1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Relato sin trama

Días de playa (V)

Miguel Pasquau Liaño 15/08/2016

<p>Balcón de Europa, Nerja.</p>

Balcón de Europa, Nerja.

Tuxyso

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

-V-

"Quizás deberíamos tener un hijo", fue lo primero que pensé cuando me desperté sudando, lleno de arenas y con un brazo dormido. A saber lo que estuve soñando. De nuevo se oyen las olas, ahora un poco más fuertes, como siempre ocurre por la tarde. Me desperezo, miro el reloj, miro a Juliette, que ha girado unos cuantos grados para que el sol no le dé oblicuamente. Tengo sed, no sé si es sed o ganas de bañarme, tanta agua fresca ahí delante. Si Juliette quisiera podríamos ir a la playa grande que hay en el extremo y alquilar una barca de pedales, pedalear mar adentro y bañarnos allí, donde el agua está más fría y más limpia. Pero no me atrevo a despertarla y proponérselo.

En fin, cuando hay olas me divierte bañarme, es como jugar, el mar te va diciendo cosas y tú tienes que contestar con saltos o zambullidas, basta con eso para justificar el baño, no hay que empeñarse, como cuando está liso, en alcanzar unas rocas que están más lejos de lo que parece y que cuando llegas te enseñan ariscamente una pared de erizos y cortantes que no te dejan subir. "Puede que sí, puede que debiéramos empezar a pensar en lo del hijo", me he seguido diciendo mientras las olas mecían mi cuerpo. Nos habíamos casado tres años antes, es posible que demasiado jóvenes para lo que hoy es normal, pero esas decisiones no las tomamos nosotros, sino que ellas -las decisiones-  nos toman a nosotros. Philippe no, Philippe dice que eso lo piensa quien no ha tomado una decisión importante en su vida, y que no se casará con una mujer mientras no tenga la absoluta seguridad de que quiere morirse a su lado. Ya veremos. Los románticos como Philippe, tan prometedores y embaucadores, luego no soportan vivir sin sentimientos agudos, y los sentimientos se van redondeando con el tiempo por mucho empeño que pongas. 

Juliette y yo nos habíamos conjurado para no tener hijos en unos cuantos años. A los padres no se lo planteamos así, ellos creen que lo intentamos, y empiezan a estar preocupados. Pero es bueno pasar unos años sin hijos, para vivir la relación de pareja. "La relación de pareja", menuda expresión, parece el título de un libro educativo de los años setenta en el que se diserta sobre si es o no conveniente mantener relaciones prematrimoniales. En el fondo es que tener hijos es hacerse una persona mayor y eso nos da miedo. Juliette no podría pasarse las vacaciones al sol ni leería tantas novelas, porque tendría que estar gritando todo el día a la niña para que no se ahogase o no se rompiera la cabeza. Y yo no podría levantarme los domingos a cualquier hora, porque a las ocho la niña tendría ya ganas de jugar. Además, con mis lumbagos lo pasaría mal de tanto subir y bajar a la niña, voltearla, echarla a cuestas. Ya sé que todo esto es lo de menos, que está la satisfacción, el cariño, el prolongarse en otra generación. Pero hay que pensárselo bien.

Françoise y Louis, Pierre y Anne, Claire y Jean-Luc, todos se casaron después que nosotros y ya tienen un hijo; no sé si lo han decidido, o si simplemente les ha venido, como si después de la boda hubiera necesariamente que empezar con los embarazos, las cunas, las toallitas de bebé, el patito en la bañera, el olor a papillas. Quizás sí, quién sabe, puede que el matrimonio no tenga sentido si no lo sujeta un hijo. Es curioso, salgo del agua y miro a Juliette repentinamente de otra manera, como si algún día alguien diminuto estuviese jugando conmigo en la orilla y la llamara, "mamá, ven aquí, mira cómo nado". ¿Será que me aburro, que ya no sé estar a solas con Juliette y necesito un hijo para seguir con ella?  

Qué dramático soy, qué propensión a analizarlo todo, con lo fácil que es dejarse llevar o ponerse moreno. A Juliette ya no se le nota la marca del bañador, cuando lo descubra en el espejo esta tarde se pondrá contenta. Pero no voy a decirle que el agua está buenísima ni a insistirle para que se bañe, sé que cuando estás adormilado te molesta que alguien te hable con energía y vitalidad, "vamos, despierta, aprovecha antes de que empiece a refrescar...", no nada de eso. Tampoco me echaré encima de ella así, mojado; lo hice el primer día y eso nos costó el primer enfado serio de las vacaciones: tanto que por la noche tuve que pedirle perdón como única manera de hacerla hablar. Me perdonó, sí, no faltaba más, pero toda la cena consistió en suaves reproches que dejaron muy atrás el incidente de la tarde: que tengo actitudes de niño, que no puedo entender que no siempre todos tienen el mismo estado de ánimo que yo... Después empezaron los asuntos domésticos, en los que tiene toda la razón: que mi carácter despreocupado está muy bien, pero en casa somos dos y tengo que pensar también en ella; que igual que a mi me fastidia dejar lo que esté  haciendo un sábado para ir a comprar, a ella tampoco le hace gracia cuando está tranquila en casa que llegue yo con tres amigos a la hora de la cena; que está bien que yo sea noctámbulo y me guste quedarme delante del televisor o del ordenador hasta muy tarde, pero tengo que comprender que ella se levanta todas las mañanas a las siete, a-las-sie-te, y no puede seguir mi ritmo. Menos mal que se fue relajando, y sus quejas empezaron a dirigirse hacia otra parte, hacia su trabajo.

Atravesar París en el RER B desde Denfert-Rochereau hasta la Gare du Nord a las horas punta, buscar espacios neutros del vagón donde poder mirar sin tropezarse con otras miradas, subir y bajar sucias escaleras mecánicas, salir después al frío de las mañanas de invierno llenas de gabardinas grises apresuradas, alcanzar el portal oscuro del 38, rue Lebrucq, saludar a los enmoquetados Marcel y Louise que ya huelen a calefacción, sentarse a las ocho en punto en el sillón rotatorio frente a la agenda, el ordenador y el teléfono, preparar la lista de rendez-vous y llamadas telefónicas para cuando llegue Mr. Panoir, clasificar documentos y papeles, abrir y cerrar sobres, mirar cada cierto tiempo por la ventana cómo abre el comercio de telas de enfrente, cómo pasa el autobús número 67, cómo llueve, saludar por fin, a las nueve menos cuarto, a Mr. Panoir, unos días dicharachero y otros ofuscado, siempre con los dientes tan blancos y la sortija compitiendo en brillo con las uñas, comenzar a pasarle llamadas, aguantar los estúpidos chistes de Marcel y las miradas recelosas de Louise, escribir los interminables requerimientos a los desconocidos deudores, Mr. Lavastier, Mme Fauget, Mr. Kazhar-Aqbahr, Mmlle Simenon, Société Les Rochards, muy señor mío por la presente pongo en su conocimiento que, tenga a bien recibir nuestra consideración y estima, del referido escrito con número de salida, por lo que le requiero para, a fin de que en el expresado plazo. Juliette no está a gusto en su trabajo y sólo le compensa cuando vuelve en el RER B desde la Gare du Nord hacia Denfert-Rochereau a las cinco y media de la tarde con un libro de bolsillo y una barra de pan atravesando inmensas carteleras de películas prometedoras y pensando en lo que vamos a cenar o en los días de playa que pasaremos en verano en Niza o en el sur de España. Pero cómo decirle que si no le gusta el trabajo que lo deje. Cómo recordarle que estaba advertida, que los primeros empleos se presentan como una oportunidad pero acaban encarcelándote en el sueldo a fin de mes. Cómo decirle, desde mi cómodo y gratificante puesto de profe satisfecho sin aspiraciones de ascenso, que entrar en el mercado de trabajo es dejarse en la puerta trozos y jirones, encantos e ingenuidades, belleza y sensibilidad que se quedan ahí para siempre. Y, sobre todo, cómo descubrirle el engaño de su "quiero trabajar para sentirme útil" sin herir su sensibilidad de mujer moderna que sabe que también es un engaño el "no trabajo para dedicarme a mi misma"... 

- Capítulo I

- Capítulo II

- Capítulo III

Capítulo IV

Autor >

Miguel Pasquau Liaño

(Úbeda, 1959) Es magistrado, profesor de Derecho y novelista. Jurista de oficio y escritor por afición, ha firmado más de un centenar de artículos de prensa y es autor del blog "Es peligroso asomarse". http://www.migueldeesponera.blogspot.com/

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí