1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Italia elige a sus alcaldes

Un voto alegre y lleno de oportunidades

El Movimiento 5 Estrellas se reafirma como el gran depósito del voto de protesta, capaz de barrer a derecha y a izquierda en la segunda vuelta de las elecciones municipales. El efecto Renzi se empaña y el centroderecha está vivito y coleando

Ettore Siniscalchi 19/06/2016

<p>Matteo Renzi.</p>

Matteo Renzi.

Luis Grañena

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Queridísimos amigos iberos, ¿qué tal estáis? Dentro de poco vais a ir a votar. También en Italia estamos votando hoy domingo en las elecciones municipales de ciudades importantes. El 5 de junio se celebró la primera vuelta en ciudades como Milán, Nápoles, Turín, Bolonia  y Roma.

Son unas elecciones en las que se juegan muchas cosas. Los gobiernos progresistas de las ciudades, la división de las derechas, la de las izquierdas, un juicio indirecto sobre Matteo Renzi y sobre el renzismo. Asuntos importantes, pero mientras tanto ha irrumpido la campaña electoral para el referéndum constitucional que se celebrará en octubre, dentro de cuatro meses, y más que de las elecciones de lo que se ha hablado ha sido del referéndum (somos así, siempre adelantados, pero esclavos de la contingencia).

Conviene recordar que en Italia se vota directamente al alcalde. Si ningún candidato supera el 50% más uno de los votos válidos, los dos candidatos más votados deberán someterse a una segunda vuelta. Pero también se vota por la junta municipal y, por tanto y si así se desea, por una lista, aunque no es necesario, porque se puede votar únicamente por el alcalde, y en este caso también se refuerza de forma indirecta una lista personal del alcalde (ya que todos los candidatos pueden incluso tener una lista personal además de las listas que lo apoyan); o solo por una lista, y en ese caso se vota también por el candidato a alcalde que incluye esa lista pero no a los concejales de la lista personal del candidato. Si se quiere, existe la posibilidad de indicar tanto un candidato a alcalde como una lista, lo cual no implica que se deba votar a la fuerza por una de las listas que lo apoyan: se puede votar una lista cualquiera, incluso una lista que tenga para el candidato el mismo efecto que el del asteroide para los dinosaurios. Además, cuando se vota por una lista se puede indicar el nombre de un concejal, pero no es obligatorio. Y si se elige escribir un nombre, se puede añadir un segundo nombre, siempre que sean de sexo diferente (los concejales indicados, no los nombres), pero incluso en este caso solo si se quiere incluir esos nombres. Resumiendo, un voto alegre y lleno de oportunidades. ¿No está claro? No se preocupen, no sabríamos explicarlo ni siquiera nosotros que acabamos de votar.

El único alcalde que ha superado la primera vuelta ha sido Massimo Zedda, que ha revalidado su cargo para guiar la ciudad de Cagliari, capital de la isla de Cerdeña, con una junta “a la valenciana” (que aquí también se llama “naranja” --Rivera no tiene nada que ver--), en la que confluyen moderados e izquierda radical. En las demás ciudades, habrá una segunda vuelta.

En Roma han pasado a la segunda vuelta la candidata a la alcaldía del Movimiento 5 Estrellas, Virginia Raggi, y el candidato del Partido Democrático (PD), Roberto Giachetti. En Milán el candidato de centroizquierda, Giuseppe Sala, y el de centroderecha, Stefano Parisi; en Nápoles, el candidato “naranja” Luigi De Magistris y el de Silvio Berlusconi, Gianni Lettieri; en Bolonia, el alcalde saliente, Virgilio Merola, del PD, y la candidata Lucia Borgonzoni, de la Liga; en Turín, el alcalde saliente, Piero Fassino, del PD, y la candidata del Movimiento 5 Estrellas, Chiara Appendino.

¿Quién ha ganado, quién ha perdido? El PD es el que tenía más que perder pues ya gobierna en muchas de esas ciudades. Se mantiene en el tablero, en algunos sitios crece y en otros pierde, pero como porcentaje de votos, porque ha conseguido 500.000 votos menos en las grandes ciudades. La hemorragia se ha producido sobre todo entre los votantes de izquierda (que, sin embargo, no votan a la izquierda que está a la izquierda del PD que va bastante mal, algunos votan a los 5 Estrellas, y algunos no votan). Pero el PD absorbe, en parte, el efecto de mitad de mandato, el juicio sobre el Gobierno que siempre influye en las elecciones administrativas. Pero parece que se empaña el efecto Renzi, al que esconden los candidatos que necesitan el voto de la izquierda y que ya no se muestra capaz de atraer a los votantes de centroderecha. Quizá se deba a que sigue haciendo declaraciones como que el jefe de la ex Fiat (ahora FCA, Sergio Marchionne, que ha establecido la sede legal en Holanda y la fiscal en Londres) ha hecho más por Italia que los sindicatos. Son declaraciones que, a la larga, desalientan un poco al votante de izquierdas y no constituyen una gran novedad para el votante de centroderecha (aparte el hecho de que el que lo dice es el secretario del PD).

Descubrimos, sin embargo, que el centroderecha está vivito y coleando. El declive político y psicofísico de Berlusconi, las divisiones, la irrupción de Beppe Grillo, las señales de alarma de Renzi, los intentos de los herederos aspirantes a un traspaso de poder no acaecido, no han hecho una gran mella en la masa de votantes que constituía el centroderecha de Berlusconi. Sin duda alguna, ya casi no gobierna en ninguna ciudad importante. Sin duda, el ocaso de Berlusconi es un abismo, sin un verdadero partido y con la vieja y cooptada directiva desgarrada en luchas intestinas y unida solo en contra del grupo de mujeres de las que se rodeó el anciano líder (la joven novia, la tesorera del partido) a las que desprecian incluso sus hijos, en especial Marina, que ni siquiera trata de esconderlo. Pero en donde se presenta unido, como en Milán, el centroderecha lucha por volver al gobierno de la ciudad, a pesar de los cinco años de buen gobierno de la izquierda; y en donde se presenta dividido, como en Roma (que es un caso aparte), obtiene en cualquier caso bastantes votos.

El Movimiento 5 Estrellas se reafirma como el gran depósito del voto de protesta, capaz de barrer a derecha y a izquierda, aunque en tres años en el Parlamento no hayan logrado cambiar de propuesta (pero parece que la fórmula tiene éxito). Se han presentado en pocos ayuntamientos, apostando en aquellos en los que tenían más posibilidades de ampliar las grietas de los partidos. Es evidente su éxito en ciudades como Roma y Turín y tienen buenas posibilidades de recoger el voto de las derechas, de la Liga y de la izquierda desilusionada y, en consecuencia, de ganar. Conquistar una o ambas ciudades sería un triunfo. Se ha premiado un mayor control en la elección de los candidatos (en Milán la candidata, posteriormente eliminada, fue elegida con 74 votos. No 74 votos de ventaja, 74 en total, en una ciudad con más de un millón de votantes). Es indudable que el Movimiento 5 Estrellas se está organizando para las próximas elecciones legislativas, preparados para hacer entrar en escena sus rostros más conocidos, para jugar la carta de su clase política, que poco a poco se está configurando.  

Hace cinco años las elecciones en las ciudades fueron un éxito para la izquierda. Pero por aquel entonces, es decir, en 2011, estaba Berlusconi en el Gobierno. Para nosotros, en el fondo era todo más sencillo, estaba Berlusconi. Ahora salen de las malditas paredes [cita de Aliens]. Y el diario La Repubblica era el Perro Guardián de la Democracia (las mayúsculas son obligatorias). Pero no nos vayamos por los cerros de Úbeda, víctimas de la nostalgia. En 2011, decíamos, en el Gobierno estaba Berlusconi, en pleno delirio eróticosenil pero todavía en el cargo (por poco tiempo, seis meses después llegó Mario Monti). Pero en las ciudades soplaba otro viento y se impusieron las alianzas de centroizquierda. Así, en Turín, ganó en la primera vuelta Piero Fassino, figura histórica del PCI-PDS-DS-PD, que sustituyó a Sergio Chiamparino, también del PD, que había sacado a la exciudad del automóvil de los secanos de la industrialización (ambos han apoyado a Renzi en el PD). En Bolonia el alcalde siguió siendo del PD, con Virginio Merola, siempre en la primera vuelta. Sin embargo, en algunas ciudades las primarias de la coalición de centroizquierda, que se celebraron en todos los sitios, consagraron a candidatos que no eran del PD. En Milán, por ejemplo, se presentó como candidato y ganó Giuliano Pisapia y en Cagliari, Zedda (ambos de Izquierda, Ecología y Libertad (SEL), una escisión de Refundación Comunista).

En Nápoles, donde la exalcaldesa era del PD, sucedió que el centroizquierda no se puso de acuerdo y el PD presentó al exgobernador Mario Morcone (para alegría de los votantes que le concedieron el tercer puesto). Luigi De Magistris, un exmagistrado que logró el segundo puesto con una coalición de izquierdas a la izquierda del PD, se enfrentó al candidato de Berlusconi y ganó por sorpresa. Estos tres últimos alcaldes están considerados como alcaldes “naranja”: alianza amplia de centroizquierda pero con alcalde que no es del PD. En Roma, que es un caso aparte, se votó en 2013 y se habría debido votar en 2018, pero ya hablaremos de este caso más adelante.

En Milán, Giuliano Pisapia ha sido el símbolo más eminente de la época naranja. Un abogado de la burguesía ilustrada, muy burgués y muy de izquierdas, que en una ciudad tendencialmente de derechas, logró suscitar una gran esperanza y movilizar a los barrios burgueses y populares, moderados y de izquierdas que no se reconocían en el PD. En el caso de Milán se puede hablar realmente de “primavera”. El presupuesto municipal saneado, la gente por la calle y en los locales de ocio, los servicios sociales que funcionan, transportes públicos eficientes, atención a los desheredados, acogida a los extranjeros, un evento lleno de riesgos como era la Exposición Internacional 2016 –heredado de la junta anterior-- bien administrado, sin escándalos y que ha dejado en herencia para la ciudad unas estructuras de calidad: la Milán actual es irreconocible en comparación con la de antes. ¿Todo bien, por tanto? No del todo.

Es difícil reconstruir cómo la experiencia naranja milanesa se haya metido ella sola en una crisis política de estas dimensiones (y creo que no lo saben ni siquiera ellos). Podemos enumerar una serie de circunstancias. En primer lugar, Pisapia esperó demasiado tiempo para decidir si volvía a presentarse como candidato. Después, cuando decidió que no se presentaba de nuevo, no gestionó bien la situación, creando tensiones en la junta y entre los que podían ser sus sucesores. Eligió en total soledad a su delfín, la vicealcaldesa Lucia De Cesaris que, posteriormente, empezó a pelear con todos los miembros de la junta para después dimitir, sorprendiendo al mismo Pisapia. Poco después eligió a otra sucesora, y tampoco salió bien esta vez. Era Francesca Balzani, exconcejala responsable de los presupuestos y vicealcaldesa después de De Cesari, nombrada a dedo, sin discutirlo ni con los concejales ni con sus aliados, ni siquiera con esa parte del PD que había sido determinante para su victoria en las primarias, al votarle a él en las primarias de 2011 y no al candidato del partido, el arquitecto Stefano Boeri.

En las primarias de coalición de este año, Pisapia y la izquierda a la izquierda del PD presentaron a Balzani, mientras que la mayoría del PD presentó a Beppe Sala, y la minoría de la izquierda del PD presentó a Pierfrancesco Maiorino, apreciado concejal responsable de los servicios sociales. Ganó Beppe Sala. Y Balzani, después de haber afirmado que renovaría su compromiso con la ciudad, decidió que no, que se había equivocado, que era mejor que no. Beppe Sala tiene el estigma de ser el candidato renziano. Así le ha descrito la izquierda a la izquierda del PD de Milán (permitiendo presuponer de esta forma que una victoria suya habría sido una victoria de Renzi). Pero de Sala también se dice que es un infiltrado de la derecha. Ha sido dirigente empresarial, primero en Pirelli y más tarde en Telecom, y posteriormente llegó a ser director administrativo del Ayuntamiento milanés, nombrado por la alcaldesa de derechas Letizia Moratti. Además, dirigió la empresa pública lombarda que se ocupa de energía y servicios y fue nombrado comisario para la Exposición Internacional por Pisapia.

Es indudable que Sala no es un alcalde naranja, pero tampoco es un alcalde de derechas. Pertenece a esa burguesía lombarda progresista, de la que era expresión también Pisapia, y proviene de una experiencia empresarial y no política. De una experiencia empresarial, pero más política, proviene también el candidato del centroderecha Stefano Parisi. Economista, antes en el Ministerio del Trabajo y después en el de Economía, más tarde en Fastweb (empresa de telefonía e Internet de fibra óptica), fundador de Chili, una plataforma italiana de distribución de filmes en directo que no tuvo mucho éxito. Dos perfiles más “técnicos” que políticos que representan la crisis política de la derecha y de la izquierda. Sala no es un alcalde naranja pero es quien puede conservar esa experiencia. Parisi no es un alcalde en la estela de Berlusconi, ni en la de la Liga ni en la de Comunión y Liberación, pero es el que mejor puede permitir a ese sistema de poder que vuelva a la sala de mandos.

Permaneciendo en el norte, nos trasladamos a Turín y a Bolonia. En la ciudad a los pies de los Alpes, el enfrentamiento entre Piero Fassino, del PD, y Chiara Appendino, del Movimiento 5 Estrellas, sigue abierto. A pesar de la ventaja del alcalde, la contrincante tiene la posibilidad de obtener muchos votos de los que han votado a la derecha en la primera vuelta. En Bolonia puede suceder algo semejante. Virginio Merola juega con  ventaja con respecto a la candidata de la Liga, Lucia Borgonzoni, hacia la cual pueden converger los votos de los votantes del Movimiento 5 Estrellas. En Turín, Milán y Bolonia, exponentes de la izquierda a la izquierda del PD consideran que los candidatos del centroizquierda son poco de izquierdas y que por esta razón es mejor que ganen los otros. La convergencia antiPD puede costar cara al PD, incluso en Roma. Exponentes de peso de la Liga o de la derecha berlusconiana han declarado que votarán a los candidatos del Movimiento 5 Estrellas y estos han manifestado a su vez que sus primeros objetivos son el PD y el centroizquierda...

-------------------------------------------------------------------

Traducción de Valentina Valverde.

Queridísimos amigos iberos, ¿qué tal estáis? Dentro de poco vais a ir a votar. También en Italia estamos votando hoy domingo en las elecciones municipales de ciudades importantes. El 5 de junio se celebró la primera vuelta en ciudades como Milán, Nápoles, Turín, Bolonia  y Roma.

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Ettore Siniscalchi

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí