1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Julien Bayou / Portavoz de Europe Ecologie-les Verts

“Hay que redemocratizar Europa y echar a los que la han acaparado”

François Ralle Andreoli 26/07/2016

Wikimedia Commons

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

¿Le dará el verano un respiro al Gobierno francés, en un país sacudido, otra vez, por el último atentado de Niza y que sale de largos meses de fuertes movilizaciones sociales? La política ciega y obtusa de François Hollande, imponiendo su reforma laboral, ha sublevado a gran parte de la población. Durante estos meses, han surgido nuevas esperanzas, nuevas expectativas como la experiencia Nuit Debout y el éxito de la película que lanzó el movimiento, Merci Patron!, vista por más de 500.000 personas.

Aparecen también, en el mapa de una izquierda en crisis de identidad y que busca una regeneración, nuevas figuras políticas. Julien Bayou (París, 1980) es una de estas nuevas voces de la política francesa, muy crítica con el actual gobierno. Portavoz del partido verde, ha acompañado de cerca al movimiento Nuit Debout y participa en la iniciativa DiEM25 de regeneración democrática de Europa, lanzada por el exministro griego de Finanzas Yannis Varufakis.

Tenemos a menudo dificultades en España para comprender la política del Gobierno de Hollande, en particular la reforma laboral, impuesta de manera autoritaria. ¿Qué balance hace usted de estos 4 años?

Hemos constatado una deriva simultánea hacia el liberalismo y hacia la derecha: la reforma laboral, la deriva hacia el autoritarismo, el uso del artículo 49.3 y el estado de emergencia. Esto está muy ligado a que el gobierno ya no se basa en la mayoría, ha cortado con la base que le había elegido y está cada vez más empujado hacia una ilusión de autoridad para esconder que ya no tiene cimientos. De manera más general, está ligado a que este gobierno de François Hollande en particular, pero también de Manuel Valls, no tiene más ideas y sólo retoma los viejos métodos: trabajar más, competitividad, bajar los salarios para ser más competitivos con no se sabe quién, mañana con Alemania, después con Polonia, y quizás con Bangladesh… No tiene fin. No tienen absolutamente ningún proyecto para el país, salvo la austeridad. Lejos de combatir la política europea como habían prometido, en realidad la ven hoy como la solución. Tenemos un verdadero problema: ya no hay alternancia. Desgraciadamente, podemos decir que estamos en el segundo mandato de Nicolas Sarkozy --con la reforma laboral, con la propuesta de privación de nacionalidad-- más que en el primer mandato de François Hollande. Cuando no ha habido alternancia hay que trabajar de verdad una alternativa.

En este contexto, el Front National progresa de manera inquietante, ¿cómo explicar y frenar su auge?

Desde hace años, no ha habido alternancias. Desgraciadamente el Partido Socialista se esfuerza en demostrar que la crítica de que la “UMP [la derecha] es igual al PS” es verdad. A nivel europeo vemos que esto es aplastante, con la “Gran Coalición”: el Partido Popular Europeo vota a menudo junto al Partido Socialista Europeo, por ejemplo, para proteger a las multinacionales antes que a los denunciantes como ocurre con la directiva  sobre “secretos comerciales”. En Francia, los viejos métodos y las recetas productivistas de esperar al crecimiento, sin actuar, no producen nada. Esto se ve y se siente en las calles. Además, la profunda desconfianza hacia la política y la democracia representativa se ha visto alimentada por el mandato de François Hollande que no solo renuncia, sino que hace lo contrario a aquello por lo que fue elegido. Y esto, evidentemente, es un vector sobre el cual el FN prospera.

La solución, aunque de momento somos todavía muy débiles, pasa por un proyecto alternativo. Hoy en día no existe. Por un lado, están  los gestores Hollande y Valls: “Esperamos el crecimiento y, mientras esperamos, no hacemos nada”. Y,  por otro, los reaccionarios, los que pretenden que podemos salir de esta situación replegándonos sobre nuestro país, como si solos estuviésemos mejor armados para luchar contra los lobbies y el cambio climático. Este discurso evidentemente es falso, pero es tranquilizador.

¿Cómo frenar su auge? Hay que poder constituir un proyecto deseable, humanista, progresista, ecológico y proeuropeo. Es un trabajo difícil, tenemos mucho retraso, pero creo que es la única vía de salvación. En todo caso, lo que está claro es que un  “frente republicano” en las elecciones ya no funciona. Al contrario, el voto “útil” a François Hollande por defecto, como barrera, como dique, se ha convertido en el carburante del Front National.

Los franceses se han movilizado desde hace 5 meses. ¿Cómo ha vivido usted esta secuencia que parece romper con la mediocridad gubernamental y la amenaza de la vuelta de una derecha dura o muy dura?

Ha habido signos de esperanza. Los sindicatos y los partidos se han visto desbordados (y es fantástico), por la llamada del 9 de marzo y por  Nuit Debout, por una aspiración a una sociedad más democrática, a un cambio completo de política. Esto infunde entusiasmo y además expresa claramente, y hay que asumirlo, una desconfianza hacia los sindicatos, hacia los cuerpos constituidos, hacia los partidos políticos tal y como son actualmente. Es un signo de esperanza, pero también nos obliga a interrogarnos sobre nuestro funcionamiento. Desgraciadamente, no creo que esto sea lo que nos permita romper de inmediato con la mediocridad gubernamental ni impedir la vuelta de una derecha dura o muy dura. Es el momento de cristalización de esta otra cosa y tenemos que trabajar para concretarla y encarnarla. Estamos al principio.

¿Piensa usted que esto puede desembocar en una alternativa política original en Francia, una regeneración de las fuerzas políticas a medio plazo?

Sí, profundamente. Esto expresa un deseo de más democracia. Lo demuestran las asambleas generales de Nuit Debout parecidas al funcionamiento de la Asamblea Nacional con comisiones que previamente preparan, con relatores, etcétera. Pero, evidemente, lo hacen con desconfianza hacia la democracia representativa y expresan una exigencia de más democracia, en un sentido de más horizontalidad y también de radicalidad. Es extremadamente positivo y va a desembocar de una forma u otra en una alternativa, ya sea construyéndose a sí misma, algo que dudo, o permitiendo un encuentro con fuerzas políticas que se retrabajen su modelo. Este es el ejemplo de Syriza, que retrabajando sus alianzas y su discurso antiausteridad terminó por conseguir la confianza de los griegos, o de Podemos, creando desde cero un discurso adaptado a lo que había cristalizado con los indignados, en particular, el discurso sobre los bancos y la oligarquía, o Bernie Sanders, que lleva diciendo lo mismo desde hace 20 años, pero que ahora ha conectado con lo denunciado por Occupy Wall Street,  sobre todo con respecto al 1% y a las finanzas.

En España, la ecología política es de momento muy discreta. Ha llegado al Parlamento en el seno de un alianza con Podemos, donde juega un papel programático importante. Se trata de movimientos claramente antiausteridad y de izquierdas. En Europa del Norte, donde tiene un recorrido más antiguo, sigue, sin embargo, anclada en una visión muy central, con miedo a las alianzas con la izquierda, en Alemania pacta con la derecha. ¿No es una contradicción? 

Difícilmente podría pronunciarme acerca de los distintos recorridos, historias y estrategias de los diferentes movimientos ecologistas europeos. Fui a apoyar a los verdes griegos en alianza con Syriza, he ido a apoyar a los verdes de Equo en el País Vasco y estoy feliz de que hayan progresado en el seno de Podemos. Evidentemente, es un discurso y un camino totalmente distinto al de los verdes escandinavos o alemanes. Está relacionado con rasgos de cada país y de sus reglas institucionales. En España o en Inglaterra es muy complicado salir elegido sin alianzas. En Francia, hemos dudado mucho: dudamos entre la institucionalización a marchas forzadas, para poder actuar rápido porque hay una urgencia climática y social. Y ahora, la consideración es que sin relación de fuerza, estamos en el poder pero sin tener poder. Estos distintos movimientos están en diferentes momentos de su historia.

No hay contradicción, pero sí dos movimientos distintos en el pensamiento ecologista que se combinan. Hay una urgencia, así que hay que estar en el poder en seguida para dar los primeros pequeños pasos. Hay que agarrarse a las briznas de poder que permiten iniciar algunos cambios. Y está también la otra opción, la que dice que es necesario un cambio tan radical que los pequeños pasos no son suficientes y que hace falta un equilibrio de fuerzas para poder realmente atacar al statu quo, a las rentas petrolíferas, a las rentas antidemocráticas. No puedo pronunciarme sobre estos distintos movimientos, pero es muy interesante, en todo caso, ver la evolución de los verdes griegos y de los verdes españoles en este aspecto.

Es miembro del movimiento Diem 25, creado por Yanis Varoufakis. ¿Cómo reorientar el proyecto europeo que favorece las finanzas y parece haberle dado la espalda al pueblo, en particular a los pueblos del Sur de Europa? ¿Existe un plan A, B, o C que pueda contrarrestar esta tendencia?

Me he unido al movimiento y la estrategia iniciada por Varoufakis porque comparto su punto de vista: “Europa va a desdemocratizarse o a derrumbarse.” El proyecto europeo está muriendo porque está canibalizado por las finanzas, por los especuladores, por Juncker y los intereses de los países, ni siquiera de los pueblos, sino de sus élites y sus clases dirigentes. Europa le ha dado la espalda al pueblo. Pero es también porque nuestros gobiernos, nuestros Estados, han dejado actuar a Europa. En Francia, cuando el ministro de Medio Ambiente  o de Economía nos dice que “es culpa de Europa”, es generalmente porque han dejado a Europa negociar, por ejemplo, las cuestiones del tratado transatlántico. La solución pasa por más Europa y mejor Europa. Estoy convencido que el retorno a los Estados,  y particularmente para Francia a sus fronteras, la dejaría en una posición mucho, muchísimo, más débil, con respecto a los lobbies, a las multinacionales. Sería también mucho más complicado gestionar los flujos de refugiados que tenemos el deber de acoger pero también de repartir esfuerzos a nivel europeo. Para la  cuestión climática, la solución es europea. Si tenemos que desarrollar las energías renovables, habrá que sincronizar el sol del Sur con el viento del Norte y aprovechar  las distintas intermitencias para tener una autonomía energética en el marco europeo. De la misma manera, con respecto a las inversiones, puede haber una conferencia sobre la deuda mucho más fácilmente a nivel europeo que a nivel sólo francés. Pero para eso hay que redemocratizar Europa, echar a los que la han acaparado. Esto pasa por un verdadero proceso constituyente y antes tendrá que haber mayorías alternativas radicales en al menos dos o tres países. Cuando emerge sólo en Grecia no es suficiente.

Podemos explica muy certeramente que Grecia sólo pesa un 2% de la economía y que si Madrid, París y Atenas se aliaran podríamos tener otro peso. En este aspecto, hay que homenajear a Varoufakis, quien podría ser legítimamente la persona más euroescéptica del mundo, después de su experiencia como ministro de Finanzas. Pero que, gracias a la difusión de lo que ha vivido, lo que hará en su próximo libro, puede hacer ver la verdadera Europa, la que nuestros dirigentes han dejado que se construya. Y después podremos reflexionar sobre lo que podría o debería haber sido Europa. Éste es el plan A, no hay otro, si no, Europa se derrumbará.

 ---------------------------------

Traducción de Gabriel Méndez.

Autor >

François Ralle Andreoli

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Farah

    ¿Para acapararla él y su ideología falaz?

    Hace 4 años 8 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí