1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Rayderley Zapata / Gimnasta

"Si clavo el ejercicio, el oro es mío”

Álex Moreno 6/08/2016

<p>Ray Zapata</p>

Ray Zapata

Real Federación Española de Gimnasia

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

A Brasil, la delegación española acude con el objetivo de superar los 17 metales --tres de ellos, oro-- conseguidos en Londres. Sus estimaciones hablan de que no solo es posible, sino probable, conseguir más. Estas no atienden, sin embargo, a que cuatro años después, el núcleo exitoso sigue siendo el mismo, más envejecido, o que por el camino hayan caído buenas bazas --el balonmano, no clasificado, por ejemplo, o el triatleta Gómez Noya, lesionado justo antes de la cita olímpica--. No abundan los deportistas que en los últimos años se hayan postulado como opciones serias de podio.  Rayderley Miguel Zapata Santana (Santo Domingo, República Dominicana, 1993) es una de ellas.

Desde hace poco más de un año el gimnasta es una de las pocas notas saludables que el deporte español ha ofrecido en el ciclo olímpico que acaba este verano en Río de Janeiro. Su oro en junio de 2015 en los Juegos Europeos de Bakú primero, y su bronce en los Mundiales de Glasgow unos pocos meses después, le catapultaron directamente a los puestos de salida en la carrera por una medalla olímpica en gimnasia, disciplina en la que España no conoce metal después de la retirada de Gervasio Deferr (dos oros y una plata en tres Juegos).

Sabe que está ante su primer gran reto y que este le llega, quizá, demasiado pronto. Que aún no ha conseguido domar por completo sus arrancadas, explosivas, violentas incluso, que le impulsan por el tapiz. Que aún le queda para asegurar las clavadas que distinguen en una final a los campeones. Y que su margen de mejora es inmenso.

Cuando atendió la llamada de CTXT, a primera hora de uno de los días previos antes de viajar a Brasil, Zapata estaba, según sus palabras “dejándose el lomo”. Y fallando. “Antes de una competición previa fallo un montón. Luego no sé qué hay en mi cabeza que a la hora de competir, en competiciones importantes, suele salir bien”. No importa todo lo que falle antes o lo que le quede por llegar al gimnasta que puede ser. En Río tendrá que clasificar entre los ocho primeros y allí, en la final olímpica, serán esas clavadas las únicas que importen.

Imagino que desde que empezó a tomarse en serio la gimnasta tendría fijado Río de Janeiro en su cabeza. ¿Cuándo se dio cuenta de que no solo podía llegar a los Juegos, sino que además podría tener una opción muy seria de ser medallista olímpico?

En Glasgow. Mi objetivo principal allí era clasificar al equipo para los Juegos porque estábamos luchando por ello y conseguimos el pase para el preolímpico. Pero bueno, entré en la final de suelo y conseguí el tercer puesto. Luego ya fuimos al preolímpico y aunque el equipo no clasificó, pensé 'estoy clasificado ya, soy tercero del mundo'. Y en las previsiones de medalla estoy en tercer lugar. Te das cuenta realmente de que no solo iba a ir a unos Juegos, sino que tenía opciones de estar en el podio. Aun así, la gimnasia es impredecible y hay que llegar allí y hacerlo. Entrar en la final y una vez allí, luchar la medalla. Todo el mundo puede fallar.

Hasta su medalla solo tres gimnastas españoles hubieran conseguido subirse al podio en un Mundial. ¿Le hace sentirse un referente de la gimnasia nacional? ¿Siente una presión especial por ello?

Está claro, sí. Me siento especial por lo que dices, solo tres españoles habían conseguido medalla. Y sí, me siento un referente para los más pequeños. Eso te hace motivarte para haber llegado hasta donde han llegado los demás.

El anterior medallista era, precisamente, Gervasio Deferr, que le llevó a entrenar con él a Sant Cugat. ¿Se siente incómodo cuando le comparan con él?

No, realmente no. Es un privilegio que te comparen con un triple medallista olímpico. No a todo el mundo le comparan con un triple medallista olímpico. Ahora tengo el encargo de sustituirle y eso es muy difícil porque Gervi era una estrella. Tenía un don, un don especial para hacer gimnasia. Siempre que salía arrasaba con todo. Ojalá consiga al menos la mitad de lo que he conseguido él.

Precisamente, los ejercicios en los que destaca son los mismos en los que él logró sus éxitos: el salto y el suelo. Al aficionado que este verano le vea por televisión inevitablemente le vendrá a la cabeza el recuerdo de Deferr. ¿Qué diferencias va a encontrarse?

Bueno, yo, al igual que Gervi, tengo una serie que era la última que hacía: el doble mortal en plancha y quedar de lado. Pero claro, Gervi siempre, siempre clavaba el doble en plancha. Yo no logro clavarlo siempre, ni soy tan constante como él a la hora de clavar. No solo en los ensayos, sino en todo un ejercicio Gervasio clavaba todo. No daba ni un paso, no dejaba escapar ni una décima. A mí sí se me escapan bastantes décimas y no soy tan correcto como él, pero intento trabajar bastante para tener un poco más de dificultad y solventarlo a base de luchar, de arriesgar.

¿Se ve en unos años clavándolo como él?

Ojalá. Él intentó ayudarme a controlar mi ejercicio, sobre todo a clavar, porque yo era como una canica, que cuando la tiras, rebota, rebota y rebota... Ahora más o menos ya voy controlando a la hora de clavar, pero aún no tengo el control que tenía Gervi.

Ray Zapata

Ray Zapata

¿Cuáles son las claves de su ejercicio? ¿Dónde se va a jugar las posibilidades de medalla?

La clave está en las dos primeras series, que son las más complicadas. Un mínimo gesto me puede tirar al suelo y una vez me caiga no puedo luchar por la medalla. Son las más importantes de todas. En el resto del ejercicio hay que prestar mucha atención. Intentar no salirse de la pista y limpiar lo máximo para ganar las máximas décimas a la hora de ejecutarlo. Son fáciles pero hay que prestar atención para no liarla. Y una vez que haga la última serie, que es doble en plancha, si clavo el doble en plancha... Le da un punto extra al ejercicio, un punto de calidad.

¿Cree que si clava todos los movimientos, los hace perfectos, conseguiría el oro o por el nivel de los competidores hay que esperar al fallo de los rivales?

Si clavo todas las series, lo más seguro es que sea medalla. Habría que esperar porque hay más gimnastas y hay muchísimo nivel. Pero bueno, si yo hago todo limpio y consigo todas las series clavadas creo que el oro me lo traería yo. Porque lo que cuenta en la gimnasia es clavar y si no clavas, por mucha dificultad que tengas, lo más vistoso, lo más limpio... es clavar. Yo creo que el oro sería mío.

Viendo sus ejercicios se oyen muchos gritos de ánimo de sus compañeros y amigos. ¿Llega a escucharlos o está tan concentrado que está completamente abstraído y no los escucha?

Hay un punto al empezar en el que no escuchas nada. No se escucha nada. Ya puede estar todo el pabellón viniéndose abajo y gritando como loco, que la única persona que se escucha es el entrenador. Creo que es un nivel de concentración que acabas en el cual te evades de todo y solo escuchas lo que tienes que escuchar. Pero sí que es verdad que cuando ya solo me quedan las dos últimas series estoy un poco más relajado, porque son las dos series más fáciles, sí que empiezo a escuchar a mis compañeros animándome, 'vamos vamos, que ya queda poco', y 'dale caña' y demás. Ahí sí que se escucha un poco más. Pero en las cuatro series que hago antes no se escucha absolutamente nada. Solamente al entrenador, dándote pautas para que no se te vaya la cabeza y no se escucha nada más.

Los Juegos Olímpicos concentran mucha atención y hay un ambiente muy especial. ¿Ha trabajado de manera especial cómo intentar evitar cualquier tipo de ansiedad los días previos a la competición o suele llevarlo bien?

Desde que me suba al avión voy a estar nervioso, pero siempre intento evadirme. Mi música, viendo alguna peli, entrenando con tranquilidad... No piensas en la competición. En la competición se piensa cuando estás ahí ya y te dices 'yo estoy aquí, tengo que hacer lo mejor y demostrar todo lo que has entrenado'. Y pensar en ti, realmente. Porque si piensas en lo demás no estás pensando en ti, se te puede ir la cabeza y no es lo correcto. Es pensar y hacer lo que has entrenado. Y demostrar no solo a la gente, sino a ti mismo, de lo que eres capaz y lo que puedes llegar a conseguir.

Ni el equipo masculino ni el femenino se clasificó para la cita olímpica. Imagino que habrá sido un golpe duro tanto para los que se quedan en casa como para los que van, que no estarán tan arropados. ¿Qué cree que ha podido fallar? ¿No está viviendo la gimnasia española un buen momento?

Lo que pasa con el equipo de ahora es que somos muy novatos, somos muy jóvenes. Anteriormente, el equipo que luchaba por entrar a unos Juegos llevaba mucho tiempo y muchas competiciones encima. Y ya eran mayores: la media de edad eran 23 años. Ahora, el mayor que tenemos tiene 25. Son gente que lleva en el CAR de Madrid un año y medio, dos. El equipo anterior era muy bueno y nosotros no tenemos la experiencia de controlar los nervios y saber competir que tenían ellos. Creo que la preparación fue muy buena, de las mejores que se han hecho en Madrid, pero las cosas no salieron como tendrían que haber salido y nos quedamos fuera. Para Tokio ya no seremos novatos, tendremos gimnastas con más experiencia, y ya sabremos luchar y enfrentarnos a la competición.

A Brasil, la delegación española acude con el objetivo de superar los 17 metales --tres de ellos, oro-- conseguidos en Londres. Sus estimaciones hablan de que no solo es posible, sino probable, conseguir más. Estas no atienden, sin embargo, a que cuatro años después, el núcleo exitoso sigue siendo el...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí