1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

DOCUMENTOS CTXT

Lo que decía, ha dicho y dice Cameron sobre Europa

Recopilación de algunos de los principales discursos y declaraciones del primer ministro británico sobre las instituciones comunitarias, el euro y la permanencia de Reino Unido en la UE

ctxt 15/06/2016

<p>David Cameron.</p>

David Cameron.

Luis Grañena

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

El próximo 23 de junio los británicos están llamados a votar su futuro dentro de la Unión Europea en un referéndum convocado por David Cameron, que ha pasado de mostrar una postura crítica y escéptica hacia las instituciones comunitarias y el modelo europeo a ser el más firme defensor de la permanencia de su país en la UE.

Desde que en 2013 anunciará --amenazará con-- la convocatoria de un referéndum sobre la UE si lograba ganar las elecciones hasta estos últimos días previos a la votación, en los que las encuestas muestran el Brexit como una posibilidad real, dan una ventaja de entre dos a cuatro puntos a los euroescépticos, el primer ministro británico ha ido modelando, adaptando, variando su discurso.

Recopilamos lo que decía, ha dicho y dice David Cameron sobre la UE, el euro y la permanencia de Reino Unido en la Unión. Nos basamos para ello en cuatro documentos: su discurso del 23 de enero de 2013 en el que presentó la propuesta del referéndum; la carta enviada al presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, el 10 de noviembre de 2015, en la que exigía una serie de reformas de las instituciones y leyes comunitarias para evitar la salida británica de la UE; un artículo publicado en The Telegraph el 27 de febrero de 2016, en el que defendía que el Brexit sería el “riesgo del siglo”; y sus declaraciones en la conferencia de prensa el 7 de junio para instar a registrarse para poder votar en las últimas horas ante de la fecha límite

Discurso del 23 de enero de 2013 para presentar la propuesta de un referéndum sobre la adhesión de Gran Bretaña a la UE

La futura forma de Europa está siendo forjada. Hay algunas cuestiones muy serias que definirán el futuro de la Unión Europea – y el futuro de todos los países que la componen.

La Unión está cambiando para ayudar a reparar/dirigir el euro – y eso conlleva grandes implicaciones para todos nosotros, estemos en la moneda única o no.

Gran Bretaña no está dentro del euro y nunca lo estará. Pero todos necesitamos que la eurozona tenga el gobierno y las estructuras correctas para asegurar una divisa exitosa a largo plazo.

Y aquellos que estamos fuera de la eurozona también necesitamos ciertas garantías para asegurar, por ejemplo, que nuestro acceso al mercado único no se vea de ninguna forma comprometido. Hay que empezar a abordar estas cuestiones enseguida.

Mientras hay algunos países en la UE a los que les va bastante bien. Si miramos en conjunto, la participación de Europa en la producción mundial está abocada a caer por lo menos un tercio en las próximas dos décadas. Este es el reto de la competitividad – y la mayor parte de nuestra debilidad en esta competición es autoinfligida.

Las complejas reglas que restringen nuestros mercados laborales no son un fenómeno acaecido de manera natural. Igual que la excesiva regulación no es una plaga externa que ha venido a visitar nuestros negocios. Estos problemas llevan ahí demasiado tiempo. Y el progreso en tratar con ellos es demasiado lento.

Hay una frustración creciente en la que la UE es vista como algo que se le hace a la gente en vez de actuar en su nombre. Y esto ha sido intensificado por todas las soluciones requeridas para resolver los problemas económicos.

Estamos empezando a ver manifestaciones de esto en las calles de Atenas, Madrid o Roma. Estamos viéndolo en el Parlamento de Berlín, Helsinki y La Haya. Y sí, por supuesto, estamos viendo esta frustración con la UE de manera muy dramática en Gran Bretaña.

Y mi argumento es éste. Más de lo mismo no va a asegurar un futuro a largo plazo para la eurozona. Más de lo mismo no va a ver a la Unión Europea seguirle el ritmo a las nuevas y poderosas economías. Más de lo mismo no va a hacer a la UE más cercana a sus ciudadanos. Más de lo mismo sólo va a producir más de lo mismo: menos competitividad, menos crecimiento, menos trabajos.

Es un sinsentido que las personas que compran en internet en algunas partes de Europa sean incapaces de acceder a las mejores ofertas por culpa de donde viven. Quiero que completar el mercado único sea nuestra principal misión.

En una carrera global, ¿podemos realmente justificar el enorme número de costosas instituciones europeas periféricas?

¿Podemos justificar una comisión que siga creciendo?

¿Podemos seguir con una organización que tiene un presupuesto multimillonario pero no pone suficientemente el foco en controlar los gastos y cerrar los programas que no han funcionado?

Y preguntaría: cuando la competitividad del mercado único es tan importante, ¿por qué existe una consejo de medioambiente, un consejo de transporte y un consejo de educación, pero ni un solo consejo para el mercado único?

La competitividad demanda flexibilidad, elección y amplitud – sin embargo  Europa terminará en territorio de nadie entre las economías emergentes de Asia y el mercado impulsado por Estados Unidos.

El Tratado Europeo compromete a los Estados miembros a “establecer los fundamentos para una unión aún más estrecha entre los pueblos de Europa”.

Entendemos y respetamos el derecho de los demás a mantener su compromiso con este objetivo. Pero para Gran Bretaña –y quizás para los demás– no es el objetivo.

Y estaríamos mucho más cómodos si el Tratado específicamente lo dijese, dando libertad a los que quieren ir más allá, más rápido, para hacerlo, sin ser retenido por los demás.

No nos dejemos engañar por la falacia de que un profundo y factible mercado único requiere todo para estar armonizado, para anhelar después algún  inalcanzable e infinito campo de juego.

Necesitamos que los parlamentos nacionales tengan un rol mucho más grande y significativo.

No existe, en mi opinión,  un único demos europeo. Se trata de los parlamentos nacionales, que son, y seguirán siendo, la verdadera fuente de legitimidad democrática y  de rendición de cuentas en la UE.

Sean cuales sean los nuevos acuerdos promulgados para la eurozona, deben de funcionar de manera justa para los que están dentro y para los que están fuera.

No nos vamos a unir a la moneda única. Pero no hay una razón económica aplastante por la que el euro y el Mercado único tengan que compartir los mismos límites, no más que el Mercado único y Schengen.

La gente siente que la UE está tomando un rumbo al que ellos nunca se apuntaron. Están resentidos con la interferencia en nuestra vida nacional por lo que ven como reglas y regulaciones innecesarias. Y se preguntan cuál es el propósito de todo ello.

En pocas palabras, muchos se preguntan ¿por qué no podemos tener aquello a lo que votamos unirnos– un mercado común?

Existe, ciertamente, mucho que hacer en este frente. Pero la gente también siente que la UE está dirigiéndose hacia un nivel de integración política, muy alejado de la zona de confort de Gran Bretaña.

Ven tratado tras tratado cómo cambia el equilibrio entre los Estados miembros y la UE. Y se dan cuenta de que nunca se les ha pedido su opinión. Han tenido promesas de referéndums – pero no llevadas a cabo. Han visto lo que ha pasado con el euro. Y se dan cuenta de que muchos de nuestros líderes políticos y empresariales instaron a Gran Bretaña a que se uniera en su momento. Y no han escuchado muchas palabras de arrepentimiento por ello.

Por todo esto estoy a favor de un  referéndum. Creo que hay que  confrontar el problema –  dándole forma y liderando el debate. No se trata simplemente de esperar que esta difícil situación desaparezca. Algunos argumentan que la solución consiste en ir directamente a un referéndum de dentro o fuera ya. Entiendo la impaciencia de querer tomar esta decisión inmediatamente. Pero no creo que tomar la decisión en este momento sea la opción correcta ni para Gran Bretaña ni para Europa en su conjunto.

En otras palabras, un acuerdo que estaría totalmente en consonancia con la misión de actualización de la Europea que he descrito hoy. Más flexible, más adaptable, más abierta – preparada para los desafíos de la edad moderna.

Carta al presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, del 10 de noviembre de 2015: “Un nuevo acuerdo para el Reino Unido en una reformada Unión Europea”

La Unión Europea tiene una larga historia de respeto a las diferencias de sus muchos Estados miembros y de trabajo para superar los retos de manera que funcione para toda la Unión Europea. Por ejemplo, con los protocolos y otros instrumentos acordados para Dinamarca e Irlanda, la UE fue capaz de llegar a un acuerdo que trabajaba a favor de cada uno de estos países y no perjudicaba a otros Estados miembros.

Nuestras preocupaciones realmente se reducen a una sola palabra: flexibilidad. Y es con este espíritu con el que propongo las cuatro áreas principales en las que el Reino Unido quiere reformas.

1. Gobernanza económica:

No queremos interponernos en el camino de las medidas que los países de la eurozona han tomado para asegurar el futuro a largo plazo de su moneda. Pero queremos asegurarnos de que estos cambios respetarán la integridad del Mercado único y los intereses legítimos de los miembros fuera del euro.

Estoy seguro de que podemos lograr un acuerdo que funcione para todos.

Gran Bretaña no está buscando una nueva opción para el Reino Unido en esta área --tenemos opción sobre la moneda única que necesitamos. Tampoco estamos buscando un veto sobre lo que se hace en la zona euro. Lo que buscamos son principios legalmente vinculantes que preserven el funcionamiento de la Unión para todos los 28 Estados miembros --y mecanismo de salvaguardia para garantizar que se cumplan y se respeten estos principios.

Estos principios deben incluir el reconocimiento de que:

- La UE tiene más de una moneda.

- No debe haber ninguna discriminación y ninguna desventaja para cualquier negocio basada en la moneda del país.

- La integridad del mercado único debe ser protegido.

- Cualquier cambio que la zona euro decida hacer, tales como la creación de una unión bancaria, debe ser voluntaria para los países que están fuera del euro, nunca será obligatoria.

- Los contribuyentes de los países fuera del euro nunca deberán ser financieramente responsable por operaciones de apoyo a la zona euro como una moneda.

- Del mismo modo que la estabilidad financiera y la supervisión se ha convertido en un área clave de competencia de las entidades de la zona euro como el BCE, son también un área para las institutos nacionales, como el Banco de Inglaterra, para los no miembros del euro.

- Y cualquier conflicto que afecte a todos los Estados miembros debe de ser discutido y decidido por todos los Estados miembros.

2. Competitividad:

La gente en toda Europa quiere a la Unión Europea para ayudar a generar crecimiento y empleos. Gran Bretaña siempre ha sido una campeona en hacer que Europa sea más competitiva.

Por eso, Reino Unido invita a la actual Comisión Europea a centrarse en apoyar el crecimiento económico y retirar la legislación innecesaria. Esto incluye importantes medidas que los empresarios británicos han pedido, como por ejemplo, dar pasos hacia un mercado digital único, que podría añadir un 3% al PIB de la UE, y una unión de los mercados de capitales, que ayudará a financiar a empresarios y negocios en crecimiento.

La UE debería también hacer más para cumplir con sus compromisos con el libre flujo de capitales, bienes y servicios. Gran Bretaña cree que tendríamos que unir todas las distintas propuestas, promesas y acuerdos sobre el mercado único,  comercio y recorte de la regulación en un claro compromiso a largo plazo para fomentar la competitividad y productividad de la Unión Europea y conseguir crecimiento y trabajo para todos.

3. Soberanía:

Primero, quiero acabar con la obligación de Gran Bretaña de trabajar para una “unión más fuerte” como dice el Tratado. Es muy importante aclarar que este compromiso no se aplicará más a Reino Unido. Quiero que esto se haga de manera formal, jurídicamente vinculante e irreversible.

Segundo, mientras el Parlamento Europeo juega un papel importante, quiero mejorar el papel de los parlamentos nacionales, proponiendo un nuevo acuerdo donde grupos de parlamentos nacionales, actuando juntos, puedan parar una proposición legislativa que no quieran. El umbral preciso de parlamentos nacionales que se necesiten será un tema de la negociación.

Tercero, quiero ver los compromisos de la UE en materia de subsidiariedad totalmente implementados, con proposiciones claras para lograrlo. Como dijo el gobierno holandés [en 2013], la ambición debería ser “Europa donde sea necesario, nacional donde sea posible”.

4. Inmigración:

Gran Bretaña siempre ha sido una nación abierta, comerciante, y no queremos cambiar eso. Pero lo que queremos es encontrar acuerdos para permitir a un Estado miembro como Gran Bretaña restaure el sentido de justicia del sistema de inmigración y reducir el nivel altísimo actual de población que fluye de la UE a Reino Unido. Esto no ha sido planeado y es mucho mayor de lo esperado – mucho mayor que lo que los padres fundadores de la UE concibieron. Estos importantísimos flujos de población tienen, por supuesto, un impacto significativo en muchos Estados miembros, la mayoría de los cuales han visto partir en masa ciudadanos cualificados. Por lo tanto esto es un desafío compartido.

Hemos propuesto que la gente que venga a Gran Bretaña desde la UE tiene que vivir aquí y contribuir durante cuatro años antes de poder acceder a prestaciones en empleo o vivienda social. Y que deberíamos poner fin a la práctica de enviar los subsidios familiares al extranjero.

Artículo de Cameron aparecido en The Telegraph el 27 de febrero de 2016: “El Brexit sería el riesgo del siglo”

Si vota para permanecer en Europa, puedo describirle claramente a favor de que está votando. Nuestros vínculos comerciales con una reformada Europa y el resto del mundo crecerán; seguiremos trabajando con nuestros vecinos para hacer que nuestro país sea más seguro; y Gran Bretaña continuará ayudando a establecer las reglas del mercado de 500 millones de personas en nuestra puerta de al lado, y tendrá algo que decir sobre el futuro del continente al que estamos geográficamente atados.

Es por eso por lo que hoy quiero exponer algunas de las preguntas específicas que los que dejarían la Unión Europea deben responder.

La primera pregunta es: ¿qué relación comercial podría tener Gran Bretaña con Europa después de salir? Cada país al que se ha concedido acceso completo al mercado único ha tenido que pagar en la UE, y aceptar la libre circulación de las personas --pero no tiene nada que decir sobre las reglas que gobiernan esas cosas.

Sólo hay que preguntarle a los noruegos; pagan más o menos lo misma por cabeza a la UE que Gran Bretaña, y aceptan el doble de inmigrantes de la UE, sin embargo, no tienen voz en el Consejo de la UE.

La segunda pregunta es: ¿cuánto tiempo se tarda en poner una nueva relación en marcha  --¿y cómo de grande será la incertidumbre para las familias y las empresas en el ínterin? A Suiza le llevó una década negociar su relación actual con Europa, y a Canadá siete años --y todavía no se ha implementado. Por supuesto, los que abogan por salir de Europa dicen que deberíamos simplemente firmar acuerdos comerciales con otras partes del mundo. Pero, ¿cómo de probable es que la India, China o Brasil firmen un acuerdo comercial con nosotros antes de saber qué tipo de nueva relación tenemos con Europa?

La tercera pregunta se refiere a la seguridad. Hoy Gran Bretaña tiene toda una serie de acuerdos con nuestros vecinos europeos: la orden de detención europea, el acceso a los antecedentes penales europeos, el intercambio de información para detener a los terroristas que vengan a nuestro país. ¿Apoyan aquellos que quieren marcharse es red de cooperación en seguridad? Si no es así, tienen que explicar cómo van a proteger a la gente. ¿Qué proponen acuerdos individuales con 27 países? ¿Cuánto tiempo nos llevará?

En cuarto lugar, hay una gran pregunta más acerca de nuestro papel en el mundo: fuera de la UE, ¿es más o menos capaz Gran Bretaña de conseguir las cosas? Por supuesto, somos un país fuerte. Somos la quinta economía más grande del mundo. Tenemos unas fuerzas armadas excelentes. Pero pensad en las cosas que nos han amenazado en los últimos años: la perspectiva de un Irán nuclear; la agresión rusa en Ucrania; el impacto abrumador de la crisis de la migración; el veneno del extremismo islamista y el terrorismo.

Los países europeos tienen que trabajar juntos para hacer frente a ellos, y es a través de la UE que Gran Bretaña ha ayudado a conducir la respuesta de Europa. Y seguirán existiendo estos conflictos si Gran Bretaña deja la UE. Eso no significa que no podemos hacer cosas con la OTAN o con EE.UU.--pero hay una razón por la que nuestros aliados de la OTAN quieren que permanezcamos en la UE.

No hay ninguna duda en mi mente de que la única certeza en la salida es la incertidumbre; dejar Europa está lleno de riesgos. Riesgo para nuestra economía, debido a que el distanciamiento podría ejercer presión sobre la libra, las tasas de interés y el crecimiento. Riesgo para nuestra cooperación en materia de delincuencia y seguridad. Y riesgo para nuestra reputación como un país fuerte en el seno de las instituciones más importantes del mundo.

Conferencia de prensa el 7 de junio para instar a registrarse para poder votar en las últimas horas ante de la fecha límite: “Las seis mentiras completas de los que quieren dejar la UE”

1. Dijeron que somos responsables de rescatar a países de la eurozona

2. Dijeron que nuestro reembolso, el dinero que nos devolverá la UE, está en peligro

3. Dijeron que hemos renunciado a nuestra capacidad de vetar tratados de la UE

4. Dijeron que no teníamos ninguna capacidad para detener la subida de los gastos totales de la UE

5. Dijeron que éramos impotentes para impedir que Gran Bretaña fuese forzada a entrar en un ejército de la UE

6. Dijeron que nos ahorraríamos 8 mil millones de libras si dejamos la UE

Una campaña a favor de salir de la UE que recurre a falsedades totales estafando a la gente para que de un salto al vacío: es irresponsable y está mal y es hora de que sea confrontada al disparate que están vendiendo.

No tire por la borda su trabajo, no tire por la borda el futuro de sus hijos, no tire por la borda la fuerza y el futuro de nuestro país basado en estadísticas engañosas vendida por una campaña determinada a decir lo que sea , cualquier cosa, para conseguir el resultado que quieren.

 

Documentación recopilada y traducida por Gabriel Méndez y Amanda Andrades.

El próximo 23 de junio los británicos están llamados a votar su futuro dentro de la Unión Europea en un referéndum convocado por David Cameron, que ha pasado de mostrar una postura crítica y escéptica hacia las instituciones comunitarias y el modelo europeo a ser

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí