1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Análisis

Barroso a Goldman Sachs: la última patada a la legitimidad de 'Bankeuropa'

La decisión del político de presidir el controvertido banco de inversión, con graves responsabilidades en la crisis financiera, es otro empujón hacia el desprestigio de la UE. Crecen las voces para llevar el caso al Tribunal de Justicia

Andreu Missé (director de Alternativas Económicas) Barcelona , 13/07/2016

<p>Draghi, Barroso y Merkel.</p>

Draghi, Barroso y Merkel.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

La decisión de José Manuel Durão Barroso, el hombre que representó el máximo poder ejecutivo en la Unión Europea entre 2004 y 2014, de incorporarse a la presidencia de Goldman Sachs, uno de los mayores bancos de inversión del mundo, con graves responsabilidades en la última crisis financiera, está causando consternación. El conflicto no ha hecho más que empezar. El sindicato del personal de las instituciones europeas ha dirigido un escrito al presidente de la Comisión Europea y a todos sus miembros exigiendo “lo más rápido posible una revisión de las reglas de ética sobre el compromiso de los más altos dirigentes de la Institución con el fin de que un precedente como este no se pueda producir nunca”. Crecen las voces que piden llevar el caso al Tribunal de Justicia de la Unión Europea.

El malestar no proviene sólo de la lógica indignación que puede provocar el comportamiento oportunista de un político, cuyas andanzas han estado marcadas desde su origen por el cambio de chaqueta. La cuestión de fondo verdaderamente preocupante es que en este momento los gobiernos y las principales instituciones de los países democráticos se encuentran cada vez más debilitados y amenazados por el creciente poder de las grandes corporaciones financieras, tecnológicas, industriales o energéticas.

Las decisiones fundamentales que afectan a los ciudadanos se toman cada vez más fuera de los organismos democráticos. Esto no es una caricatura. Lo estamos viendo en directo en las actuales negociaciones de la Asociación Transatlántica para el Comercio y la Inversión (TTIP, por sus siglas en inglés), una iniciativa que fue precisamente puesta en marcha por las corporaciones multinacionales de ambos lados del Atlántico, que son las que mantienen el pulso de las negociaciones. Los documentos internos de las sesiones han revelado que el 93% de las consultas sobre los contenidos las han realizado las multinacionales. Los gobiernos y parlamentos van camino de convertirse en comparsas de unas decisiones y acuerdos tomados en otras mesas por las grandes corporaciones guiadas por la búsqueda de beneficios y no de los intereses ciudadanos.

La decisión de Barroso es un síntoma doblemente indicativo de la pérdida de reputación de la Comisión Europea, el principal motor de la construcción europea, y del reforzamiento de una de los monstruos financieros más temibles y peligrosos, como han puesto de relieve sus actuaciones ilícitas antes de (y durante) la última crisis.

De todos los grandes conglomerados financieros, Goldman Sachs es el que más se ha especializado en colocar a sus directivos en los puestos de máxima responsabilidad de los gobiernos y al mismo tiempo en capturar políticos para su organización. Henry Paulson, Robert Rubin y Timothy Geithner fueron altos directivos de Goldman Sachs antes de ser nombrados secretarios del Tesoro de Estados Unidos. También el presidente del BCE, Mario Draghi, estuvo al frente de Goldman Sachs en Europa cuando el banco diseñó la estrategia para camuflar el déficit griego en 2002. La lista de políticos que han pasado antes o después por Goldman Sachs es abrumadora. Romano Prodi, ex primer ministro italiano y presidente de la Comisión Europea antes de Barroso; Peter Sutherland, excomisario de Competencia; Mark Carney, gobernador del Banco de Inglaterra, por sólo citar algunos.

Vistos los acontecimientos, es lógico sospechar que quizá algunas decisiones políticas importantes se tomaron antes en el banco estadounidense que en los gobiernos. Hay elementos más que suficientes para recelar. Cuando, por ejemplo, a finales de 2011 estallaron las crisis de Italia y Grecia, la Comisión Europea, presidida por José Manuel Barroso, colocó como primeros ministros en estos países a dos economistas sin pasar por las urnas, Mario Monti y Lucas Papademos, respectivamente. Ambos relacionados con Goldman Sachs. Monti había sido asesor del banco estadounidense y Papademos era el gobernador del Banco de Grecia cuando este país contrató los servicios de Goldman Sachs para disfrazar el déficit.

El periodista belga Marc Roche escribió a principios de esta década el libro El Banco. Cómo Goldman Sachs dirige el mundo, en el que describe la tupida red de contactos de la entidad financiera con el poder político y su presencia activa en los acontecimientos más graves de las crisis financiera internacional.

El poder y la influencia de Goldman Sachs eran bien conocidos gracias a este libro y otras publicaciones posteriores. Pero recientemente hemos sabido que este banco ha estado muy vinculado a una peligrosa trayectoria, plagada de prácticas tramposas, sometido a numerosas investigaciones oficiales, y que tuvo importantes responsabilidades en la crisis financiera mundial desatada en 2008. El pasado abril se conoció que el banco sufrió uno de los mayores castigos de las autoridades estadounidenses por engañar a sus clientes. El banco se vio forzado a aceptar pagar una sanción y compensar a los inversores perjudicados por un total de 5.060 millones de dólares por los engaños efectuados a sus clientes entre 2005 y 2007. El Departamento de Justicia concluyó que Goldman Sachs era responsable de haber asegurado falsamente a los inversionistas que los productos que les vendía estaban respaldados con hipotecas sólidas cuando sabía que tenían elevadas posibilidades de resultar fallidas.

Por otra parte, Goldman Sachs fue uno de los creadores y vendedores de los CDO (obligaciones de deuda garantizada) sintéticos, que “amplificaron las pérdidas cuando se produjo el colapso de la burbuja inmobiliaria”, según el informe oficial del Gobierno sobre la causa de la crisis económica y financiera en Estados Unidos (The Financial Crisis Inquiry Report). Según este informe, sólo Goldman Sachs empaquetó y vendió 73.000 millones de dólares en CDO entre 2004 y 2007.

Esta elevada sanción no ha sido ni mucho menos el único tropiezo de Goldman Sachs. Su historial está repleto de buenas acciones. En 2002 ideó un artificio contable para camuflar el déficit del Gobierno conservador griego de Kostas Karamanlis. Un asunto que nunca se ha aclarado. En 2009, el banco aceptó pagar 60 millones de dólares a las autoridades para que el fiscal general de Massachusetts cerrase una investigación sobre una  promoción de préstamos fraudulentos a viviendas. En 2013 fue investigado por una supuesta manipulación del precio del aluminio en el mercado de materias primas. En enero de 2016 el banco aceptó pagar una multa de 15 millones por su participación en operaciones de ventas al descubierto. Y más recientemente el banco está siendo investigado por una emisión de bonos de 3.000 millones de dólares para el fondo soberano de Malasia, 1MDB.

La manera desvergonzada de funcionar del banco fue puesta de manifiesto por un alto ejecutivo, Greg Smith, que abandonó el banco en 2012 hastiado de “oír cómo se hablaba de timar a los clientes”.

Este banco con este dechado de virtudes es el que ha escogido Barroso para su nueva etapa profesional. No es de extrañar que su decisión haya provocado irritación a alguno de los miembros de la actual Comisión Europea. Pierre Moscovici, comisario de Asuntos Económicos y Monetarios, ha señalado que Barroso debería haber hecho una reflexión “política, ética y personal”, cuando aceptó el trabajo de Goldman Sachs.

Lo cierto es que la trayectoria política del ex primer ministro portugués no inspira mucha confianza. Tras su paso por la Federación de Estudiantes Marxistas Leninistas, organización juvenil del Movimiento Reorganizativo del Partido del Proletariado, de inspiración maoísta, dio un fuerte giro a su actividad política para incorporarse a los 24 años al Partido Socialdemócrata (PSD), de centro derecha.

Al frente del PSD, Barroso ganó las elecciones generales en Portugal en 2002. Al año siguiente, como primer ministro, fue el anfitrión de la tristemente famosa reunión de las Azores en la que, junto a Bush, Blair y Aznar, se urdió la guerra de Irak sobre la base de todo tipo de falsedades para justificar la agresión como acaba de demostrar el informe Chilcot en el Reino Unido.

Su mandato de una década al frente de la Comisión Europea significó una pérdida progresiva de identidad y del peso político de esta institución frente al creciente protagonismo de los gobiernos, especialmente el de Alemania. La herencia que dejó Barroso fue una Comisión cada vez más desautorizada, insensible ante el auge del desempleo y la pobreza en Europa, empeñada en aplicar a rajatabla las recetas neoliberales basadas en la austeridad y olvidando el desarrollo de la Europa social que había impulsado Jacques Delors.

Lo terrible es que la decisión de Barroso es otro empujón más hacia la deslegitimación de unas instituciones europeas cada vez más desprestigiadas. Los ciudadanos ven cada vez más con razón que estas instituciones están sobre todo al servicio de los intereses financieros y de las grandes corporaciones. Por si faltaban muestras, Barroso acaba de aportar las últimas pruebas.

Produce además un notable escándalo que un alto empleado que disfruta de una pensión comunitaria próxima a los 18.000 euros mensuales busque ingresos adicionales en un banco cuyas malas prácticas era justo lo que la Comisión había prometido perseguir cuando hablaba de acabar con “el capitalismo salvaje”. Pasándose al servicio de este capitalismo sin escrúpulos, Barroso ha dado su última patada a la legitimidad de la Comisión Europea, de la que hoy está más necesitada que nunca.

---------------------------------------------

Andreu Missé es fundador y director de Alternativas Económicas.

Autor >

Andreu Missé (director de Alternativas Económicas)

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

4 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. pisitófilos creditófagos

    La decisión de Barroso es lógica. Con un sueldo de trabajador directivo de banca ya sí puede uno financiarse una vida con clase. /// ¿Acaso puedes comprarte un pisito en Madrid con un sueldo de funcionario? /// Estamos rodeados de trabajadores "capitalistitas" débiles, envidiosos, rencorosos e hipócritas. /// El problema actualmente no es el Capitalismo y su amortiguación con el Estado del Bienestar, sino el delirio del CAPITALISMO POPULAR (= Reparto al pueblo se la Renta del Capital-Empresa vía Pisito & Paguita & Cartillita).

    Hace 4 años 8 meses

  2. Hector Vigo

    Un video sobre Goldman-Sachs : https://vimeo.com/55744890

    Hace 4 años 8 meses

  3. Hector Vigo

    https://vimeo.com/55744890

    Hace 4 años 8 meses

  4. Sergio B

    Y aun habrá gente que opinara que el brexit estuvo mal.

    Hace 4 años 8 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí