1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Ignacio Urquizu / Diputado del PSOE

“Gobernar en contra de la mayoría sería conservador”

Francisco Pastor 9/07/2016

<p>Ignacio Urquizu, durante la entrevista, en una cafetería del madrileño barrio de las Cortes.</p>

Ignacio Urquizu, durante la entrevista, en una cafetería del madrileño barrio de las Cortes.

Patricia J. Garcinuño

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

No es que los socialistas y los populares fueran, de ninguna manera, iguales; pero quizá coincidieron en la torpeza con la que desoyeron a quienes, un domingo de mayo, decidieron acampar en la Puerta del Sol. Esa es una de las premisas de La crisis de representación en España, el libro que el politólogo y doctor en Sociología Ignacio Urquizu (Alcañiz, Teruel, 1978) firmó en pleno hiato entre las elecciones del pasado diciembre y las celebradas en junio. Tanto en unos comicios como en otros, este profesor universitario concurrió a las elecciones como cabeza de lista del PSOE por Teruel. En las dos ocasiones logró uno de los tres escaños asignados a la provincia; los otros dos quedaron en manos del Partido Popular.

La editorial Los Libros de la Catarata publica este ensayo en el que Urquizu, socialista con carné desde los 21 años, no escatima críticas hacia su propio grupo político. El trabajo es, con todo, una reflexión sobre el nuevo sistema de partidos y sobre la naturaleza de la desafección que llevó a la aparición de Ciudadanos y Podemos. Es un estudio apoyado en resultados electorales y, sobre todo, en diferentes encuestas; el ensayo vio la luz, al fin y al cabo, antes de aquel domingo de junio en el que ningún sondeo auguraba el castigo al que los electores someterían al partido de Pablo Iglesias. “No deberíamos pedir a las encuestas que adivinen el futuro, sino que nos expliquen el pasado. Pero quienes interpretan las encuestas son chamanes”, reflexiona, desde una cafetería del madrileño barrio de las Cortes quien, además de con diferentes medios de comunicación, colabora con la empresa de sondeos Metroscopia.

Y al hablar de chamanes se refiere, según este libro, a quienes realizan grandes explicaciones del mundo y jalean al pueblo sin profundizar en el relato. Él, seguidor desde la universidad de figuras como Alfredo Pérez Rubalcaba o José María Maravall, quien dirigió su tesis, prefiere a los exploradores, que sí investigan soluciones concretas a los problemas; esta es una dicotomía que toma prestada del también politólogo Víctor Lapuente. Han pasado doce días desde las elecciones en las que el PSOE acumuló 85 escaños —su suelo electoral hasta la fecha, y la mitad de los 169 diputados que Zapatero obutvo en 2008—  y apenas dos jornadas desde que Infolibre sugierese que Urquizu podría presentarse a secretario general en el próximo congreso del Partido Socialista: un extremo que él prefiere esquivar y al que, en todo caso, concede un no.  

Habla de la falta de reacción de los partidos ante el 15M y pone al mismo nivel, muchas veces, al PP y al PSOE.

Claro. Al menos ante aquel fenómeno, conservaron comportamientos parecidos. A los populares les cuesta admitir los cambios, y allí se vio. Los dirigentes socialistas miraron hacia otro lado, con una suerte de condescendencia: había unos chicos nuevos que acababan de descubrir la política, y a los que se les pasaría la pataleta cuando amainara la crisis económica. No se dieron cuenta de que este cambio no era coyuntural, sino que partía de una gente nueva que pedía otros códigos. El problema de los jóvenes no era el malestar económico: este les afecta también en las etapas de crecimiento. La sociedad ha cambiado, y hay quienes reclaman que el Parlamento funcione mejor, que los partidos cambien. Aunque pase la crisis, la población seguirá esperando eso.

Cunde la idea de que el pulmón de los dos grandes partidos está en los mayores. Y en el campo.

Sí, es la realidad del voto, y no la he descubierto yo. Hay dos Españas, la analógica y la digital, ya lo decía Belén Barreiro [antigua presidenta del CIS]. En la analógica, se encuentra la España interior y la tercera edad: gente que apenas consulta Internet y se informa gracias a los medios de comunicación tradicionales. No lo veo con desdén. Más bien, creo que el PP y el PSOE están muy cómodos en esa España, cuando deberían tratar de llegar a la otra, a esa nueva sociedad que se cuece entre los jóvenes y en las ciudades.

El PP y el PSOE están muy cómodos en la España rural y de los mayores. Deberían tratar de llegar a la de los jóvenes y las ciudades

¿Ha buscado alguna vez el PSOE los votos del 15M?

No lo sé, aunque yo, como candidato, sí he tratado de llegar a ellos. Hay un hilo de relato que une a Podemos con aquellas acampadas, pero creo que mucha gente que estaba en esas plazas habría votado alguna vez Partido Socialista y, en algún momento, lo volverá a hacer. Querría recuperar el voto de los indignados, pero no solo porque puedan desencantarse con Pablo Iglesias: quiero que mi partido llegue a esa nueva generación, más informada y más exigente. Estas mismas elecciones se ha visto un camino de votos que se ha marchado desde Podemos hasta Ciudadanos. En los 80, que ocurriera algo así entre el PSOE y el PP era impensable. Esa España más promiscua en lo político ha venido para quedarse.

Incluso, reconoce en la candidatura de Ada Colau “a una sociedad organizada que reivindica sus derechos”.

Sí, qué duda cabe. Nadie debe olvidar que Colau era una referencia de los movimientos sociales, y que de ahí dio el paso a la política y consiguió la alcaldía. Su liderazgo es indiscutible, aunque habrá quien se quiera tapar los ojos. Creo que lo más inteligente que puede hacer el Partido Socialista es atraer a sus filas a personas como ella.

Cuenta que hay que llenar las instituciones de ingenio. Pero los partidos, sobre todo los tradicionales, parecen expertos en filtrarlo y dejarlo abajo.  

Sí, habría que intentar que los grupos políticos cambiaran su organización y fueran más horizontales. Que se abrieran a otros liderazgos, pero también a las nuevas ideas. Cuando Podemos habló de la renta básica, hubo una reacción conservadora, de mofa, de sorpresa, ¡cuando este debate lleva 30 años en la academia! Yo estoy a favor de estudiarla, de hacer una comisión en el Congreso sobre ello [algo que Zapatero incluyó en su primer programa electoral]. Ahora, no me gustaría cambiar nuestro Estado de bienestar, que concede unos servicios públicos, por un modelo en el que la población recibe un dinero, pero busca la educación y la sanidad por su cuenta.

Habla de los chamanes y los exploradores. ¿Es una crítica al perfil de Pablo Iglesias?

Bueno, es un ejemplo de por qué baja el debate en nuestro país. No solo por Pablo Iglesias y Podemos; los chamanes están en todos los partidos. También en el PSOE. Y en las tertulias, en las que muchos opinadores hablan con facilidad de cosas que desconocen. Pero cuando uno estudia el mundo, ve que nada es nuevo. Nada de lo que está pasando en España ocurre por primera vez. No digo que la situación no sea grave, pero si hubiera menos chamanes, la crisis de representación política sería menor, porque no se magnificarían los problemas. 

¿Actúa como un chamán Felipe González, cuando habla del populismo totalitario de Podemos?

No lo veo como un chamán. Tendrá sus prejuicios, eso sí.

Su ensayo reconoce que la desigualdad creció en España a partir de 2004. ¿Debería haber hecho el PSOE algo al respecto?

Sí. Trabajamos las igualdades civiles, pero dejamos de lado la discusión sobre la equidad económica; y esta tendencia no afectó solo a la izquierda española, sino que estuvo presente en toda Europa, a partir de los 90. Los Estados socialdemócratas dejaron de apostar por lo público y se volcaron en las políticas de oferta, para atraer inversiones extranjeras. Creyeron que el bienestar lo podría aportar el mercado. A mí me interesa el debate de cómo redistribuir la renta en el mundo actual. Como sucede en los países nórdicos, creo que la equidad debe empezar en la educación; la que ocurre antes de los tres años, pero también en las universidades, que hoy son un espacio de desigualdad tremendo. Hay que lograr que allí vaya más gente. La brecha económica no es solo el resultado de la crisis: el Estado de bienestar requiere una puesta a punto.

Reivindica algunas virtudes del bipartidismo, pero entonces, buena parte del desencanto con el PSOE se convertía en abstención, o en un voto a la derecha.

Los ciudadanos de izquierdas quieren vivir en un mundo con políticas de izquierdas: menos desigualdad, que todos podamos vivir dignamente y tengamos más oportunidades. Que haya uno o 25 partidos que enarbolen esa bandera no tiene nada que ver con la felicidad. El multipartidismo hace una fotografía más real de la sociedad, es cierto, pero dificulta que los ciudadanos manden a la oposición a los gobiernos impopulares: y eso ha provocado, también, una gran insatisfacción. El destino de los dirigentes está hoy más cerca de su destreza con los acuerdos de gobierno y más lejos de las manos de los ciudadanos. Y ahora hay dos grandes partidos de izquierdas, con programas muy parecidos, que han devenido en un Gobierno de la derecha. 

El principal discurso del PSOE debe ser la lucha contra la desigualdad económica

¿Da por hecho que gobernará Rajoy?

Es lo que nos han pedido los españoles. El PP ha obtenido 12 puntos y 52 escaños de ventaja sobre la segunda formación, y hoy la mayoría conservadora en el Congreso es más fuerte que hace seis meses. El 26 de junio, la gente prefirió un Gobierno popular en minoría y, si hay unas terceras elecciones, el PP sacará, sin duda, aún más escaños. Nos están hablando cada vez más claro, y no creo que la gente entendiera que Pedro Sánchez tratara de ser presidente. Dentro de cuatro años, nuestro resultado sería aún peor que ahora. Gobernar en contra de la mayoría sería conservador.

PSOE, Podemos y Ciudadanos suman una mayoría absoluta. Como en diciembre.

Sí, pero con menos escaños. Los partidos castigados en términos de votos y escaños han sido, justamente, esos tres.

¿Cómo se enteró del pacto entre Sánchez y Rivera?

Al igual que todo el mundo: aunque estaba en el Congreso de los Diputados, lo conocí por los medios de comunicación.

¿Y lo entendió?

Entendí que buscáramos lazos con otras formaciones, y la única manera de traer un cambio era con un acuerdo a tres. Eso es una cosa y casarse, otra muy diferente. Quizá habríamos debido atar mejor el acuerdo con Podemos, y darles prioridad: sus acciones solo les importan en la medida en que les afectan electoralmente, lo que les convertía en negociadores muy difíciles. Hacen un discurso de país, pero no reaccionan al verse contra la pared, cuando se les explica que esta era la única alternativa. Son otro tipo de partido.

Y ahora que los humos de los nuevos partidos están más bajos, ¿no estará más cerca ese gobierno progresista?

Habrá que verlo.

¿Puede el PSOE captar el voto de la indignación, cuando tiene un flanco izquierdo que hoy pisa fuerte, como Podemos?

El principal discurso del PSOE debe ser la lucha contra la desigualdad económica. Luego, hay problemas añadidos, como la desafección hacia la representación política: a la segunda vuelta de las elecciones en Austria, llegaron los verdes contra la extrema derecha. Y esta última también crece en Francia. En Gran Bretaña, los populistas ganan una votación y sacan el país de Europa. Todo, porque nuestros parlamentos son menos democráticos que hace 30 años. La gente hoy, cuando vota, no es tan capaz de elegir su destino como lo era hace tres décadas. Por la globalización, por el euro. Votamos a uno, votamos a otro y vemos que las políticas, en su corazón, se parecen bastante. Los partidos socialistas europeos deberían hacer esa reflexión.

La gente, hoy, cuando vota, no es tan capaz de elegir su destino como lo era hace tres décadas

Según Infolibre, hay quienes quieren lanzarle a la dirección del PSOE, en principio, como un tercer candidato en la pugna entre Sánchez y Susana Díaz. Huele a tantear el terreno, a calentar en la banda.

No hay nada y no tengo nada que ver con eso. Desde luego, quien haya comentado algo así no busca encumbrarme, sino lo contrario. Me llamaron, me preguntaron por esto y quise que no sacaran nada. ¿Qué debía desmentir, exactamente? ¿Que hay gente que dice, que piensa, que yo podría? Si me lo propusieran, diría que no, porque para dirigir este partido hay que estar un poco loco, y yo me encuentro muy bien como estoy ahora. Mi voluntad es estar ocho años en el Parlamento, enriquecer la izquierda en lo que pueda y volver a la universidad. Que nadie me pida más.

No es que los socialistas y los populares fueran, de ninguna manera, iguales; pero quizá coincidieron en la torpeza con la que desoyeron a quienes, un domingo de mayo, decidieron acampar en la Puerta del Sol. Esa es una de las premisas de

Autor >

Francisco Pastor

Publiqué un libro muy, muy aburrido. En la ficción escribí para el 'Crónica' y soñé con Mulholland Drive.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

15 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Mig

    x13 -> El problema no es que PP y PSOE gobiernen contra la mayoría sino que CREAN una mayoría de miedo e ignorancia que vota libremente (¿libremente?) contra sus propios intereses. Hay que ver los instrumentos del PSOE para conformar mayoría. Clientelismo, falsificación y mendacidad. Pero , obviamente, comportamiento de derecha mafiosa .Lo de discurso de izquierdas, ni siquiera. Barniz, quizás.

    Hace 5 años 4 meses

  2. Mig

    ¿Diputado del PSOE? No hay más preguntas. Su partido es escoria y es historia. Lamentable porque en él y votándole hay muchas personas válidas; como usted mismo.

    Hace 5 años 4 meses

  3. Alberto

    Sus argumentos son una contradicción, como su partido.

    Hace 5 años 4 meses

  4. Luis A.

    "Dos grandes partidos de izquierdas con programas muy parecidos". ¿Lo dice por el apoyo al TTIP, señor Urquizu? ¿O quizá por vender España a la troika con el artículo 135? ¿O tal vez por su absoluto rechazo a algo tan democrático como es un referéndum (sea de autodeterminación o del sabor de las nubes? Ustedes de izquierdas hace años que tienen cada vez menos. Pero es bueno que no hayan entendido nada, al fin y al cabo el voto joven es aplastante a favor de otras opciones y el tiempo es imparable. Asuman el peor resultado de la historia del PSOE por su escoramiento cada vez más pronunciado a la derecha, y a lo mejor así alguien decente dentro de ese partido tiene la valentía de cambiar a tiempo antes de que se pasokicen...

    Hace 5 años 4 meses

  5. Juan

    Veras usted señor Urquizo,de la mayoria que usted habla es la obtenida en las urnas,y esa a veces se obtiene con promesas electorales que no siempre se cumplen,gobernar en contra de esas mayorias no es ser conservador cuando se tienen los apoyos necesarios para lograrlo,a mi me preocuparia mas el gobernar contra las mayorias sociales,si señor Urquizo,esos que hacemos numeros dia a dia para susbsistir,esos que votamos creyendo en que las cosas iran mejor,ser conservador es agarrarse a lo establecido,no arriesgar,acogerse a lo malo aunque sea malo,por miedo a que lo nuevo sea peor,y a lo mejor en lo que usted estara de acuerdo es en que para tener opciones de algo mejor,de ganar,hay que arriesgarse a perder,es muy facil,votar distinto y si eso distinto decepciona por lo menos tener la oportunidad de decir,me equivo que yo,no los demas por mi

    Hace 5 años 4 meses

  6. Pepe Grilo

    El "staff" PSOE se divide en centristas, derechistas y ultras. Si esta es la alternativa, apañados vamos. "Gobernar en contra de la mayoría sería conservador" Disculpe caballero: siete millones han votado al PP y quince millones no le han votado. ¿Cual es la mayoría?

    Hace 5 años 4 meses

  7. Rafael Pla López

    Casi un 80% de la ciudadanía (y del 70% de los votantes) no han pedido que gobierne Rajoy. Ya está bien de falacias. Y si Pedro Sánchez llega a presidente del gobierno con el apoyo de una mayoría de diputados y diputadas, representando a una mayoría de los y las votantes, ello sería una expresión de la voluntad democrática mayoritaria

    Hace 5 años 4 meses

  8. miguel fm

    Conservador es pensar que las cosas tienen que ser lo que tradicionalmente han sido. La tradición es conservadora y pretende naturalizar la historia, así funciona como ideología. Pero la libertad consiste en decidir por uno mismo, en pensar más allá de la coacción del pasado, en utilizar nuestra imaginación creadora que vislumbra una miríada de posibilidades. Así que no es necesariamente conservador que el partido más votado no gobierne, vean lo que sucede en países bastantes más progresistas que el nuestro como Dinamarca y Bélgica donde gobiernan partidos en minoría. Así que lo que es conservador es el inmovilismo de la tradición, aferrarse al pasado. Y esto es lo que hoy al PSOE: falta de imaginación e inmovilismo. El espíritu del 15M y la fuerza de las mareas han pasado por delante de las narices del PSOE y éste apenas ha sido capaz de reconocer su valor. No ha podido –se ve que por alguna tara mental- de entender los nuevos códigos y las nuevas demandas populares. Y no solo eso, es que además se ha sentido atacado. Al principio decían que los del 15M eran ingenuos y que había que estar en política. Cuando surgió Podemos como brazo político lo ningunearon en principio, y cuando cogieron impulso, les entró el canguele, y los denominaron populistas totalitarios, telita con el inmovilismo demonizador. Pero también inmovilismo es haberse convertido en un partido de derechas moderado y persistir en ser ordoliberales y hacer política económica de derechas bajo el mantra tacheriano de “no hay otra alternativa”. Y esto es toda una estrategia perdedora, ofrecer lo mismo que la derecha, pero con talante guay. Así, no es de extrañar que Podemos le esté disputando la socialdemocracia al PSOE, porque hace tiempo que la abandonó. Inmovilismo es ausencia de autocrítica, no asumir que el PSOE ha traicionado a las clases trabajadoras y que para recuperarlas debe virar más a la izquierda y retomar su verdadera esencia utópica y socialista en vez de designar adversarios a su izquierda. Hay que recordar que el pensamiento utópico es imaginativo y gracias al cual se han conseguido cambios fundamentales. Solo explorando nuevas posibilidades e ideas existe el progresismo, y no vemos al PSOE en la vanguardia del pensamiento ecologista, altermundista, antiglobalización, feminista etc… Porque parece ser que para el PSOE otro mundo es imposible. Así era imposible la renta básica, la prohibición de las puertas giratorias, recuperar la soberanía nacional, auditar las deudas o acabar con el fraude fiscal masivo que durante tantos años han consentido. Así vemos a un PSOE en caída libre, cosechando derrotas históricas, víctima de sus propios pecados e incapaz de asumirlos y tirando balones fuera; un PSOE ninguneado por la juventud y la gente más preparada y arrinconado en el cajón de la tercera edad, más caracterizada por su conservadurismo que por otra cosa. Ojalá sean los jóvenes socialistas capaces de aportar autocrítica e imaginación para que el PSOE recupere su posición socialdemócrata para que así Podemos pueda situarse más a la izquierda que es lo que realmente hace falta.

    Hace 5 años 4 meses

  9. lucas ruiz

    Si este señor es la alternativa dentro del PSOE y un exponente de su calidad intelectual, vamos apañados.

    Hace 5 años 4 meses

  10. Joanot

    La mayoría de la gente no ha votado al PP. Las mayorías en política están mediatizadas por la Ley de Hondt. La mayoría en este país, incluso cuando en periodos de mayorías absolutas, nunca ha votado al PP. Otra cosa es que capten más votos que el resto de opciones porque ha sido históricamente una gran coalición de la derecha desde los más liberales a los más conservadores, en sentido económico o en sentido político. La primera medida democrática que debería tomarse es acabar con la Ley de Hondt para siempre, al menos para calcular en número de representantes del Congreso.

    Hace 5 años 4 meses

  11. Etrusco

    Estaba escribiendo un comentario bien estructurado y con datos sobre lo de "gobernar contra la MAYORÌA es conservador y se cerró el navegador! XD En fin, resumiendo: 1/ Hay que ver la evolución del voto desde 2011 para entender mejor lo de la legitimidad. Además el PP gobernó contra la mayoría social aprovechando su mayoria absoluta parlamentaria pues había más votantes a otras formaciones que al PP. Y ese es el análisis que el PSOE ha hecho de la gestión del PP de la última legislatura por cierto. 2/ Los resultados de diciembren expresan mejor como la ciudadanía valoraba la gestión del PP (28% de apoyos), puesto que ahora en junio se ha valorado más la búsqueda de gobierno por Psoe, C´s y Podemos. 3/ El PP representaría a la mayoría sí y sólo sí la abstención de PSOE y C´s se interpreta como que los votantes de C y Psoe querían que gobernase el PP en vez de sus propios partidos. De C´s quizás se acerque más a la realidad. De los votantes del PSOE lo dudo mucho. 4/ 33% a favor del PP, 66% otras formaciones. Muchos indicios parecen indicar que más de un millón de abstencionistas son simpatizantes de PSOE, Podemos o izquierda unida. Cada uno que saque sus conclusiones de lo que significa representar a la mayoría.

    Hace 5 años 4 meses

  12. Ph.D Zeledon

    Es uso despectivo que este sujeto hace del concepto chaman no tiene nombre.... y este tipo es un doctor en sociologia? Que asco carrasco!

    Hace 5 años 4 meses

  13. MG3000

    Chapa y pintura, y como siempre del meollo del problema la debacle neoliberal y la usurpación de la democracia ni una línea. Siguen en disneylandia. Otorgo un largo y exitoso futuro a Podemos, que parece que es único que lo ha entendido.

    Hace 5 años 4 meses

  14. MG3000

    Chapa y pintura, y como siempre del meollo del problema, la debacle neoliberal y la usurpación de la democracia ni una línea. Siguen en disneylandia... Otorgo un largo y exitoso futuro a Podemos, que parece que es único que lo ha entendido.

    Hace 5 años 4 meses

  15. X. Carlos Garcia Vázquez

    Estoy asombrado de estos del P$OE, tienen un discurso de izquierdas pero un comportamiento de derechas. No se puede gobernar contra la mayoría, y es lo que han hecho cuando han estado en el gobierno, reforma laboral siempre contra la clase trabajadora y a favor del empresariado, no se han dado cuenta de que uno de los objetivos del gobierno de PP es acabar con las pensiones y privatizarlas, la gente que verdaderamente tiene un comportamiento de izquierda ve en los servicios a la sociedad como algo necesario, la de la derecha ve una oportunidad de negocio, esa es la cuestión.

    Hace 5 años 4 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí