1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

DATOS CTXT / LA MAGNITUD DE LA TRAGEDIA

Y 10. Abstención. La desafección es la opción mayoritaria, sobre todo entre los parados y los más pobres

Mónica Andrade / JLM 24/06/2016

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Ni PP, ni PSOE, ni Podemos, ni Ciudadanos. La opción electoral preferida por los españoles el pasado 20 de diciembre fue la abstención. El dato definitivo, publicado en el BOE el 29 de enero de 2016, señala que el 30,32% del censo, más de 11,07 millones de potenciales votantes (incluidos los 1,8 millones registrados en el censo exterior, CERA), no acudieron a las urnas. La formación más votada, el PP, quedó a casi cuatro millones de votos distancia. Aunque los medios y los líderes políticos afirmaron, de forma precipitada, que la participación fue alta y se situó en el 73,2%, el dato es falso pues faltaban por contabilizar los residentes en el extranjero. Por culpa del sistema del voto rogado, aprobado por el PSOE en 2010 con el apoyo de PP, PNV y CiU, la abstención de los 1,88 millones de residentes expatriados inscritos se elevó hasta el 95,3%: solo votaron 88.739 personas, el 4,7% de los censados fuera del territorio nacional.

Si se cumplen los pronósticos de las encuestas –la estimación de Jaime y Miquel para Público.es es del 31%– para el 26J, la abstención repetirá en primer lugar, y será más alta que en diciembre pasado: al menos 11,3 millones de personas no acudirán a las urnas, si se usa como referencia el último censo electoral publicado por el INE. En cuanto al CERA, el número de inscritos ha subido hasta 1,92 millones. De ellos, aproximadamente el 8% ha rogado el voto, pero no todos participarán. En diciembre rogó su voto el 7,6% del censo exterior, pero sólo terminaron enviando la papeleta el 4,7%. Se espera, por lo tanto, que la abstención desde el extranjero esté cerca de los 1,8 millones: de nuevo, como si una ciudad del tamaño de Barcelona no votara.

Desde la llegada de la democracia a España, solo en tres ocasiones se ha alcanzado un porcentaje tan alto de desafección como en diciembre de 2015. Fue en los comicios de marzo de 1979 (31,9%), marzo de 2000 (31,29%) y noviembre de 2011 (31,06%). En el lado opuesto se sitúan las elecciones de octubre de 1982. Aquel año, primero del felipismo, sólo se abstuvo el 20,03% del electorado.

Desánimo

Politólogos y sociólogos coinciden en señalar que cuando el desánimo político es grande, la participación se resiente, y los últimos datos ofrecidos por el CIS en mayo no auguran, en principio, una gran movilización: el 61,2% de los votantes considera que la situación política es mala o muy mala. No es la única circunstancia que influye a la hora de ir a votar. Repasando la intención de voto en los dos últimos comicios generales, hay una variable que salta a la vista: el nivel de renta familiar. A medida que éste decrece, aumenta la abstención.

En medio de la campaña electoral, cuando candidatos y equipos hacen sus cálculos sobre cómo les afectará la decisión de votar o no de los ciudadanos, podría ser también un buen momento para que se preguntaran por qué aquellos más desfavorecidos prefieren quedarse en casa o, al menos, no aparecer por el colegio electoral.

Edad, estudios, tamaño de la población de residencia o estatus socioeconómico son otras de las variables que analiza el CIS en sus barómetros, y muestran cómo los factores socioeconómicos y sociodemográficos condicionan la intención de voto y abstención de la población. Sirva como ejemplo la brecha generacional. Desde 2005, la población de 18 a 24 años ha demostrado, salvo momentos puntuales, una intención de abstenerse bastante más alta que la mayor de 65 años. El desencanto con la gestión de la crisis económica de los partidos tradicionales –PSOE y PP mantienen horquillas de edad bastante elevadas– fomentaba esta situación. A partir de 2014, con el surgimiento de Podemos y más adelante con el crecimiento de Ciudadanos, la intención de abstenerse de los jóvenes ha descendido significativamente desde el pico registrado en abril de 2013 (26,7%), aunque no ha alcanzado su mínimo histórico.

La posición social también afecta a la hora de ir a votar, según refleja el barómetro del CIS. Así, los que se sitúan en la franja de clase alta o media alta presentan el mayor porcentaje de participación (90,5%) frente al 79,4% de los obreros no cualificados que fueron a las urnas en diciembre de 2015 o al 78,7% de los obreros cualificados.

Mientras el 14,8% de los obreros cualificados prefirió no ir a votar, solo el 6,1% de la clase alta o media-alta optó por no ejercer su derecho. En el resto de grupos sociales, los que eligieron no ir a votar fueron: 10,9% la nueva clase media, 11,4% la vieja clase media y el 13,8% de los obreros no cualificados.

La abstención va por barrios

Los datos que proporciona el Ministerio del Interior desagregados por ciudades y secciones electorales (Madrid, Barcelona, Sevilla, Valencia, Zaragoza, Málaga y Bilbao) ofrecen también información sobre el comportamiento de la abstención. En las siete capitales la participación es sustancialmente mayor en aquellos distritos que disfrutan de rentas más altas. Esa diferencia superó en diciembre de 2015 los 13 puntos en el caso de Sevilla y de Málaga (13,2). En Madrid fue de 12,5 puntos y en Zaragoza de 11,9.

La mayor abstención la encontramos en el barrio de La Merced de Málaga, donde se alcanzó el 36,8%. Dentro de esa demarcación se encuentran La Palma y La Palmilla, cuyos hogares disfrutan de apenas 17.000 euros anuales de renta. Los vecinos malagueños con mayor renta –los de La Malagueta, El Limonar y Cerro de Calderón– disponen de más de 46.000 euros de renta familiar (datos de 2012) y su participación en las elecciones de diciembre fue notablemente superior: solo se abstuvieron el 23,6%.

La tasa más baja de abstención la encontramos en Valencia en el barrio de L’Eixampla (16,1%), donde sus habitantes superan una renta per cápita de 25.600 euros. En las pedanías del Oeste (Benimàmet y Beniferri), donde apenas llega a los 15.841 euros, el 24,01% decidió no votar en diciembre.

En Madrid, la diferencia es sustancial. Retiro, con una renta familiar de 26.409 euros, presenta un índice de abstención 12,5 puntos por encima de Puente de Vallecas, con unos renta de 16.730. En el primero la abstención fue del 17,1% y en el segundo del 29,6%.

Los residentes en el extranjero

Desde la aprobación de la Ley Orgánica del Régimen Electoral General de 2010 las posibilidades de votar desde el extranjero se han reducido considerablemente debido a las dificultades del procedimiento y al hecho de que las personas que optan por esta solución pierden sus derechos de acceso a la sanidad pública. Si antes de esa ley votaba alrededor del 30% del censo en el exterior, en los últimos comicios esta cifra se redujo al 4,7%.

Esto, unido al crecimiento continuado del censo exterior (CERA) desde 1986 –primeras elecciones en las que se permitió votar desde el extranjero–, supone que un porcentaje cada vez más importante de la abstención corresponda a personas sujetas al procedimiento del voto rogado. En las elecciones de 2011, las primeras en las que había que realizar este tipo de trámites para votar, se abstuvo el 31,06% de la población. Si no se tiene en cuenta el censo exterior, es decir, si se calcula solo la abstención de la gente que podía votar desde España, el porcentaje baja hasta el 28,48%, casi dos puntos y medio menos. La diferencia fue aún más grande en 2015: 30,3% de abstención total frente al 26,8% de los residentes en territorio nacional.

Para explicar el fenómeno de la abstención es necesario tener en cuenta que, mientras siga vigente la Ley Orgánica del Régimen Electoral General, una parte importante del porcentaje de aquellas personas que no van a votar quizás no lo hagan por desencanto o desinterés, sino por trabas y obstáculos burocráticos. En diciembre de 2015, casi un 20% de la abstención se debió en el voto desde el extranjero.

Por otra parte, la petición de voto por correo se ha incrementado en un 85,5% frente al 20 de diciembre: lo ha solicitado casi un millón y medio de electores.

Ni PP, ni PSOE, ni Podemos, ni Ciudadanos. La opción electoral preferida por los españoles el pasado 20 de diciembre fue la abstención. El dato definitivo, publicado en el BOE el 29 de enero de 2016, señala que el 30,32% del censo, más de 11,07 millones de potenciales votantes (incluidos los 1,8 millones...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Mónica Andrade / JLM

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

12 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Jesús Díaz Formoso

    Estimado pepe salgui, yo, sin embargo, creo que la culpa de lo que hagan los electos, no es de los que no les votaron, sino de los que si lo hicieron.

    Hace 5 años 5 meses

  2. toni

    Creo que mucha gente confunde votar en unas elecciones con ir a casarse. Por cierto, quién se abstiene debería también hacerlo con su comentario.

    Hace 5 años 5 meses

  3. Jose

    Carlos creo, estoy convencido de que no estás suficientemente informado. Al menos en la diferencia entre el voto nulo, la abstención y el voto en blanco. Por supuesto es una opción que la gente que no os convence a los abstencionistas os agradecen.

    Hace 5 años 5 meses

  4. josemanuel55

    Vote o no, van a ganar ellos, los privilegiados, y vamos a perder nosotros, los que los mantenemos. No voto por no darles legitimidad, votaria a quien me ofreciera un proyecto serio, nunca por su bella cara.

    Hace 5 años 5 meses

  5. pepe salgi

    Carlos que esperas que hagan un partido que piense como tu al 100X100, con ese pensamiento jamas votaras,yo por ejemplo siempre voto al que se acerca mas a mi pensamiento social, sabiendo que no coincido en todo..............para ANGEL.....los pobres y parados no son idiotas ,pero si hay una alta dosis de ignorancia, no se dan cuenta que el partido que salga ganador aplicara luego SU ideologia ..PIENSO que los que no votan no tiene ningun derecho a quejarse, SALGA LO QUE SALGA

    Hace 5 años 5 meses

  6. Angel

    En ese caso los parados y los pobres son idiotas.

    Hace 5 años 5 meses

  7. Jesús Díaz Formoso

    Cada cuatro años somos llamados a entregar nuestros poderes individuales a alguien a quien no conocemos más que por lo que nos cuentan, interesadamente, aquéllos en quienes no confiamos, ese Primer poder que pretende colar por cuarto, los Miedos de Comunicación. Y todo ello en base a promesas electorales cuyo incumplimiento -e incluso su absoluta contradicción con los hechos posteriores- ningún tipo de responsabilidad o perjuicio les derivará. Antes al contrario; camparán a sus anchas hasta la siguiente farsa cuatrienal. ¿Dónde está la responsabilidad? ¿En participar en la gran farsa de la democracia secuestrada, legitimándola?

    Hace 5 años 5 meses

  8. pluto 9

    Los votantes del PP, después del escandalo de las escuchas al ministro, por vergüenza torera, deberían al menos no ir a votar en estas elecciones. Por lo menos hasta que su partido no se regenere con nuevos dirigentes y salga de tanta podredumbre.

    Hace 5 años 5 meses

  9. Ramón

    Estoy de acuerdo con Carlos. Yo también soy abstencionista y la razón principal es que le doy un valor a mi voto que los políticos no lo merecen. En campaña ruegan tu voto, casi matarían por él. Se lo das y después de cuatro años de legislatura, ¿Qué te encuentras? Desilusión, mentiras, corrupción, olvido en esos cuatro años, inacción, etc.

    Hace 5 años 5 meses

  10. Perrete Burgués

    Aún queda mucho por ahcer. Hasta que la abstención no llegue al 60% al menos, y sea respaldada en la calle por un movimiento social fuerte y unitario que la haga suya como medio para lograr un proceso de Libertad Constituyente, no tendremos democracia en España. Aún tendrá que gobernar el Felipismo 2.0 de Iglesias, enfangarse en la corrupción y arruinarnos más aún de lo que ya estamos para que la gente se decida a afrontar la realidad: No vivimos en democracia, y votar en españa sólo sirve, a día de hoy, para legitimar tiranías.

    Hace 5 años 5 meses

  11. Ibon

    No ir a votar es un tremendo error. Votes o no votes, habra un gobierno que te obligara a hacer determinadas cosas, muchas cosas, y te prohibira hacer otras. Siempre es mejor que ese gobierno sea, dentro de l que cabe, lo mas cercano a tu ideologia.

    Hace 5 años 5 meses

  12. carlos

    Yo soy un abstencionista y no lo hago por vagancia o desinterés, pues estoy, creo bastante informado. Mi abstención se basa mas en el aspecto ideológico, pues no encuentro ningún candidato que me convenza para darle mi voto. Creo que como yo, hay muchos mas y que no has metido en este estudio.

    Hace 5 años 5 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí