1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Editorial

¿Por qué debemos resignarnos al gobierno de los corruptos?

29/06/2016

MALAGÓN

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

---------------------------------
En enero CTXT deja el saloncito. Necesitamos tu ayuda para convertir el local en una redacción. Si nos echas una mano grabamos tu nombre en la primera piedra. Del vídeo se encarga Esperanza.

Donación libre:

---------------------------------

Hace seis meses, tras el 20D, CTXT publicó un par de editoriales pidiendo a las fuerzas de izquierda un pacto a la portuguesa. La suma de PSOE más Podemos y Unidad Popular, con el apoyo de algún partido nacionalista, dijimos entonces, ofrecía una ocasión histórica para desalojar al PP del poder y tratar de empezar a cambiar Europa desde la izquierda. La idea no prosperó, y tras la repetición electoral del 26 de junio, las cosas han cambiado a peor: la derecha ha sacado más votos que la izquierda, y todo el mundo parece resignado a que Mariano Rajoy sea de nuevo el presidente del Gobierno. Es decir, el problema original sigue ahí, la emergencia democrática sigue siendo la misma. El Partido Popular es uno de los partidos más corruptos de Europa, y que sea la lista más votada no significa que los demás partidos, y la gran masa de electores y abstencionistas que no votaron al PP deban resignarse a que siga en el poder. ¿Dónde está escrito?

Algunos dirán que es anacrónico pedir ahora que PSOE, Podemos y Ciudadanos se alíen para permitir la formación de un gobierno que ayude a restaurar las instituciones democráticas y que ponga en marcha un programa de emergencia social que ataje los urgentes problemas de la pobreza infantil, el desempleo juvenil y el paro de larga duración; un gobierno que imponga un estricto respeto a las investigaciones judiciales sobre las tramas de corrupción política y económica.

Eso debió pensarse antes, dirán algunos. Eso sigue siendo imposible, alegarán otros. Pero no: ni es una opción imposible ni es una opción desplazada o fuera del marco temporal. Quizás, incluso, debería ser más factible ahora que lo fue el 20D, puesto que los tres partidos concernidos saben ya exactamente cuál es la voluntad de los ciudadanos, y cómo la transversalidad es la única salida posible, la única capaz de satisfacer, al menos, la voluntad de cambio expresada, reiterada y muy claramente, por trece millones y medio de votantes.

PSOE, Podemos y Ciudadanos reúnen 51 escaños más que el Partido Popular y casi cinco millones más de votos. En sus manos está, pese a todos los enfrentamientos de los últimos seis meses, la posibilidad de dar un paso hacia el imprescindible saneamiento democrático del país y de avanzar en un proyecto económico y social que tenga más en cuenta a las capas menos favorecidas de la población. En sus manos está todavía la posibilidad de dar una respuesta más razonada, justa, decente a las necesidades de una ciudadanía que sigue haciendo frente  a una crisis sin precedentes y que tendrá que afrontar nuevos desafíos económicos y políticos en poco tiempo, no solo en el marco español sino también europeo.

Antes de dar por cerrada esa posibilidad, los responsables de los tres partidos deberían analizar la realidad de este país y el profundo deterioro institucional que sufre. La situación económica y social sigue siendo la misma que antes del 20D, si no peor a la vista de la bajada del crecimiento que, según la Comisión Europea, provocará el Brexit. Esta misma semana, Unicef ha recordado que el 34% de los niños españoles está en riesgo de pobreza y exclusión social. La cifra llega a un agobiante 60% si ese niño es hijo de inmigrantes. ¿A qué hay que esperar para acometer un plan urgente de protección infantil? PSOE, Podemos y Ciudadanos comparten en sus programas el mismo diagnóstico y la misma voluntad de afrontar ese problema como un asunto que exige un combate inmediato.

Otra razón poderosa para frenar la continuidad del PP en el poder es la desafección que ha producido en muchos ciudadanos una corrupción sistemática, estructural. A los casos conocidos por todos, se ha sumado el reciente escándalo generado por las conversaciones del ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, que ha puesto de manifiesto un gravísimo problema: el Gobierno del Partido Popular ha utilizado las instituciones del Estado para perseguir a legítimos adversarios políticos. Las grabaciones difundidas por Público demuestran que Fernández Díaz, en colaboración con un magistrado que presidía la Oficina Anticorrupción catalana (y con la ayuda del jefe de seguridad de una empresa privada, Planeta, un dato que está ocultando la inmensa mayoría de los medios de comunicación), puso en marcha una máquina del fango policial, judicial y mediática para fabricar pruebas falsas contra dirigentes catalanes. Este asunto no puede darse por zanjado gracias al resultado electoral del Partido Popular. El apoyo del 33% del censo, es decir del 17,3% del conjunto de los ciudadanos, no equivale a recibir carta blanca para seguir abusando de las instituciones en beneficio propio. Se trata de una actuación muy grave que debe tener consecuencias, porque si no las tuviera, significaría que el deterioro institucional ha alcanzado niveles tan bajos que ya difícilmente tendrán arreglo.

Por mucho que se esfuercen los grandes medios de comunicación, Mariano Rajoy no es un candidato presidencial “normal”, bajo ninguna circunstancia. Rajoy ha sido, y es, responsable de un partido que ha sido acusado de haberse financiado durante décadas con mecanismos ilegales, y de haber utilizado ese dinero “negro” en varias campañas electorales dirigidas por él mismo. Se ha negado en redondo a afrontar la situación y pretende seguir manteniendo esa actitud, para humillación de los ciudadanos que son conscientes del riesgo que ello supone para la salud democrática del país. Si Rajoy logra sus propósitos, la experiencia demuestra que los casos de corrupción se enquistarán en la sociedad española y que, peor aún, terminarán por contagiar a capas de la sociedad que han permanecido incontaminadas hasta ahora.

¿Qué más necesitan PSOE, Podemos y Ciudadanos para dar un paso al frente? La situación de emergencia en la que se encuentra el país exige una respuesta común y pragmática. Nadie les pide que renuncien a sus posiciones, sino que den prioridad a aquellas de entre ellas que permitan avanzar a la sociedad en el ámbito social e institucional. De ellos depende, si no solucionar radicalmente el problema del paro, sí al menos modificar aspectos de las leyes laborales para permitir que los trabajadores tengan mejores instrumentos de defensa de sus intereses; y organizar en pocos meses programas que permitan acudir en ayuda de jóvenes y parados de larga duración. De ellos depende mejorar los niveles de educación y formación de niños y jóvenes; profundizar en los mecanismos de igualdad de género; mejorar la dotación de investigación y desarrollo. De su acuerdo podría depender un mayor protagonismo español en la Unión Europea y una mejor comprensión de los retos políticos a que se enfrenta Europa, incluidos la inmigración y los asilados. Y, si no solucionar el problema territorial, sí al menos darle cabida en debates parlamentarios y en una futura reforma constitucional.

¿Por qué tenemos que resignarnos a perder todo esto? ¿Por qué hay que resignarse a un nuevo Gobierno del PP? ¿Dónde está escrito que esa es la única consecuencia natural de las elecciones del 26J? En ninguna parte, salvo en los titulares de los medios públicos y concertados, y, quizás, desgraciadamente, en las mentes de los propios dirigentes del PSOE, Podemos y Ciudadanos.

Si así fuera, mejor sería que dimitieran en bloque y permitieran que otros dirigentes políticos con más carácter y más comprensión del momento y de la realidad ocuparan sus puestos. 

---------------------------------
En enero CTXT deja el saloncito. Necesitamos tu ayuda para convertir el local en una redacción. Si nos echas una mano grabamos tu nombre en la primera piedra. Del vídeo se encarga Esperanza.

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

12 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Jesús Díaz Formoso

    Porque, como el Barón de Münchausen, los corruptos líderes Podemitas del círculo interior, dictatorial, despótico, cínico y violento, amparados por las manipulaciones de los medios de desinformación social sistémicos y, sobre todo, núcleo del nepotismo inexpugnable e impune, tratan de salir de su ciénaga tirándose de su propio pelo. La mentira del 15Memos, un lustro después, sigue dando réditos a los malversadores de nuestros esfuerzos, de nuestras vidas y futuros. La mentira que surgió del frío. Del sudor frío que, a la vista de la destrucción de nuestra convivencia que estaba teniendo lugar silenciosamente, y que era imposible seguir silenciando. La mentira encarnada por los dirigentes de Izquierda Unida, tras haberse sostenido durante décadas de manipulaciones informativas, estaba pronta a claudicar, a favor de la militancia, comprometida y valiente. Es entonces cuando “surge” de la derecha globalista y del entorno de Zapatero, con la borderline Pajín a la cabeza del monstruo, un Movimiento que se bautiza como “antisistema”, y se le da la mayor cobertura informativa vista nunca en este país, hasta conseguir llenar las plazas, hasta apropiarse de ellas. En esos mismos instantes de plazas públicas “okupadas”, los Jornaleros del SAT eran detenidos por ocupar fincas públicas improductivas. Pero a nadie pareció importarle tamaña incoherencia. La generación más preparada de la historia, ..., con el mayor déficit de comprensión lectora de la historia, quiere gobernarnos. LA CASTA ESTÁ DESAPARECIENDO. Pero es por la edad. No problem; ahora vienen sus hijos. PP$OE 2.0; Los Ciudadanos de Javier Solana y los Podemitas de Vershdfrrtribgge y los niños de Cotarelo, pastoreados por NAZI-Fuentes, doña Cristi.

    Hace 5 años 3 meses

  2. Raul

    Lo que yo no entiendo es por qué no se considera igualmente corrupto al PSOE (y a Convergencia, y al PNV...) Es decir, de los 4 partidos mayoritarios hay dos con casos muy graves de corrupción que afectan tanto a sujetos individuales como al partido en sí mismo. Si de lo que se trata es de evitar que la corrupción infiltre el Estado, entonces creo que la alternativa que queda es Podemos (no sé si IU no está algo pringada, ¿eh?) y Ciudadanos.

    Hace 5 años 3 meses

  3. Raul

    No creo que debamos resignarnos al gobierno de los corruptos. A lo que debemos resignarnos es al gobierno de la Ley. Porque la alternativa a la Ley es lo correcto según San CadaCuál, y hay tantas opciones correctas como San CadaCuales, y tantos San CadaCuales como ciudadanos. Creo que se debe hacer lo que diga la Ley interpretada por los tribunales. Pero si se decide hacer lo correcto en lugar de lo que dice la Ley, entonces creo que lo correcto es hacer lo correcto según San Yo, pues ello es evidentemente la única opción correcta. Espero que en caso de que se decida que en este caso es mejor hacer lo correcto que hacer lo que dice la Ley, se haga lo realmente correcto. Es decir, que se haga lo que evidentemente es correcto, tal y como puede percibirlo todo el que tiene ojos en la cara, tal como yo los tengo. O sea, hay que elegir entre la Ley, y si eso no es correcto esperar a las siguientes elecciones, y lo correcto, y meter en razón a los millones sin ojos en la cara y que pretenden hacer lo incorrecto, sólo porque a ellos les parece correcto, en lugar de hacer lo correcto, aunque a ellos les parezca incorrecto. Insisto, hay que optar entre la Ley interpretada por los tribunales y lo correcto interpretado por el San CadaCuál que tenga más fuerza para meter en razón al resto de SanCadaCuales evidentemente ciegos

    Hace 5 años 3 meses

  4. Ciudadano que quiere vivir en paz

    "Algunos dirán que es anacrónico pedir ahora que PSOE, Podemos y Ciudadanos se alíen para permitir la formación de un gobierno"... la unión de dos partidos de derechas, con sus respectivas tramas de corrupción ya sacadas a la luz, y un partido que cada vez parece más derechas, pues qué quiere que le diga, que no me lo trago..... Un pacto así no me representa, ni me representará nunca. El problema con los partidos políticos en España es que son en su mayoría de derechas, de extremas derechas, y de derechas extremas. Imposible un cambio social con semejante plantel político.

    Hace 5 años 3 meses

  5. Palao

    :O :O :O

    Hace 5 años 3 meses

  6. Gonzalo

    Para hacer todo lo que se pide en la editorial hace falta pasta y para recaudarla hay que ponerle el cascabel al gato y conseguir gravar a los ricos y a las grandes empresas con la misma carga fiscal efectiva que en el resto de Europa, si no más. Y ahí siempre te encontrarás enfrente al PP, a C's y al PSOE. Así que no hay nada que hacer. Como mucho medidas cosméticas que aparenten mucho pero que, en realidad, no alivien en nada la situación de los más desfavorecidos... Ahora toca disfrutar lo votado...

    Hace 5 años 3 meses

  7. Gonzalo

    Para hacer todo lo que se pide en la editorial hace falta pasta y para recaudarla hay que ponerle el cascabel al gato y conseguir gravar a los ricos y a las grandes empresas con la misma carga fiscal efectiva que en el resto de Europa, si no más. Y ahí siempre te encontrarás enfrente al PP, a C's y al PSOE. Así que no hay nada que hacer. Como mucho medidas cosméticas que aparenten mucho pero que, en realidad, no alivien en nada la situación de los más desfavorecidos... Ahora toca disfrutar lo votado...

    Hace 5 años 3 meses

  8. Pakito Cholocatero

    Lo que hay que hacer es dejar gobernar al inutil de Rajoy y la banda de ladrones y esperar, aunque joda. Porque en 2 años un gobierno tan debilitado va a caer inexorablemente. Entonces, con una oposición contundente de Podemos es probable que esos inconscientes que se han abstenido decidan volver a ejercer su derecho y deber democrático del voto y podamos tener una mayoría de progreso (excluyendo, evidentemente, tanto a PP como a Ciudadanos).

    Hace 5 años 3 meses

  9. Miguel PL

    Ni tras el 20-D ni tras el 26-J C's estaría dispuesto a una alianza estratégica contra el PP en la que estuviera Podemos. C's ha dicho clara (y honestamente) que el PP es imprescindible, y toda su estrategia consiste en "modular" un Gobierno del PP (lista más votada y más cercana a ellos), para lo que aritméticamente necesita al PSOE (porque también es incompatible con PNV/CiU. Por eso la única alternativa posible a un gobierno del Partido Popular sería prescindiendo de C's, incluso contando con su voto en contra, y sumando a ERC y que, de PNV y CiU, al menos uno apoye y el otro se abstenga. Y para que el PSOE estuviera dispuesto a todo ello (es decir, a desligarse de C's y aceptar apoyo de Podemos), sólo veo una posibilidad: que no fuese un gobierno de coalición, sino un gobierno exclusivo del PSOE con un programa de mínimo común denominador, cosa que no tendría coste electoral importante para nadie. Esa fórmula es complicada (suscita reticencias en todos), pero es posible. Y es la única posible si el objetivo es dejar al PP fuera del gobierno.

    Hace 5 años 3 meses

  10. Ilhame

    Un gobierno con Albert Rivera? No gracias C's=PP

    Hace 5 años 3 meses

  11. juan

    Si eso se hace debería de ser sobre la base de un gobierno compartido, no solo programa. A pesar que por las expectativas parece que el castigado es Podemos, mantiene sus escaños, y PSOE y Cs pierden los que gana el PP, igual estaba cojo el pacto que intentaron. Si el pacto se basa en la buena fe de Podemos de esperar que otros cumplan medidas pactadas cuando los otros luego pueden tener más afinidad y dejar en entredicho un apoyo de Podemos a un gobierno que les excluye, yo diría que no a eso. Sí a un gobierno proporcional, o casi, un gobierno que permita un desempate en 2 años basado en ver a 3 partidos gestionando un escenario que no es fácil para ninguno

    Hace 5 años 3 meses

  12. Johannes R. Becher

    ¿PSOE fuerza de izquierdas? ¿PSOE y C's juntos en un gobierno con la misión de "atajar la emergencia social"? Y lo que es más ridículo ¿desafección por la corrupción sistémica, estructural? ¡Pero si donde mayor era la corrupción es donde más ha subido el voto al PP! ¿De qué guindo se ha caido el que ha escrito ésto?

    Hace 5 años 3 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí