1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Tribuna

Un golpe muy británico

Cómo la izquierda está recuperando el partido laborista

Pablo Sánchez Centellas 10/08/2016

<p>Cartel anunciando el primer debate entre Jeremy Corbyn y Owen Smith cara a las primarias.</p>

Cartel anunciando el primer debate entre Jeremy Corbyn y Owen Smith cara a las primarias.

Labour Party

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

El fenómeno Corbyn está generando otro terremoto político en la izquierda británica, lo que vendría a ser una segunda sacudida después del referéndum del Brexit.

El resultado de las nuevas elecciones internas en el partido laborista será conocido el próximo 24 de septiembre. La pregunta que uno se debe hacer es ¿por qué después de la elección de Corbyn en septiembre del 2015 se realizan unas nuevas elecciones internas, a qué responden dichas primarias?

Jeremy Corbyn consiguió 250.000 votos de los 422.000 que se registraron hace casi un año. Casi un 60% del total,  muy por delante del candidato del aparato, Andy Burnham. Corbyn escogió para su mandato como líder laborista un gobierno en la sombra de consenso, en el que mezclaba seguidores suyos y diputados de reconocido prestigio dentro del partido para evitar la campaña que se azuzó por su falta de experiencia.

Rápidamente, el partido laborista tuvo que posicionarse cara al referéndum sobre la Unión Europea. Durante la campaña la posición oficial del partido fue la de votar a favor de la permanencia, “remain”. Se acusó a Corbyn de no hacer campaña de manera suficientemente clara. En 1975 había hecho  campaña contra la entrada en la Comunidad Económica Europea.

Tras el resultado del referéndum el 23 de junio, se inició un complot de la mayor parte de los miembros del gabinete en la sombra contra Corbyn por su supuesto papel negativo en la campaña y su “manifiesta” inelegibilidad. Algo que la inmensa mayoría de medios de comunicación repiten desde septiembre de 2015.

El golpe

El hijo del histórico líder de la izquierda laborista --contrario a la UE-- Tony Benn, lideró la carga contra Corbyn. Hillary Benn dimitió un par de días después del referéndum del gabinete en la sombra, lo que generó una dimisión masiva en el momento de mayor crisis del país. Esto provocó una distracción en el papel de oposición del partido laborista al gobierno conservador y reforzó la incapacidad de la dirección de Corbyn. Entre los que dimitieron, estaba el actual contrincante de Corbyn por el liderazgo laborista, Owen Smith.

El 28 de junio hubo una moción de confianza del grupo parlamentario laborista a Jeremy Corbyn. De los 212 diputados de su bancada tan sólo 40 votaron a favor de Corbyn,  172 le traicionaron. Corbyn, bajo fuego de todos los sectores, incluso de algunos supuestamente amigos, como el columnista Owen Jones, que pedían su dimisión en pos de la unidad de la organización, decidió, sin embargo, continuar y pedir al partido que le ratifique.

Esto ha generado una segunda ola de afiliación al partido laborista. Durante la campaña de 2015 ya se inscribieron casi 200.000 personas. En la semana del 23 al 30 de junio en pleno golpe contra Corbyn fueron otras 60.000 personas, a pesar de haber aumentado la cuota de afiliación de 3 a 25 libras y de haber dificultado los mecanismos para la misma.

Durante el primer gobierno de Blair el partido llegó a los 450.000 afiliados; en el año 2010 se situó en 185.000, entre otras cosas, como consecuencia de la guerra de Irak, con desafiliaciones de sindicatos.

Entre el 7 de mayo y el 11 de septiembre de 2015, durante la campaña para la elección de la nueva dirección del partido, 116.753 personas se afiliaron y 1.327 pidieron formalmente su baja.  Entre la elección de Corbyn, el 12 de septiembre y la víspera de Navidad, se sumaron otros 87.158  nuevos afiliados y hubo  3.875 renuncias formales. En resumen, en nueve meses se afiliaron al partido unas 200.000 nuevas personas. Se estima que un 80% lo hicieron para apoyar abiertamente a Jeremy Corbyn. La afiliación directa total ahora mismo es de 515.000, lo que convierte al Labour Party en el partido socialdemócrata más grande de Europa.

En estas condiciones, los organizadores del golpe vieron frustradas sus expectativas y pasaron a una moción de confianza interna que ha forzado a las segundas primarias en menos de un año.

Estos números de afiliación sin precedentes son un claro indicio de la radicalización que ha tenido lugar en Gran Bretaña, con una nueva capa de miles de trabajadores y jóvenes arrastrados a la actividad política por primera vez, no sólo por el referéndum, sino también para expresar las ansias de una nueva política. Y todo esto en un contexto en el que todas las encuestas de opinión dicen que nadie apoya la gestión de Corbyn y que los afiliados laboristas están descontentos.

Qué ha significado esto

El último intento de golpe ha servido para aumentar a un nivel superior la guerra civil que existe dentro del partido laborista. No es nueva, durante todo el período de Blair se intentó por parte del aparato romper los vínculos con los sindicatos y movimientos sociales. Ahora todo el establishment británico está tratando de expulsar a Corbyn del partido y de construir una imagen de incapaz y de lastra. Pero esto también ha creado una reacción de miles de personas que sufren los recortes y que participan en reuniones masivas en todo el país y en la campaña a favor de Corbyn. El líder laborista se ha convertido en el catalizador del cambio.

Los parlamentarios contrarios a él han obligado a Corbyn a luchar por su reelección en la dirección del partido. En una lucha contra el candidato de los 172 diputados, Owen Smith, parece que Corbyn puede ganar por una mayoría incluso más amplia que en la anterior ocasión.

La derrota de los diputados puede generar una escisión de facto en el partido, donde la militancia y los sindicatos vayan por un lado y un grupo significativo de parlamentarios rompa con la disciplina de partido. En ese contexto el proceso de selección de diputados para las próximas elecciones es la clave de toda esta campaña. No es sólo tener la dirección, también hay una lucha por controlar el aparato del partido.

El inicio de la campaña para la reelección de Corbyn, que empezó el 22 de julio en Salford, una ciudad en la periferia de Manchester con una fuerte tradición obrera, recuerda a los comienzos de la de Bernie Sanders, con miles de personas saliendo a la calle pese a que toda la prensa y los medios se mofaban de la imposibilidad de elección del candidato.

En 1844 en La situación de la clase obrera en Inglaterra, Engels describió Salford como "un gran barrio obrero muy poco saludable, sucio y ruinoso”. La elección no era baladí ya que a Corbyn se le acusa de ser un representante “de la clase media londinense” desconectado del resto del país. Casi 2.000 personas acudieron al acto.

Pocos días después, a principios agosto, más de 10.000 personas llenaron las calles de Liverpool. Casi 2.000 personas en Leeds y unas 3.000 en Hull, ambas en Yorkshire, habían acudido días antes a sus actos. Ese mismo fin de semana se realizó en Newcastle una manifestación con el lema “Tories out, Corbyn in” [Fuera los tories, Corbyn al gobierno], en la que partiparon unas 2.000 personas. Una manifestación en las primarias de un partido es algo sin duda singular.

Momemtum y el crecimiento de la militancia

Poco después de la primera campaña para la elección de la dirección del partido, se puso en marcha entre los seguidores de Corbyn una plataforma política que permitía apoyarle sin militar dentro del partido, Momemtum. Era la formalización de las redes de apoyo a Corbyn y la manera de trabajar a favor del nuevo líder fuera de las estructuras habituales. La organización cuenta con algo más de 10.000 personas, por lo que es sólo una parte limitada del crecimiento general.

Momemtum es la herramienta política de los activistas que han visto en la elección de Corbyn la oportunidad de dar el giro a la izquierda que piensan que necesita el partido para volver a ganar las elecciones.De hecho en las últimas elecciones a la dirección del partido se alió con la izquierda clásica para renovar la dirección y girarla así a la izquierda.

Ahora mismo existe no sólo una lucha entre el grupo parlamentario y el líder del partido, sino también un feroz batalla por la democratización de la organización y, según palabras de Corbyn, la transformación del partido laborista en un movimiento social.

Las circunscripciones ya se están pronunciando en cuanto a la elección del líder. Por ahora, un 15% ya lo han hecho. De las 650 existentes 153 apoyan a Corbyn y 25 a Owen Smith. Las circunscripciones que han decidido no votar son 26. El desarrollo en las próximas semanas de estos votos en el interno del partido será clave para el futuro del mismo.

Por otro lado, los tribunales han dado la razón a los 126.000 afiliados a los que se les ha negado el derecho a votar por haberse afiliado demasiado tarde. Se estima que esta decisión ayuda aún más a Corbyn. Los abogados del partido han declarado que van a apelar (gastándose el dinero de los afiliados) contra dicha resolución.

Los sindicatos

Un elemento clave en el futuro de la lucha que se está fraguando son sin duda los sindicatos.

Los líderes sindicales, bajo la presión de las bases, se han manifestado contra el golpe y han dado su apoyo a Corbyn. Hay que ser cuidadosos, sin embargo, con el apoyo que algunos sindicatos puedan dar. Pese a que Jeremy Corbyn y su segundo, John McDonell, han sido durante años defensores de las causas obreras y sindicales, el discurso de la incapacidad y la unidad del partido tiene peso en capas importantes de la burocracia sindical.

Muchos dirigentes sindicales que ven esta contienda como una lucha fratricida absurda y no como la recuperación del partido en un arma de transformación social --como se ve desde el campo de Corbyn--  intentarán llegar a un acuerdo pactado. El problema es que la derecha del partido ha declarado la guerra total a Corbyn y parecen estar dispuestos a utilizar cualquier truco sucio para ganar. Ante tal adversario el campo para el compromiso es bastante limitado.
 
Hasta ahora han sido cuatro los sindicatos afiliados al partido laborista que han explícitamente apoyado a Jeremy Corbyn: el sindicato de correos y comunicación CWU, el sindicato de panaderos y trabajadores de la industria alimentaria BFAWU, el sindicato de conductores de trenes afiliado al partido laborista ASLEF y el UCATT sindicato de la construcción. El sindicato de bomberos FBU, que se desafilió en 2004 por la política de derechas de Blair y se reafilió en diciembre para apoyar a Corbyn, es muy probable que anuncie su apoyo en breve. El otro sindicato de trabajadores del transporte, el TSSA, cuyo secretario general es el gibraltareño Manuel Cortés, tampoco se ha posicionado pero Cortés muestra repetidamente en Twitter su apoyo incondicional a Corbyn. Su contrincante, Owen Smith, sólo ha recibido el apoyo de un pequeño sindical industrial, community.

Hasta ahora los tres grandes sindicatos del país UNITE, UNISON y GMB, que representan a más de cinco millones de afiliados, no se han posicionado. Son los que decantarán la situación. La presión para que continúen apoyando  a Corbyn es grande, aunque dichas organizaciones tienen miedo de que un apoyo muy claro al líder de la izquierda del partido pueda escindir el mismo. Algo con lo que la derecha amenaza regularmente en los medios.

El apoyo de los  principales líderes del mundo sindical fue clave para que Corbyn pudiera  frustrar  el golpe de Estado interno de hace unas semanas.

Ahora bien, algunos sindicatos como UNITE y GMB tienen diferencias de fondo con los nuevos líderes laboristas. Estas dos agrupaciones se han mostrado a favor de la base militar nuclear Trident. Corbyn incluye entre sus objetivos su cierre, debido a su coste.

Los grandes sindicatos están a la espera de ver cómo se desarrolla el proceso de nominaciones para la elección de la dirección en el interior del partido. Y parece probable que acaben por apoyar al ganador, intentando generar consenso.

Pese a todo, su posicionamiento y la movilización de sus bases durante la campaña son una muestra de la capacidad de estas organizaciones y del peso específico que siguen teniendo dentro del movimiento laborista y de la sociedad británica.

La elegibilidad de los candidatos

En un artículo publicado recientemente, el escritor Owen Jones, conocido por sus libros Chavs y El establishment, ha dejado de dar un apoyo claro a Corbyn. El periodista, que mostró su apoyo a Unidos Podemos durante la última campaña electoral española, se pregunta si un candidato tan marcadamente a la izquierda y que habla más para los activistas y miembros del partido que para el público en general puede ganar. Además, se apoya en las encuestas para demostrar que Corbyn significa un nuevo gobierno de derecha.

A Corbyn le han abandonado en estos tiempos difíciles muchos de los intelectuales de la izquierda que tenían voz cuando la derecha del partido era todopoderosa. La cuestión clave para Corbyn no son lo que dicen las encuestas, como tan bien sabemos en este país después de las últimas elecciones generales, algo que Jones también debería conocer de primera mano, ni si la estrategia mediática es la mejor como preocupa al escritor. La prioridad es reconquistar un partido que hace 20 años (tan sólo), de la mano de Tony Blair, dejó de hablar de la socialización de los medios de producción, para que sirva de herramienta a las expectativas de cambio de la sociedad donde fue creado. Ahora la derecha del partido se atreve a afirmar que el New Labour de Blair era socialismo democrático y que era popular. Esto demuestra que Corbyn ya tiene el mérito de haber girado el debate a la izquierda, tanto en el partido como en la sociedad. Incluso “opinadores” del partido que tienen el apoyo de tipos como Mandelson, el excomunista inventor del concepto de la tercera vía,  y que tienen acceso a grandes medios de comunicación se ponen ahora sus mejores galas de izquierdas para contrarrestar el cambio que se avecina.

Por estas latitudes, nos sería útil tener en cuenta esta nueva tendencia dentro del partido laborista. Una herramienta de cambio social que no dependa de las intrigas palaciegas y parlamentarias donde acaban muriendo las luchas sociales es el objetivo de la campaña de Jeremy Corbyn:  convertir a su partido en una herramienta de combate. Hace 15 años cuando escuché por primera vez a Corbyn y a McDonell en una conferencia de su  partido hablar de nacionalizar la banca bajo control social pensé que eran voces en el desierto.  Decir esto hace 15 años tenía mucho mérito puesto que sólo los más atrevidos de Izquierda Unida hablaban este lenguaje y Corbyn y McDonell eran diputados del gobierno. Ahora está claro que han hecho su travesía del desierto para poder recuperar la historia de un partido que siempre ha estado dividido entre dos almas la proletaria y la burguesa. Hace más de 100 años Lenin lo calificó como un partido obrero burgués. Ahora parece que el  ala proletaria puede hoy  ganar la partida.

El partido laborista debe de ser recuperado por aquellos que defienden y defendieron la nacionalización de las minas, de los ferrocarriles, del Banco de Inglaterra y de toda esa política que Ken Loach mostró en El espíritu del 45. Ese es el primer paso que deben dar y están dando. Y ahor que parece que algunos dentro del partido hablan de la unidad por encima de todo, la pregunta debe ser, unidad con quién y para qué.

------

* El sindicato más grande de Reino Unido, UNITE, con casi tres millones de afiliados, decidió dar su apoyo a Jeremy Corbyn este miércoles 10 de agosto.

Pablo Sánchez Centellas es director de Relaciones Internacionales del Ayuntamiento de Barcelona, ciudad en la que nació en 1978.  Activista social y militante sindical, fue responsable de campañas de la Federación Europea de Servicios Públicos (EPSU) y coordinó la primera iniciativa ciudadana europea (ICE), en defensa del derecho humano al agua, Right2water. Además, ha sido promotor de la campaña europea contra los tratados de libre comercio que la UE negocia actualmente.

El fenómeno Corbyn está generando otro terremoto político en la izquierda británica, lo que vendría a ser una segunda sacudida después del referéndum del Brexit.

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Pablo Sánchez Centellas

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

7 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Bevan

    Owen Jones no ha pedido nunca la dimisión de Corbyn. Que el autor, o cualquier lector, comente con un enlace a la fuente donde lo hace, por favor. No la encontrarán.

    Hace 5 años 1 mes

  2. PJC

    Por fin un artículo que explica bien la situación del Laborismo en RU. Identifica correctamente la soberbia de Owen Jones. En cuanto a los comentarios, conviene aclarar que no es verdad que "Corbyn tiene otro enemigo muy poderoso, el lobby judío de UK," - vean, por ejemplo Jewish Voice en Twitter. En cuanto al grupo parlamentario de la derecha Laborista "the plotters" - los conspiradores - empezaron con las maniobras sucias contra Corbyn desde el primer día de su nominación. Han mentido y empleado toda la potencia de sus lobbies en los medios para desprestigiar a Corbyn y esto está documentado en varios estudios de centros académicos de prestigio. Impidieron acceso a la prensa a Corbyn, tergiversaron sus declaraciones (vean Private Eye, revista satírica nada sospechosa de simpatías de izquierdas) y mintieron directamente sobre la participación de Corbyn en la campaña del Brexit. El argumento de que Corbyn es responsable de la supuesta bajada en las encuestas - los 'plotters' siempre escogen las encuestas que más daño hacen a Corbyn e ignoran todas las demas - es simplemente cínico. Planificaron la dimisión del gabinete en la sombra para coincidir con el resultado de Brexit - la prueba es que ya tenían preparados los sitios web de los oponentes de Corbyn con semanas de anterioridad al Brexit y sin embargo dijeron ( y todos los medios lo repitieron) que había sido provocado por la manera en que Corbyn había tratado a Hilary Benn (hijo del legendario líder de izquierdas del laboralismo, pero sumamente derechista y ministro de Blair). El comentario de JuC es una buena ilustración de la soberbia y arrogancia de los rebeldes de derechas y demuestra el sentido de superioridad que tienen con respecto a los miembros de a pie. Durante decadas les hemos aguantado llegando a la circumscripción como verdaderos VIPs e ignorando la voluntad de la mayoría de los socios. Ahora no pueden aceptar que hay un nuevo espiritú en el partido y que cientos de miles de personas se han inscrito en el partido - gente que no ha tenido nada que ver con la política hasta ahora. Decían que Corbyn era inelegible, salvo en Londres. Cuando atrajo multitudes a sus mitines en Manchester y Liverpool, dijeron que bueno pero en Cornwall no se le conocía y lo mismo pasó. Ahora abarca a todo el país. Mientras tanto la guerra de los medios no cesa y es cada vez más brutal a medida que la popularidad de Corbyn se demuestra y la desespreración de la derecha crece. Ahora dicen que todos los nuevos socios son Trotskistas, que son antisemitas, que son Jihadistas.... Pero a pesar de todo, la popularidad de Corbyn sigue creciendo y está construyendo un verdadero movimiento que está desafiando a todo.

    Hace 5 años 2 meses

  3. JuC

    Corbyn será muy majete y honradísimo, seguro que acaricia obreros todos los días y es más de izquierdas que la cuñada de Lenin, así que a los movilizados les cae genial pero...es inelegible. El "ala derecha del laborismo" no está compuesta de ogros traidores vendidos al capital, sino de gente realista. Llamar traidores a los que votaron en contra de Corbyn en el grupo parlamentario es voluntarismo cuando son 172 a 40 sobre los que votaron a favor. Corbyn será muy de izquierdas, pero capaz de aglutinar al partido, desde luego no lo es. Ha sido incapaz de hacer una mínima mella en los conservadores después del sindiós que han montado, es alucinante que con el partido conservador con peleas internas a cara de perro no haya conseguido evitar siquiera que le echen a él parte de la culpa del brexit. Lo dicho, será muy de izquierdas, pero estrategia e inteligencia política, cero. Un partido que aspira a gobernar tiene que interpretar la sociedad en la que trabaja. De nada vale controlar el laborismo dando gusto a unas bases ideologizadas muy a la izquierda de la sociedad británica, corre riesgo de trasformarse en una IU inglesa, yendo tanto a la izquierda se acaba siendo un cero a la izquierda...

    Hace 5 años 2 meses

  4. Mig

    Yo leí el artículo de Owen Jones y, sin sentir una especial pasión por Corbyn y el LP, la impudicia y arbitrariedad que en él muestra ( en plan "he decidido que Corbyn no sirve y que van al desastre porque yo lo digo, punto" )me dejó sorprendido. Cuídese Unidos Podemos de ese amigo egocéntrico y caprichoso.

    Hace 5 años 2 meses

  5. Iñaki Serraller Vizcaino

    Trident no es una base sino el programa de misiles con cabezas nucleares en submarinos.

    Hace 5 años 2 meses

  6. Iñaki Serraller Vizcaino

    Trident no es una base sino el programa de misiles armados con cabezas nucleares en submarinos.

    Hace 5 años 2 meses

  7. hassan

    Corbyn tiene otro enemigo muy poderoso, el lobby judío de UK, se sabe que él ha manifestado opiniones muy a favor incluso de Hamas.

    Hace 5 años 2 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí