1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Brexit: causas, efectos y huevos rotos

El eslogan “take back control” funcionó tan bien porque apelaba a personas que se sienten marginadas y estigmatizadas culturalmente. Votar Leave ha sido su forma de pedir respeto

Santiago Sánchez-Pagés 29/06/2016

Malagón

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Pocas cosas sabemos con certidumbre en este loco universo en el que vivimos. Que las causas preceden a los efectos y que la entropía avanza imparable. Es decir, que todo lo que sucede tiene un motivo –por lo general, muchos-- y que el desorden aumenta constantemente. Es decir, que cuando un huevo se rompe podemos 1) dejarlo ahí, 2) preparar una tortilla, o 3) unos huevos revueltos, pero nunca, nunca, devolverlo a su estado original.

La victoria del Brexit ha provocado un terremoto en Gran Bretaña que ha desencadenado un tsunami a nivel mundial. El inicial estupor –Nigel Farage, al poco de cerrarse las urnas, declaró que la opción Brexit perdería-- dejó paso a un carrusel de emociones que fueron desde el júbilo a la vergüenza y la furia para regresar de nuevo al estupor cuando en la involuntariamente cómica rueda de prensa ofrecida por Boris Johnson y Michael Gove quedó claro que los paladines del Brexit estaban tan confusos y sorprendidos de su triunfo como el resto. La tormenta de polvo (o de mierda) tardará aún en amainar. Mientras tanto, intentaré en estas líneas ofrecerles un resumen de lo sucedido desde el amanecer del 24 de junio así como un compendio de las causas del triunfo del Brexit. Dejo para una próxima entrega el pronóstico sobre lo que está por venir.

Pasemos pues a recapitular lo sucedido, aunque es probable que este párrafo se quede viejo antes de que usted termine de leerlo. La libra se ha depreciado hasta su nivel más bajo en 30 años. La Bolsa de Londres ha perdido porcentajes astronómicos; 300.000  millones de libras en activos se vaporizaron en la mañana del viernes. El tortazo fue también considerable en la Bolsa española; el Santander llegó a perder un 30% en su cotización. David Cameron anunció que dimitirá en octubre. Nigel Farage reconoció que había sido un error prometer que los 350 millones de libras que el Reino Unido paga semanalmente a la UE (una cantidad además falsa) se dedicaría al sistema de salud en caso de abandonarla. Michael Gove admitió que el Brexit no reducirá radicalmente la inmigración. El SNP escocés ha pedido un nuevo referéndum de independencia ahora que Escocia va a ser arrastrada fuera de la UE contra su voluntad. En Irlanda del Norte, el Sinn Fein también ha reclamado un referéndum en el que se vote la unión de las dos Irlandas ahora que una frontera volverá a separarlas. Otra de las cabezas del Brexit, el exlíder conservador, Ian Duncan Smith, declaró que las promesas hechas por su campaña no eran tales sino meras “posibilidades.”  Los líderes europeos han demandado al Reino Unido que inicie su salida lo antes posible para evitar más incertidumbre. Se han registrado decenas de incidentes racistas y xenófobos por todo el país. La agencia S&P ha arrebatado al Reino Unido la calificación triple AAA. El HSBC ha anunciado que considera trasladar sus oficinas a París. Jeremy Corbyn, el líder laborista, ha sido derrotado en la moción de confianza propuesta contra él por sus parlamentarios, pero se niega a dimitir.

Horas de televisión, piezas en periódicos tradicionales y no, las redes sociales, conversaciones en bares, taxis y hogares… todas se han llenado de análisis sobre las causas de tan monumental lío en un ejercicio global de blamestorming (análisis de los fallos). Quisiera ahora revisar de la manera más reposada posible las principales causas que se han discutido, aportando también algunos nuevos dato.

Repasemos la lista de culpables:

1. La gente: cualquier explicación sobre el Brexit, especialmente si es economicista, tiene que enfrentarse con el hecho evidente de que los británicos han elegido una opción que, como se ha confirmado, es muy dañina para sí mismos. La dificultad aumenta en el caso de las clases trabajadoras, que han votado mayoritariamente por salir de la UE y serán las que más notarán los efectos adversos cuando suceda. La explicación más inmediata a esta aparente irracionalidad es que la gente se ha equivocado. Ya sea por estar desinformada o por no haber reflexionado lo suficiente. Esta teoría se hizo muy popular durante las primeras horas tras el referéndum. Partidarios del Brexit aparecieron en los medios arrepentidos, atónitos ante lo que había sucedido. También ayudó que una de las búsquedas más frecuentes en google al día siguiente del referéndum fuera “¿Qué es la UE?” El problema de esta explicación es doble. Primero que ignora que el voto por el Brexit es un voto expresivo. Me explico. Según la teoría clásica del voto racional votamos para aumentar la probabilidad de que nuestra opción preferida venza. Pero nuestros votos también sirven para expresar una preferencia. Por eso  la gente anima a su equipo de fútbol delante del televisor aunque ello no altere el resultado. El voto al Brexit ha servido a muchos para expresar un hartazgo y una indignación y al hacerlo se ha sentido una satisfacción. ¿Por qué? Volveré a ello al final. El segundo problema de esta explicación es que implica en quien lo enuncia cierta superioridad: el otro bando es el estúpido y  el desinformado, ya sea por alguna limitación cognitiva, por elección o porque ha sido manipulado, lo que nos lleva a…

2. Los medios: es imposible resumir aquí la sarta de falsedades e inexactitudes que los medios británicos, y en especial la prensa tabloide, han vertido día sí y día también sobre la UE y los inmigrantes. Reportajes sobre extranjeros que roban trabajos a los nativos, sobre legislaciones que supuestamente iban a prohibir las kettles (hervidores eléctricos de agua), ese tótem británico… la lista es enorme. Los medios conservadores han aislado a sus lectores de cualquier debate serio sobre las consecuencias del Brexit, y además han alimentado un clima xenófobo. Como decía el llorado David Foster Wallace: “Resulta mucho menos difícil provocar ira e indignación sinceras y escandalizar a la gente que generar alegría, fraternidad, satisfacción, etc. […] La ira y demás son sentimientos más universales y fáciles de estimular.” La BBC tampoco se salva. Su obsesión con la imparcialidad y evitar ofensas la llevó a esquivar cualquier crítica exhaustiva de las consecuencias del Brexit.

3. El partido conservador: ya hemos argumentado que Cameron convocó el referéndum como maniobra con la que mantener el control de su partido y neutralizar al UKIP. El aún primer ministro es el responsable principal del colapso junto con su compañero de pupitre en Eton, Boris Johnson, y su plan de conquista del poder, un plan que merecería la aprobación de Frank Underwood. El problema no es la democracia directa, sino los representantes del pueblo que la corrompen (hola, Pedro Sánchez.).

4. El partido laborista: la desafección del laborismo con la UE ha jugado un papel probablemente marginal. Se sabía que Jeremy Corbyn iba a tener problemas. Era difícil que un euroescéptico de corazón pudiera vender la permanencia en la UE con credibilidad, especialmente en los bastiones laboristas del Norte de Inglaterra como Hartlepool o Sunderland, ciudades desindustrializadas y exmineras donde hay un fuerte rechazo a la inmigración. La campaña pro “Remain” estaba condenada a ser negativa, a resaltar las repercusiones económicas del Brexit, estaba condenada a ser caricaturizada como una campaña del miedo. Dado el estado actual de la UE, y el ruinoso estado de Europa del Sur, es muy difícil construir una campaña por la permanencia basada en mensajes positivos y esperanzadores.

5. La UE y la austeridad: llegamos a la explicación favorita de la izquierda europea. Como por ejemplo han argumentado Alberto Garzón o ese cráneo privilegiado llamado Yanis Varoufakis, el Brexit sería una consecuencia del austericidio y de la falta de democracia de las instituciones europeas.  Es cierto que la UE sufre un déficit democrático y necesita una reforma (o una demolición, según el gusto). Pero lo cierto es que el Reino Unido se ha mantenido en una posición privilegiada. Tuvo el acierto de no adoptar el euro y por tanto no está sometido al dictado del BCE. Las políticas de austeridad que los británicos han sufrido vinieron de dentro de. Han sido ejecutadas por George Osborne, que aprovechó la coyuntura económica para imponer una agenda ideológica. Fueron sus severas políticas contractivas las que llevaron al país a una doble recesión. ¿Más evidencia? 1) Un estudio de la Resolution Foundation muestra claramente que el voto por el Brexit no tiene relación con el deterioro en salarios de la última década; y 2) los partidarios del Brexit tienen un perfil demográfico y planteamientos muy parecidos al de los de Trump. Lo que nos lleva a…

6. La inmigración: en las últimas semanas de campaña quedó claro que el referéndum se había convertido en una cuestión sobre la inmigración. La idea es que los británicos que están sufriendo las consecuencias negativas de los flujos migratorios han apoyado el Brexit. Ese ha sido el muñeco que Cameron agitó durante las negociaciones pre-referéndum y también es el de muchos laboristas opuestos a Corbyn que ahora defienden que el partido solo recuperará el apoyo perdido si defiende la limitación la libre circulación de personas. Ya argumenté por aquí que no hay evidencia de tal efecto negativo. Una prueba adicional es este gráfico que muestra la proporción de población extranjera en cada región del Reino Unido (excluyendo Londres por razones de las que hablaré luego) y la proporción de voto Brexit en esa región. Aunque la relación parezca positiva es tan débil que no es estadísticamente diferente de una relación nula. Pero si la migración no tiene un efecto negativo por sí misma, entonces la culpa debe de ser de…

7. La xenofobia: este es el elefante en la habitación de la sociedad británica. El Reino Unido es un país con una importante tradición racista. Las encuestas ya en los años 60 y 70 mostraban que un 80% de la población estaba de acuerdo con la afirmación “Hay demasiados extranjeros”. La proporción en estos momentos, con muchos más inmigrantes en el país que entonces, ronda el 60%.  Aunque parezca que los incidentes racistas se han multiplicado, la realidad es que siempre han ocurrido, por lo general dirigidos contra pakistaníes y personas de color. La diferencia es que ahora también suceden contra polacos, rumanos, españoles, griegos… es decir, contra blancos.

El siguiente gráfico demuestra que la xenofobia ha tenido un impacto en el referéndum. En él muestro la proporción de voto Brexit por regiones con la respuesta a la siguiente pregunta de la ola de 2014 de la Encuesta Social Europea: “¿Cuál cree que es el porcentaje de extranjeros en el país?”

Lo primero que destaca al compararlo con el gráfico anterior es que la percepción es mucho mayor que el porcentaje real de extranjeros. En Gales por ejemplo, la proporción de extranjeros en la población es cerca del 2% pero la percepción está sobre el 29%. La única región donde eso no sucede es Londres, donde ocurre lo contrario. La relación entre percepción y voto Brexit es positiva y sustancial. Un punto porcentual más de población extranjera se traduce en dos puntos porcentuales más de apoyo al Brexit.

La xenofobia está ahí, pero estaba ahí también ayer. Y hay que combatirla. Pero aunque todos los racistas son partidarios del Brexit,  no todos los partidarios del Brexit son racistas. El racismo es otra explicación esencialista que no nos debe satisfacer por completo. Por eso volvamos a…

8. La gente: años de monetarismo y desindustrialización devastaron las áreas del Reino Unido donde ahora se celebra el Brexit. Miles de personas perdieron el trabajo, la capacidad de mantenerse, de ser autónomos, y por tanto el respeto de sí mismos y la sociedad. Muchos  respondieron recurriendo al chivo expiatorio más al alcance: los extranjeros. Otros muchos abandonaron cualquier esperanza en el futuro, y como dejaron de creer en él se hicieron impermeables a cualquier argumento sobre las consecuencias negativas del Brexit. La respuesta de los sucesivos gobiernos británicos fue una ampliación del gasto público mediante nuevos empleos y subvenciones. Se quiso solucionar el problema con lluvias de dinero mientras se condenaba culturalmente a sus perceptores. Pero como decía Oscar Wilde, “la caridad degrada y desmoraliza.” La caridad que proviene de las élites no genera gratitud, sino resentimiento. Por eso los granjeros de Gales, dependientes de las ayudas de la UE han votado en su contra. Por eso el eslogan de la campaña, “take back control”, funcionó tan bien, porque apelaba a personas que se sienten marginadas y estigmatizadas culturalmente, que se sienten objeto de burla y escarnio por los urbanitas, los universitarios, los cosmopolitas... Votar Brexit ha sido su forma de pedir respeto.

Pocas cosas sabemos con certidumbre en este loco universo en el que vivimos. Que las causas preceden a los efectos y que la entropía avanza imparable. Es decir, que todo lo que sucede tiene un motivo –por lo general, muchos-- y que el desorden aumenta constantemente. Es decir, que cuando un huevo se rompe podemos...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Santiago Sánchez-Pagés

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí