1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

REPORTAJE

Gran Bretaña: el voto del miedo contra el miedo

Partidarios y detractores de la salida de la UE utilizan el temor a la inmigración y a la debacle económica para movilizar al electorado en las últimas horas antes del referéndum

Álvaro Guzmán Bastida Enviado especial a Londres , 22/06/2016

<p>Fotografía del debate cedida por la BBC.</p>

Fotografía del debate cedida por la BBC.

JEFF OVERS

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

David Wilkinson caminaba decidido, en dirección opuesta a los cientos de viajeros que salían de la estación de metro, cuando se topó con el enemigo. Gareth Daniel no le reconoció.

“Vote IN to Stay in Europe! (¡Vota ‘IN’ para quedarnos en Europa!)”, le espetó Daniel, al tiempo que le ofrecía, mirándole de reojo, un panfleto que explicaba los motivos del Partido Laborista para apoyar la permanencia del Reino Unido en la Unión Europea.

“¡Ja!”, prorrumpió Wilkinson, con una sonrisa radiante. “¡Sois idiotas!” exclamó con un vozarrón acorde con su físico de jugador de rugby. “Laboristas a favor de David Cameron… ¡Laboristas a favor de JP Morgan! Esto va del pueblo británico, del patriotismo”. Hierático, Daniel arqueó las cejas, tomó aire, y se volvió, para enfrentar, panfleto en mano, un nuevo aluvión de trabajadores que salían del metro camino de casa.

Los ojos de Daniel se fijaron entonces en la camiseta verde de Wilkinson, que lucía en letras blancas el lema: “Vote Leave. Take Control (Votemos por la salida. Tomemos el Control)”.

No se le puede negar el acierto al eslogan de la campaña por el Brexit. Horas después, los seis mil asistentes al debate en el Estadio de Wembley, organizado y transmitido por la BBC, escucharían el mantra de “Take Control” repetido hasta la saciedad de boca de Boris Johnson, exalcalde de Londres. Así coronaban sus intervenciones tanto Johnson como Gisela Stuart, parlamentaria laborista, y la ministra de Energía Andrea Leadsom, partidarias de la salida de la UE. El debate, seguido por cerca de cuatro millones de personas, enfrentó a tres partidarios del Leave --a favor del Brexit-- contra tres defensores del Remain –voto favorable a la permanencia en la UE--, entre ellos el sucesor de Johnson en el cargo, el laborista Sadiq Khan.

El debate, con menos de un 20% de la audiencia, tuvo un seguimiento modesto. Apenas superó la mitad del último debate presidencial. Por ejemplo, en Dalston, al Este de Londres, y junto a la céntrica Estación de Victoria, los dueños de los pubs preferían programar el partido entre España y Croacia de la Eurocopa. Pero en una campaña igualadísima, en la que los expertos coinciden en la importancia de la movilización del voto, en especial el de los jóvenes proeuropeos, puede resultar clave.

Horas antes del debate, el martes por la tarde, los aledaños de la estación de Ealing-Broadway se convertían en un improvisado ring en el que cerca de un centenar de partidarios de las muy fracturadas campañas a favor y en contra de la permanencia en la UE se batían a golpe de folletos, eslóganes, pósteres y camisetas. Ealing-Broadway, al oeste de Londres, el tercer barrio con más diversidad étnica, religiosa y nacional del Reino Unido, votará con casi total seguridad a favor de la UE en el referéndum. Pero es probable que en este barrio de clase media, con la mayor concentración de habitantes polacos de todo el país, el voto favorable a la permanencia se imponga por un margen inferior al del resto de Londres, donde una abrumadora mayoría está a favor de continuar en la UE.

A escasos metros unos de otros competían por la atención de los viandantes decenas de voluntarios del Vote Leave, la campaña oficial para la salida de la UE, compuesta en su mayoría por el ala populista del Partido Conservador, con el aristócrata despeinado Boris Johnson a la cabeza, y miembros del Partido por la Independencia del Reino Unido (UKIP en sus siglas en inglés), la escisión xenófoba de los tories y un nutrido grupo de laboristas. Capitaneado por Daniel, los voluntarios del Labour In Campaign, que ocupaban las cuatro esquinas de la plazuela que separa la estación del coqueto parque de Haven Green, jugaban con ventaja: habían llegado antes que los partidarios del Leave para posicionarse a la salida del metro en la hora punta, y les superaban en número. Contaban, además, con el apoyo de varios políticos locales, que se habían acercado para salir en la foto. Por si fuera poco, en la retaguardia, en torno a la popular avenida de New Broadway, les secundaba una decena de voluntarios de la campaña del Britain Stronger in Europe, la de David Cameron y los conservadores de orden.

Esa ventaja coyuntural escondía, sin embargo, una realidad mucho más compleja: la izquierda no ha sido capaz de plantear un programa coherente, más allá de apartarse de un debate envenenado hasta los últimos días de campaña. De ahí la asociación contra natura que constituye la herida en la que hurgaba Wilkinson a su llegada a la estación de Ealing-Broadway al grito de “Laboristas a favor de David Cameron”. Según las encuestas, cerca del 30% de las bases laboristas van a votar por el Brexit. Su líder, Jeremy Corbyn, es un euroescéptico que gobierna un partido proeuropeo y ha estado fuera de juego durante la campaña.

Con la presencia de conservadores partidarios y detractores del Brexit, de laboristas despechados con la falta de entusiasmo por la Unión Europea de su líder y de ultras xenófobos, los aledaños de la estación de Ealing-Broadway eran el martes un caleidoscopio de las diversas subfacciones que han emergido en el panorama político-parlamentario británico a raíz de la convocatoria del referéndum. Estaban todos menos los protagonistas de la campaña: los inmigrantes. Caprichos del destino, nunca hubo tan pocos polacos en las calles de Ealing como el martes, mientras se libraba la batalla que el Financial Times ha bautizado como la de “los corazones y las carteras” en torno a la estación de metro. La inmensa mayoría de los más de 20.000 que viven en el barrio preferían abarrotar el martes los restaurantes y bares en los que se retransmitía el partido de su selección contra Ucrania en la Eurocopa.

No muy lejos de la estación merodeaba un grupo de Leave.EU, la campaña no oficial que capitanea Nigel Farage, líder del UKIP, y que ha hecho el trabajo sucio de la campaña, apelando a los instintos más bajos de la sociedad británica al unir en su discurso –y sus pancartas-- la ansiedad de una clase trabajadora blanca empobrecida con el miedo a los refugiados de Oriente Medio y a los migrantes económicos de la Europa del Este.

El mensaje parece haber funcionado. Hace unas semanas, el Remain llevaba una cómoda ventaja, pertrechada por una campaña centrada en la economía y los riesgos de salir de la UE, muy parecida a la del referéndum sobre la independencia de Escocia de hace dos años. Pero hace escasas dos semanas, coincidiendo con la escalada en la retórica antiinmigrante de los partidarios del Leave, las encuestas comenzaron a apretarse.

“No me sorprendería que se trate de una estrategia deliberada”, explica Eleanor Penny, analista de Novara Media. “Cuando uno saca las pistolas con una campaña que, en su esencia, se basa en el miedo al otro, ese miedo puede desvanecerse cuando se le contrapone la evidencia, la discusión sosegada. Si el Leave hubiera jugado la carta xenófoba hace tres meses, los partidarios del Remain habrían tenido más tiempo para desactivarla. Pero, al bombardear a la gente en las últimas dos semanas con esta táctica del miedo, parece que no ha habido tiempo para reaccionar. La campaña del Leave ha sido muy inteligente en su estrategia”.

Esa dinámica pareció frenarse con el asesinato de la diputada Jo Cox la semana pasada en Bristall, al Norte de Inglaterra. Cuando hace sólo dos meses Nigel Farage declaraba que un “evento” podría dar un vuelco a una campaña que entonces estaba inclinada contra el Brexit, pocos dudaron de que lo que tenía en mente era un atentado del terrorismo islámico, o algún crimen cometido por inmigrantes de la Europa del Este. Pero el hecho de que la barbarie viniera de la mano de un nacionalista inglés, que no dudó en identificarse como tal antes de apretar el gatillo y después de ser arrestado, pinchó el globo de la retórica de odio impulsada por UKIP y parte del Leave. Al menos por un instante.

“Creo que la muerte de la diputada al norte de Inglaterra nos afectó negativamente durante unas 48 horas”, señala David Wilkinson, el voluntario de la campaña del Leave en Ealing. Wilkinson, que lleva formando parte de campañas contra la UE desde la firma del tratado de Maastricht, cree que el tuit por parte de David Cameron del último artículo escrito por Cox antes de su muerte dio la vuelta a la tortilla, al resultar demasiado obvio que el premier británico trataba de utilizar el asesinato para apuntarse un tanto político. “Los británicos son más susceptibles al mal gusto que a la manipulación de alguien que acusa a gente como yo de ser fascista. No soy ningún fascista. Solo quiero que mi país recupere la dignidad y el control sobre su futuro”.

Las últimas encuestas parecen darle la razón. El sondeo de sondeos del Financial Times, uno de los más rigurosos, daba el miércoles por la mañana una ventaja de un punto al Leave, que se impondría por primera vez después del asesinato de Cox.

Quizá por eso ayer Cameron decidió saltarse el guión y aparecer en un llamamiento a la desesperada a favor del Remain frente de la residencia del primer ministro, en el 10 de Downing Street, el martes a mediodía. Con la elección del escenario institucional, con sus apelaciones a los votantes conservadores de avanzada edad, el núcleo duro de su electorado, y también del apoyo al Brexit, y sus acusaciones veladas a ministros de su propio gobierno de mentir al electorado para provocar el Brexit, Cameron enterraba de una vez por todas la ilusión de la unidad del Partido Conservador.

Ese fue el principal motivo por el que Cameron convocó el referéndum. Acechado por su derecha por el euroescepticismo del UKIP, el primer ministro quiso fortalecer su postura al reafirmar la permanencia del Reino Unido en la UE. Pero le han crecido los enanos, con una división enorme en el seno de su partido, capitaneada por el antiguo alcalde de Londres, Boris Johnson, que se postula como sucesor si gana el Brexit.

Casi nadie duda ya de que, sea el que sea el resultado del jueves, a Cameron le salió el tiro por la culata. Si gana, gobernará un país partido en dos y un Partido Conservador dividido, con UKIP sacando músculo. Si pierde, Johnson calienta en la banda.

El exalcalde de Londres tuvo una buena oportunidad para hacerlo el martes por la noche en Wembley. Fue la estrella del debate que se planteaba como un duelo a seis sobre principios y normas y terminó siendo un examen para Johnson, que si bien suspendió en datos, logró colocarse en el centro de los ataques de los partidarios del Remain. Sus apelaciones a la emoción y al sentimiento de pertenencia sonaron más convencidas que las de Sadiq Khan, que estuvo mejor cuando llevo el debate al terreno de la razón.

Harto de escuchar apelativos por parte de sus contrincantes a su condición de madres o abuelas al hablar de la amenaza que supone para la seguridad de sus hijos el aumento de la inmigración, Khan arrancó una carcajada al público cuando introdujo uno de sus argumentos a favor de la permanencia en la UE con un irónico, “como abogado”. En el bando proeuropeo, la única que supo fajarse con Johnson y sus hábiles compañeras de debate fue la líder conservadora en Escocia, Ruth Davidson. Ya había puesto de su parte para salvar a Cameron de una debacle en el referéndum escocés, y en Wembley puso su granito de arena para lograr algo parecido en el plebiscito del jueves. Pero en general, el debate se disputó en el terreno de las vísceras, y ahí los partidarios del Brexit se mueven mejor.

El Leave, que ha agitado sin contemplaciones el miedo en la campaña –el miedo a los inmigrantes, el miedo a la entrada de Turquía en la Unión Europea, a menudo con datos falsos— consiguió situar a sus adversarios como “el proyecto del miedo”, en referencia a la supuesta debacle económica que traería consigo el ‘Brexit’, refrendada por economistas de todo signo político. “Nosotros somos el bando de la ilusión”, señaló Johnson, que se guardó la perla de la noche para su minuto final: “El viernes será el Día de la Independencia de Gran Bretaña”.

Desde casa, Wilkinson asentía emocionado: “Sigo teniendo esperanzas en que tendremos el coraje de vencer al miedo”.

Miedo contra miedo. Todos lo invocan, pero nadie lo frena. Ni ahora, ni el jueves, pase lo que pase en las urnas.

David Wilkinson caminaba decidido, en dirección opuesta a los cientos de viajeros que salían de la estación de metro, cuando se topó con el enemigo. Gareth Daniel no le reconoció.

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Álvaro Guzmán Bastida

Nacido en Pamplona en plenos Sanfermines, ha vivido en Barcelona, Londres, Misuri, Carolina del Norte, Macondo, Buenos Aires y, ahora, Nueva York. Dicen que estudió dos másteres, de Periodismo y Política, en Columbia, que trabajó en Al Jazeera, y que tiene los pies planos. Escribe sobre política, economía, cultura y movimientos sociales, pero en realidad, solo le importa el resultado de Osasuna el domingo.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí