1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

MADE IN TAIWAN

Aterrizar

Barbara Celis 1/08/2016

<p>Calle de Taiwán.</p>

Calle de Taiwán.

PIXABAY

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Cuando los nacidos en los setenta jugábamos a las muñecas todo era 'made in Taiwan'. El nombre de aquel país evocaba un mundo paralelo y fascinante donde las calculadoras crecían en los árboles, los juguetes llovían de las nubes y hasta la ropa se reproducía allí por generación espontánea. Nadie sabía exactamente dónde estaba Taiwán, ni por qué nuestro incipiente consumismo post franquista se alimentaba desde aquel país, pero su sola mención te teletransportaba a un mundo exótico, lejano y desconocido del que mágicamente manaba todo lo que nos gustaba tener.

Los niños occidentales de hoy seguramente tengan la misma sensación respecto a China, aunque para ellos, crecidos en un planeta donde los chinos ya viajan, emigran, y en el caso español, regentan bares antaño llamados 'bar Pepe o bar Manolo' y tiendas de todo a 1 euro, las etiquetas 'made in China' probablemente no evoquen nada relacionado con lo exótico y lo misterioso sino simplemente un lugar en alguna parte donde además hablan en el mismo idioma que algunos niños del colegio.

La ignorancia es la madre de todos los occidentales. Un máster, estudios universitarios en Italia, años viviendo en Estados Unidos y Reino Unido... esa era yo. Mujer de mundo, viajada, sabelotodo. Hasta que puse un pie en Taiwán hace tres meses. Qué lección de humildad, y más siendo periodista, una profesión en la que pese a presumir de curiosidad a menudo pecamos pasándonos de listos. Hasta que no aterrizas en Asia no eres consciente del grado de desconocimiento que en general tenemos respecto a un continente que, igual que África no es un país, tiene infinitas variaciones y matices de las que Taiwán es sólo una parte infinitesimal. Si eres europeo y viajas por Estados Unidos a veces te da la risa cuando te encuentras a un americano que al escucharte decir que eres español te comenta con euforia: "!Español! !Yo una vez estuve en París!", como si España y Francia fueran Granada y Córdoba. Pero luego le cuentas a un español o a un inglés que te has mudado a Taiwán y te contesta: "Taiwán, !qué interesante! Yo hace años estuve de vacaciones en Tailandia".

Nuestro egocentrismo geográfico es devastador. Todo lo que se sale de Europa y Estados Unidos tiene muchas probabilidades de colocarse erróneamente en un mapa, sobre todo en el de los conceptos culturales e históricos, a menudo ninguneado en favor de los mapas que se limitan al dibujo de las fronteras. Pero incluso en ese mapa, el que nos dice simplemente en qué lugar un puñado de hombres decidieron dibujar los muros imaginarios que hoy sólo algunos pasaportes son capaces de derribar, el lugar exacto que ocupa Taiwán es borroso para la mayoría. Entre las preguntas que me han hecho:  "¿Eso está por Vietnam, no? ¿Es China o Japón? ¿Es una ciudad?", y los más sinceros, "¿y dónde narices está Taiwán?".

No os avergoncéis si no lo tenéis claro, (aunque quizás deberíais). Confieso que yo tampoco la ubicaba con claridad. Esta isla situada en el mar de China, al sureste de Japón, al norte de Filipinas, y a menos de 200 kilómetros de la China continental, que los portugueses bautizaron muy acertadamente como Formosa (hermosa) y que fue entre otras, colonia española, inglesa holandesa y japonesa, vivió años internacionalmente dorados cuando China era el enemigo público número uno junto a la URSS y Cuba. En 1949 Chang Kai Chek, el general que perdió la guerra contra Mao Zedong, trasladó a Taiwán el gobierno del país que desde 1912 era la República de China y allí se instaló junto a otros dos millones de exiliados, en su mayoría pertenecientes a las élites militares, políticas y económicas de la China con las que Mao quiso terminar. Mientras, los comunistas proclamaban la República Popular de China en la China continental. Nacían así las dos Chinas, que aún hoy pugnan entre ellas por ser "la China auténtica". Taiwán es considerada una provincia rebelde por los comunistas mientras que los taiwaneses se consideran los únicos herederos de la cultura milenaria china y reniegan del 'mainland'.

En plena guerra fría Estados Unidos, obviamente, se alió con Taiwán y se negó a reconocer ante la ONU a los otros. Los estadounidenses ayudaron económicamente a los taiwaneses, contribuyendo al llamado milagro económico taiwanés, ese que los españoles descubrimos a través del 'made in Taiwán'. Pero cuando Nixon entendió que China, un país con mil millones de habitantes, era una mina sin explotar para el consumismo capitalista, el destino de esta isla cuya independencia nunca ha sido reconocida por la China comunista comenzó a cambiar. Primero vinieron las bofetadas políticas internacionales: en la ONU la gran mayoría de los países que tras la llegada de Mao al poder sólo reconocían la República de China (Taiwán) decidieron en los setenta darle la vuelta a la tortilla y cambiar su reconocimiento por el de la República Popular de China. Al fin y al cabo si los chinos 'rojos' son tantos y nos pueden venir tan bien para producir barato y consumir nuestros productos ¿para qué enfadarlos reconociendo la independencia de Taiwán? Hoy apenas una treintena de países de poco peso internacional tienen vínculos diplomáticos directos con la isla y la reconocen frente a la ONU. España no está entre ellos.

Taiwán ya no es la potencia de la era del 'made in Taiwán' pero sigue siendo uno de los cuatro 'tigres asiáticos'. Es uno de los países más desarrollados del continente, con mucho peso en el área de la producción tecnológica y geopolíticamente es una 'chinita' en el zapato internacional: tras seis décadas de tensión con China, los problemas diplomáticos se han incrementado en los últimos meses tras la llegada al poder del Partido Democrático Progresista (PDP) y de su presidenta, Tsai Ing-Wen, una 'chinoescéptica' que aboga, sutilmente, por la independencia de Taiwán como país.

Con la apertura de la República Popular de China hacia occidente en los años noventa muchas industrias comenzaron poco a poco un viaje sin retorno desde Taiwán hacia China, y todos aquellos extranjeros que antaño buscaron en la isla mano de obra barata para montar sus fábricas, lo hacen ahora al otro lado del estrecho de Taiwán. De ahí que en Taipei un expatriado hoy sea una especie de premio gordo para los agentes inmobiliarios: cada vez hay menos. En la ciudad abundan los pisos 'de lujo' que se construyeron entonces para extranjeros: espacios con muchos mármoles y ataques de decoración con brillos y mucho espejo que parecen una fertilización in vitro entre las casas de la serie americana Dallas y las de los culebrones televisivos chinos. Antes de instalarme en la isla ví dos docenas. El concepto de lujo es...  ¿relativo?, ¿cultural? ¿aleatorio? Ya hablaremos.

Llevo ya tres meses en Taiwán y en las próximas semanas escribiré aquí sobre todo lo que he ido descubriendo con mis ojos de occidental ignorante y la lección de humildad que para mí ha supuesto aterrizar en esta isla en la que amanecí una mañana de mayo siendo completamente analfabeta. Y no lo digo sólo en el sentido metafórico: llegar a un país en el que no puedes leer, hablar o comprender lo que la gente te dice significa convertirte en niño y tener que comenzar a aprender de cero, y no sólo a balbucear sino también a conocerles.

Creía que tras vivir en el Chinatown de Nueva York durante una década sabía algo sobre ellos pero aquello fue sólo un extraño aperitivo en el que básicamente fui maltratada por chinos cantoneses que no querían saber nada de mí, que saboteaban mi apartamento, que escupían y se sonaban las mocos sin pañuelo por la calle y que jamás me saludaron con afecto aunque les comprara fruta y verdura a diario en la misma tienda.

Quise estudiar chino entonces pero me trataron tan mal que se me quitaron las ganas. En Taiwán en cambio me han recibido con una calidez que yo desconocía y a medida que paso más tiempo aquí quiero saber más sobre ellos y surgen nuevas preguntas. ¿Por qué comen a todas horas? ¿También escuchan a los Rolling Stones o tienen sus propios mitos populares? ¿Por qué aunque hay templos dedicados a Budha en todas partes su verdadero dios es el Seven Eleven? ¿Por qué se niegan a hablar de política? ¿Por qué es mejor venirse a Taiwán a aprender chino que a la China continental? ¿Por qué adoran a los niños rubios? ¿Es racismo o autoflagelación? ¿Quién y por qué emigra a Taiwán? ¿Por qué cuando hablan en otro idioma suenan tan bordes aunque en realidad no lo sean? ¿Por qué son infinitamente más civilizados que los occidentales en cosas como la recogida de basuras, el cuidado de sus hijos o el acceso de discapacitados a sus medios de transporte públicos?

¿Por qué ver a una mujer al mando de la política en Taiwan quizá sea un hito mayor que ver a Hillary Clinton como aspirante a la presidencia? Preguntas 'made in Taiwán' para invitaros a viajar este verano desde vuestra tumbona playera.

Cuando los nacidos en los setenta jugábamos a las muñecas todo era 'made in Taiwan'. El nombre de aquel país evocaba un mundo paralelo y fascinante donde las calculadoras crecían en los árboles, los juguetes llovían de las nubes y hasta la ropa se reproducía allí por generación espontánea. Nadie sabía...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Barbara Celis

Vive en Roma, donde trabaja como consultora en comunicación. Ha sido corresponsal freelance en Nueva York, Londres y Taipei para Ctxt, El Pais, El Confidencial y otros. Es directora del documental Surviving Amina. Ha recibido cuatro premios de periodismo.Su pasión es la cultura, su nueva batalla el cambio climático..

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

2 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. José Lázaro

    Yo he estado un par de veces y me encanta. Mi suegro es de allí y no descarto irme a vivir una temporada allí. Te recomendaría sitios para comer, pero si llevas tres meses por allí seguro q te los conoces todos. Un par de sugerencias turísticas que quizás tb hayas ya considerado: 1) el distrito de Tamsui, en la desembocadura del río Tamsui al mar, en las antiguas oficinas de la aduana encontré el año pasado una exposición creo q permanente sobre el lugar, sobre los portugueses y sobre cómo se creó el asentamiento. A mí me hizo ilusión ver tantos nombres en los mapas q entendía, empeando por lo de ¨Formosa¨. 2) Las montañas de Ali Shan. Cuando estuve el año pasado nos tocaron inundaciones y un pequeño temblor de tierra. Aún con todo, me gustó tb mucho. Y una sugerencia a medio plazo, si estás por allí en Mayo de 2017, es el certamen de fin de curso q celebran los estudiantes de diseño industrial en la feria de muestras q está junto a la Taipei 101. Es una muestra de genialidad y entusiasmo. Me divertí y montón y me volví a casa con un montón de ideas locas y fotos preciosas. En cualquier caso, me parece fenomenal q alguien se lance a ese mundo y nos vaya a contar muchas cosas de las que ve por allá. Te seguiré en twiter. Qué envidia me das!!!! :)

    Hace 5 años 3 meses

  2. Joanra

    Yo viajo a Taiwan por negocios cada año y la verdad es que de todo Asia es el país más cálido y divertido. Mi día a día allí muchas veces podría ser el mismo día a día que en México D.F. Hay una brecha cultural mucho menor que en otros lugares. Lo que te recomiendo es que salgas de Taipei y visites el sur, hay bastantes ciudades que son perlas en bruto para el viajero.

    Hace 5 años 3 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí