1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Censurando a La maja desnuda

Las universidades modernas parecen más centros comerciales que espacios educativos y estrechan cada vez más los límites de la libertad de expresión

Camille Paglia 20/07/2016

<p>Censored.</p>

Censored.

FBD

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Las actuales controversias que sobre la libertad de expresión se están produciendo en los campus universitarios son en realidad la segunda serie de batallas en una guerra cultural que estalló a finales de los años 80 en EE.UU. y se apaciguó a mediados de los 90 debido, probablemente, al nacimiento de Internet, un nuevo y gigantesco foro con cabida para ideas contrapuestas. La expansión de la red dispersó y disipó parcialmente las energías hostiles que, durante casi una década, se habían conformado y propagado en los principales medios sobre lo políticamente correcto. Esos problemas se han vuelto a manifestar de  forma obstinada porque las universidades nunca fueron capaces de abordarlos de manera profunda y honesta. Ahora, una nueva generación de universitarios, nacidos en los 90, que nunca han estado expuestos a un abierto debate público sobre la libertad de expresión, han introducido en el debate sus propios puntos de vista y sus expectativas.

Como veterana, con más de cuatro décadas en la enseñanza superior, casi siempre en escuelas de arte, mi primera decepción se produce con los profesores americanos. La abrumadora mayoría fracasó desde el principio al no admitir que lo políticamente correcto era un serio problema académico y al permitir con su pasividad la creciente burocracia universitaria, favorecida por una regulación federal intrusiva, que terminó usurpando la responsabilidad histórica del profesorado y la prerrogativa de dar forma a la misión educativa y proteger el libre fluir de las ideas. El resultado final, yo creo, es la violación de la libertad de expresión de los estudiantes así como del profesorado.

¿Qué es lo políticamente correcto? Tal y como yo lo veo, es una característica predecible del ciclo de vida de las revoluciones modernas, empezando por la Revolución Francesa de 1789, que se inspiró en la Revolución Americana de la década anterior aunque se convirtió en bastante más violenta. Una primera generación de desafiantes rebeldes derroca a una fosilizada institución y deja el paisaje lleno de ruinas. En la era post-revolucionaria, los rebeldes empiezan a luchar entre ellos, lo que les lleva a persecuciones y asesinatos. El superviviente victorioso manda entonces, tal y como lo hacían los tiranos que habían sido derrocados en primer lugar. Esta es la fase de lo políticamente correcto — cuando se extingue la vitalidad de la revolución fundadora y cuando los principios revolucionarios se convierten en meros eslóganes, fórmulas verbales impuestas por apparatchiks, que son funcionarios del partido o administrativos que matan las buenas ideas al institucionalizarlas.

Lo que acabo de bosquejar es la psicobiografía política de los últimos 45 años de la vida universitaria americana. Mis premisas, basadas en mi propia experiencia universitaria, al alba de la contracultura, son aquellas del radical Movimiento Libertad de Expresión que brotaron en la Universidad de California en Berkeley en el otoño de 1964, durante mi primer semestre en la Universidad Estatal de Nueva York, en Binghamton. Las protestas de Berkeley fueron lideradas por el italoamericano nacido en Nueva York, Mario Savio, que había trabajado el verano anterior en una campaña de registro de votantes de afroamericanos privados de su voto en Mississippi, donde él y dos compañeros fueron físicamente atacados por sus actividades. Cuando Savio intentó reunir dinero en Berkeley para una conocida unidad del Movimiento de los Derechos Civiles, el Comité Coordinador Estudiantil No Violento, la universidad se lo impidió basándose en la prohibición oficial de realizar actividades políticas en el campus. 

El levantamiento en Berkeley culminó con el exaltado discurso de Savio en las escaleras del Sproul Hall, desde donde denunció a la administración de la universidad. De los 4.000 asistentes, 800 fueron arrestados. La manifestación encarnó la esencia del activismo de los años sesenta: en pos de la libertad y de la igualdad, desafió y criticó a la autoridad; no pedía, como ocurre a menudo hoy, ampliar el campo de acción de la autoridad para ofrecer así una protección especial a grupos reducidos definidos como débiles o vulnerables, ni que impulsara medidas para evitar ofensas a la sensibilidad de los jóvenes. Los progresistas años 60 predicaban individualismo absoluto y la liberación de la energía natural frente a los controles sociales. Querían menos vigilancia y menos paternalismo, basta.

Toda la trayectoria política y cultural de Estados Unidos de las décadas posteriores a la II Guerra Mundial, fue un movimiento lejos de las represiones del enfrentamiento de la Guerra Fría con la Unión Soviética, mientras el Comité de Actividades Antiamericanas de la Cámara de Representantes buscaba signos de subversión comunista en cada esquina de la vida americana. La industria del cine de Hollywood fue un blanco evidente porque, en la década de los 30, un buen número de liberales se sintió atraído por el Partido Comunista, antes de que se conocieran las atrocidades del régimen estalinista. Para esquivar las investigaciones federales, los principales estudios incluyeron en sus listas negras a muchos actores, guionistas y directores, algunos de los cuales, como uno de mis directores favoritos, Joseph Losey, dejaron el país para buscar trabajo en Europa. Pete Seeger, el líder del politizado movimiento de música folk, cuyas raíces estaban en el activismo social de los mineros apalaches en los años 30, fue inhabilitado de su trabajo en las cadenas de televisión estadounidenses en los 50 y los 60. 

En el campo de la literatura se produjeron  esporádicas pero notables victorias para la libertad de expresión. En 1957, la policía local asaltó la librería City Lights de San Francisco y arrestó al encargado y propietario, el poeta beat Lawrence Ferlinghetti, por vender un libro obsceno, el épico poema de protesta de Allen Ginsberg, Howl. Después de un largo y muy  publicitado juicio, Howl fue declarado no obsceno, y se retiraron los cargos. La editorial Grove Press, de Barney Rosset, jugó un papel heroico en la batalla contra la censura en EE.UU. En 1953, Grove Press empezó a publicar en forma de libros de bolsillo baratos y accesibles, los volúmenes prohibidos de la obra del Marqués de Sade, el mayor pensador sobre sexo y sociedad de la Ilustración. En 1959, la edición de Grove Press de la novela de D.H. Lawrence escrita en 1928, Lady Chatterly’s Lover, entonces prohibida en EEUU, fue confiscada como obscena por el Servicio Postal estadounidense. Rosset demandó y ganó el caso. En 1961, la publicación de Grove Press de otro libro prohibido, la novela de Henry Miller de 1934, Tropic of Cancer, desencadenó en EE.UU hasta  60 juicios por obscenidad hasta que en 1964 el libro fue declarado no obsceno y se permitió su publicación.

Uno de los mayores símbolos de la nueva militancia de la libertad de expresión fue Lenny Bruce, quien junto a Mort Sahl, transformó la comedia de monólogo desde su inofensiva raíz vodevilesca hacia un sarcástico comentario social y político. La ostentación que hacía Bruce de la blasfemia y la escatología en sus actuaciones improvisadas sobre el escenario se tradujo en varios arrestos bajo la acusación de obscenidad: en San Francisco, en 1961; en Chicago, en 1962; y en Nueva York, en 1964, donde él y Howard Solomon, propietario del Café Au Go Go en el Greenwich Village, fueron declarados culpables de obscenidad y sentenciados a prisión. Dos años más tarde, cuando todavía se revisaba su caso, Bruce murió de sobredosis a los 40 años.

Esta clara tendencia liberalizadora recibió un gran impulso a raíz de la revolución sexual nacida partir de 1959 con la comercialización de la primera píldora anticonceptiva. En Hollywood, el estilo puritano que los estudios adoptaron en los primeros años 30 bajo la presión de grupos conservadores como la Legión de la Decencia y la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos, fue perdiendo fuerza gradualmente, hasta que a finales de los años 60 acabó por abandonarse. Las películas europeas, con sus sofisticados guiones y su apuesta por el nudismo, marcaron el nuevo estándar de expresión sexual. La música pop también desafiaba las convenciones sociales: en 1956, los movimientos de cadera de Elvis Presley sufrieron la censura de la televisión.  El Show de Ed Sullivan, verdadera institución nacional, consideró que eran demasiado sexuales. Todavía en 1967, ese mismo programa pretendía censurar las letras de algunas canciones de los principales grupos, como The Doors o los Rolling Stones, que imitaban lo sexualmente explícito del blues afroamericano rural y urbano. (Los Stones cedieron ante Sullivan, pero The Doors se opuso — y nunca más fue invitado a su programa). Los universitarios de clase media de los 60, incluidas las mujeres, empezaron a usar libremente palabrotas que apenas se habían escuchado, excepto durante la fugaz moda flapper de los años 20. Al inicio de los 70, las mujeres empezaron a acudir a las salas de cine que proyectaban películas porno, y ayudaron a que películas X , como Deep Throat, Behind the Green Door, y The Devil in Miss Jones, se convirtieran en auténticos éxitos. 

En resumen, la libertad de discurso y la libertad de expresión, por ofensivos que resultaran, estaban en el corazón de la revolución cultural de los años 60. El discurso libre fue un arma primordial de la izquierda contra el moralismo y el conformismo de la derecha.  ¿Debemos preguntarnos cómo entonces el izquierdismo de los campus de EEUU se ha transformado tanto que ahora apoya y celebra la supresión de ideas, incluyendo aquellas que cuestionan su propia agenda actual y su ortodoxia?

Mis conclusiones se basan en mis observaciones personales como académica de carrera.  A pesar de la persistente queja de los conservadores de que los “radicales profesionales” invadieron las universidades en los 70, yo sostengo que ninguno de los auténticos radicales de los años 60, a excepción de Todd Gitlin, el presidente de SDS (Students for a Democratic Society) entró en la profesión y obtuvo éxito. Si se matricularon en estudios de posgrado, la mayoría los abandonaron.  Entrar en una escuela de posgrado se consideraba, de hecho, una traición. Por ejemplo, durante mi último semestre en la facultad en 1968, se enfrentó a mí, cerca de la fuente del patio, uno de los líderes radicales del campus, que me increpó por mi plan de asistir a la Yale Graduate School. “¡La grad school (escuela de posgrado) no es donde pasan las cosas!” me informó con desprecio. “Y si vas a alguna, ve a la de Buffalo”. En realidad, había solicitado plaza y había sido admitida en la Universidad Estatal de Nueva York en Buffalo, donde hubiera podido trabajar con el crítico psicoanalista Norman Holland y el célebre crítico izquierdista Leslie Fiedler, cuya controvertida obra maestra, Love and death in the American novel, había ejercido una gran influencia sobre mí. De hecho, Fiedler se acababa de convertir en un héroe popular de la contracultura el año anterior, cuando la policía registró su casa de Buffalo y lo detuvo por posesión de drogas, un desastroso incidente que plasmaría en su libro de 1969, Being busted. De todos modos, yo había escogido Yale por su gran biblioteca, muy necesaria para mi investigación, pero la advertencia de mi compañero me picó y me impactó.

Sin lugar a dudas, las universidades de élite, como las de la Ivy League, necesitaban reformas drásticas en aquella época. Su estilo predominantemente WASP (White Anglo-Saxon Protestant / Blanco, anglosajón y protestante) no propiciaba un ambiente acogedor para las minorías raciales o étnicas, incluidos los judíos e italoamericanos.  Cuando llegué a Yale en 1968, el Anglosajón Medieval seguía siendo una asignatura obligatoria de primer año para los estudiantes graduados en Literatura Inglesa. En el departamento de inglés se acababa de producir una evidente purga de profesores gays  (se rumoreaba que habían emigrado al interior, al femenino Smith College en Massachusetts Oeste). El departamento de inglés solo tenía una mujer profesora, una medievalista más bien conservadora. Aunque las mujeres habían sido admitidas en la escuela de posgrado hacía un siglo, el Yale College para estudios de grado seguía siendo masculino, y pasó a ser mixto mientras yo estaba allí (lo cual fue un alivio, porque estaba harta de que me miraran como una intrusa exótica en la cavernosa sala principal de la biblioteca Sterling).  En mi clase de anglosajón, un día, el, por otra parte, muy afable joven profesor WASP hizo una afirmación grosera y sexista, que incluía también un prejuicio étnico contra los italoamericanos de clase trabajadora, que todavía hoy sigue impactándome y ofendiéndome, a pesar de los años transcurridos. Nosotros, estudiantes de primer año, no dijimos nada (aún no había sistemas para la crítica o la queja). 

Para entender cómo la corrección política se extendió después como una plaga a través de los departamentos de humanidades estadounidenses, hay que señalar que la aproximación a la literatura que prevalecía en Gran Bretaña y los EEUU desde los años 40 había sido el New Criticism, que pone el foco en la explicación textual, minimizando o excluyendo la historia y la psicología. Cuando Leslie Fiedler, de Buffalo, que basaba la literatura en la historia y la psicología, incluído el sexo, dio una conferencia en Yale mientras yo estaba allí, no asistió ni un solo profesor del departamento de inglés. El insultante ostracismo de Fiedler no podía haber sido más obvio. Por increíble que parezca ahora, mi tesis doctoral, Sexual Personae,  fue la única tesis sobre sexo en la Yale Graduate School en aquella época. Hacer preguntas sobre el sexo y el género se consideraba ordinario.  Esto, unido a mi ferviente interés por los medios de masas y la cultura popular (que era vista como algo frívolo), ciertamente complicó y casi hizo descarrilar mi primera búsqueda de empleo como docente.

Tras la revolución cultural de los 60, estaba claro que las humanidades se habían convertido en algo cerrado y apartado de las preocupaciones sociales, y que debían reincorporar una perspectiva más histórica.  Había muchas áreas de interés contemporáneo que era necesario añadir al currículo (entre ellas el sexo y el género, el cine, los estudios afroamericanos y de los nativos americanos). Pero el currículo de humanidades requería una reforma integral urgente. La solución realmente radical hubiera sido echar abajo la estructura departamental que separaba de forma artificial, por ejemplo, los departamentos de inglés de los departamentos de francés o alemán. Juntar toda la literatura en un mismo campo habría creado un formato mucho más abierto  y flexible para promover la exploración interdisciplinar, como los cruces de la literatura con las artes visuales y la música. Además, yo quería un auténtico multiculturalismo, un currículo que afirmase el valor y los logros de la civilización occidental, pero extendido a nivel global para incluir otras civilizaciones relevantes, todas las cuales serían estudiadas según su desarrollo cronológico. Aunque soy atea, siempre he creído que la religión comparada, el estudio de las grandes religiones a través del tiempo, incluidos todos los aspectos de su arte, arquitectura, rituales y textos sagrados, era la mejor forma de enseñar un auténtico multiculturalismo y lograr el entendimiento mundial. El budismo zen estaba en el aire en los 60, como parte del legado del movimiento beat de la posguerra, y el hinduismo se introdujo en la contracultura a través de la escena londinense, en parte debido a Ravi Shankar, un maestro del sitar que actuó en el californiano Festival Pop de Monterey, en 1967.

No obstante, estas expansiones disolventes de límites no fueron, por desgracia, el camino que siguió la academia americana en los años 70. En vez de eso, casi de la noche a la mañana se crearon nuevos programas y departamentos altamente politizados. El resultado final fue una balcanización de la estructura universitaria; cada una de las áreas acabó gobernada como un campo autónomo y con un discurso ideológico congelado en el momento de su creación. Las administraciones querían esos programas, y los querían rápido (para demostrar la “relevancia” de la institución y para huir de las críticas o protestas que podrían entorpecer las solicitudes de entrada y la deseable afluencia de los dólares de las tasas). Básicamente, las universidades destinaron dinero para esos programas y les dejaron buscar su propio camino. Cuando la Universidad de Princeton, posiblemente la más cerrada y claramente sexista de la Ivy League, pasó a ser mixta después de 200 años, en 1969, necesitaba profesorado femenino para suavizar el aspecto del lugar. Así que, buscó alrededor, precipitadamente, personal femenino listo para ejercer. Las introdujo mayoritariamente en los departamentos de inglés de las escuelas de segunda, las subió a bordo y básicamente les dejó hacer lo que quisieran, sin una planificación específica. (Ey, son mujeres… ¡Pueden hacer estudios de la mujer!).

Sostengo, desde mi consternado punto de vista actual, que aquellos nuevos programas raramente se basaron - si es que alguno lo hizo, en fundamentados académicos;  fueron gestos de relaciones públicas que pretendían sofocar las críticas a un pasado de intolerancia. A la hora de diseñar un programa de estudios de la mujer, por ejemplo, seguramente un requisito básico para los estudiantes sería al menos un curso de biología básica, de forma que se pudiera investigar el papel de las hormonas en el desarrollo humano (y rechazarlo, si es preciso). Pero no, tanto los estudios de la mujer como los posteriores estudios de género evolucionaron sin referencias a la ciencia, asegurando así que su ideología se mantuviera partidista y unidimensional,  poniendo el énfasis en la construcción social del género. Cualquier otra opinión es considerada una herejía y casi nunca se presenta a los alumnos, ni siquiera como una hipótesis alternativa.

La corrección política de los campus de hoy tiene sus orígenes en la forma en que esos nuevos programas, incluidos los estudios afroamericanos y de los nativos americanos, fueron creados precipitadamente en los 70, un proceso que no sólo comprometió la preparación de los profesionales en esas áreas durante años, sino que las aisló en su propio mundo y esto, en última instancia, menoscabó su impacto cultural. Creo que una opción mejor para la reforma académica habría sido el sistema británico descentralizado tradicional de las universidades de Oxford y Cambridge, que ofrecen grandes áreas de estudio dentro de las cuales el estudiante puede, de forma independiente, seguir sus intereses personales. En cualquier caso, cada nuevo departamento o programa añadido al currículo estadounidense, debería haber establecido una enseñanza común, central y compartida, que introdujera a los estudiantes en la metodología de la investigación y la historiografía, basada en la lógica y el razonamiento y el examen riguroso de las conclusiones basado en pruebas. Ignorar estas enseñanzas cruciales ha supuesto que demasiados profesores universitarios, entonces y ahora, carezcan incluso de la más superficial conciencia de sus propias suposiciones y prejuicios. Al trabajar en el campus sólo con los que piensan igual, tratan la disconformidad como una ofensa mortal que debe ser eliminada, porque amenaza toda su trayectoria académica y su visión del mundo. La ideología de estos nuevos programas y departamentos, basada en la victimología, apenas ha variado desde los años 70. Es este un caso clásico de la mortífera institucionalización y fosilización de lo que una vez fueron genuinas ideas revolucionarias.

Déjenme poner sólo un ejemplo de la locura de la corrección política en los estudios de la mujer en los campus estadounidenses. En 1991, una veterana profesora de inglés y estudios de la mujer en el campus de Schuylkill de la Universidad Estatal de Pensilvania puso objeciones a la presencia en su aula de una copia de la famosa pintura de Francisco de Goya de finales del siglo XVIII, La maja desnuda. La tradicional asociación de esta obra con la Duquesa de Alba, interpretada por Ava Gardner en una película de 1958 llamada La maja desnuda, ha sido cuestionada, pero no hay duda de que la pintura, perteneciente al Museo del Prado en Madrid, es una referencia en la historia del desnudo en el arte y que anticipó grandes obras del siglo XIX como la Olimpia de Manet.

La profesora llevó su caso a un comité llamado Comisión de la Mujer de la Universidad, que  la apoyó, y le ofreció la asistencia de un miembro del comité, el oficial de Acción Afirmativa del campus, quien comunicó su parecer: había base para una queja por acoso sexual, apoyándose en la cláusula federal de un “lugar de trabajo hostil”. Como respuesta, la universidad ofreció a la profesora un cambio  de aula, que rechazó. También rechazó la oferta de trasladar el cuadro a un lugar menos visible del aula, o de taparlo cuando ella diera clase. No, insistió en que las imágenes de mujeres desnudas no deberían estar nunca en un aula (lo cual descarta gran parte del arte occidental más destacado desde la antigua Grecia).

Al final acabaron trasladando a La Maja Desnuda y otros cuatro clásicos de la clase de arte a la sala de televisión que estaba en el local de reunión de los estudiantes y se puso un cartel con una advertencia que alertaba a los pasantes incautos de que había obras de arte – un aviso del estilo de entra por tu cuenta y riesgo y cuenta. La medida fue interpretada como un prudente compromiso en vez de como una vergonzosa capitulación ante lo políticamente correcto, que es lo que era. Hubo una avalancha de noticias jocosas sobre el incidente en la prensa mainstream, con críticas que iban desde periodistas tan reputados como Nat Hentoff (un guerrero por la libertad de expresión) a Robert Hughes, el veterano crítico de arte de la revista TIME. Pero la respuesta del profesorado fue sorprendentemente débil y limitada. Era el momento adecuado para que los pensadores independientes de toda la academia estadounidense hubieran condenado el ejercicio de puritanismo practicado por una profesora de literatura que se había transformado en un dictador de las artes visuales, un área sobre la que estaba visiblemente desinformada. Todo lo que tenía era una ideología aprendida de memoria de los fanáticos anti-porno como la belicosa feminista Andrea Dworkin, cuyos intentos de prohibir la venta de pornografía (incluidas varias revistas mainstream para hombres) en Minneapolis e Indianápolis habían sido rechazados por la Corte Federal de Distrito en 1984 como una violación constitucional del derecho de libertad de expresión. La profesora declaró que estaba protegiendo a futuras estudiantes del “frío ambiente” que había creado La Maja Desnuda. En un artículo posterior a la polémica la profesora acabó confesando que  ella misma se sentía incómoda en presencia del cuadro. Escribió “me sentí como si estuviera ahí desnuda, expuesta y vulnerable”. Lo siento, pero simplemente no podemos permitir que neuróticos incultos fijen el programa de educación artística en América.

Llegamos a unos de los aspectos más dañinos de las políticas de identidad que ha transformado la universidad americana: la confusión entre enseñar y el trabajo social. El problema del activismo inapropiado en las clases nunca ha sido abordado de manera correcta en la profesión. La enseñanza y la investigación deben esforzarse en mantenerse objetivas y distantes. El profesor, como ciudadano individual puede y debe tener fuertes convicciones políticas y actividades fuera de las clases, pero en clase, él o ella nunca deberían posicionarse ideológicamente sin, al mismo tiempo, ofrecer de manera honesta otras alternativas a los estudiantes y enfatizar que todos ellos son libres de sostener o expresar sus propias opiniones sobre cualquier tema --aborto, homosexualidad, l calentamiento global, la existencia de Dios o la veracidad de la teoría Darwinista-- sin importar su controversia. Desafortunadamente, el fracaso de las universidades norteamericanas en  promover y apoyar la diversidad ideológica en sus campus, ha conducido a los profesores de humanidades hacia posiciones típicas de los Demócratas liberales (entre los que me incluyo) , que muchas veces, y de forma ingenua, parecen ignorar que son posibles o creíbles otras creencias.

La vieja escuela de profesores de la Yale Graduate School de finales de los años 60 podía ser estirada y elegante, pero los docentes eran genuinos académicos, apasionados y devotos del estudio y del aprendizaje. Creían tener la obligación moral de buscar la verdad y expresarla tan rigurosamente como fuera posible. Recuerdo que en aquel momento se decía que la carrera de un académico podía arruinarse por el mero hecho de manchar de chocolate una nota a pie de página. Un resultado trágico de la era de las políticas identitarias en las humanidades ha sido el colapso de los estándares académicos rigurosos, así como el fin del gran valor antiguamente concedido a la erudición, y que ya no existe como un deseable o posible atributo a la hora de fichar nuevos profesores.

Otro problema en la academia de los años 70 fue la crisis laboral en las humanidades que nació simplemente como deconstructivismo y post-estructuralismo  que vino de Europa. La moda deconstructivista empezó cuando J. Hillis Miller pasó de la Johns Hopkins University a Yale y empezó a llevar, regularmente, a Jacques Derrida desde Francia. A la novedad de Derrida y Lacan, le siguió el culto por Michel Foucault, quien sigue siendo una deidad en las humanidades a pesar de que yo lo veo como un personaje poco original y cuyas teorías no tienen sentido en ningún período anterior a la Ilustración. La primera vez que presencié un debate entre un europeo y un profesor de Yale le dije desesperada a un compañero “Parecen curas susurrando”. Era y sigue siendo absurdo que el estilo teórico elitista, con su jerga opaca y retorcida sea considerado de izquierdas. La izquierda auténtica es populista y tiene un discurso brutalmente directo.

El post-estructuralismo, que afirma que el lenguaje crea la realidad, es una inversión reaccionaria del auténtico espíritu revolucionario de los años 60, cuando el arte giró hacia una liberación radical del cuerpo y al compromiso con el ámbito sensorial. Al tratar el lenguaje como la fuerza definitiva en el mundo – una tesis ingenua que podría ser fácilmente refutada por estudiantes de danza, música o artes visuales en mis clases- el post-estructuralismo estableció las bases para el actual impasse que se vive en los campus, en los que el lenguaje ofensivo se mezcla con la injuria material, y se arrogó un poder mágico para crear la realidad. Además, el post-estructuralismo trata la historia como una falsa narrativa y alienta un acercamiento impresionista, aleatorio y fragmentado, que ha proporcionado  a los estudiantes una técnica resultona pero con escaso conocimiento real sobre la misma.

El lamentable deterioro cualitativo de las humanidades se hizo patente durante los cinco años que dediqué a la investigación para mi libro de arte, Glittering Images. Seleccioné 29 imágenes que abarcan más de 3000 años, partiendo desde el antiguo Egipto y leí toda la literatura académica de cada cuadro, escultura, arquitectura, o película desde el siglo XIX hasta el presente. Durante el periodo en el que floreció la filología alemana, escribir sobre arte tenía una doble vertiente: la concepción y el detalle. El impacto de la filología se dejaba sentir bien entrado el siglo XX, como en el trabajo del gran historiador de arte marxista, Arnold Hauser, cuyo magistral The Social History of Art, publicado en 1951, tuvo un gran impacto en mis estudios de posgrado. Escribir sobre arte siguió siendo importante durante los años 60  pero empezó a flaquear con el impacto del posmodernismo y el post-estructuralismo en los 70 y los 80. A partir de los años 80 me llamó la atención la disminución. Sí, había especialistas ocasionales con trabajos rigurosos y fiables, pero no había ninguno sobre el aprendizaje y la visión expansiva de los historiadores de principios del siglo XX, como Aby Warburg, Heinrich Wölfflin o Erwin Panofsky. Incluso peor, los libros de humanidades de las dos últimas décadas padecen de cortas bibliografías en la que los jóvenes académicos revelan, sistemáticamente, no haber consultado ningún libro anterior a los años 80.

El problema de lo políticamente correcto se ha intensificado con la creciente obsesión de las humanidades e incluso de los departamentos de historia por el “presentismo”, es decir, la preocupación por nuestro tiempo. Incluso se ha redefinido el renacimiento, en mi opinión de manera torpe e inexacta, llamándolo “Edad Moderna” . El “presentismo” aflige incluso a los grandes museos, cuando arreglan y sobre-restauran objetos antiguos para que parezcan nuevos. Hace un año, por ejemplo, mientras trabajaba en mi actual proyecto de investigación sobre la cultura Nativa Americana de la última Era Glacial, visité el Museo Nacional de los Indios Americanos, un precioso edificio modernista en Washignton, D.C. Tenía grandes expectativas y, de ahí, mi sorpresa y horror ante lo insustancial y poco escolástico de las exposiciones. El museo entero parecía una tienda de regalos, llena de productos brillantes, pósters, luces, y grabaciones aburridas con alegre e inocuas conversaciones. Después de una larga investigación descubrí, por fin, algo antiguo y auténtico: una triste y pequeña muestra de fotos de varias puntas de flecha y herramientas de piedra del área de Washington. ¡He encontrado artefactos mejores en los campos de arados del sureste de Pennsylvania! El peor crimen de lo políticamente correcto es que ha permitido que las ideologías actuales engañen nuestros sentidos del pasado y reduzcan la historia a una letanía de quejas incendiarias.

Para salir de este punto muerto y restablecer la libertad de expresión en los campus, los educadores tienen que alejarse del menú a la carta de las clases optativas hiper especializadas y volver a las clases de temática amplia con historia mundial y cultura, procediendo cronológicamente desde la antigüedad a la modernidad. Los estudiantes necesitan imperiosamente un marco histórico para entender el pasado y  el presente.

Las universidad deberían promover, de manera regular, coloquios públicos en los que se debata en profundidad los grandes temas y donde estén presentes las dos caras de las discusiones más candentes. En estos debates cualquier cortapisa a la libertad de expresión debería ser sancionada académicamente.

Mi postura, que nace de la revolución sexual de los años 60 que echó abajo las normas rectoras, es que las universidades deben mantenerse completamente al margen de la vida privada de los estudiantes. El paternalismo intrusivo de las universidades norteamericanas en este área es una vulneración inaceptable de los derechos estudiantiles. Si se comete un crimen en el campus, debe ser denunciado a la policía. No hay nada tan perfecto como un “espacio seguro” en la vida real. El riego y el peligro son intrínsecos a la existencia humana.

A medida que el precio de las matrículas crecía estratosféricamente durante los últimos 25 años, las universidades norteamericanas han ido virando hacia un modelo consumista que las ha convertido más en centros comerciales que en instituciones educativas – ¡no quieren decepcionar a los clientes que pagan! Pero la experiencia universitaria debería estar basada en la confrontación de ideas nuevas y perturbadoras. Los estudiantes deben aceptar la responsabilidad personal de sus propias decisiones y comportamientos, y los dirigentes universitarios tienen que dejar de comportarse como padres sustitutos y terapeutas. Los valores por antonomasia de cualquier universidad deberían ser la enseñanza libre y la libertad de expresión.

-----------------------------

Este artículo es una versión retocada del discurso pronunciado por Camille Paglia en el Smart Set Forum -- Free Speech on the College Campus-- el 21 de abril en la Drexel University. Se publicó originalmente en The Smart Set

Camille Paglia es profesora de Humanidades y Estudios de Comunicación en la facultad de Artes de Universidad de Filadelfia 

------------

Traducción del inglés de Elena de Sus GobantesMarta Montojo y Adriana M. Andrade

Autor >

Camille Paglia

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Antoni Ramois

    UN GRAN ARTICULO QUE MUESTRA LA DECANDENCIA DE LA IZQUIERDA. EL MUNDO HA CAMBIADO. BRAVO PARA CAMILLE

    Hace 4 años 3 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí