1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Novela por entregas

García contra la España zombi (III)

En el que Susana Díaz, por fin, hace una revelación al mundo que aporta lógica a la trama. Y en el que García se enfrenta a lo peor que le puede pasar a un caballero casado: volver a casa con un muerdo en el cuello

Guillem Martínez 3/08/2016

FURIBUNDO

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Resumen de lo publicado: El Comité Federal del PSOE se ha vuelto zombi. El Capitán Estadella y García se ven obligados a practicar una escabechina en el PSOE, como no se veía desde el 26J. Sólo se salvan de sus hachazos Iceta y Susana Díaz. A Susana Díaz la localizan en las aceras de la calle Ferraz. Pero, ¿qué ha sido de Iceta? ¿Es portador del virus, o lo que sea, que ha vuelto zombie al Comité Federal?

-------------------------------

Aún tenía en la boca su último lexema raíz, que el Capitan Estadella salió a la calle, a perseguir a Susana Díaz.

Yo me lo tomé con más calma. Total, me había mordido Pedro Sánchez. En todo el cuello. Me quedaban, presumía, pocos minutos de vida hábil, si bien varios milenios con la vida inhábil del zombi, siempre y cuando no me pillara Estadella, leyenda viva del periodismo español y un figura, lo había visto, manejado el hacha. Tenía que lavarme la cara. Me fui hasta el lavabo privado de Sánchez. Lo examiné. Era descomunal. Estaba decorado, además, con todos los costosos regalos que le habían dado por su asistencia a las asambleas de control de Caja Madrid, durante su breve etapa de cuadro medio-pelo. Los regalos, observados en su conjunto, ilustraban los gustos y gastos de la clase media-alta española, antes de volverse, por lo visto, zombi. Así, a simple vista, me topé con un WC japonés chapado en oro, con chorrito de agua regulable y corriente-secado de aire frío y tibio. Cómodo y funcional, según comprobé. Un huevo Fabergé que, presionando hábilmente en un mecanismo, se convertía al abrirse en bidet de platino con diamantes. Un Zeus raptado Europa, de Rubens. La Maja en Triquini, de Goya. El segundo volumen de la Poética de Aristóteles, La Comedia. Una edición especial y numerada del Quijote, autografiada por Cervantes: "A Pedro Sánchez con cariño y un pie sobre el estribo. Suyo: Miguel de Cervantes".

Me practiqué una ducha rapidita en la ducha-Spa-efecto-sauna, conmemorativa de, tal y como estaba escrito con rubíes en el desagüe, "La asamblea en la que acordamos, machote, la venta chanchullera y con un par de Iberia a British Airways", y cogí una de las 3.458 camisas blancas que había dispuestas en un armario de ébano, dos maderas ilegales amazónicas y piel humana, entregado a los miembros de la Asamblea de Caja Madrid con motivo, según se leía escrito en oro y arabescos en su reverso, "...de la aprobación de lo de las preferentes. Nos vamos a poner las botas, troncos. Yepa". Sánchez tenía tantas camisas blancas, en fin y por otra parte, que podía decidir el precio de la camisa blanca en España. Meditaba en ello mientras me afeitaba un pigmeo, en cuyo brazo tenía tatuado: "Umpa-Lumpa Especial Edition, regalo de Caja Madrid con motivo de la II Ampliación de Preferentes. Esto es la leche. Waw", cuando un ruido llamó mi atención. El Capitan Estadella había roto la ventana del despacho de Sánchez, de una pedrada desde la calle, y me vociferaba que bajara echando leches. ¿De dónde había sacado una piedra Estadella en las calles de Madrid? No cabía duda de que era un periodista de recursos.

Camuflé mi hacha en mi americana, más que para proceder con Díaz, para defenderme de Estadella que, en algún momento del futuro inminente querría decapitarme, y bajé hasta la calle, en la que me encontré una situación diferente a la calculada.

Estadella estaba sentado en un banco -su americana también tapaba su hacha-, desde el que observaba, a escasos metros y no sin cierta melancolía, las evoluciones de una Susana Díaz desorientada, ensangrentada y herida, sin bien aún humana. Sorprendentemente, la escena que protagonizaba no llamaba la atención de ningún transeúnte. Es más, un numeroso grupo de adolescentes y de jóvenes sin novia y con tendencia a la obesidad, le rodeaban mientras la apuntaban con su móvil. Creían que era un Pokémon a capturar. Por lo visto, de los difíciles.

--Otia, un Susanichi -dijo un adolescente que se acercó hasta el grupo desde la otra acera, con el móvil en mano.

--Siéntese, joven -me dijo, menos festivo, Estadella.

Me senté.

--Es curioso. Díaz sigue siendo humana. Pero por poco. Creo que son sus últimos momentos, los estertores de su humanidad. La he estado observando. La vida la está abandonando por minutos, y está viviendo una especie de regresión, en la que revive su pasado.

--¿Hasta dónde ha llegado?

--Sigue siendo Secretaria General del PSOE de Andalucía.

--Entonces, esto va lento.

--No te creas. También tiene 8 años. Recuerde que su entrega al partido fue temprana y dilatada.

Me agregué a la melancolía con la que Estadella observaba a la Díaz, que en ese momento rememoraba, en voz alta, como cuando a los 8 años fue llevada por sus padres a ver un paje real en Triana, y como ella, sentada en sus faldas, le pedía al paje una corriente interna. 

--Fíjese joven, cuan frágil es el ser humano, y de como en el momento de la muerte no son añorados metales ni prebendas, sino las cosas más sencillas de la vida, el tesoro esquivo del cariño. La vida es en verdad sencilla, como una hoja de encina, como un anillo, como el beso de una madre. La complicamos nosotros, con nuestras ambiciones, nuestra codicia, con ir desenterrando fosas comunes con dinero público, que es lo que sin duda creó la crisis y envió este país a la puta mierda. Ah, joven. Qué articulazo acabo de plantear. Mañana finaliza el plazo de entrega de artículos para el Premio Miliki Ruano de Periodismo. Cojo esta idea, la alargo mil palabras y gano de calle. Son 8000 púas, que se dice rápido. 

--No sé si es el momento de pensar en artículos, Estadella –dije

--Tiene usted razón. Tenemos frente a nuestras narices la explicación del extraño caso que hemos vivido. Y, quién sabe, el único zombi que, precisamente porque aún no lo es, puede explicarnos si su mordedura tiene solución, o le he de descuartizar inmediatamente, joven.

--Hablemos con ella, antes de que retroceda hasta la guarde -dije.

De un salto cogí a Susana Díaz, disolví el grupo de adolescentes a leches, y la traje hasta el banco, en el que Estadella y yo la interrogamos. Costó organizar la conversación. Y costó, pese al dramatismo de la situación, que no me diera un jamacuco de risa. Susana, en fin, de toda la vida me había parecido una imitadora de Felipe. Hablaba tan en su estilo que, siempre lo había pensado, acabaría sus días en Las Vegas, imitando a Felipe. Por fin, y gracias a su dominio de la gramática y los tiempos, Estadella pudo hilvanar una conversación coherente con ella.

--Susana, está enferma. Queremos saber cuando empezó todo. ¿Quién le mordió?

--P-Pedro.

--¿Y no le pareció raro que le mordiera su secretario general? 

-N-no. Pedro era tan... -buscó la palabra-... Cariñoso.

Lo que es cierto. Hasta yo pensé cosas raras cuando Pedro me mordía el cuello. Me sorprendí a mi mismo, de hecho, a escasos segundos de exclamar un -qué-quieres-ladrón.

--¿Y cuánto hace de eso? -dije yo, sumamente inquieto.

--Hace -Susana, con su mente aún preclara, hizo un cálculo mental-... Hace 28 días.

Una mirada de esperanza se cruzó entre Estadella y yo. Tenía 28 días de vida. Es decir, también la posibilidad de revertir el contagio en ese tiempo, si es que había forma y manera de hacerlo. 

--¿Y quién le mordió a él? ¿Quién mordió a Pedro?

--Las negociaciones... Eran... Muy...duras... Creímos que... Había sido... Un bocado más... En una reunión más... Para conseguir... Un pacto de... Legislatura.

Cogí a Susana Díaz de las solapas de su traje-chaqueta Punto Roma y la zarandé.

--Intente recordar, Susana. ¿Quién mordió a Pedro?

Susana me miraba fijamente. Siguió mirándome pero, de pronto, desapareció la humanidad de su mirada. Había hecho el tránsito. Era una zombi de tomo y lomo. Estadella me apartó de ella con un empujón.

-Ya es demasiado tarde, joven. Evitémosle más sufrimiento. Seamos humanos.

Con un hachazo lateral de aizcolari, Estadella separó la cabeza del cuerpo del zombi. Luego siguió propinándole hachazos. Hasta que me desconté, llevaban unos 345. No pude dejar de pensar que, en todo eso, había algo de inquina por parte de Estadella. Los transeúntes, esta vez sí, se agrupaban en torno de la escena, y afeaban la conducta de Estadella. Pero Estadella era, había quedado claro, un hombre de recursos:

-¡Silencio! Esto es una intervención oficial del Ayuntamiento contra la venta ambulante.

La actitud del grupo cambió. Empezaron a emitir aplausos y gritos de Vivaspaña y de Esperanza-ha-vuelto. Estadella depositó los fragmentos del zombi en una papelera y, luego, me estiró del brazo y me arrastró hasta el local del PSOE. Subimos hasta el despacho de Pedro. Estadella buscaba algo. Abrió todos los cajones. Tiró todos los libros de la estantería -los dos- al suelo. Finalmente, lo encontró. Era la agenda personal de Pedro.

--Mira. Aquí está todo -dijo Estadella, un torrente de lógica-. Si mordió a Susana hace 28 días, es que Sánchez ya era zombi entonces. Si cotejamos su agenda, descubriremos todas sus visitas. Es decir, todos los nombres de aquellos a los que ha podido inocular. Y, lo más probable, encontraremos el nombre de su inoculador, del que le dio el muerdo, vamos.

Estadella, leyenda vivo del periodismo español, no solo era un ficha, sino que también tuvo un momento para sembrar la esperanza en mi alma:

--Y tranquilo, joven. Esta noche hago un articulazo en el que, sin sembrar la alarma, movilizaré a la ciencia española para que le salven. No debe de ser muy complicado para una Academia que, en su día, intelectualizó el gasógeno.

Una ola de optimismo recorrió mi pecho.

--Y ahora, ¿qué hacemos?

--Cada uno a su casa, y Dios a la de todos. Estudiaré la agenda. Mañana me pondré en contacto con usted y solucionaremos todo este problema. A hachazos, me temo. ¿Me podría dar sus señas?

--Si claro. Y, esto me resulta embarazoso, pero en el combate zombi he perdido la cartera y ¿me podría dar 20 euros, para un taxi? 

Una vez hechos los intercambios mutuos, Estadella se fue. Yo aún me quedé un rato. Abrí a hachazos una máquina de Coca-cola y me tomé una. Muy buena. Luego volví al lavabo de Sánchez. Mientras el Umpa-Lumpa de Caja Madrid me hacía la pedicura, solucioné llamé al Señor Jabugo para decirle que no había artículo. "Sánchez no va a abrir la boca", recuerdo que dije. También que lo intentaría mañana. Pasaría por redacción a buscar 20 euros para un taxi. 

Luego intenté organizar mis ideas y sentimientos, y me formulé la gran pregunta que todo el mundo se ha hecho en su vida en algún momento: ¿qué diablos le digo a Quimetta, cuando llegue a casa y me vea el muerdo en el cuello? Porque, seamos sinceros, lo de que Pedro Sánchez me ha mordido no sólo no colará, sino que ya lo utilicé en otra ocasión.

Para acabarlo de liar, Quimetta es siciliana, como su nombre indica. 

Se lo explico mañana.

Resumen de lo publicado: El Comité Federal del PSOE se ha vuelto zombi. El Capitán Estadella y García se ven obligados a practicar una escabechina en el PSOE, como no se veía desde el 26J. Sólo se salvan de sus hachazos Iceta y Susana Díaz. A Susana Díaz la localizan en las aceras de...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Guillem Martínez

Es autor de 'CT o la cultura de la Transición. Crítica a 35 años de cultura española' (Debolsillo), de '57 días en Piolín' de la colección Contextos (CTXT/Lengua de Trapo) y de 'Caja de brujas', de la misma colección. Su último libro es 'Los Domingos', una selección de sus artículos dominicales (Anagrama).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

2 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Mentalmente

    Terceras elecciones = Nuevos candidatos Firma en change(.) org

    Hace 5 años 3 meses

  2. Daniel

    Molt bo!

    Hace 5 años 3 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí