar los altos hornos, cuando el primer ministro Jean-Marc Ayrault descartó públicamente por la tele el plan de su ministro. Unos 600 empleados se quedaron sin trabajo, a pesar de las promesas de Montebourg y del propio Hollande de salvar los altos hornos. La crisis interna fue terrible. El ministro insultó a Ayrault y llegó a redactar su carta de dimisión. El presidente la rechazó. Al final, se quedó en el gobierno, pero la fractura era irreversible.

Además de la defensa enérgica y diaria de la industria francesa, Montebourg se dedicó con fuerza a la lucha contra la austeridad. No dejó de despotricar contra Angela Merkel y los “talibanes” de Bruselas. No pasaba una semana sin que se metiera con José Manuel Durao Barroso. Acusó al presidente de la Comisión Europea de "ser el carburante que alimenta el Frente Nacional" y de haber "llevado a la UE al borde de la destrucción”. Joaquín Almunia tampoco salió ileso de sus constantes ataques contra Bruselas. “El peor comisario” de la historia, llegó a decirme de su compañero socialista en nuestra entrevistas.

En su lucha contra la austeridad, su mayor éxito pasó desapercibido. Ocurrió en junio de 2014 en la planta de Airbus en Toulouse. Ese día, Montebourg y el vicecanciller alemán, el socialdemócrata Sigmar Gabriel, cuestionaron el pacto de estabilidad en una rueda de prensa conjunta. Los ministros de Economía de las dos mayores economías de la zona euro pusieron así en tela de juicio el intocable 3% de déficit. En menos de una hora, la cancillería alemana reiteraba que no se cambiaba un ápice del pacto. Pero quedó patente que Montebourg disponía de un aliado en el corazón del Gobierno alemán. No tuvo tiempo para más. Dos meses después, Manuel Valls anunciaba su brutal salida del gobierno.

Una de las hipótesis que presento en mi libro es que las constantes críticas de Montebourg contra Merkel acabaron con la paciencia de Hollande. Lo que sí quedó claro es que en el seno del gobierno francés se produjo durante dos años una lucha interna que pudo haber cambiado la suerte de los países europeos sometidos a la austeridad. Si Montebourg hubiese ganado la partida a Hollande, quizás los países del sur habrían podido influir con más fuerza sobre Bruselas y Berlín.

La segunda equivocación

El ministro francés pensaba haber ganado la batalla contra los liberales del gobierno cuando logró deshacerse del primer ministro Jean-Marc Ayrault en marzo de 2014. Después del fracaso de los socialistas en las elecciones municipales, cogió su pluma y escribió al presidente para plantearle dos condiciones sí o sí. “O cambias de jefe de gobierno y de política económica, o me voy”. En aquellos momentos, Montebourg gozaba todavía de la fuerza del 17% de los votos en las primarias. Hollande lo escuchó. No sólo nombró a Manuel Valls como primer ministro, sino que puso a Montebourg al frente del ministerio de Economía. El ministro pensó que podría llevar a cabo por fin la política económica que deseaba. Fue su segunda equivocación.  

Seis meses más tarde, desde su feudo en Borgoña, Montebourg se propuso enviar al presidente una botella de vino para su propia "recuperación productiva". Fue la gota que colmó el vaso. Al día siguiente, Valls anunció su salida del gobierno. A partir de ahí, el ejecutivo adoptó las reformas más polémicas por decreto, por falta de apoyo de la izquierda. La ruptura entre socialistas se ha ido agrandando.

Mientras tanto, Montebourg desapareció del mapa político. Renunció a todos sus cargos políticos y se dedicó a trabajar en el sector privado, en un esfuerzo por demostrar que no formaba parte de la casta política y que podía y debía ganarse la vida como cualquier francés. El domingo reapareció con fuerza en un evento muy mediatizado en Borgoña. Ahora, su primer objetivo es deshacerse cuanto antes de Hollande, incluso presentándose sin acudir a las primarias socialistas. Su programa ambicioso es “refundar” la República francesa y la UE. Mucho para un solo hombre que debe buscar apoyos para lograrlo.

--------------- 

Antonio Rodríguez es autor del ensayo L’alternative Arnaud Montebourg, publicado por la editorial Le Cherche Midi (Planeta).

Ha sido un apoyo determinante de François Hollande. Ahora es su principal adversario. El que amenaza con tumbar definitivamente sus ya reducidas esperanzas de reelección el año que viene. El exministro de Economía, el socialista Arnaud Montebourg, anunció el domingo su candidatura a la presidencia francesa. Se...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Antonio Rodríguez

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí