1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Novela por entregas

García contra la España zombi (y XXV)

Capítulo 25, en el que recogemos, que es gerundio, y la nornalidad vuelve a su subnormalidad habitual

Guillem Martínez 30/08/2016

Furibundo

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Resumen de lo publicado: Una novela.

Al salir de la Ciudad Prohibida nos topamos con Rivera, con aspecto humano, desorientado y sentado sobre un bordillo.

--Hombre, Rivera.

--¿Nos conocemos?

--García. Nada, un periodista cutre, que trabaja en agosto. Tuvimos un encuentro este verano. Le presento a mi padre, el señor García.

--Encantado. Miren, me da apuro pedirles esto, pero estoy desorientado y sin móvil, y he visto que alguien me ha vaciado la cartera. ¿Les importaría prestarme, no sé, 20 euros para un taxi, por favor?

Rebusqué en mi bolsillo de la suerte. Encontré 3 euros con 45. Se los dí.

--Lo siento, sólo tengo esta mierda. Tómeselo como un complemento salarial.

Rivera, en efecto, se lo tomó como un complemento salarial. Es decir, me tiro el dinero a la cara y juró en arameo. Llámenme sentimental, pero me gustaba más el Rivera zombi.

Ya en el OVNI de mi padre ----tenía forma y aspecto de un Seat Toledo, con la última ITV de 1996---- fumamos con las ventanillas abiertas, mientras papá me explicaba lo que había pasado.

--La Ley Señor Spock, o directriz espacial, es sagrada. No puedes tocarla, no puedes realizar cambios o intervenciones en ningún planeta que afecten a su futuro. Pero como sucede con toda dura lex sed lex, puedes mangonearla. Y eso es lo que he hecho. No he eliminado el virus zombi. Símplemente lo he modificado. Los zombis, ahora, son licántropos. Sólo tocarán los huevos en luna llena.

--¿Todos los zombis son licántropos, incluso los que se peló Estadella?

--Toditos. Incluso los intelectuales de Tu Puta Madre Feliz I. No he podido hacer nada al respecto. Lo siento.

--¿Y yo? ¿Estoy a salvo?

--Bueno, el rey te querrá hincar el diente, seguro. Te aconsejo que lleves siempre una pelota de tenis en el bolsillo. Nadie lo sabe, pero cuando le tiras una pelota a un licántropo, se puede pasar la noche devolviéndotela. Son cansinos. Ah, es posible que, cuando recuperen la memoria, en cuatro o cinco minutos, los exzombis y hoy licántropos te retiren la acreditación del Congreso. Pero tranqui, ya te iré colando. 

Aparcamos en doble fila, mi padre invisibilizó el OVNI/Toledo y subimos a casa. Al entrar en ella, noté un calor extraño y un olor a leche, sangre y jazmines. No había duda. Quimetta había vuelto. Quimetta ha vuelto, y el gato dejará de maullar, me dije, como Lowry, otro tipo que en su vida tampoco había tenido un gato. Habría venido con los niños, pues en la nevera había colgados diversos dibujos, con corazones, del zombi Rivera y de ellos, jugando en el parque acuático. La derecha española, en fin, trabaja bien a largo plazo. Quimetta apareció en la cocina. Tenía el aspecto dulce y relajado de una italiana zen del Norte.

--Pssss, los niños están durmiendo.

--¡Quimetta, has vuelto!

--Claro. ¿Dónde quieres que vaya? Te quiero. ¿Y este quién es? --dijo, señalando con las pestañas a mi padre.

--Te presento al Señor García, mi padre.

Quimetta le repasó de arriba a abajo, luego me miró de arriba a abajo a mí, con escepticismo.

--España estaba llena de zombis, te volverías zombi en 28 días y, ahora, este joven es tu padre. Eres lo peor. Pero no cambiarás nunca. Da igual, dile a tu amiguito de juergas que se quede, que he pedido comida a un chino.

--Me gusta tu chica --dijo mi padre--. Me recuerda a tu madre. Una fresca.

En eso llamaron al timbre. Era la comida a domicilio que había pedido Quimetta. Al abrir la puerta, me encontré de narices con el Señor Chang.

--¡Señor Chang! ¿Qué hace aquí?

--Homble, Galcia. Pues nada, que cuando escuché que había un pedido a la Calle Desencanto, 12, me dije coño, esa es la antaño lesidencia madlileña de Pi i Malgall y, me dije, allí que voy, a metel la naliz. ¿Quién no quiele sabel más y más de Pi i Malgall?

--Pase y quédese a cenar, hombre.

--No le dilé que no. En casa de helelo, cuchillo de palo. Con tanto culo con los zombis, llevo días sin comel, y gasto más hamble que un maestlo de escuela dulante la levolución cultulal. 

El Señor Chang pasó hasta el comedor. Le presenté a Quimetta y a mi padre.

--Señola, me recuerda el haiku de Li--chi Chun--go que, disculpe mi tradulción aplesulada, señala que "las blumas se disipan / la glulla alza su vuelo / y mi novia está que cluje". Respecto a usted, Señol Galcía, no le aliendo la ganancia. Sel padle de un indocumentado es jodido. Le contlaté de flegaplatos hace un año, y aún es el día que le vea con un estlopajo en extlemidad superior.

--Es un buen tipo, Chang. Pero se le frió el celebro leyendo a Bob Black. Los jóvenes son así.

--Black es un plomo, pero tiene más lazón que un santo cuando afilma que el tlabajo no dignifica. El tlabajo es una puta mielda. Es como la vejez. Si no fuela polque no podemos elegil, selía lo peol. La vida es una bloma cutle. Y, pala acabalo de lial, más del 50% de la vida no es vida, sino tlabajo, políticos tocándote la huevela, y dicusiones cholas con honolable esposa o esposo.

Aquí, el señor Chang dijo un taco en cantonés. Luego, prosiguió.

--La vida, en fin, no vale nada. Pelo nada vale la vida. En cantonés suena mejol: Claato Barada Nikto.

Mi padre levantó su copa de spritz.

--Claato Barada Nikto.

Uno por uno, todos alzamos nuestra copa de spritz y repetimos el aforismo chino. Y bebimos. Luego nos pusimos a la mesa. Hablamos de la vida y, en un momento dado, de zombis.

--Es culioso. El zombi es la última incolpolación al telol ficcional de Occidente. No son nada del otlo jueves. Las histolias de zombis coinciden con algunas de las funciones nalativas del estluctulalista ruso Propp, que tanto comió la oleja al eglegio teólico de la litelatula Barthes. Sea como sea, el zombie apalece por plimela vez en una peli mangui de los 70's del siglo XX. Un tluño. Pleviamente, solo existía en el folclole de la isla de Haití. Nació como una leyenda posteliol a la independencia y a la esclavitud. Según ella, un blujo vudú podía echalte polvos chungos en la naliz, momento en el que peldías la conciencia, te volvías majala, sin voluntad, y el brujo podía explotalte y hacelte tlabajal todo lo que quisiela.

--Es el terror al trabajo asalariado, ese esclavismo.

--O no. Es el terror a perder el dominio de tu vida.

--O no. Es el terror a que te manden y no lo sepas.

--O no. Es el telol a vivil en el inflamundo, en pleno mundo.

Quimetta tomó la palabra.

--Tal vez sea el terror, sencillamente, a ser un muerto viviente. A que te traten como un muerto. A que la vida y la muerte no se diferencien. A que en el mundo convivan vivos y muertos, y que tú integres el bando de los muertos. A trabajar para pagar facturas, a votar para que hagan con tu voto lo que quieran. A alimentarte, incluso, de los otros, que son como tú y con tu misma alma. Es el terror a la barbarie, a la brutalidad. A que nada pueda cambiarse, pues la opinión de un muerto no cuenta. A no poder, ni siquiera, decirlo. A la nada. Es el terror a ser una mercancía, además, inútil. Es el terror, incluso, a dejar de ser un zombi y volver a tener vida. Incluso en tu propia casa.

Besé a Quimetta, como solo besan en el planeta Morreos. Luego, mi padre empezó a hablar de maravillas espaciales. Del Planeta Cosquillas, creo. Era feliz. Ni siquiera pensé que, en pocas horas, si mi padre me conseguía el pase fake, estaría en un parlamento zombi, viendo como zombis votaban a un presidente zombi y para zombis. 

FIN

Resumen de lo publicado: Una novela.

Al salir de la Ciudad Prohibida nos topamos con Rivera, con aspecto humano, desorientado y sentado sobre un bordillo.

--Hombre, Rivera.

--¿Nos conocemos?

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Guillem Martínez

Es autor de 'CT o la cultura de la Transición. Crítica a 35 años de cultura española' (Debolsillo), de '57 días en Piolín' de la colección Contextos (CTXT/Lengua de Trapo) y de 'Caja de brujas', de la misma colección. Su último libro es 'Los Domingos', una selección de sus artículos dominicales (Anagrama).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

2 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. In lakech

    Para verdades la de Quimetta... como la vida misma, a veces sí que da terror. Por suerte, y con suerte, podemos también de vez en cuando visitar otros planetas, los que cuentan, los nuestros, los que da gusto vivir. Me encantó la novela, gracias. Salud!

    Hace 5 años 1 mes

  2. Jesús Díaz Formoso

    https://www.youtube.com/watch?v=jHquC0FUddc - white zombi - Señol Chang decil veldad

    Hace 5 años 1 mes

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí