1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

RAMÓN LOBO / AUTOR DE ‘TODOS NÁUFRAGOS’

"Podemos nunca va a ganar las elecciones con Pablo Iglesias"

Manuel Tapia Zamorano 29/06/2016

<p>Ramón Lobo, en la cafetería de la librería “La Central”, en Madrid.</p>

Ramón Lobo, en la cafetería de la librería “La Central”, en Madrid.

M.T.Z.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Muy pocos periodistas como él han salido airosos de un despido laboral que le obligó a hacer una transición digital para buscar nuevos caminos profesionales. Ramón Lobo (Lagunillas, Venezuela, 1955) trabajó durante veinte años en El País como corresponsal de guerra y enviado especial a zonas de conflicto. En 2012 el periódico le incluyó en un ERE, junto a otros 131 compañeros. La empresa le dijo que no tenía un perfil digital adecuado, a pesar de que su cuenta de Twitter tenía por aquel entonces muchos más seguidores que las de los subdirectores del rotativo.

Cuatro años más tarde, Lobo está presente en las principales cabeceras digitales de España, como eldiario.es e infoLibre, participa en el programa A vivir, que son dos días, de la Cadena SER, publica artículos en El Periódico y tiene tiempo de colaborar en la revista Mongolia.

El veterano periodista sigue disfrutando de la profesión y aprovecha para cultivar otra de sus pasiones, la novela. Recientemente ha publicado Todos náufragos (Ediciones B), un libro que mezcla la historia trágica de su familia con la de España. Ahora está metido de lleno en un nuevo trabajo –del que no quiere dar pistas-- que empezó a escribir hace cinco años en Roma.

En esta entrevista, Lobo habla de periodismo, recuerda sus vivencias personales, y analiza los resultados de las últimas elecciones generales. “El principal problema de Podemos”, asegura, “es que Pablo Iglesias produce rechazo en un amplio sector, digamos moderado, y en un sector de la izquierda. El tope de Podemos está por ver, pero yo creo que el tope de Pablo Iglesias es éste”.

En una reciente entrada de su blog, en la que hablaba de los comicios del 26-J, decía: “El éxito del PP es el fracaso de España como país y de nosotros como sociedad civil”. “… no rechazamos la corrupción política porque somos un país corrupto y tenemos una izquierda cainita”. ¿Tan mal concepto tiene de España y de sus ciudadanos?

Sí, por lo menos de una mayoría. El nuestro es un país que tuvo un siglo XIX lamentable, con pequeños periodos de libertad. El siglo XX nació con una enorme energía, pero quedó interrumpido por la Guerra Civil. Creo que nosotros no hemos salido todavía de la estructura mental de la dictadura. Un escritor checo me dijo una vez que cuando un país vive cuarenta años bajo una dictadura hay una pérdida colectiva del sentido de la honestidad y eso es lo que nos ha pasado a nosotros.

Nosotros consideramos que el Estado es un enemigo, al igual que ocurre en Italia y Grecia. Un enemigo del que hay que aprovecharse. La democracia, desgraciadamente, no ha hecho nada por revertir esta situación. Los dos grandes fracasos de la democracia han sido la educación y la economía. Tenemos una economía de amigos, que depende de la cercanía al poder o de si tienes dinero o no. Como sociedad civil deberíamos evitar que la corrupción quede impune.

¿Qué ha sido lo que más le ha sorprendido de los resultados del 26-J?

Que se equivocaran tan gravemente todas las encuestas, sobre todo las realizadas a pie de urna. En el caso de España hay dos partidos nuevos, Ciudadanos y Podemos, que no tienen historia demoscópica ni electoral, por lo cual es muy difícil predecir las cosas. En este caso, las encuestas relativas a Podemos han estado muy hinchadas. Ha funcionado también el voto del miedo y ha habido una campaña feroz contra la formación liderada por Pablo Iglesias.

Unidos Podemos también ha cometido errores importantes, no tanto en la campaña, donde son muy buenos, sino en el tiempo transcurrido desde las elecciones de diciembre hasta estas últimas.  El problema de Podemos es que cuando acaba la campaña siguen de campaña y tienen que aprender a hacer política.

Tenemos una economía de amigos, que depende de la cercanía al poder o de si tienes dinero o no

Creo que el principal problema de Podemos es que Pablo Iglesias produce rechazo en un amplio sector, digamos moderado, y en un sector de la izquierda. Si no, es inexplicable que 1.200.000 votos hayan dejado de ir a Podemos cuando teóricamente Izquierda Unida sumaba 800.000. El tope de Podemos está por ver, pero yo creo que el tope de Pablo Iglesias es éste.

Si Podemos se presentara con un candidato más empático, como Ada Colau, Mónica Oltra o Alberto Garzón, estaría con posibilidades de ganar las elecciones, pero con Pablo Iglesias no las va a ganar nunca. 

¿Qué escenario político vislumbra para las próximas semanas? ¿Cree que pueden repetirse de nuevo los comicios?

Eso sería un fracaso absoluto. Entre los muchos fallos culturales que tiene España está la falta de cultura de pacto. Veo muy difícil que las principales formaciones políticas puedan generar un espacio de diálogo. 

El PP dice que como ha ganado las elecciones tiene el derecho a gobernar, pero una democracia parlamentaria funciona con mayorías parlamentarias, y para conseguir esas mayorías hay que ceder. Nadie te va a dar el voto porque tú hayas ganado las elecciones, por lo tanto tendrás que ofrecer algo para que voten a favor o se abstengan. Y todo este proceso tiene que ser transparente. 

Rajoy es mucho menos tonto de lo que la gente dice. Como cuenta Antón Losada en su libro Código Mariano, que tú pienses que es tonto a él no le preocupa porque le da una ventaja. Otra cosa es que Rajoy sea muy torpe en la comunicación, pero eso no le convierte en un imbécil, como ha demostrado.

Hace ya siete meses que publicó su último libro, Todos náufragos, donde se desnuda emocionalmente al hablar de su familia, sobre todo de su padre. ¿Se siente liberado de algún modo, en paz espiritual consigo mismo?

Sobre todo me siento liberado. Yo he mantenido una guerra permanente con mi padre durante toda mi vida. Él murió en 1983 y yo he seguido esa guerra contra él y contra todo lo que representaba: la autoridad desmedida y todas esas cosas. Esa guerra ha terminado y la paz es más complicada. Yo he explicado en el libro que mi bisabuelo fue un brillante republicano, que escribía sainetes y zarzuelas, y que participaba activamente en el Ateneo. He hablado de su hijo, que era algo menos brillante, pero también de izquierdas y republicano. Y me he preguntado por qué sus tres hijos fueron falangistas y formaron parte de la División Azul.

He mantenido una guerra permanente con mi padre durante toda mi vida

Yo soy de una generación averiada que se enfrenta a lo que representa su padre. Este libro habla en realidad de lo que necesita este país, una segunda Transición en la que es fundamental ser mucho menos dogmático. Todos náufragos me ha permitido entender que algunos republicanos no merecen estar en el bando de los buenos y algunos franquistas no merecen estar en el bando de los malos.

¿Cómo ha sido su transición al mundo digital después de llevar trabajando 20 años en El País?

Yo siempre he tenido muy claro, respecto a las nuevas tecnologías, que, o estabas a la última o te convertías en un analfabeto en poco tiempo. En El País mi primera experiencia fue cuando me ofrecieron hacer un blog sobre información internacional y así nació Aguas Internacionales, un espacio personal en el que me permitía bromas e ironías, e incluso utilizaba enlaces muy originales a fragmentos de películas. Por ejemplo, cuando mataron a Bin Laden, incluí un enlace a una escena de la película Sin Perdón, cuando Clint Eastwood entra en el salón y empieza a disparar contra los allí presentes. Ese día el blog recibió 80.000 visitas. Por aquel entonces yo tenía más seguidores en Twitter que algunos subdirectores del periódico. Eso que nos dijeron entonces de que no teníamos perfil digital era una fórmula ideada por los abogados para defender el ERE.

¿Es ahora más feliz trabajando que cuando estaba en El País? ¿Se encuentra más relajado?

Mis veinte años en El País han sido fantásticos, con momentos mejores y peores, y con jefes mejores y peores. La oportunidad de viajar a un montón de sitios, aunque fuera en guerras, me ha mejorado como persona, ha mejorado mi escritura y mi forma de mirar y de entender. Estas nuevas circunstancias profesionales me permiten una mayor libertad de horarios, me organizo mucho mejor y tengo la posibilidad de irme a cualquier sitio cinco o seis días, porque con mi ordenador yo puedo seguir trabajando. No tengo tampoco la presión del cierre. Además, el despido de El País me ha dado credibilidad. Es como si me hubiera convertido en un poeta maldito, pero con credibilidad.

¿Tiene Internet capacidad para absorber a tantos y tan buenos profesionales que han perdido sus empleos en los últimos años?

No, la prueba es la situación que tenemos. Yo soy un privilegiado. Sé que mi caso no es lo normal. Conozco a compañeros muy buenos que no tienen ningún sitio donde trabajar. Cuando pierdes tu trabajo el problema es la pérdida de confianza en ti mismo, la pérdida de autoestima. Esa sensación de que has perdido valor hay que combatirla.

Al periodismo no le va a matar ni Internet ni las nuevas tecnologías

Siempre ha dicho que el periodista tiene que tocar las narices al poder. ¿Qué periodistas y qué medios tocan hoy las narices al poder?

Desgraciadamente para el periodismo, los pocos que lo hacen están en Internet: el diario.es, infoLibre, La Marea, Público… Probablemente seré injusto, pero creo que no hay muchos más. 

En este contexto de precariedad laboral, ¿hacia dónde cree que camina el periodismo en España?

Tenemos un futuro brillante, no sé si cobraremos mucho o no. La muerte del periodismo ha sido anunciada muchas veces. Al periodismo no le va a matar ni Internet ni las nuevas tecnologías. Al periodismo, en todo caso, le pueden matar los periodistas si dejan de hacer bien su trabajo, si hacen un periodismo de obediencia, de corta y pega. 

Muy pocos periodistas como él han salido airosos de un despido laboral que le obligó a hacer una transición digital para buscar nuevos caminos profesionales. Ramón Lobo (Lagunillas, Venezuela, 1955) trabajó durante veinte años en El País como corresponsal de guerra y enviado especial a zonas...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Manuel Tapia Zamorano

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

10 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Miguel Portillo

    Otro al que se le llena la boca de memeces... Claro, Rajoy gana elección tras elección por su gran empatía. Igual que Trump y sus grandes virtudes empáticas... o recordemos a otro gran campeón de la "empatía", el ínclito Berlusconi. Creo que está usted errando el tiro y que considera normal que el panorama político y social esté dominado por mediocres. ¿Qué se puede esperar de un país de cobardes que acata a sus matarifes y se queja de la inteligencia?

    Hace 4 años 8 meses

  2. magda

    El Señor Pablo Iglesias debería darse cuenta que tuvo su momento de gloria y que ya debe dejar paso a otras personas con otro talante, que diciendo lo mismo no nos produzca rechazo. Podemos , como su nombre indica somos muchos, en presente y contundente, con lo cual si se pierden 1,200.00 votos ya no es en presente es en pasado pudimos, y eso no es, con lo cual, que alguien le indique su camino para que no nos perdamos todxs los demás

    Hace 5 años 4 meses

  3. ANT

    A mí me produce rechazo si Iglesias empieza a cambiar el discurso y se queda en otro psoe, o sea, ppsoe, o sea pp. DEJAREMOS DE VOTAR A PODEMOS ENTONCES.

    Hace 5 años 4 meses

  4. Rouseau

    Lo importante son las políticas a aplicar y no quien las pone de manifiesto. Lo que tiene que preocuparnos es el mensaje y no el mensajero. Lo contrario es dejar a la política en un mero juego de márketin y empatías personales. Hay que empezar a hablar de una vez por todas de política con mayúsculas, hay que ser serios. Claro, para esto hay que ser un pueblo con cierto nivel cultural y creo que en esto fallamos. La incultura siempre beneficia a la derecha.

    Hace 5 años 4 meses

  5. Rouseau

    Lo importante son las políticas a aplicar y no quien las pone de manifiesto. Lo que tiene que preocuparnos es el mensaje y no el mensajero. Lo contrario es dejar a la política en un mero juego de márketin y empatías personales. Hay que empezar a hablar de una vez por todas de política con mayúsculas, hay que ser serios. Claro, para esto hay que ser un pueblo con cierto nivel cultural y creo que en esto fallamos. La incultura siempre beneficia a la derecha.

    Hace 5 años 4 meses

  6. eriemer

    El Problema son los ciudadanos que hacen caso al miedo que transmiten otros partidos hacia PODEMOS. Particularmente Iglesias es demasiado bueno, para lo que algunos ciudadanos se merecen.

    Hace 5 años 4 meses

  7. eriemer

    El Problema son los ciudadanos que hacen caso al miedo que transmiten otros partidos hacia PODEMOS. Particularmente Iglesias es demasiado bueno, para lo que algunos ciudadanos se merecen.

    Hace 5 años 4 meses

  8. Paco

    Que bien que los problemas sean de un hombre, o un nombre. Un insulto a la intelegencia, pero bien sigamos alimetando la igmorancia del tópico. La táctica no es nueva, si lo cambiamos por un tal "Catedrales" y le hacemos la msima campaña diremos " no va a ganar nunca". Gracias, ilustres, por diluirmos a todos y todas en un nombre o persona, el desprecio del igual es síntoma del lacayo y el exclavo. Liberémonos!

    Hace 5 años 4 meses

  9. Carlos

    Si, el problema es Iglesias, es Sánchez, es Mariano, es Rivera, y son los españoles ¿hay alguna solución? me encantaría que fuera mágica.

    Hace 5 años 4 meses

  10. raimon

    Molt bé per Lobo. Pensava que cap no ho diria mai: el problema és Iglesias. Efectivament

    Hace 5 años 4 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí