1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

El ‘no’ de la dignidad y su dialéctica

Tras la negativa a investir a Rajoy, el paso siguiente del PSOE ha de ser un ‘sí’ a un Gobierno alternativo

José Antonio Pérez Tapias 18/08/2016

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

En España estamos ganando conciencia colectiva respecto a lo que significa dignidad democrática. En medio de un proceso para formar gobierno de nuevo tremendamente complicado tras las elecciones del pasado 26 de junio, el ‘no’ a la investidura del candidato del Partido Popular es un acto de esa dignidad democrática que tanto necesitamos. Cuando Pedro Sánchez, secretario general del PSOE, sale en rueda de prensa a reiterar que el grupo parlamentario socialista votará ‘no’ a la investidura del señor Rajoy, cumpliendo lo acordado por el Comité Federal de su formación política, y aclara además que esa negativa implica también no abstenerse para lo que sería dar vía libre de forma pasiva a quien encarna la candidatura para un nuevo gobierno de la derecha, está siendo coherente y consecuente con lo que en este caso debe hacer el Partido Socialista.

Con sus palabras textuales --"votaremos en contra por convicción ideológica y ética. El PSOE no se va a abstener ante la desigualdad, el desempleo y la corrupción"--, el secretario general de los socialistas sintetizó las razones en que se apoya la negativa a la investidura de un candidato al que no avalan credenciales suficientes para abrirle el paso hacia la presidencia del Gobierno de España. Es más, tanto por las políticas antisociales aplicadas por el ejecutivo que Rajoy ha encabezado en la legislatura pasada, como por el carácter autoritario de muchas de sus actuaciones y leyes, quien de nuevo se presenta para ostentar la presidencia del Gobierno no merece el apoyo que recaba. A eso se añade la corrupción sistémica que afecta al PP y de la cual Rajoy, como presidente del partido, no ha asumido ninguna responsabilidad política ni ha actuado con la contundencia que requieren los múltiples casos conocidos, incluido lo que tiene que ver con la presunta financiación ilegal del partido que dirige. Es imposible justificar que se permita que un candidato con ese lastre llegue a la presidencia del Gobierno. Por eso, Pedro Sánchez ha hecho bien al insistir no sólo en que el PSOE es alternativa al PP, y que por eso no tiene sentido que lo apoye, sino también al enfatizar que es compromiso del partido que él representa “evitar” que, en estas condiciones y con estos antecedentes, haya un gobierno del Partido Popular. La dignidad manda.

Frente a quienes insisten, desde fuera y desde dentro del PSOE, en que por el bien de España hay que facilitar la formación de gobierno, aunque lo presida quien con su cinismo se burla de la ciudadanía y hasta parece eludir su obligación constitucional de comprometerse a presentarse para la investidura que le fue encargada por el jefe del Estado, pasan por alto absolutamente la situación de este PP con una corrupción a sus espaldas que le invalida ética y políticamente para cualquier candidatura a tan alta responsabilidad. Aparte responsabilidades penales, no se han asumido responsabilidades políticas por el daño causado a través del deterioro de las instituciones, el expolio del patrimonio público y la ofensa a la ciudadanía. Y si por razones de dignidad democrática hay que mantener el ‘no’ a una candidatura del PP, hay que insistir en que una investidura no puede servir para pasar página de la corrupción política, consagrando una suerte de injustificable indulgencia respecto a la misma. Sería letal para la democracia española. Apoyar al PP en estas circunstancias sería “naturalizar” la corrupción, resignándonos a que quedara como lo “normal”. En ningún país democrático serio se presentaría un candidato con ese lastre. Y aún menos se le apoyaría.

De todos son conocidas las presiones que soporta el Partido Socialista, y muy en especial su secretario general, para que, en aras de la invocada estabilidad y en nombre de la responsabilidad y el sentido de Estado, se permita, mediante abstención en segunda vuelta, que se constituya un nuevo Gobierno del PP. Son presiones que se deben resistir, máxime viniendo envueltas en falacias de grueso calibre. El ‘no’ socialista nada tiene de frívolo o irresponsable. Todo lo contrario. Por responsabilidad hay que mantenerlo, si no se quiere entronizar la corrupción sine die en el sistema político español. Lo que lo bloquearía sería un voto afirmativo a un partido que, además de llevarnos a un gobierno de acumulada podredumbre, supondría la continuidad de políticas económicas de esa injusta y hasta desacreditada austeridad --el mismo FMI ha reconocido que no valen para salir de la crisis-- que tantos sufrimientos ha generado en nuestra sociedad, y la parálisis más mórbida ante la grave crisis institucional que padece el Estado español como consecuencia de la situación que se vive en Cataluña. Un Gobierno del PP no sería un gobierno de estabilidad democrática, sino de impotencia en cuanto a la política que en nuestro país nos es de todo punto necesaria.

Quienes con un grosero pragmatismo acaban instalados en la irresponsabilidad al plantear al PSOE que su posición debe ser la de facilitar un gobierno popular, liquidando de antemano el papel del PSOE en cuanto a la alternativa que debe encarnar, se acogen de la manera más burda a la tan traída y llevada teoría del mal menor. No negaremos que en muchas circunstancias, decidir en función del mal menor es vía de salida de situaciones problemáticas. Pero, como todo, también tiene un límite la aplicación de ese criterio. Pasado cierto umbral, lo que parecen inmediatas consecuencias positivas por evitar otras negativas se convierte en realidad en la consolidación de un mal mayor. Sin duda, lo sería el permitir que en el Gobierno de España se asentara en la indignidad representada por un candidato de quien todos dicen que no merece volver a ese puesto --aunque muchos de ellos incurran en la patente e insostenible contradicción de pedir que, a pesar de ello, se vote a su favor--.

Con todo, el ‘no’ a la investidura del candidato del PP ha de ser un ‘no’ dinámico, dado que no es cierto que necesariamente aboque a una situación de bloqueo institucional, como desde la derecha se dice machaconamente para encubrir que el verdadero bloqueo lo produce el propio Partido Popular con su candidato y sus antecedentes, que impiden que pueda aglutinar aliados en torno a sí en el mismo Congreso de los Diputados. Debería saber el PP, sacando las conclusiones pertinentes, que nuestro sistema democrático es parlamentario y no es, por tanto, presidencialista. Por ello no garantiza el acceso a la presidencia del Gobierno una mayoría de votos ni una mayoría de escaños si, a partir de ella, no logra una mayoría parlamentaria que apoye la investidura y, después, la acción de gobierno.

Un ‘no’ por la dignidad como el que el PSOE --no está sólo en su empeño-- está haciendo valer es el que ha de conducir por la misma lógica parlamentaria, y una vez hecho su trabajo desde ese “arte de la contradicción” que ya sabían los griegos que era la mejor dialéctica, a ser convertido en un ‘sí’ a un Gobierno alternativo que el secretario general socialista, como candidato de nuevo a la presidencia del Gobierno en caso de que Rajoy no la alcance --y ha de hacerse lo democráticamente posible y legítimo para que así sea--, ha de intentar. La dignidad democrática ha de llevar a una solución esperanzada, que no es fácil, pero no es imposible. Recogiendo las reflexiones del filósofo británico Terry Eagleton, bien podemos decir que, incluso para los no optimistas, la esperanza tomada en serio es obligación moral, en este caso, responsabilidad política. Ganada la credibilidad del ‘no’, el paso siguiente ha de ser la confianza generada en torno al ‘sí’ a un Gobierno alternativo gracias al necesario pacto parlamentario entre quienes comparten buenas razones para pensar que España merece otro futuro que el que le ofrece el Partido Popular.

Autor >

José Antonio Pérez Tapias

Es catedrático y decano en la Facultad de Filosofía de la Universidad de Granada. Es autor de 'Invitación al federalismo. España y las razones para un Estado plurinacional'(Madrid, Trotta, 2013).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

16 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Jesús Díaz Formoso

    “La justicia no consiste en abrir unas prisiones para cerrar otras. Consiste, en primer lugar, en no llamar “mínimo vital” a lo que apenas si basta para hacer que viva una familia de perros, ni emancipación del proletariado a la supresión radical de todas las ventajas conquistadas por la clase obrera desde hace cien años. La libertad no consiste en decir cualquier cosa y en multiplicar los periódicos escandalosos, ni en instaurar la dictadura en nombre de una libertad futura. La libertad consiste, en primer lugar, en no mentir. Allí donde prolifere la mentira, la tiranía se anuncia o se perpetúa. Está por construirse la verdad, como el amor, como la inteligencia. Nada es dado ni prometido, pero todo es posible para quien acepta empresa y riesgo. Es esta apuesta la que hay que mantener en esta hora en que nos ahogamos bajo la mentira, en que estamos arrinconados contra la pared. Hay que mantenerla con tranquilidad, pero irreductiblemente, y las puertas se abrirán. ¿Y por qué esperar a Navidad? La muerte y la resurrección son de todos los días. De todos los días son también la injusticia y la verdadera rebelión.” ALBERT CAMUS

    Hace 4 años 7 meses

  2. Delos Palotesperico

    Habitual va con h. Soy dislexico y me cuesta la ortografía

    Hace 4 años 7 meses

  3. Jesús Díaz Formoso

    En que se parecen un huevo y una castaña? En que los dos se formaron en la London School of Economics. Anda!, como Beiras y Garicano !! Jo, que casualidad.

    Hace 4 años 7 meses

  4. Jesús Díaz Formoso

    Tecnócratas y Falangistas. http://hemeroteca.abc.es/nav/Navigate.exe/hemeroteca/madrid/abc/1970/06/02/047.html // impagables Ecos de Sociedad de ABC. Veamos este: Garicano, hijo de Ministro de Gobernación Franquista; casa con Ribó, otro facha. ¿Les suenan?. En la siguiente, tenemos a la cuñada de Beiras, el del Bloque, estudiante de la London Scholl, donde Garicano, becado en los 60 por la Fundación Juan March, conocida por su comunismo radiKal. Atado y bien atado

    Hace 4 años 7 meses

  5. Pedro Pérez

    Resulta interesante contemplar, desde el gallinero, la función de teatro político-electoral del partido único españistaní, el PPSOE (las dos caras de una misma moneda) haciendo porno política malabarista, para que todo siga igual (gatopardismo lampedusiano)…

    Hace 4 años 7 meses

  6. Delos Palotesperico

    El PP son los patrones, el Psoe sus gerentes; los barones socialistas no están todos de acuerdo, unos dicen que al PP hay que chuparles el ano, otros dicen que la polla, según su comportamiento abitual terminarán haciendo las dos cosas. Algunos impotentes se quedarán mirando la serie pornopolítica como buenos masturbadores que son.

    Hace 4 años 7 meses

  7. Mig

    Sigues en el PSOE. No hay más.

    Hace 4 años 7 meses

  8. Jose Tamargo

    Quem não risca não petisca... A ver si algunos se atreven a mirar a Poniente !!!

    Hace 4 años 7 meses

  9. Juan A. Castro

    Gracias José Antonio por dejarnos tu opinión,, y gracias por opinar así

    Hace 4 años 7 meses

  10. Agartha

    Estimado Jose Luis, de acuerdo con tu articulo, siempre y cuando las bases de Podemos se impongan a su “casta”; no me quiero imaginar, por ejemplo, a Monedero de Presidente del Consejo de Energía Nuclear... Hay muchos que apoyamos y compartimos lo que Pérez Tapias significa y que no estamos en el PSOE. Saludos.

    Hace 4 años 7 meses

  11. jose luis uriz

    http://joseluisuriz.blogspot.com.es/2016/08/mi-apoyo-pedro-sanchez-ante-el-acoso.html

    Hace 4 años 7 meses

  12. Juan José López

    Mientras en la dirección del Psoe sólo se vea a Podemos como el enemigo a batir, mientras se hacen pactos con el 80% del programa de C's y en casi todo lo importante (ART.135, TTIP, "VOTO ROGADO", que impide el voto emigrante, etc.) se va de la mano del PP, aquí y en la UE, se seguirá traicionando el voto de muchos socialistas de corazón y acción, no "de boquilla", que ese es otro tema. E Izquierda Socialista, lamentablemente, seguirá siendo una corriente puramente testimonial, que se desangra poco a poco.

    Hace 4 años 7 meses

  13. Pablo

    Me alegra leer que todavía hay una corriente dentro del PSOE que se opone al PP. Tal vez no esté todo perdido. Lo malo es que hay demasiadas voces en el PSOE: los que piden la Gran Coalición, los que piden la Gran Abstención, los que quieren pactar con la 'derecha 2.0', los que no quieren pactar con nadie, los que quieren el pacto de izquierdas, y los que quieren el pacto de izquierdas con derecho a decidir. Demasiadas corrientes demasiado diferentes.

    Hace 4 años 7 meses

  14. Paikan

    El NO a Rajoy y al PP está más que justificado y debería ser el NO de todo un país, no voy a entrar en ello. Lo que hace muy mal el PSOE es no trabajar en una alternativa a ese PP. Si el PSOE no quiere hablar con nadie para una alternativa, algo que es evidente, su deber es abstenerse. O se está o no se está, pero este PSOE del FMI y del IBEX35 cada vez se parece más al perro del hortelano. Los dirigentes del partido y los votantes socialistas cada vez tienen menos en común. Lo saben, pero los sillones y el poder tiran mucho.

    Hace 4 años 7 meses

  15. Jesús Díaz Formoso

    Anticipándome a los Regalos navideños, pensando en las ilusionantes –espero que no ilusorias- TERCERAS ELECCIONES, un presente para Pedro Sánchez; una edición que está en el Dominio Público, de 1845, que es una verdadera joya comentada con engarces de diamante por Voltaire, L’Harpe o Dupin. EL ESPÍRITU DE LAS LEYES, de Montesquieu http://ausaj.org/sites/default/files/biblioteca/Montesquieu%20-%20Espiritu%20de%20las%20leyes.pdf FELICES FIESTAS!!

    Hace 4 años 7 meses

  16. Jesús Díaz Formoso

    No me gusta hablar de los fascistas cuando llevan la etiqueta visible. Tienen su público, y su público tiene derecho a ser espectador de lo que estimen oportuno. Como esto http://www.abc.es/opinion/abci-entrar-gracia-201608190501_noticia.html Lo que me preocupa es la Izquierda, nuestra izquierda travestida y feliz en la sociopatía Neoliberal. Me preocupa la ausencia de propuestas con contenido social; en realidad la ausencia de propuestas sin más. Me preocupa que los falangistas del Podemos Central Circle nos parasiten hasta el punto de haber destruido cualquier referencia estatal de izquierda; destruido el cauce democrático de la izquierda en este neofranquismo que empieza a mostrarse con su verdadero rostro– en una labor de décadas, no es del post 15M, ese movimiento de señoritos con aspiraciones totalitarias que está detrás de los oropeles del Movimiento sin líderes en el que los liderazgos son férreos; y blandos, como las dictablandas basadas en el Focaultiano “Poder Pastoral” encarnado por los medios de desinformación con que nos agrede el capital emboscado en una máscara supuestamente ideológica que no es más que el disfraz de los genocidas más cruentos que ha conocido la humanidad; que cada vez lo serán más y más. Me preocupa la ausencia de propuestas en todos los partidos de este pluripartidismo de pacotilla, en el que todos obedecen al mismo. No me importa como se llame; ni como se apellide, la realidad. Unos pocos mandan y los demás obedecen es el significado de todos los significantes vacíos que “confluyen” en este Estado dominado por los peores de entre los peores. Me preocupa no tener ya el coraje de confiar en ninguno de estos parásitos. Pero me preocupa muy especialmente LA AUSENCIA DE CAUCES PARA AGRUPARNOS EN TORNO A PROPUESTAS CONCRETAS, QUE TODOS –excepto la pequeña caterva de fascistas que domina nuestro horizonte mediático, o lo que es igual, los creadores de “Opinión Pública” enlatada- SABEMOS NECESARIAS. Los árboles ya no están; es el humo lo que nos hace creer que detrás está un bosque que lleva muerto décadas. Nos mantienen en la inopia consumista, conduciéndonos al un fin de la historia que, pudiendo ser evitado, no lo será. Salvo que nos agrupemos en torno a ideales comunes, y sobre todo concretos y viables. Aquí es donde la ausencia de alternativas políticas de izquierdas ha de hacernos evidente la realidad de la falsedad de esta democracia del todo por el pueblo pero sin el pueblo. Tenemos que organizarnos al margen de las estructuras de la corrupción partidista, obligando así a propuestas concretas y sobre todo VINCULANTES para quienes aspiran a ser nuestros gobernantes y parlamentarios. No debemos olvidar que la virtud del gobernante no es la virtud del individuo. PEDRO SÁNCHEZ. Es difícil confiar en quien, como el PSOE, tantas veces nos ha defraudado. Quizás sea el vicio y no la virtud la que deba servirnos de apoyo. Pedro quiere ser Presidente. A mi, la verdad, me da igual tener un Presidente del PSOE o del PP; son lo mismo, desteñidos los colrines delas banderas –falsas. Pero si creo que –incluso de ser cierta la premisa del ansia de poder de Pedro- esa misma ansia puede jugar a nuestro favor. ¿Cómo? Demostrando que la manera de llegar a la Presidencia del Gobierno –y de mantenerse en ella- no es otra que la de seguir los pasos que demandamos la inmensa mayoría de nosotros, votantes. Así, urge definir acciones concretas en que basar los compromisos –igualmente concretos- que le darían la Presidencia del Gobierno en las próximas elecciones. Definición positiva: Quien se une -y no quien no se une- a las iniciativas que se planteen. Hay que mojarse e identificarse. No valen nicks, sino DNIs. ¿En torno a Pedro? Puede ser. Ojalá pueda ser. Porque la crisis del PSOE es demasiado profunda para que las baronías puedan pararla, como mucho desacelerarla. En vano. Salvo que Pedro mueva ficha; no cualquier ficha, sino la del compromiso concreto en el que podamos confiar, no por credibilidad personal –que no se la concedo, al menos en este momento- sino por la evidencia de su interés en ser nuestro Presidente; el de todos; pero Socialista por sus actos, no por sus palabras, que se lleva el viento. Artículos como el referenciado de uno de los animales de la caverna, el tal Sostres, deben hacernos reaccionar; y nuestra reacción deberá impulsar la acción política que necesitamos más de lo que podemos desear. ¿Pedro, escuchas? Gracias, Señor Pérez Tapias. Por estar y por sostener la llama de la izquierda en estos tiempos de ilusiones sin dicha.

    Hace 4 años 7 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí