1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Chorizópolis

El cártel del chuletón se instala en España

Organizaciones internacionales engordan en granjas españolas con sustancias químicas prohibidas miles de reses de ganado bovino con las que obtienen beneficios millonarios mientras Gobierno y comunidades recortan en seguridad alimentaria

Eduardo Bayona 17/08/2016

<p>Imágenes grabadas durante la operación. </p>

Imágenes grabadas durante la operación. 

Cedidas por la Guardia Civil

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

¿Será por el clima? ¿O por la disponibilidad de alimento? ¿O por el menguante nivel de exigencia de los controles sanitarios que aplican las administraciones? ¿O, quizás, por la combinación de esos y otros factores? Una investigación iniciada por el Seprona (Servicio de Protección de la Naturaleza) de la Guardia Civil, coordinada por un juzgado de Monzón (Huesca) y pendiente de cierre por Europol, determinará qué motivos están llevando a empresarios de varios países, algunos de ellos europeos, a utilizar España como campo de operaciones para sus negocios de engorde ilegal con miles de cabezas de ganado bovino cuya carne comercializan, mayoritariamente, desde sus territorios de origen.

Casi dos años de pesquisas permitieron al Seprona de la Comandancia de Huesca emprender hace unas semanas, con la colaboración de los Mossos d’Esquadra, la operación Pakitos, que llevó a la detención y posterior imputación judicial de catorce presuntos integrantes de al menos dos organizaciones dedicadas al engorde ilegal de reses cuyas canales --carne sin piel ni vísceras-- eran después distribuidas fuera de España. 

Algunos datos dan idea de la magnitud de los tinglados, en los que participaban ganaderos, responsables de mataderos y también algún veterinario: quince granjas con la cabaña inmovilizada para evitar que las canales llegaran al consumidor, otras tantas bajo sospecha y la convicción policial de que esos grupos habían llegado a comercializar el año pasado hasta 1.300 toneladas de “carne presuntamente engordada con productos ilegales y que podían ser nocivos para la salud en dosis altas”. Más de 250 de ellas se habrían quedado en el mercado español.

La parte clandestina de la crianza comienza suministrando a las reses en sus primeros meses de vida beta-agonistas como el salbutamol y la salbufilina, diseñados para combatir el asma pero con efectos secundarios como acelerar el crecimiento del animal y aumentar su volumen de carne. Y finaliza dándoles corticosteroides como la dexametasona, un derivado de la cortisona que disimula la presencia de las anteriores sustancias y que da a la carne ese color rojizo que pide el mercado.

Trampas químicas para disparar el peso del animal

Como resultado, el animal llegaba al matadero con unos 40 kilos de carne por encima de los que habría pesado en condiciones de crianza normales, lo que supone un aumento fraudulento del peso de en torno al 10% que le supone a su dueño una ganancia de entre 150 y 200 euros por res. Eso es más de lo que costaban las crías que entraban en el circuito, habitualmente ganado de segunda categoría adquirido en Francia. Las trampas permitían a estas organizaciones transformar la necesaria inversión inicial en comprar becerros en una generosa subvención a fondo perdido a cargo del consumidor.

La operación se desarrolló en las provincias de Zaragoza, Huesca y Lleida, la principal zona de producción de ganado bovino de España, aunque los imputados, sospechosos de un delito continuado contra la salud pública, otro de falsedad documental y uno más de pertenencia a grupo criminal organizado, mantienen “conexiones con otros países dentro y fuera de la Unión Europea”, tanto para la distribución de las sustancias químicas prohibidas como para la posterior comercialización de las carnes, señalan fuentes policiales.

“Algunos empresarios extranjeros operaban como intermediarios, ya que compraban las crías en otros países, acordaban su engorde con granjeros de aquí y luego ellos mismos comercializaban la carne”, explica el teniente Arturo Notivoli, jefe del Seprona de Huesca y coordinador del operativo policial. Parte de las reses eran exportadas vivas, mientras que otra parte era sacrificada en mataderos españoles para sacar fuera las canales. La operación incluyó la toma de muestras en varias remesas que habían sido enviadas a mataderos españoles. Los resultados de los análisis confirmaron las sospechas policiales.

Notivoli considera que “el porcentaje de ganaderos que mantiene este tipo de prácticas ilegales es mínimo dentro del sector”, aunque destaca el elevado nivel técnico con el que operan. “Elaboran cócteles de sustancias químicas prácticamente invisibles, cuyas composiciones se encuentran al filo de la capacidad de detección de los medios de análisis de que dispone la Administración”, lo que dificulta notablemente su localización, explica. No obstante, la aplicación de técnicas de investigación policial, amparada en la instrucción judicial y en el hecho de que esos grupos fueran considerados como organizaciones criminales, permitió a los investigadores complementar los análisis con otro tipo de pruebas.

Tres décadas y media de prohibición

La UE prohibió hace ya 35 años el uso de los anabolizantes y de otras hormonas en los procesos de engorde del ganado, al advertir que “los residuos que dejan en la carne y otros productos de origen animal algunas sustancias de efecto tirostático y de efecto estrogénico, androgénico o gestágeno pueden ser peligrosos para los consumidores y pueden también afectar a la calidad de los productos alimenticios”, según indica la última actualización de esos vetos, publicada hace más de una década en el BOE. 

Esa resolución, actualizada en 2009, admitía sin complejos la existencia de este fraude alimentario, un secreto a voces tanto en el sector ganadero como en las administraciones, al recoger que “en la cría de animales se utilizan ilegalmente sustancias de efecto anabolizante, como las sustancias beta-agonistas, estilbenos y tireostáticos, para estimular el crecimiento y la productividad de los animales”. 

La ingesta de carne de animales que han sido tratados con esos compuestos químicos no suele provocar intoxicaciones agudas, aunque hay algunos casos documentados, y su suministro al ganado no está completamente proscrito --la dexametasona, por ejemplo, puede ser utilizada como antiinflamatorio--, aunque sí supeditado a una serie de normas: requiere receta veterinaria, no pueden ser administrados por vía oral ni mezclados con el pienso o el agua –los grupos desarticulados en el noreste de España utilizaban esas prácticas-- y el animal requiere un tiempo de espera determinado --el denominado periodo de supresión-- para eliminar los restos de esas sustancias antes de ser enviado al matadero y de que sus carnes entren en la cadena alimentaria. 

Los residuos de ese tipo, explican las fichas del Ministerio de Medio Ambiente, “pueden acumularse en su tejido adiposo, riñones o hígado, pasando a la cadena alimentaria lo que entraña un grave peligro para la salud humana”

Sin embargo, tres décadas después, pese al paulatino abandono de este tipo de prácticas entre los ganaderos --organizaciones agrarias como Unió de Pagesos y la patronal Asoprovac han anunciado su intención de ejercer la acusación en el caso Pakitos--, a la anunciada intensificación del celo por parte de las autoridades sanitarias tras alertas sanitarias como las generadas por crisis como las de las vacas locas o las dioxinas en los pollos belgas y a la tipificación de esa actividad como delito castigado con hasta seis años de prisión, investigaciones como la desarrollada por la Guardia Civil en Zaragoza, Huesca y Lleida recuerdan que el engorde ilegal sigue existiendo. Y que el país comienza a ser atractivo para empresarios tramposos de otros Estados.

Controles en mengua y dispersión

Entre otros motivos, por las condiciones en las que trabaja la menguante plantilla de encargados de supervisar la seguridad alimentaria. “Comparando los datos con el año precedente, ha habido un descenso del personal (26 personas menos del año pasado a este, en total, de 371 a 345), de forma que hay 12 personas menos en servicios centrales y 14 menos en laboratorios”, señala el último informe anual del Plan de Control de la Cadena Alimentaria del Ministerio de Sanidad, que añade que “el personal encargado de tareas de control oficial en las comunidades autónomas es de 6.955 personas. Comparando los datos con el año precedente, ha aumentado el personal en 246”. 

Sin embargo, ese incremento en las comunidades tiene matices: el personal dedicado a labores de inspección sigue sin recuperar los niveles de 2012 --4.421 por 4.430--, mientras las plantillas de los laboratorios siguen sufriendo recortes, ya que los 881 técnicos activos suponen una merma del 8% frente a los 957 de ese año. El tijeretazo supera el 13% si se toma como referencia 2013, cuando la cifra de técnicos autonómicos llegó a 1.019.

Esa situación laboral, en la que aumenta el personal administrativo y se reduce el que debe supervisar a los animales, se ve agravada por otras tres circunstancias. Una es la diversificación de las tareas de los inspectores mediante el aumento de los objetivos, como ocurre con el nuevo Plan de Control 2016-2020, uno de los legados del Gobierno en funciones que, en este caso, incluye hasta 18 líneas de control distintas y lleva a situaciones paradójicas como que las inspecciones de bienestar animal prácticamente dupliquen a las de seguridad alimentaria y, también, a que los mayores descensos de los programas de muestreo se concentren en los referentes a riesgos biológicos de los alimentos –de 154.920 controles a 73.177 en cuatro años-- y en los destinados a detectar residuos de fármacos, que cayeron de 50.472 a 39.491 en ese mismo periodo. 

Otro motivo del deterioro de la vigilancia alimentaria radica en el incremento de la carga de trabajo burocrático de los veterinarios, que les quita horas de campo. Y una razón más sería la falta de medios, que incluye la carencia de instrumental para detectar determinadas sustancias en varias comunidades. Todo ello combinado con la privatización de controles que han comenzado a aplicar varias autonomías.

Los resultados fueron reveladores en 2015: solo once irregularidades relacionadas con el suministro de medicamentos en las 3.706 intervenciones específicas en esta materia realizadas en toda España, precisamente en el mismo año en el que los grupos desarticulados por el Seprona enviaban al mercado cientos de toneladas de carne de reses engordadas con sustancias prohibidas, mientras más de la sexta parte de los 763 análisis realizados en la fase de distribución daban positivo, como ocurría con el 11,47% de los efectuados en las explotaciones.

Al cártel del chuletón, ese cuadro de recortes e innovación sin mesura le resulta, más que cómodo, atractivo.

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

6 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. manolin

    La noticia adolece de todo tipo de imprecisiones, errores de bulto y manipulaciones de la información que ha generado la información. La existencia de una trama internacional es cosecha propia del autor, ya que la investigación se centra en demostrar la mera utilización de sustancias por parte de operadores que en algunos casos exportan su ganado y que no ha sido por otra parte comprobada. El ganado en cuestión tendría que hacer 400 kilos en canal para llegar a ese 40% de rendimiento extra inducido, algo que supone la existencia un animal de 800 kilos en vivo, algo impensable en los cebaderos aragoneses y extraordinario en las explotaciones extensivas de la zona de Toledo. Por otra parte, la zona comentada no es, ni de cerca, la de mayor producción de vacuno nacional, condición que se disputarían Castilla y León más Castilla La Mancha, por un lado, y Galicia por otro, con Cataluña y Aragón, juntas, en tercer lugar. El refrito es, en fin, un poco de carraca para soliviantar al personal, pero poco más.

    Hace 4 años 5 meses

  2. Peppe

    Hace años que no como animales, solo huevos de mis gallinas y nada de elaboracion industrial, no confió ni siquiera en las substancias permitidas, los que nos gobiernan me parecen igual de delincuentes, aveces prohíben substancias que lejos son mejores que las que permiten sin contar que en sanidad tienen protocolos politicos donde a las personas intoxicadas las mandan por psiquiatria para que las envenenen mas. https://youtu.be/eauHIhR04tw

    Hace 4 años 7 meses

  3. FLA

    No preguntes por los funcionarios, pregunta por los políticos que son los que recortan y eliminan funcionarios!!!!

    Hace 4 años 7 meses

  4. Lucia

    Pero donde están los funcionarios que deben de controlar esto???, Pero que pasa en este país?, Todos sentados en los despachos??

    Hace 4 años 8 meses

  5. Alpino

    Gracias por el artículo.

    Hace 4 años 8 meses

  6. Julio Díaz

    Bueno, se va perfilando el papel asignado a España por la economía internacional: camareros, lugar de producción de productos en otros países ilegales y cosas por el estilo.

    Hace 4 años 8 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí