1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Muestras retrospectivas que solo sirven para apuntalar

Sergio Palomonte 22/06/2016

Malagón

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Todavía no se han disputado los JJ.OO. de Río de Janeiro, que prometen ser muy jugosos, y ya se puede afirmar que 2016 está siendo un año clave en la lucha contra el dopaje: no tanto en su combate efectivo en aras de minimizar su impacto, sino en cuanto a su visibilidad y presencia en medios. La pena es que la pérfida Rusia es la que está cargando con gran parte de la culpa, en un esquema de los hechos que no desentona nada con el contexto de la Guerra Fría.

El primer caso escabroso se remonta a febrero, cuando en el arco de 12 días murieron los dos últimos responsables de la Agencia Antidopaje Rusa, ambos por ataques cardíacos. Sinev y Kamaev habían quedado muy mal parados por el informe de la Asociación Mundial Antidopaje (AMA) que en noviembre del año pasado había demostrado que en Rusia se seguía practicando el mismo esquema de dopaje de estado que en los tiempos del régimen comunista.

De hecho, Kamaev había dimitido de su cargo a raíz de ese informe, y dicen que estaba embarcado en las escritura de unas memorias cuando le sobrevino la parada cardíaca. Falta un microfilme escondido en el tacón de una bota, o un paraguas con un punzón envenenado, para dar todavía más ambientación a una historia en la que ya, de por sí sola, se combinan demasiados elementos que llevan a la sospecha.

No hace falta irse a Rusia para concluir que el dopaje de Estado sigue siendo una directriz muy arraigada en los poderes políticos, que ven en este espectáculo de masas el catalizador de unidades nacionales soñadas, masas entretenidas mientras en paralelo se sufre la mayor crisis económica en 80 años, y la idealización --por el ensalzamiento y la propaganda-- de roles vitales cuyo mayor mérito es ser hábil físicamente, sin mayor esfuerzo que la repetición mecánica y obsesiva de unos movimientos.

Sin embargo, es Rusia la que sirve de ejemplo aleccionador, mientras en otros países se cierra en falso, y tras 10 años de instrucción torticera, el hallazgo de más de 200 bolsas de sangre para adulterar la competición deportiva. Ojalá hubiese habido un informe Pound --como se conoce el memorándum de la AMA-- sobre las últimas décadas de éxitos deportivos españoles, el país que con el plan ADO pasó de 4 medallas en Seúl 88 a 22 en Barcelona 92, precisamente en los años en que nos decían que el dopaje de Estado había acabado porque había caído el bloque del Este.

No hace falta irse a Rusia para concluir que el dopaje de Estado sigue siendo una directriz muy arraigada en los poderes políticos

En el catálogo de prácticas adjudicadas a Rusia, y de las que nadie duda salvo de su exclusividad, se encuentra avisar a los deportistas del calendario de los controles que tenían que pasar (pérdida del elemento sorpresa), anular positivos a cambio de dinero, destrucción de pruebas en masa sin analizar (y no fue en Rusia, fue en el laboratorio de Lausanne, considerado hasta ahora como muy eficaz) o contaminar muestras con levaduras para que fuesen ilegibles.

Después vino el Meldonium, un escándalo que se hizo tan grande --y tan mediático, gracias al concurso involuntario de Sharapova, una tenista que trasciende las fronteras del deporte-- que al final tanto la AMA como el COI llegaron a un acuerdo en comandita para que no se sancionasen todos los positivos encontrados -más de cuatrocientos- desde que el 1 de enero de este año la sustancia fabricada en Riga entrase en el catálogo de los productos prohibidos.

El país que con el plan ADO pasó de 4 medallas en Seúl 88 a 22 en Barcelona 92

La lógica implacable fue esta: si tienes un par de decenas de positivos, el problema es del deportista, del deporte afectado, o del país; si tienes cuatrocientos, el problema es del deporte en sí mismo, y también de los supuestos reguladores de su limpieza e integridad. Lo mismo que con los bancos: si debes un millón a un banco, tienes un problema; si al banco le deben mil millones, el problema es del banco. La triste lógica de los números, que al final se traduce en que hay que mantener el tinglado.

Y en esas estamos: desactivado de manera artificial el escándalo del Meldonium, tanto la AMA como el COI volvieron a usar un recurso escasamente explotado, por miedo a lo que pueda revelar. Un recurso que, bien aprovechado, podría producir los mismos centenares de positivos, pero que se ha contenido en sí mismo para arrojar solo 32 positivos retrospectivos, porque el recurso no es otro que el análisis de muestras congeladas de antiguos eventos deportivos, singularmente los JJ.OO. de Pekín 2008 y Londres 2012.

A nadie se le escapa las fechas escogidas: a poco más de unas semanas de que empiece el gran circo carioca en torno al legado de Pierre de Coubertin, el recurso a escarbar en el pasado con técnicas que ahora revelan lo que entonces no se pudo, o no se quiso ver, tiene un efecto disuasor para que, ya que no van a ser los Juegos más limpios de la Historia --famoso mantra que había que repetir cada cuatro años--, al menos no sean los Juegos más corruptos deportivamente de la historia, aunque en su propia naturaleza competitiva está lo de romper récords, marcas y expectativas.

El COI decidió reanalizar 454 muestras conservadas de Pekín 2008 y Londres 2012, lo que arrojó un total de 32 positivos a cargo de deportistas de 12 países diferentes, pero concentrados en únicamente 6 deportes de los más de dos decenas que hay en el catálogo olímpico. Una de los primeras identidades que trascendió fue la de la saltadora de altura Chicherova, oro en Londres 2012 --aunque su muestra positiva era de 2008--, donde se tuvo que batir contra la española Ruth Beitia, que sigue mejorando y mejorando con el paso de los años.

De hecho, algunos ya se frotaban las manos con la posibilidad de que la atleta cántabra mejorase su medalla de chocolate --expresión popular para denominar el cuarto puesto-- a costa de la rusa, dando por hecho que no haría como Abraham Olano, que renunció a recoger el bronce de la crono olímpica de Sidney 2000 cuando Armstrong confesó su dopaje. Para disgusto de esos que usan las palmas para eso y para aplaudir -las dos caras de la misma mano-, la muestra de Chicherova de Londres 2012 salió negativa.

El COI decidió reanalizar 454 muestras conservadas de Pekín 2008 y Londres 2012, lo que arrojó un total de 32 positivos a cargo de deportistas de 12 países diferentes

14 de los positivos en muestras retrospectivas correspondían a atletas rusos, y nada menos que cinco a kazajos, todos concentrados en halterofilia, una disciplina en la que la joven república centroasiática logró nada menos que cuatro oros en Londres 2012. Este deporte, marcado desde siempre --esto es, desde México 1968, cuando empiezan los controles-- como un deporte de drogados, no deja de dar argumentos a este respecto, incluyendo delegaciones enteras de un país que se retiran en plena competición, o la pretensión de los organismos dirigentes de excluirlos a priori, porque ya saben lo que pasará.

Esta vez la pedrea del reparto de medallas sí ha beneficiado a una española --hasta siete medallas de halterofilia están entre los dopados--, concretamente a la berciana Lidia Valentín, que había quedado como medalla de chocolate y que pasa a bronce tras el positivo de la campeona de su categoría, Svetlana Podobedova. Nadie se ha planteado excluir la halterofilia de los JJ.OO de Río, cosa que sí se rumoreó con el ciclismo hace unos años.

14 de los positivos en muestras retrospectivas correspondían a atletas rusos, y nada menos que cinco a kazajos

Quien no estará será el atletismo ruso, excluido en su totalidad de la cita carioca. La Federación Internacional, la misma que permite que en Jamaica -los reyes de la velocidad- y Kenia --los reyes del medio fondo-- no haya un control antidopaje digno de tal nombre, ha decidido este veto sin precedente en la historia del deporte, al menos en un deporte con tanto arraigo y aplicado a un país tan poderoso.

A raíz del informe Pound ya se había aplicado una suspensión provisional, susceptible de ser alzada si se cumplían una serie de puntos. Los análisis retrospectivos no han ayudado mucho a esta situación de vigilancia y tutela, en donde los controles a atletas rusos los hacía la agencia antidopaje británica, siempre que pudiese porque ha encontrado múltiples obstáculos.

En Rusia están pagando por un complejo entramado de intereses a nivel muy alto --no hay que olvidar que la investigación contra la FIFA, que otorgó el Mundial 2018 a Rusia, la inicia EE.UU.-- donde se mezcla política y deporte, pero donde tampoco se están inventando las pruebas. El problema que deja todo este asunto, como todo lo que suele rodear el antidopaje, es que hay países, federaciones o deportistas protegidos, y el resto no.

¿Sería posible un análisis retrospectivo de las muestras conservadas por la FIFA de fútbol en sus grandes competiciones? No, porque a pesar de que la AMA incluye en su ordenamiento la posibilidad de sancionar hasta con diez años de atraso respecto a la infracción --por eso se ha conocido ahora el destino de las bolsas de sangre de la Operación Puerto, una vez prescrito todo--, la FIFA solo conserva sus muestras durante tres años, esto es: ni siquiera el tiempo que media entre un Copa del Mundo y otra.

Se llega así a una conclusión muy repetida en esto de la lucha antidopaje: existen los medios y la tecnología para luchar más efectivamente contra esta lacra del deporte, que dice tanto de la sociedad y el tiempo en el que vivimos. Quizás faltan recursos (Sharapova factura en un solo año 30 millones de euros, lo mismo que tiene la AMA como presupuesto), pero lo que falta es voluntad, y ahí da lo mismo que las muestras se conserven hasta 20 o 30 años respecto de su toma. Siempre habrá protegidos y malditos, poderosos y débiles, y Rusia siempre jugará el mismo papel en esta opereta que es el deporte profesional.

 

Todavía no se han disputado los JJ.OO. de Río de Janeiro, que prometen ser muy jugosos, y ya se puede afirmar que 2016 está siendo un año clave en la lucha contra el dopaje: no tanto en su combate efectivo en aras de minimizar su impacto, sino en cuanto a su visibilidad y presencia en medios. La pena es que la...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Sergio Palomonte

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí