1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Flamencuras / Arcángel

"En España no tenemos una cultura musical sólida"

Esteban Ordóñez 10/08/2016

<p>Arcángel, en una foto de promoción.</p>

Arcángel, en una foto de promoción.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Arcángel actuó en el Teatro Real y le dio la espalda a las plateas y a las tribunas, vacías a propósito. El cantaor quiso recrear el pequeño espacio de un tablao y, para eso, limitó el aforo a poco más de 300 personas. Cumplió a pulmón con el recital, no había megafonía: la intimidad del flamenco más humilde, en el templo del señorío artístico y de la pompa. El concierto pertenecía a la gira de su último disco, Tablao, una reivindicación de la intimidad del cante en tiempos en que el éxito se mide por lo masivo y lo espectacular. Arcángel nada a contracorriente por instinto.

El onubense es una de las figuras más aperturistas del flamenco actual y, al mismo tiempo, una de las más preocupadas por la tradición. Posee ese conocimiento enciclopédico del cante del que se enorgullecía Pepe Marchena. En su forma de cantar hay un rigor innegable. Mientras el guitarrista desgrana un par de falsetas, a Arcángel se le ríen los párpados, toca las palmas, asiente, oscila levemente, marca el compás con el pie. Sin embargo, en cuanto se arranca a cantar, muda el gesto, se le abren los ojos de par en par como si sufriera una especie de éxtasis o iluminación. El engranaje de su garganta funciona sin fisuras. Su voz recuerda al mármol o, más bien, a lo que hace el agua cuando cabrillea sobre el mármol.

A pesar de una carrera llena de éxitos y órdagos (como su trabajo con el violista de gamba Fahmi Alqha), hay un desafío que Arcángel tiene pendiente: “El reto que no superaré nunca es estar en paz conmigo mismo, tener la oportunidad de escuchar algo mío y relajarme y disfrutar como disfruto con mis compañeros”, confiesa.

¿Qué buscaba con esta gira de conciertos íntimos al estilo más tradicional?

Quería enfrentarme a la cercanía con el público y a ciertas fobias. Siempre que hay un espacio de por medio, te sientes más protegido, pero cuando la gente está tan cerca puedes ver cómo incide en ellos lo que vas haciendo. Son sensaciones muy diferentes. Para mí suponía una prueba de fuego.

Lo ha hecho a pulmón, a callo y a tacón; sin amplificación ninguna.

Hubo una sorpresa por mi parte. Yo tenía mis reticencias y mis dudas. Son muchos años haciendo espectáculos con efectos sonoros. Hay unos pasitos que tienes metidos en la cabeza de memoria: es una forma de trabajar donde escuchas milimétricamente lo que tocan los guitarristas. Aquí, en cambio, te tienes que enfrentar a estar muy juntitos, a tener los sentidos muy despiertos porque el sonido es diferente. Ha sido una sorpresa que seamos capaces de hacer las cosas al natural sin agobiarnos demasiado porque no me respondiera la voz o porque al guitarrista no se le escucharan algunas notas. Al público también se le exigía un nivel alto de concentración para no perderse un detalle. Y, bueno, al final, lo más peligroso de estas cosas es que acaba gustándote [ríe].

Este es un paso más. Ha tratado de reinventarse en cada nuevo disco ¿Dedica mucho esfuerzo a explorar nuevos matices y estilos?

Lo principal es darse cuenta de que cuanto más busques algo diferente, más difícil te será encontrarlo. La necesidad de hacer algo distinto es fruto de muchas cosas. La ambición artística (que no comercial) influye en la visión de cada uno, también sientes apetencias por otros sonidos… Haber ido ampliando tus conocimientos te lleva de igual forma a buscar lo distinto. Resultaría bastante tedioso repetir lo mismo durante años. Para mí, la búsqueda de algo nuevo es la búsqueda de algo que me divierta.

¿Qué reto le ha costado más superar?

Hay uno que aún no he superado: escuchar algo mío y disfrutarlo.

¿No puede oír sus propios trabajos con tranquilidad?

No soy capaz. Me resulta inevitable buscar veinte mil equivocaciones y errores, veinte mil cosas que cambiaría. Al final, es una utopía que me sirve para mantenerme vivo y mejorar cada día. El reto más difícil es convivir con nosotros mismos de manera natural.

Es uno de los artistas más aperturistas y, a la vez, más enraizados en la tradición. ¿Es complicado conjugar esas dos facetas?

Realmente no tiene ningún mérito. Son circunstancias que coinciden en mí con bastante más normalidad de lo que se pueda pensar. Soy una persona que intenta tener un pie en el futuro y el corazón abierto a cualquier aire fresco que llega de otras partes, desafiándote a emprender caminos para dignificar tu música. Por otro lado, esta renovación del flamenco no puede acometerse de otra manera que conociendo perfectamente las estructuras del género. Estos convencimientos facilitan llegar al punto medio por el que me he caracterizado. Un amigo mío lo decía bastante más bonito que yo: hay que ser un funambulista que lleva de un lado la pasión y del otro la razón.

En alguna ocasión, ha sugerido que la renovación del flamenco es cosa de sinceridad artística y ha dicho que ya no se puede hablar de las fatigas del hambre como Manuel Torre porque sería falso. ¿A qué sufrimientos y emociones hay que cantar hoy?

Las emociones son las mismas que antaño, pero han mutado. No sufrimos esa hambre física ni esa necesidad extrema de supervivencia. Ahora, por ejemplo, tenemos hambre de conseguir muchas cosas que ni siquiera nos van a reportar felicidad: el hombre se ha vuelto demasiado ambicioso y solitario. Los problemas son iguales: amor, desamor, pena. Y también alegría, hay que congratularse de lo que hemos ido consiguiendo.

Aparte del flamenco, ¿en qué fuentes culturales y expresivas ha bebido en esa búsqueda de sinceridad?

Intento leer todo lo que puedo, sobre todo me gusta mucho la poesía. Soy amante de todo aquel que se expresa adecuadamente. Es curioso cómo las palabras pueden llegar a tocar ciertas cosas. Amo la inteligencia y dedico tiempo a buscar textos que para mí signifiquen algo, que tengan un mensaje contundente y claro. La claridad es muy importante, no me gustan esos textos que cada vez que los lees te tienes que tirar 35 minutos pensando.

¿Qué autores le inspiran más?

Lorca, Machado, Bécquer… En el disco Quijote de los sueños incluimos poemas de Juan Cobos Wilkins. Yo le decía a Juan que me gustaba mucho hacer el disco con él, que estaba muy bien tener al poeta al lado para ir a tomarte un café o llamarlo por teléfono de vez en cuando y decirle: “Oye, esto no lo he entendido bien” o “¿y si le damos una patadilla a esta palabreja y ponemos otra que signifique lo mismo pero que se entienda mejor, no te importa, hombre?”. Creo que es una labor importante que debe realizarse en el flamenco: debe haber un cambio en los textos, hay que actualizarlos para que tengan más que ver con uno mismo.

Aun así, su carrera se caracteriza por la exploración del cante antiguo en busca de las perlas que pueden servir para expresarse hoy y siempre. ¿Qué ve en Tomás Pavón o la Niña de los Peines para bucear tanto en su obra?

La autenticidad. No sé si las cosas luego son mejores o peores, pero hay una cosa clara: el origen es el origen. Uno cuando quiere saber de algo tiene que deglutir los orígenes, estudiarlos, disfrutarlos. Yo los disfruto mucho. Además, sigo creyendo que esa primera época del cante ha sido más prolífica en personalidades que la que se vivió de los cincuenta o sesenta para acá.

¿Había más figuras en aquella época?

Para mí sí, sin duda. Había más personalidad dentro de las gentes que nacen en esos años. Después de los sesenta se ha instaurado una estética que nada tiene que ver con la que ellos defendían. Se estableció una ruptura formal importante. Yo aprecio más la estética de principios de siglo. No porque sean mejores ni peores, sino porque para mí la condición de ser el origen tiene un valor incalculable.

A pesar de que los españoles tenemos una vinculación emocional innata con esos orígenes y con el flamenco en general, a veces parece que se respeta más en el extranjero.

Lo que ocurre es que en España no tenemos una cultura musical sólida. No ha habido un trabajo real desde las administraciones públicas de acercar a la gente a la cultura en todo el abanico vital que ofrece. Nuestra relación con ella es más eventual y más personal que colectiva. En otras partes, la gente es más amante de un género que de una persona en concreto. Aquí pasa al revés. Nos gusta un artista, pero lo que ocurre en su género nos importa menos.

¿Tendríamos que ver la cultura como una vivencia más que como un objeto de consumo?

En otros países han entendido que la música significa mucho en sus vidas, pero aquí lo vemos casi como algo sustituible.

¿Ha conseguido el flamenco limpiarse los estigmas?

Ojalá. Sigue habiendo muchos. Hay prejuicios que no nos permiten avanzar al ritmo que deberíamos.

¿Y, en concreto, el oficio de cantaor?

Yo he sentido muchas veces que la profesión de cantaor flamenco no tiene el prestigio que tienen otras profesiones. No sé si es porque este oficio --y el de músico en general-- se asocia al éxito, entendiendo por éxito ser una cara reconocida… Claro, el problema de esto es que si ves a alguien que es bombero, no te hace falta conocerlo, lo vas a respetar. Pero si tú eres cantaor o guitarrista y no tienes una cara conocida, la gente se queda más con la idea de que eres un fracasado y no alguien que vive de su trabajo. Cuando, en realidad, se puede vivir muy dignamente y, oye, puedes llevar un sueldo a tu casa de trabajar en un tablao.

Ha participado en el documental Alalá, que cuenta la historia de un proyecto que trata de combatir la marginalidad con la música en las 3.000 viviendas de Sevilla. ¿Qué le sorprendió de la experiencia?

Me sorprendió poco, la verdad, porque es una situación que todavía se repite mucho en nuestros días. Barrios conflictivos con muchas dificultades para que los niños se desarrollen como personas porque están rodeados de lo que están rodeados, de esa parte de la sociedad que también nosotros hemos creado, claro, no demos pasos atrás, entre todos hemos contribuido a que esto ocurra. Allí hay niños con familias desestructuradas a los que una serie de gente intenta inculcar unos valores para que se conviertan en gente de bien. Ni más ni menos. Hay niños a los que les entusiasma la música y ven en ella una vía de escape, no sólo para labrarse un futuro, sino como una liberación momentánea de los problemas que viven en sus casas.

¿Qué tiene la música para ser el mejor instrumento con el que rebelarse contra la marginación?

Que fue concebida para canalizar emociones buenas y malas. La música te permite expresarte y vaciarte, pero siempre desde un orden y un diálogo con los demás; tiene muchos valores que ayudan a expresar tu caos interior desde una armonía. Yo creo que eso libera mucho.

Hablando de rebeliones, ¿qué cree que es prioritario cambiar en la sociedad? ¿Cómo ve el batiburrillo político en que vivimos?

Es un reflejo de lo que pasa en la calle. Cada vez nos cuesta más ponernos de acuerdo. Parece que luchamos por lo colectivo cuando realmente nos preocupamos sólo de lo individual. Tiene gracia cuando dicen que los políticos no son el reflejo de la gente de a pie. Sí lo son, son el reflejo de lo que somos. Nos cuesta ponernos en la piel del de enfrente y ser ecuánimes.

¿Esta ola de narcisismo tiene freno?

Creo que vamos viajando hacia lo contrario. Ahora uno cree que está más conectado al mundo, y es al revés. Cada vez tenemos más acceso a información, pero nosotros somos más inaccesibles. Nos hemos creado un caparazón para sobrevivir en esta jungla.

Arcángel actuó en el Teatro Real y le dio la espalda a las plateas y a las tribunas, vacías a propósito. El cantaor quiso recrear el pequeño espacio de un tablao y, para eso, limitó el aforo a poco más de 300 personas. Cumplió a pulmón con el recital, no había megafonía: la intimidad del flamenco más humilde, en...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Esteban Ordóñez

Es periodista. Creador del blog Manjar de hormiga. Colabora en El estado mental y Negratinta, entre otros.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí