1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

EL ESPECTADOR PARTICIPANTE

17. Final de campaña al son de ‘Brexit’

José Antonio Pérez Tapias 23/06/2016

<p>Campaña electoral</p>

Campaña electoral

La boca del logo

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Son muchos los sones que hemos oído en estos días de campaña que nos han encaminado hacia la crucial jornada electoral del 26 de junio. Desde dulces melodías invitando a posibles compañeros de pacto hasta enérgicas tamborradas recusando a un impresentable candidato ministro en (malas) funciones, el menú ha sido variado en letras y músicas. Lo que no estaba previsto, pues la historia siempre reserva sorpresas, es que en el momento de la traca final sonaran a todo volumen los melancólicos tonos de Brexit, esa pieza cargada de amargura que se coló de pronto en los mítines de cierre. La verdad es que todos podíamos haber sido más previsores, pues, aun con mucho mirar de reojo al referéndum del Reino Unido, se albergaban demasiadas confianzas en que ganarían, aunque por escasa diferencia, los partidarios de su permanencia en la UE. Tal expectativa se ha revelado a la postre como exceso de ingenuidad, dado que todos somos conscientes de que el proyecto europeo no ofrece aliciente en estos momentos para sumarse a él con entusiasmo. Pero, aun así, en España, donde todavía las esperanzas en una UE transformada conservan cierto empuje, duele no sólo que el Reino Unido abandone esa casa europea, común a pesar de su mal estado, sino que con esa salida –Brexit, ¡cómo acertaron al ponerle nombre!-- es innegable que el edificio europeo tiene aún mucho más complicada su restauración. 

Puestos a reflexionar, como “manda” la normativa para el día previo a los comicios –es verdad que de manera ya insoportablemente paternalista--, cabe recordar que con el referéndum británico, y más aún con su resultado, el tema europeo entra de lleno en una campaña electoral en la que, como es tristemente tradicional, no había encontrado mucho eco. Referencias puntuales a cómo negociar con Bruselas unos plazos más amplios para la reducción del déficit público y algunas menciones de soslayo a la necesidad de actuar con más resolución para una respuesta decente ante la “crisis de los refugiados” han sido prácticamente las únicas cuestiones a través de las cuales Europa asomó en la campaña. Es de lamentar, la verdad, que no se abordaran de lleno cuestiones de calado como las que tocan a las secretísimas negociaciones sobre el TTIP o como las que inciden en asunto tan crucial como el necesario funcionamiento democrático de unas instituciones europeas, hoy sometidas antidemocráticamente a los dictados de los poderes económicos hasta el punto de haber llevado el proyecto europeo a una situación de proyecto en estado más que moribundo al sucumbir asfixiado por sus propias contradicciones internas. Aludir, como tantas veces hemos visto –eso sí-- a la dura situación que padece Grecia, sacrificada injustamente en los altares de la ortodoxia neoliberal que sostiene la troika, ha vuelto a ser ejercicio de insolidaria arrogancia antieuropeísta que, hecho desde esta periferia del Sur, muestra, además del correspondiente cinismo, una culpable ignorancia respecto a la realidad política en la que estamos inmersos. 

Si en nuestra meditación volvemos sobre el apoyo otorgado al Brexitencontramos mucho sobre lo que ahondar. El resultado del referéndum británico presenta diversas caras, las cuales, desde el respeto que en todo caso reclama el ejercicio del voto por parte de la ciudadanía, bien merecen detenerse en ellas para una aquilatada valoración. Si no cabe duda de que buena parte de los votos favorables a la permanencia en la UE se han dado desde una posición crítica con la UE, apostando por quedarse en ella para transformarla hacia una unión política no hipotecada por el economicismo neoliberal –como ha repetido una y otra vez el líder laborista Corbyn o el analista político Owen Jones--, tampoco se puede poner en duda que otra buena parte de los votos a favor de la salida han sido precisamente por la experiencia negativa en una UE burocratizada, antidemocrática, sometida a los intereses de los poderes financieros y ajena a los padecimientos de millones de personas que, como tantos trabajadores, han visto devaluados sus salarios o han sido arrojadas al paro. La misma parálisis de la socialdemocracia ante la reducción de los Estados europeos a la impotencia, atrapados en una maquinaria infernal ajena a exigencias de justicia, forma parte de las razones que han ido a apoyar en muchos casos el no a la permanencia del Reino Unido. 

Pero nos engañaríamos si sólo se considerara esa parte. El volumen porcentual alcanzado por el apoyo al Brexit, además de las causas apuntadas, ha encontrado el determinante de lo que ha sido el motivo de muchos votantes en el discurso ultranacionalista y xenófobo desplegado por el partido UKIP y por el sector más derechista de los conservadores, ése que el primer ministro Cameron no ha sabido retener a favor de la permanencia. De esa forma, la cuestión migratoria se ha situado de la peor manera en el centro de un debate que, ahogado en demagogia, se ha escorado hacia el rechazo visceral a la inmigración, incluida la de trabajadores comunitarios, los cuales ya habían sido situados en una posición asimétrica en cuanto a sus derechos respecto a los trabajadores británicos –en contra de la normativa  vigente en el resto de la UE--. Si a eso se añade, como ha señalado el periodista John Carlin, el efecto de soflamas hipernacionalistas, dirigidas a encumbrar la identidad británica –en versión con sesgo inglés recusado por los escoceses-- y a proclamar fatuamente la recuperación de la “independencia” en nombre de una soberanía mitificada, tenemos todos los factores contribuyentes al decantamiento a favor del Brexit. Apostar por la salida no era para muchos primordialmente por rebelión frente a una Europa de los banqueros, cuando la City es centro neurálgico del sistema financiero, ni por protesta por la insolidaridad con los refugiados. Dados los motivos que han influido, además de las causas que han traído a las circunstancias actuales, el Brexit es en gran parte victoria de una demagogia xenófoba que pronto se han apresurado a aplaudir el Frente Nacional de Le Pen en Francia y partidos de corte similar en otros países de Europa. 

Que el Brexit es revulsivo para reconstruir el proyecto europeo es conclusión positiva que pudiera sacarse del acontecimiento que ello supone, si en verdad se transita por ahí. Para ello hace falta comprender que una adecuada respuesta europea al “desplazamiento del mundo” hacia las nuevas coordenadas en que estamos –como analiza Sami Naïr a la vez que habla de una Europa mestiza-- no se logra por los caminos regresivos de identidades excluyentes ni de economías apoyadas en insostenibles arrogancias nacionalistas. También es cierto que esas nuevas respuestas requieren implicación de la ciudadanía desde el respeto a los pueblos que en cada caso constituyen. De ahí el ridículo espectáculo de demonizar la convocatoria de un referéndum, máxime si se hace asimilando de la manera más improcedente el referéndum recién celebrado en el Reino Unido con los que puedan plantearse en España en el caso de Cataluña u otros. Inveterada miopía frecuente en el solar hispano que necesita igualmente de urgente reflexión. 


16. ¿Qué hacer cuando el Palacio es un muladar?

El Palacio, ese lugar que es símbolo del orden, sede del poder, espacio de las decisiones que marcan el destino de hombres y mujeres de una sociedad, el Palacio con su política, la “política del Palacio” como certeramente era señalada por Pier Paolo Pasolini… Sabíamos que por todas sus estancias corría el aire infecto de la corrupción, que no había rincón alguno que se librara de la contaminación que hacía aquel ambiente poco menos que irrespirable. Lo que no se esperaba es que, de manera imprevista, reventaran las cloacas bajo sus sótanos y todo un espeso caudal de aguas fecales anegara el Palacio hasta sus salones más nobles. El desagradable espectáculo ofrecido por una tal riada de negruras pestilentes se convirtió en motivo de irreversible descrédito del poder que en el Palacio asentaba sus reales. De nada sirvió que el ministro del Interior se desgañitara diciendo que habían conspirado contra él al destapar las alcantarillas, recordando incluso a insignes presidentes del pasado que habían insistido en que el Estado también se defiende en las cloacas; es más, cual mayordomo de la Casa, el ministro quedó en evidencia como presunto artífice de las maniobras del más sucio juego diseñadas contra políticos rivales, siendo inútil que aludiera a la patria en peligro o a la razón de Estado. Diríase que con tal verborrea más se incrementaba el hedor de las aguas sucias y más se hacía patente la irresponsable frivolidad de aquel de quien el mayordomo se presentaba como fiel servidor: el presidente del Gobierno que en el Palacio, al menos hasta este momento de inaudita revelación de las miserias del poder, tenía la sala de mando de todo el aparato del Estado. Fuera del Palacio, cuando ya era inocultable su condición de gran muladar, iban arreciando las voces que, desde el pueblo, pedían dimisiones y ceses de quienes eran responsables de tamaña concentración de excrementos del poder, ahora emergidos con imparable efecto deslegitimador. 

Ante desastre tan lamentable para las instituciones democráticas de un Estado que era pensado como de derecho, ¿qué hacer? La pregunta, de resonancias leninistas cuando se formula como cuestión política en relación al mismísimo Estado, agudiza su fuerza interrogativa al plantearse al final de una campaña electoral, en vísperas de unos comicios llamados a elegir representantes que invistan con los atributos del poder a quien haya de ocupar la sede del Ejecutivo, es decir, a quien haya de ir al Palacio de la Moncloa a presidir el Gobierno de España. La situación, más de lo que pudiera esperarse, se ha hecho crítica. A la vista del lodazal en que han convertido el espacio del poder quienes hasta ahora ejercían el mando “dentro del Palacio”, se impone sacarlos democráticamente del mismo como condición sine qua non para la necesaria limpieza y saneamiento de instituciones del Estado puestas en peligro por quienes las han ensuciado con sus abusos. Las fuerzas políticas que pugnan por obtener el mayor apoyo en votos de la ciudadanía, dada la gravedad de las circunstancias, han de dejar claro ante sus propios votantes la común voluntad de recomponer los cauces por donde ha de discurrir la vida política. Saben que quienes se enseñoreaban arrogantemente sobre la sociedad que administraban van a tratar de conservar sus posiciones “dentro del Palacio”, incluso al precio de mantener la podredumbre que lo inunda. Hay que optar, por tanto, entre un pacto que refuerce la capacidad política de quienes pueden proceder a sanear el Palacio llegando “desde fuera” o sucumbir a injustificables connivencias con quienes “desde dentro” han debilitado al mismo Estado erosionando la legitimidad y prestigio de sus instituciones. 

PSOE y Podemos –y Ciudadanos tendrá que ver qué hace-- se enfrentan hoy a más responsabilidades que ayer para, tras las elecciones, unir fuerzas si no queremos que un Palacio en ruinas –un poder corrupto-- aplaste con su peso las posibilidades de la sociedad española de levantar el vuelo. Podemos y PSOE, ante sus respectivos electorados, tienen ya la obligación de mostrar, desde sus legítimas diferencias, que la lógica política con la que “desde fuera” pretenden llegar a La Moncloa, pasando por la Carrera de San Jerónimo, se contrapone a la de quienes “desde dentro” han patrimonializado el poder en beneficio propio, pensando que podían esconder los detritos antidemocráticos de unas prácticas extractivas que han llegado al expolio. 

Llegados a este punto, cuando los que se presentan como moderados defensores del orden han quedado en evidencia como los artífices del desorden, ya sabemos por dónde pasa la divisoria de verdad, en torno al Palacio, entre lo que se ha llamado vieja política y nueva política. No es necesario exagerar los tonos, pues la demarcación está clara. Sólo hace falta saber dónde y cómo hay que estar para no traicionar a ese pueblo que “fuera del Palacio”, como muy bien sabía Pasolini, batalla a diario por vivir y vivir con dignidad. 

15. Rajoy disimula, Iglesias se reprime y Sánchez sobreactúa

Quería escribir sobre cómo las campañas electorales, aunque se presenten complicadas, cual es el caso de la que estamos viviendo en España, acaban siendo siempre tiempo de emociones fuertes. Recordando aquella impactante obra de Goleman sobre La inteligencia emocional, casi habría que darle la vuelta al título y hablar de las emociones inteligentes, suponiendo que sean inteligentes, como de algo propio de la confrontación electoral entre partidos, entre candidatos, tratando de ganar votos, movilizando para ello esos resortes sensibles donde en el caso de los humanos se deciden las adhesiones. 

De ello quería hablar, pero la realidad se nos ha echado encima con toda su podredumbre. La noticia sobre cómo, al parecer, el ministro del Interior del Gobierno del PP trataba de poner la Oficina Antifraude de Cataluña al servicio de una sucia tarea de descrédito de políticos independentistas, encargando la tarea de hurgar en sus cuentas, patrimonios y entornos para fabricarles alguna denuncia, es todo un caso de la más grosera instrumentalización de servicios del Estado para destruir adversarios políticos –tratados, ciertamente, como enemigos--. Que el ministro del Interior, aun estando en funciones, no dimita por ello, ni sea fulminantemente destituido por el presidente del Gobierno, es clara señal de la degradación a la que se han visto arrastradas nuestras instituciones democráticas. A la corrupción política, de la cual el PP tiene el récord en una España que está sufriendo el trago de verse algo así como en la triste imagen de un “reino bananero”, se suma esta apropiación y manejo de las instituciones por parte de quienes piensan que son suyas y que en ellas pueden hacer cualquier cosa para, en nombre de “su” España, justificar encima hasta hechos presuntamente delictivos en nombre de la razón de Estado. Patriotas de pacotilla que ni creen en el Estado de Derecho y que, ante lo que se avecina, no tienen empacho en presentarse como los sensatos: lobos bajo piel de cordero, pero que no pueden engañar bajo el disfraz de la moderación. Ya puede disimular Rajoy, impresentable como candidato dada su hoja de servicios, que, silbando y mirando para otro sitio, no puede convencer a nadie de que no sabía nada de Bárcenas y de la financiación presuntamente ilegal del PP o, ahora, de los tejemanejes de un ministro que ha mantenido en su puesto a pesar de sus reiteradas barbaridades –de las que el candidato popular tiene la cara dura de decir que ignoraba todo--. 

Afortunadamente, no toda la realidad se agota en la candidatura de un expresidente que aspira a segundo mandato aupado por un partido que incluso puede quedar siendo el más votado –triste paradoja de una democracia viciada--, a pesar de corrupciones y quiebras del Estado de Derecho. Hay otros candidatos, con sus respectivas fuerzas detrás, cuya obligación más seria es pactar una alternativa de gobierno en positivo, pero consiguiendo en primer lugar que no haya quien desde el pozo de la indignidad pase de nuevo a presidir el poder ejecutivo del Estado. 

Uno de los candidatos aludidos es Pablo Iglesias, líder de Podemos, que apura campaña saboreando mieles de victoria. No obstante, olfateando el viento del cambio –buena descripción de su estado por parte de Soledad Gallego-Díaz--, sabe que no puede dejarse llevar por veleidades histriónicas, trampa en la que cayó anteriormente, y que ha de presentarse comedido en sus declaraciones y contenido en sus mismas emociones. Aun así, y a pesar del pragmatismo conducente a abrazar un discurso que se presenta como socialdemócrata, por pensar que es el que corresponde a una izquierda viable, no deja de rozar el exceso insistiendo en demasía en verse ya como primer ministro. Lo reprimido retorna, como decía Freud, en algunos momentos casi de inmediato, y el “sujeto barrado” lacaniano trata a veces de resolver el vacío de su propia escisión con apresurados pasos hacia el objeto de su deseo. No hay que perder de vista lo real, siempre escondido tras la realidad, tensionada de continuo entre lo imaginado y el orden, simbólicamente reforzado, en el que nos movemos. Conviene no olvidarlo ni cuando el aire huele a victoria.

El otro candidato para en verdad ofrecer alternativa al PP es Pedro Sánchez, sacando músculo político y mostrando fuerza personal para compensar lo que puede ofrecer un PSOE en horas bajas. Hacen bien él y su equipo en luchar a brazo partido ahuyentando todo derrotismo en cuanto a los previsibles resultados del Partido Socialista, a tenor de pronósticos nada halagüeños. No obstante, habiendo entrado por los derroteros de una continuada sobreactuación, pensando que así quedan atrás las penurias colectivas y se superan los obstáculos puestos por quienes hasta fijaron fecha de caducidad al candidato socialista, éste llega a excesos retóricos innecesarios, como la reiterada insistencia en que “Iglesias no será presidente”, o al atasco en déficits que parecen insalvables, como la indefinición que asoma en la persistencia en no ofrecer ni siquiera un guiño respecto a la política de alianzas postelectoral. Por nadar y guardar la ropa, aparentando una solidez que desde fuera no se percibe, puede ocurrir que la estrategia propicie el ahogamiento. Actuar más allá del umbral en que los objetivos de la pretendida comunicación se malbaratan –incluso abusando de elevar la voz en mítines hasta decibelios sobrehumanos-- es algo que, obviamente, debe evitarse. A poco que se considere que el posible aliado para pactar por la izquierda es Podemos no es lo mejor insistir en que propició que siguiera Rajoy, en funciones, e impidió el gobierno del cambio votando lo mismo que el PP en el pasado debate de investidura. La teoría de la “pinza” repele más que atrae a posibles votantes socialistas. Resulta chocante que cuando otros recuperan mesura, por este lado abunde la desmesura. A no ser que…  Por cierto, no es que Albert Rivera esté olvidado, pero quien se encarga de los recados va flojo de pathos. Le basta con papel de correveidile desde la posición conservadora de mantener lo logrado. Lo que muchos esperamos es que no sea el gozne sobre el que gire el PSOE cuando abriendo las urnas baje el telón y cese el tiempo de las sobreactuaciones. Hay días en los que el futuro sale deprisa a nuestro encuentro. 

 14. Un referéndum entre líneas

Un observador externo, pero bien informado, estaría asombrado de cómo en una campaña electoral que tiene lugar en un Estado sumido en una grave crisis institucional se soslayan, sin embargo, las propuestas políticas para resolver airosamente –democráticamente, con una buena solución-- dicha crisis. Sólo de vez en cuando, y en tanto haya quien urja alguna respuesta, sacan los candidatos a relucir sus posiciones al respecto. Sigue operando una especie de tabú no suficientemente levantado, el cual impide abordar la cuestión con la suficiente claridad. Cabe constatar que hasta los mismos independentistas en Cataluña, dado el difícil momento en que se halla la coalición soberanista más volcada al proceso que tratan de impulsar, tampoco ponen demasiado empeño en hablar del asunto, máxime en unas elecciones para el Parlamento del Estado español. Todo queda en cómo se subrayan o se sortean determinadas líneas rojasal abordar la cuestión. 

Las derechas –PP y Ciudadanos-- no quieren ni hablar del tema. En la ceguera a la que les lleva su imaginario españolista no entra para nada la capacidad de ver otra cosa que no sea el actual Estado autonómico, a pesar de su agotamiento como institucionalización de la estructura territorial de España, interpretándolo como el no va más en aquello a lo que ha podido ir un Estado unitario en su evolución descentralizadora. Nada, pues, de federalismo, ni de plurinacionalidad, ni de referéndum sobre cuestiones que rocen la actual conformación del Estado. Los supuestos patriotas, de tanto aferrarse a su ciego, pero interesado, nacionalismo españolista, son capaces de negar un futuro viable al Estado español.

El Partido Socialista avanzó posiciones con su discurso sobre reforma federal del Estado de las Autonomías, mas frenando el posible despliegue de dicho planteamiento en lo que toca al reconocimiento de la misma plurinacionalidad de la realidad política española. Ante esa cuestión, fundamental para encontrar vías de salida a la crisis política del Estado español, el PSOE se retrajo a una posición al respecto muy inhibida como es la recogida en su Declaración de Granada –en todo caso, aceptable punto de partida, pero insuficiente como punto de llegada--. Y desde ahí, todo queda, aparte de medidas de carácter técnico-jurídico para incluir en una posible reforma constitucional, en lo que se expresa mediante eufemismos como el que habla de reconocimiento de la “singularidad” de Cataluña, eludiendo toda alusión a la condición de nación. En cuanto a reférendum, se limita al que es obligado hacer en toda reforma de la Constitución, añadiendo la posibilidad de otro si se vuelve a reformar el Estatut. De aquel referéndum consultivo que en su día, al hilo del debate sobre el “derecho a decidir”, asumió en su programa el PSC en 2012, nada de nada. Se dice que es una propuesta cuyo sentido caducó. Y dicho eso, sólo queda rechazar toda propuesta que venga en ese sentido, trazando esa imaginaria e irrebasable línea roja en torno a ello como si traspasarla fuera adentrarse en los infiernos. De suyo, condenar la propuesta de referéndum que se formula desde Podemos es la única respuesta que se da al respecto, obviando que Podemos va clarificando dicha propuesta como referéndum consultivo, diferenciable de uno de autodeterminación, y añadiendo, contra las evidencias políticas, que Podemos alienta el secesionismo o que es partido que juega a romper España.  En definitiva, línea rojaque sirve al PSOE como pretexto para no deslizarse hacia el texto de un pacto con Unidos Podemos. 

En el campo del partido morado ha arraigado la idea de pensar el Estado que España necesita como plurinacional. No ha ocurrido lo que en correlación sería de esperar: una madurada propuesta federalista consonante con dicha idea –lo cual, dicho sea de paso, aclararía algo respecto a lo que piensan cuando hablan de “patria”--. Por de pronto, sí se muestran a favor de una consulta, en el marco de la legalidad, sobre las preferencias de la ciudadanía catalana en cuanto a la forma de relación futura entre Cataluña y el Estado. Y eso, además, puesto de nuevo en el menú electoral cuando el mismo Puigdemont, al frente de la Generalitat, ha reconocido que se podría hacer un referéndum de esas características que contemplara entre las posibilidades consultadas una solución federal. Lo curioso del caso es que la candidatura en la que participa Podemos en Cataluña se perfila de nuevo como ganadora, justamente recogiendo explícitamente lo que años atrás también propusieron los socialistas catalanes. ¿Se trata de una línea roja por parte de Podemos ante una hipotética negociación con el PSOE? Su dirección niega que sea cuestión que no se pueda debatir y matizar, a la vez que afirma que es punto irrenunciable. 

El observador externo podría pensar que lo más saludable para un Estado en fase crítica es, ciertamente, sacar la cuestión de un referéndum consultivo en Cataluña de ese vagar entre líneas para valorar la propuesta en su justa medida. Este espectador participante piensa como el observador externo, y como lo ha dicho en artículos y libros, y en debates en muy diversos foros desde antes de que naciera Podemos, encontró y ahora sigue subrayando sólidas razones que pueden aducirse para sostener que una consulta a la ciudadanía catalana es pieza clave para la futura convivencia democrática en un Estado federal plurinacional como el que la realidad hispana necesita. 

13. El simplismo como arma demagógica

La democracia es un invento político muy sensible, el cual fácilmente se puede ver afectado por las distorsiones que en él produce la demagogia. Ya lo sabían los griegos del siglo IV antes de nuestra era. Nosotros, por tanto, debemos tenerlo bien presente para que nadie venga en nuestra democracia, ni siquiera en campaña electoral, a darnos gato por liebre y, por supuesto, para poder defender las propias instituciones y procedimientos democráticos de la perversión que para ellos supone la demagogia.

El truco fundamental de la demagogia es muy conocido: halagar el oído de los ciudadanos para, con el halago, deslizar argumentos falaces de manera que los hagan suyos y se pongan a favor de quien utiliza esos pseudoargumentos para, en definitiva, generar adhesiones que le permitan ganar el poder o mantenerse en él. Se trata, pues, de una retórica inclinada hacia una persuasión muy viciada, capaz de anular la capacidad de crítica de los destinatarios de un discurso mendaz. Lo que encontramos actualmente es tal abuso de esa distorsionada retórica que, contando además con los altavoces de los medios de comunicación y el potencial multiplicador del eco que tienen Internet y las redes sociales, llega a presentar tales maneras de reducir las razones a mero material de propaganda tan groseramente parcial –no ya solo partidista-- que implica una tal simplificación de los mensajes que raya en el más burdo simplismo. Eso, que en frío es una ofensa a la inteligencia ciudadana, en el fragor de una campaña electoral funciona como máquina de titulares de prensa, como fábrica de lemas facilones, como arma demagógica de fácil uso contra adversarios políticos de cualquier otra fuerza que no sea la propia. Se puede entender que la democracia, en período electoral, no se despliegue como en estado de continua deliberación política; pero debe recusarse que en tales momentos la democracia se vea invadida por mentiras, falsedades, medias verdades y, simple y llanamente, estupideces, las cuales, sin embargo, a poco que se analicen, se verá que llevan, bajo apariencia inane, cargas de material contra la misma convivencia cívica.

Nos podemos fijar en algunas manifestaciones reciente de líderes políticos para corroborar cómo el simplismo pasa a ser, a veces muy sutilmente, una eficaz arma demagógica. Así, el candidato del PP, el señor Rajoy, de quien todo el mundo conoce sus habilidades para la antirretórica, se deja caer frecuentemente con ridículos ensalzamientos de España y de los españoles como los mejores, menos los que son malos. Tal esquema dicotómico, no sólo de obvio fácil manejo, sino apto para toda clase de bromas y chascarrillos, cuela, sin embargo, en conversaciones de todo tipo, consiguiendo el demagógico efecto de identificar lo bueno con una sola formación política y lo malo con todas las demás –o por extremistas, o por vendidas, o por advenedizas--. Con ese telón de fondo, identificar propuestas políticas de izquierda con lo que pasa en Venezuela, o asimilarlas a lo que sucede en Grecia, forma parte de la fábrica de engaños simplistas con los que se pretende minar todo pensamiento alternativo.

En otros casos, la cuestión se presenta más sofisticada, pero dando pábulo a una demagogia que hace flaco favor, no sólo a la convivencia entre españoles, sino al futuro del Estado. Siento constatarlo, pero me parece de una imprudencia política notable avivar el anticatalanismo con comentarios muy simplistas sobre una hipotética Hacienda catalana, para reforzar el españolismo, esperando que se traduzca en votos a un PSOE que, como hace la presidenta de la Junta de Andalucía, es presentado cual adalid de la defensa de (una determinada manera de entender) la unidad de España.

Desgraciadamente, la tentación demagógica es fácil que haga sucumbir a ella a partidos y a líderes políticos en general. Cuando el líder de Ciudadanos, como aplicado aprendiz de presidente, anuncia a bombo y platillo que va a lograr en tres meses lo que otros no lograron en treinta años, es tal brindis al sol que no merecería más comentario si no fuera porque en torno a tal aceleramiento de actividad política se habla del pacto de la educación con un desconocimiento del asunto más que preocupante, o se vuelve sobre la supresión de las diputaciones como si fuera algo a resolver en un pispás, sin más complicaciones que el no quererlo hacer. Es todo de un simplismo más que sorprendente.

Para ser justos con los hechos hay que mencionar que también Podemos cae en tentaciones demagógicas cuando oscila entre el rupturismo con el régimen de la Transición y su salida al rescate de la socialdemocracia. Por tanto, cuidado hay que tener con recorridos políticos a uña de caballo que, si no se hacen con la debida fuerza argumental, acaban en el simplismo demagógico que puede arruinar las posibilidades de un proyecto.

12. Ojalá ya no esté el dinosaurio

Es mi deseo. Lo comparto con millones quizá de ciudadanas y ciudadanos españoles de izquierda. Y soy consciente, como ellos, de que puede tratarse de eso que los entendidos, cuando aspiran a ser cosmopolitas, llaman wishful tkinking, esto es, ese pensamiento ilusorio, meramente desiderativo, que de tanto anhelar algo lo pone de antemano en la realidad. Pero aun así, prefiero en mi caso correr el riesgo, formular un deseo para que se cumpla de aquí a una semana, el lunes siguiente a la jornada electoral del 26 de junio. Quizá por eso, para curarme en salud de la patología de la que pueden acusarme, esa consistente en una ingenuidad que hasta puede ser provocativa, me amparo bajo la maestría literaria de Augusto Monterroso, llevada al máximo en el famoso microrrelato suyo que ha pasado a ser el cuento más comentado de la historia: “Cuando despertó, el dinosaurio todavía estaba allí”

Con la venia del gran escritor guatemalteco, me permito imaginar una situación contraria a la que halló el protagonista de su cuento, el cual quizá saliera de una pesadilla para toparse con que en la facticidad del estado de vigilia el dinosaurio seguía estando allí. Yo quiero despertar el lunes 27 de junio para comprobar que el PP, ese partido de raíces prediluvianas, ya no está allí, para constatar, palpándome y refregándome los ojos, que su candidato, presidente en funciones hasta la noche anterior, ha sido desalojado de La Moncloa. 

Es probable que no pase de sueño soñado despierto el esperar que deseo tan ansiado se cumpla. No obstante, para quienes nos resistimos a pensar que no es una mera fantasía política el ver cómo la derecha es democráticamente obligada a pasar a la oposición, toda nuestra confianza se cifra en considerar como realista –esperanzadamente realista-- la concreta posibilidad de que una alianza de izquierdas, gravitando sobre un pacto postelectoral entre PSOE y Unidos Podemos, al que otras fuerzas pudieran sumarse en diferentes formas, fuera el soporte de un gobierno efectivamente alternativo a lo que ha significado la pesadilla de los años de gobierno popular

¿De quiénes depende que el dinosaurio popular no esté, tras las elecciones, ahí donde ha estado hasta ahora? Perdón por la pregunta, que es retórica. Todos sabemos quiénes tienen las llaves para abrir esa puerta de salida de la derecha que ha de ser puerta de entrada de la izquierda al gobierno de España. Lo necesario es que haya acuerdo entre unos y otros –o entre Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, si queremos personalizar-- para que las dos llaves funcionen a la vez y en el mismo sentido. A nadie se le escapa, por lo demás, que hay quienes tratan de poner cerrojos para que no haya vía libre hacia un pacto de izquierda. Esos cerrojos, si los hubiera por el lado de Unidos Podemos, buscando subterfugios para no pactar con los socialistas, o si se echaran cual candados de imposible apertura desde el lado del PSOE, como destacadas figuras en su seno lo propugnan abiertamente, serían la causa de que la derecha neoliberal y conservadora, con el baldón de la corrupción además sobre sus espaldas, siguiera “des-gobernando” este país. No nos lo merecemos, y la autocontradicción de quienes desde la izquierda impidieran un gobierno de verdadero cambio sería imperdonable. 

11. El ciudadano Diógenes busca candidato

Conocemos la anécdota, que ha llegado hasta nosotros desde la antigüedad, de Diógenes de Sínope, el más inconformista de los pensadores griegos y que por ello pasó a encarnar la filosofía cínica con todo su potencial revulsivo –nada que ver con lo que hoy consideramos cinismo--, cuando se andaba por Atenas con una linterna en la mano buscando, en medio de la ciudad, un hombre. Estaba rodeado de muchos, pero algo les faltaba para que él siguiera buscando uno de verdad.

Hoy, en nuestros inmediatos entornos sociales, encontramos, en cierta forma, muchos diógenes. Les podemos llamar a cada uno “ciudadano Diógenes” –con permiso del de Sínope, que eso de la vida de la polis lo veía en tan mal estado que ya se encargó de marcar distancias respecto a ella--. El caso es que el ciudadano Diógenes, con o sin perro, pero con una linterna o algo equivalente, anda buscando, en este momento de inminentes nuevas elecciones, un candidato. Y bien es verdad que está rodeado de muchos, pero ninguno le convence. De ahí sus dudas, las que le impelen a seguir buscando. Mientras lo halla –quizá no lo encuentre--, al ciudadano Diógenes lo incluyen los demás entre los indecisos o entre los que al final pueden nutrir la cifra de los abstencionistas. Y cierto es que los candidatos que pululan por el espacio político, en eso que llaman campaña electoral –Diógenes vuelca todo su sarcasmo sobre esa denominación--, no cesan en su propósito de tratar de convencer a los escépticos o de retener a los que desisten de votar para ir a la bolsa de la abstención. No hay diógenes que no eche en falta su tonel.

Pero, para decirlo todo, no es nuevo esto de que haya diógenes en “modo búsqueda” cuando se acercan elecciones. El filósofo Ortega, aquel otro “espectador”, en un artículo de sus tiempos jóvenes titulado ‘El hombre de la calle busca candidato’, subraya cómo ese ciudadano aspira a ser “un elector que encuentra un candidato de su gusto”, para lo cual, como es sabido, enciende “la lámpara de Diógenes”. Siempre la linterna, necesaria, y ello porque el susodicho elector –dice nuestro Ortega-- “preferiría personas y modales más modestos, y los optantes a la diputación le asustan con sus promesas superlativas”. En resumidas cuentas, que el vocacionado como elector busca candidato porque “empieza a sospechar que no sólo este o aquel partido, sino la política entera, está montada en un tono de grandilocuencia y megalomanía que fatalmente la desvía y pervierte”. Y el llamado a ser votante no está dispuesto a sacrificar su “espíritu libre”, antes, durante y después de la votación –suponiendo que a la postre se decida a plasmar su voluntad en la urna--
12. Ojalá ya no esté el dinosauri

Confesaré, después de transcribir esas líneas orteguianas que tienen casi un siglo en su tinta, que no deja de sorprenderme el hecho de que hoy sigan siendo motivo de escepticismo y desafección actitudes que, en la política española de hace una centuria, alimentaban las reticencias de un votante a la búsqueda de candidato. Pero ahí está ese 30% de indecisos o posibles abstencionistas esperando buenos motivos para elegir y sólidas razones para votar. Todo un reto. Por la izquierda debe saberse que en él se juega mucho más que el número de escaños.

10. Sobran populismos y faltan proyectos. 

Ya estamos otra vez en el tejemaneje de las cuentas. Unos escaños pactados por aquí, otros que se abstienen por allá, los que voten “no” puede que no sean muchos… y presidente habemus. Ni más ni menos que variantes parlamentarias del cuento de la lechera. ¿A quién se le romperá antes el cántaro?

Entre ensoñaciones y cálculos, es verdad que las candidaturas a las próximas elecciones generales del 26 de junio en algunos casos se presentan como antagónicas, mientras que en otros se disputan ese lugar tan concurrido que es el centro, lugar por otra parte mal descrito puesto que lo cierto es que el llamado centro está en la derecha. Pero tan verdadero como eso es que, a pesar de diferencias y distancias, los protagonistas por arriba de esta carrera electoral compiten por ganar votos utilizando en algunos casos fórmulas similares que vienen a compartir. Una de ellas, que se usa por todos hasta la saciedad, es la consistente en apelar a la gente. Se insiste una y otra vez en que hay que resolver los problemas de la gente, escuchar a la gente, potenciar las capacidades para emprender de la gente… ¡Siempre la gente! Es decir, todos igualmente populistas al reutilizar el concepto de gente reduciéndolo a un “significante vacío” –en verdad, un significante vaciado--, es decir, a un significante expuesto a que su significado se reconfigure a partir de las circunstancias transmutando su carga semántica a conveniencia.

A poco que se piense parece mentira que vengamos de etapas recientes en las que se había diagnosticado como patología política la crisis de representación que padecíamos en nuestra sociedad. Antes, la representación política –dejadas a salvo las opciones individuales-- se estructuraba de manera general conforme a realidades demográficas, es decir, conforme al hecho de las clases sociales existentes, por más que siempre hubiera individuos dispuestos a romper con lo previsto y a salir de los carriles políticamente diseñados. Esa vinculación, aunque fuera tenue, daba un mapa electoral bastante previsible pues, con la fidelidad propia de quienes hacen un pacto de por vida, permitía correlaciones notables entre lugar social y espacio político. Eso es lo que ahora está totalmente descoyuntado. En consecuencia, un Partido Socialista, por ejemplo, que ya no cuenta con la correlación entre clase obrera y partido político (obrero) se ve abocado a actuar intentando molestar lo menos posible con fórmulas genéricas que no sean muy necesitadas de inteligencia de izquierda. Ese afán por no molestar, pero no sólo en sentido físico, sino en el sentido sociopolítico más estricto que supone no molestar a los poderes de quienes efectivamente mandan, aunque no hayan pasado por las urnas, es lo que hace que los partidos políticos, interclasistas por la imposibilidad de ser lo contrario, se refieran al conjunto de la ciudadanía como la gente.

Todos hablan, pues, de la gente…, ¡aunque estén escasos de gente! Y ese hablar de la gente se torna deriva a lo desconocido a no ser que entre tantos interrogantes se tenga claro a qué gente nos referimos, a qué gente se dirige un candidato. La verdad es que no se tiene tal respuesta clara y el concepto de “gente” se utiliza como reclamo para una sociedad respecto a la cual se eclipsan sus desigualdades, neutralizando determinadas demandas una vez que se subsumen todas en el saco común de lo que supuestamente necesita la gente en general, todos y en verdad nadie determinado. Es por eso que el vocablo “gente” se utiliza a discreción adornando tal uso mediante el discurso de la transversalidad.

Se impone así una nueva manera de entender la sociedad como sociedad de la gente. Al parecer hemos pasado a ella dejando atrás la sociedad de masas. Lo malo, sin embargo, es que los individuos no se ven tratados en los mensajes políticos como ciudadanos y ciudadanas, con derechos y expectativas, sino sólo como gente que, a lo sumo, se ve integrada en una colectividad gracias a la pertenencia a una realidad nacional. La conciencia nacional, como bien sabe la derecha que tanto la explota, ya se encarga de borrar todo contenido inconveniente. Identificando a la gente con la nación, el discurso político queda ya puesto en bandeja para derivar hacia planteamientos populistas, sean de derecha o de menos derecha, pues difícil es –mis disculpas a Chantal Mouffe-- defender la no contradicción de un populismo de izquierda. Con lo cual, estamos en que, aun con sus respectivos acentos, populistas son todos, lo cual no es para echar las campanas al vuelo.

¿Qué acompaña al populismo en el contexto de la actual campaña electoral en la que en España estamos metidos? Una notable carencia de proyecto político en los distintos partidos. Todos tienen su repertorio de medidas programáticas, pero más bien ensartadas unas junto a otras que articuladas en lo que en cada caso debiera ser un proyecto político, marco de propuestas concretas y referencia para la acción política. No son series de medidas simplemente yuxtapuestas, a veces contradictorias, las que concitan adhesión o entusiasmo a raíz del discurso de un candidato o de un partido. De ahí que se constate una situación de déficit en las propuestas a la hora de pedir el voto, pues la carencia de proyecto no se suple solo con medidas formales o de nuevos procedimientos (para combatir la corrupción, por ejemplo, o para reformar la ley electoral). ¿Adónde se pretende que España se encamine? No hay respuestas consistentes a dicha cuestión. Y ese vacío tampoco lo colma un refuerzo de emociones políticas o de encumbramiento de líderes. 

9. La paradoja de una mayoría no mayoritaria. 

Las paradojas tienen su encanto. Tensionando el lenguaje, son retos para nuestro intelecto. Por eso mismo hay que manejarlas con cuidado. Quien formula una propuesta sirviéndose de una paradoja puede que no salga airoso del reto que él mismo se haya planteado. En tal caso, por el contrario, puede ocurrir que el atrevimiento retórico provoque un mayor hundimiento en las contradicciones de las que se quería salir con una propuesta paradójica que pretendía ser como una cuña de la misma madera. Me temo que una situación así es la que puede tener que afrontar la dirección del PSOE y, concretamente, su portavoz a estos efectos, el reputado economista Jordi Sevilla, cuando lanza el mensaje de que “para evitar terceras elecciones, si no hay mayorías, debería dejarse gobernar al candidato que consiga mayor apoyo parlamentario”. Salta a la vista que está planteando de manera explícita la hipótesis  consistente en que, de hecho, se reconozca políticamente, con la correspondiente traducción en comportamiento parlamentario, una mayoría que no se tiene. ¿Qué decir, pues, ante esta aparente solución para salir de todo posible bloqueo en un nuevo proceso de investidura de un candidato para la presidencia del Gobierno de España? 

Hay que conceder, por una parte, que una fórmula como la propuesta se hace valer recordando al Partido Popular la obviedad, respecto a la cual son tan interesadamente olvidadizos, de que en España tenemos un sistema parlamentario. Por ello, la ciudadanía elige a sus representantes en las cámaras legislativas, siendo éstos los que después, en el Congreso de los Diputados, han de conformar la mayoría necesaria para investir a un candidato como presidente del Ejecutivo. No hay, por tanto, elección directa de un presidente que de suyo es un primer ministro. De nada sirve invocar sin más el hecho de la lista más votada  para reivindicar que automáticamente sea presidente quien la haya encabezado, tratando así de legitimar apelando al voto de los electores algo que tales votantes de suyo no han elegido. Los electores sólo dan su voto para quienes han de representarlos en la sede del poder legislativo, entrando en sus funciones el apoyo a una candidatura presidencial en base a una mayoría parlamentaria que, si de entrada ningún partido cuenta con ella en términos de mayoría absoluta, ha de conformarse mediante pactos hasta lograr la mayoría suficiente legalmente exigida. No obstante, a pesar de ser así las cosas en la democracia que en nuestro Estado tenemos, la derecha, esa que tanto invoca la Constitución cuando le interesa, seguirá dando la lata con el tan recurrente mensaje engañoso de que se traiciona la voluntad de la ciudadanía si no se inviste presidente al candidato del partido con más votos. Es una intencionada falsedad a la que podemos atribuir voluntad de engaño. 

Dicho lo anterior, es obligado señalar, por otra parte, los problemas que encierra la propuesta de desbloqueo parlamentario comunicada por Jordi Sevilla, la cual recoge formulaciones de Pedro Sánchez en otros momentos, así como se hace eco de la reiterada indicación hecha desde mucho tiempo atrás por Felipe González acerca de que se deje gobernar, mediante abstención por parte de PP o PSOE, a quien tenga cierta mayoría, sea PSOE o PP, aunque no llegue a la mayoría que debiera haber de no contar con abstenciones. Hay que señalar primeramente que una fórmula así de ninguna manera puede sostenerse en el vacío, sino que implica algún tipo de acuerdo, presentado incluso como de cortesía parlamentaria, para que los implicados en una situación como la que se quiere abordar acepten la solución. Es decir, es insoslayable reconocer que para que esa vía de desbloqueo funcione tiene que haber alguna suerte de acuerdo entre PP y PSOE. ¿Supondría tal acuerdo una forma “elegante” de dejar paso al PP hacia el gobierno, en el caso de que fuera el partido que aglutinara más apoyos seguros? Y, de otro lado, ¿entrañaría tal acuerdo una confirmada anuencia del PP en el caso de que fuera el PSOE el que pudiera ostentar más apoyos confirmados? Una respuesta positiva a ambos interrogantes conlleva alguna forma de acuerdo del PSOE con el PP, y tal cosa no debe eludirse ante la opinión pública. 

Una segunda cuestión ineludible es la relativa a la mayoría que pueda o quiera conseguirse, lo cual para el PSOE es cuestión crucial. Desde el campo socialista, el asunto no puede limitarse a pedir a la derecha, e indirectamente también a la izquierda o a nacionalistas que no entren en la mayoría que se conforme, que den vía libre a una supuesta mayoría de diputados, confiando en la abstención de quienes no la integren para cumplir los exigentes requisitos para mayoría suficiente. El quid de la cuestión radica en dónde se pone el límite de la mayoría que se quiere hacer valer y, por supuesto, con quién se suma para lograrla. En otros términos, ¿vale recabar apoyo para una mayoría no mayoritaria cuando se ha desechado intentar un pacto más amplio o de otra índole que permitiera una mayoría suficiente, es decir -–con perdón por la redundancia--, una “mayoría (en verdad) mayoritaria”?

Pienso, como muchos ciudadanos y ciudadanas, que el PSOE debe aclarar al máximo la índole y el alcance de su propuesta, no sea que bajo una alambicada fórmula de sabor parlamentario se suministre el amargo trago de un pacto por la derecha, con Ciudadanos, por ejemplo, en vez de un pacto por la izquierda, quizá desechado ya cuando la misma fórmula se hace pública cual bálsamo de Fierabrás para evitar las tremendas calenturas que puede originar un nuevo retraso en formar gobierno o la hipótesis que nadie quiere contemplar de una tercera convocatoria electoral. Hace falta una fórmula magistral, ciertamente, pero somos muchos los que esgrimimos razones para que en su composición no se excluya un pacto por la izquierda que, aun con sus paradojas, puede ser la vía para no quedar hundidos en contradicciones insalvables. 

8. Desde los “cristianos viejos” a los españoles buenos. 

Ya lo dejó escrito Cervantes en las primeras líneas de su magna obra, El Quijote: “duelos y quebrantos los sábados”. Es decir, indicación de menú bajo la cual se recoge la autoritaria orden de que “den morcilla” o plato de huevos con tocino o chorizo, en sábado  –¡repárese bien!--, para que ningún cristiano nuevo, siempre bajo sospecha de seguir siendo judaizante, escapara a la prueba que ha de pasar si quiere ver expedita la puerta para la integración social entre los cristianos viejos.  Y en ésas seguimos, cuatro siglos después. Para algunos, no todos somos iguales. Piensan ellos que a los suyos, esto es, a ellos mismos les corresponde, por la naturaleza de las cosas, el poder, porque han de mandar los que tienen la pureza de sangre necesaria para ordenar los asuntos de la patria –identificados con los de su clase-- y velar por lo que ha de ser su incorruptible esencia –como incorruptible era el brazo de Santa Teresa que esgrimía el dictador de cuyo nombre no quiero acordarme, para legitimar con los restos de tan egregia doctora de la Iglesia, aunque fuera de ascendencia judía, el nacionalcatolicismo con el que legitimaba su criminal régimen--. Tal es el fondo telúrico de la derecha española, conservadora hasta las cachas, hoy entregada al neoliberalismo rampante que ha dominado la escena mundial y, por supuesto, el patio nacional, en los últimos tiempos. 

¿Y a qué viene esto? Es interrogante al que cualquiera puede responder acogiéndose, según preferencias, o a la poesía de Bécquer o a la antipoesía del chileno Nicanor Parra: “¿Y tú me lo preguntas, amor mío?”. La respuesta está clara: la derecha española se mantiene en su imaginario carpetovetónico a piñón fijo. Y para prueba, un botón electoral, el que arrebatamos a Rajoy, desprendiéndolo de su chaqueta, la que lucía en el mirador de san Nicolás, en el Albayzín granadino, cuando, haciendo alarde de derroche de desparpajo antiplasma,  se soltó su repeinada cabellera para decir: "Los mejores somos los españoles. Bueno, hay algunos un poco malos, pero son los menos, y los vamos a derrotar el 26 de junio, a todos". Claro, ¿verdad? Y dicho sin mayores problemas en un mitin del PP, después de la victoria de la selección española de fútbol, ganadora gracias a un gol de Piqué, independentista catalán fuera del estadio, pero cuyo gol, sirviendo lo mismo para un roto que para un descosido, es lo que más se parece al brazo incorrupto de la Santa de Ávila en manos de una derecha españolista posmoderna, a pesar de no haber sido moderna en ningún momento de su historia.

Si alguien piensa que esto es sacar demasiada punta a lo que no da para ello, que haga su inmersión en el psicoanálisis freudiano para adentrarse por los vericuetos donde circula lo reprimido en chistes, lapsus y actos fallidos. Tras la apariencia de ingeniosa broma electoralista, el candidato del Partido Popular juega con la vetusta diferenciación entre españoles de bien –“los mejores”-- y “los malos”, ésos de las izquierdas que, para el caso, tanto son los de un PSOE al borde de un ataque de nervios, como los de Podemos en la fantasiosa aventura de asaltar los cielos. El esquema de fondo no ha variado un ápice: los españoles de orden –del orden dominante-- y esos otros, los “jaraneros y alborotadores”, como dejó escrito Roberto Mesa en texto que no debiera ser olvidado. Apelación, pues, al imaginario colectivo, en este caso de la derecha más rancia, la cual es la que se permite dividir a los partidos políticos del momento presente en “constitucionalistas” y “no constitucionalistas”, habida cuenta de que es esa misma derecha con sus intereses sistémicos la que da o quita credenciales de lealtad a la Constitución, según la medida de dichos intereses. Está clara, pues, la jugada de un Rajoy que, con su currículum político, no debía de llegar de nuevo jamás a ser presidente del gobierno. El PSOE, por cierto, debería no dejarse enredar en ese perverso juego de clasificaciones discriminatorias entre constitucionalistas y no constitucionalistas. Sabe demasiado a etiquetas excluyentes como  “españoles de bien”, “gente de orden” y “cristianos viejos”. 

7. Sobredosis de 'marketing' electoral. 

 ¿Qué candidato presenta mejor imagen? ¿Qué partido vende mejor su programa? ¿Cuáles son los mejores mensajes en una campaña para captar votantes en el mercado del conjunto de los electores? ¿Cómo vencer a la competencia electoral de otros partidos en la disputa por el voto? ¿Cómo hacer que para ello funcionen bien los agentes electorales? ¿Cómo lograr una propaganda eficaz en los medios de comunicación?... 

Cuestiones como las señaladas permiten constatar cómo a la terminología procedente del campo militar con la que los partidos políticos se entienden a sí mismos se sobrepone, especialmente en tiempos de campaña electoral, la terminología proveniente del campo económico, concretamente de las técnicas de venta que suelen reunirse bajo el rótulo de marketing, eludiendo, por lo demás, palabras de la órbita del castellano, como “mercadotecnia”. Lo de marketing parece que queda mejor y, además de permitir un rápido trasplante del campo económico al ámbito político, no deja de recoger ese neocolonialismo cultural del mundo anglo al que estamos sometidos, siendo, sin duda, uno de los actuales “signos de los tiempos”, como diría alguno. 

Nada hay que objetar, sino todo lo contrario, a que en el campo económico y, más concretamente, en el mundo empresarial, se preste mucha atención a lo que señalan las teorías de marketing –seguiremos adelante con el término en cuestión, ya consolidado entre nosotros--, con el objetivo de explicar y, mediando explicaciones contrastadas con la realidad, potenciar las ventas de los muy diferentes productos con los que las empresas concurren al mercado pretendiendo ganar clientes, vender y obtener el máximo de beneficio. Sabemos además que tales teorías no cuentan solamente con ingredientes puramente económicos, sino que tienen en cuenta factores psicológicos decisivos respecto al comportamiento de los consumidores, así como otras muchas informaciones relevantes, desde las relativas a pautas culturalmente asentadas hasta las atinentes a datos demográficos relevantes sobre la población a la que se dirigen las campañas de venta. Un buen diseño de éstas es crucial para la competitividad, sin la cual se acaba sucumbiendo en esa guerra económica despiadada que supone la competencia en medio de todos los rigores del mercado. 

Los diferentes ámbitos de nuestra realidad sociocultural no se hallan, por fortuna, separados por fronteras impermeables que hagan de ellos compartimentos absolutamente estancos. Mas siendo así, también es cierto que en nuestras sociedades, herederas de la modernidad, se han ido constituyendo distintas esferas, cada una con valores determinantes de sus propias dinámicas y con una lógica de funcionamiento en cada caso propia. Maquiavelo, por ejemplo, tuvo el indiscutible mérito de poner de relieve las peculiaridades de la esfera política, con la autonomía que le es propia –incluso estando económicamente condicionada, como señaló Marx--. Resulta ser, por tanto, un elemento distorsionante de la realidad el trasplantar sin más criterios y pautas propios de un ámbito a otro distinto. Si tal operación se consuma se confirma cómo desde un ámbito queda colonizado otro en el marco del mundo que comparten. Es decir, si la política se rige por pautas y criterios extraídos del campo de la economía, es que ésta domina a la política. Si ello se produce en tiempos de hegemonía del neoliberalismo, los hechos refuerzan el mismo sometimiento del Estado al mercado que desde dicha ideología se propugna.

Así, llega la hora de un debate electoral y los candidatos convocados al mismo están más preocupados por colocar mensajes prefabricados que por presentar el propio programa, están más atentos a cuidar la imagen con la que “venderse” que a comprometerse con sus propias propuestas, o se hallan más pendientes de los ecos mediáticos que de la palabra propiamente política. Lo volvimos a ver el otro día en el último, por único, debate electoral de los cuatro candidatos a la presidencia del Gobierno presentados por los partidos de ámbito estatal: PP, PSOE, Ciudadanos y la coalición Unidos Podemos. Visto todo, bien viene que todos recuerden que los ciudadanos no somos meros consumidores, que un votante no es un cliente, que el propio partido de cada cual no es una mera empresa, que un programa de gobierno no es un catálogo de ofertas y que el preciado bien del voto no es una mercancía. Está bien aprender de la economía, pero teniendo muy presente que la dignidad de la ciudadanía exige que la política no se vea sometida a ningún reduccionismo economicista. La política nunca puede ser –no debe ser-- mero mercadeo, en ninguna de sus variantes. 

6. No fue un duelo de titanes. 

Terminó el tan anunciado debate a cuatro, publicitado como acto estelar en esta campaña para las elecciones del 26 de junio, y cada uno de los candidatos se retiró con los suyos para comprobar en cada caso que habían recitado bien las lecciones aprendidas. No hubo momento alguno que fuera especialmente vibrante. No se alcanzó ese clímax de intercambio de argumentos sólidos que cabe esperar de un debate de verdad, incluso electoral. El guión, por tanto, es decir, los guiones que traían los respectivos líderes, elaborados por sus correspondientes equipos, se siguieron conforme a lo previsto. Sin apenas intercambio de razones, cada cual se dirigía a los suyos, de camino tratando de sacar ventaja a su competidor inmediato –Rajoy pugnando con Rivera y Sánchez con Iglesias-- para lograr arrancar algún voto de la gran bolsa de los indecisos o de los electores situados en riesgo de abstención.  Hay que temer que poco se habrá alterado por ahí el panorama que los sondeos demoscópicos nos han dado a conocer.

Ante los temas delicados, todo fue pasar de puntillas. El candidato del PP eludió pronunciarse claramente sobre la negociación con Bruselas para ganar mayor plazo de cara a reducción del déficit. El candidato socialista no quiso insistir en un problema grave: la sostenibilidad del sistema de pensiones, para asegurar la cual propone un impuesto a grandes fortunas, pero sin que eso llegara a ser cuestión en la que abundara. El líder de Ciudadanos se lanzó inicialmente defendiendo la idea del contrato único, mas sin detallar más armas en la lucha contra el paro. No tuvo fuertes críticas a tal propuesta, enmarcada como viene en contexto neoliberal. Desde Podemos, su cabeza de lista no bajó a detalles respecto a cómo concretar eso del cambio de modelo productivo.

Salieron de refilón otras cuestiones, pero de nuevo las prisas, las pinceladas gruesas. Sánchez mencionó la reducción del IVA cultural, cuestión que retomó Iglesias para decir otro tanto en cuanto a productos de primera necesidad. Rajoy mostró el lado débil de su no credibilidad cuando hace esa propuesta tan demagógicamente populista de bajar los impuestos. No están las arcas públicas para ello –ni los bruselenses hombres de negro dispuestos a consentirlo--. Una brevísima alusión mereció el tema de la educación, respecto al cual Sánchez mencionó una vez más la bienintencionada pretensión de pacto educativo. Iglesias perdió una oportunidad de abordar a fondo la difícil situación en que se halla la universidad española.

Pero, aun con todo, fueron desgranándose propuestas, puntos programáticos de unos y otros, haciendo cada cual lo que podía para mostrarse fuerte. Rajoy alardeó de capacidad de gestión, faltándole decir que la veteranía es un grado. Cierto es que su etapa de gobierno está manchada con la corrupción hasta límites desconocidos hoy por hoy, cuestión que llevó a Pedro Sánchez a decirle con razón que debía haber dimitido por ello en su mandato. Pero no se incidió mucho más por ahí. Fue Rajoy el que se enzarzó de manera ridícula con Rivera acerca de si había cobrado o no en negro alguna vez. Impresentable el Rajoy que animaba a Bárcenas, tratando ahora de escabullirse por vía tan fullera.

Salió, claro está, el tema de Cataluña: el referéndum. Rajoy se situó de inmediato en su encastillada defensa de la unidad de España, tan encastillada que es posición inoperante por inmovilista. Se le sumó Rivera, lo que era de esperar. Y Sánchez se fue directo contra Iglesias para reprochar que Podemos apoyara un referéndum en Cataluña situándose así contra la unidad de España. No tenía receptividad alguna, como viene ocurriendo, para siquiera reconocer que Podemos no alienta secesión alguna de Cataluña respecto de España. Todo queda del lado socialista en invocar la reforma constitucional con vagas referencias al federalismo y rehuyendo hablar de plurinacionalidad del Estado.

Con breves comentarios se despacharon cuestiones tan graves como la crisis de los refugiados en Europa y nada serio sobre política de seguridad y defensa. Todo se redujo a sacar a relucir el pacto antiyihadista para acusar a Podemos de no haberlo firmado. Por cierto, fue repetitivo Pedro Sánchez hasta la saciedad con el mensaje –había que colocarlo como fuera-- de que Podemos impidió que él fuera investido presidente del gobierno del cambio al votar “no” a ello junto al PP. Inútil es pretender ganar votos con eso a estas alturas. Más provechoso hubiera sido clarificar la política de pactos, al menos las preferencias, pues a la disyuntiva planteada por Iglesias de que o habría gobierno del PP o gobierno de Podemos con PSOE, o del PSOE con Podemos, según quién ganara más que el otro, Sánchez se limitó a una carcajada que no supo nada bien. Toda su declaración quedaba reducida a afirmar que con el PSOE está garantizado gobierno de cambio, mas sin explicitar nada más sobre pactos. Es la indefinición en que el PSOE se queda encerrado.

La noche siguió avanzando, pero este alicorto debate que no consiguió más mérito que reunir a los respectivos candidatos del PP, PSOE, Ciudadanos y Podemos, ni por asomo tuvo nada de duelo de titanes. Eso sí, acabado el debate…, cada tribu tocó el tam-tam para danzar alrededor de su jefe porque es "el mejor”. ¡Y usted que lo vote!

5. Lógica ciudadana frente a lógica partidista. 

Cualquier campaña electoral galvaniza la vida de toda sociedad democrática. El tiempo político adquiere una especial densidad en tanto los partidos, con sus candidaturas, se sitúan en ese campo de batalla que es el de la lucha por el voto de ciudadanos y ciudadanas. Así es, como ahora mismo en España, incluso cuando se viene de un largo recorrido de elecciones anteriores que hay que repetir, de precampañas convertidas en campañas permanentes y de sobredosis de electoralismo que con su exceso contamina toda la dinámica política. Las distintas fuerzas, metidas en faena, se aprestan a intensificar la lógica partidista con la que buscan reforzar sus baluartes en todos los frentes para la dura competencia electoral. Ésta, poco menos que como aquella “guerra de posiciones” con la que Gramsci teorizaba la acción política que había que llevar a cabo para consolidar logros en las instituciones, reclama una actividad tan coordinada como disciplinada por parte de los partidos políticos. Pero la cuestión es espinosa, pues esa misma necesidad se puede convertir, no en virtud, sino en vicio. 

¿Dónde está el quid de la cuestión para que la necesidad de coordinación y disciplina se convierta en vicio, en vez de ser virtud? Consideremos cómo funcionan los partidos. Sus respectivos equipos de campaña se afanan por seguir la estrategia diseñada, atentos a los cambios tácticos que haya que hacer. Hay que seguir puntualmente todas las actuaciones de los adversarios para neutralizarlas, hasta el día de las elecciones, cuando, al abrir las urnas, cada cual recogerá su merecido botín en términos de votos. Para todo ello, los candidatos necesitan un buen aparato que se haga cargo de las previsiones de la campaña, desde los mítines, la presencia en la calle, los debates con los rivales y la siempre delicada relación con los medios. Y ahora, el continuo trabajo de las redes sociales, esa nueva ágora social convertida en concurrido espacio político. La logística para tareas tan diversificadas y complejas requiere no sólo inteligencia dedicada a planificar, sino militancia dispuesta al quehacer de apoyo a candidatos y candidatas, teniendo todos al frente a quien en cada caso sea cabeza de lista y, en los grandes partidos, al candidato a la presidencia del gobierno. La militancia, cual ejército de afiliados convertido en tropa de infantería, asume las consignas de los estrategas y hace suyo el argumentario en que el programa se resume. Indispensable. La batalla electoral no permite descuidos; cualquier retroceso puede acarrear una derrota fatal. Todos a una, por tanto, como si cada partido fuera poco menos que una gran partida de partisanos –esos que acapararon la atención de Carl Schmitt a la vez que sentaba cátedra al definir la esencia de la política según la lógica amigo/enemigo--. Es así como la lógica partidista se impone con férrea determinación, mas con pie tan forzado que la hace muy vulnerable en medio de la sociedad actual, con la cultura política que se va abriendo camino. 

El talón de Aquiles de la lógica partidista, impregnada de una concepción cuasi-militar de las organizaciones políticas –en el mismo lenguaje se refleja--, es que queda muy lejos de la lógica ciudadana con la que funciona una sociedad adulta, bien informada e institucionalmente organizada. Así, la lógica ciudadana es sensible a la pluralidad, cosa que a la lógica partidista se le suele atragantar; o la lógica ciudadana está abierta al debate y a la crítica, actividades que a la partidista, que tanto gusta cerrar filas, le resultan peligrosas para su pretendida cohesión, por lo que acaba primando actitudes dogmáticas. “Con razón o sin ella, yo con los míos”, suele decir quien está empapado de lógica partidista. “Yo, buscando la verdad con razones que podamos suscribir más allá de fronteras partidarias”, piensa quien ha asumido la lógica ciudadana. Mientras esas dos lógicas vayan por vías divergentes, la ciudadanía se verá distante de los partidos políticos. Y éstos, con sus consignas y argumentarios a cuenta de un interés de parte muy lejano de criterios universalistas, quedan atrapados en una lógica, con frecuencia ilógica, que los ciudadanos no comparten y que muchas veces queda tan lejos de la verdad de los hechos que hasta alimenta el ridículo. Téngase esto presente a la hora de participar en debates electorales, especialmente ante ese público de millones de ciudadanos que concita un debate televisivo. 

4. La derecha sabe, pero no contesta. 

Hay que erradicar la corrupción política. ¿Pero qué dice el Partido Popular al respecto? En verdad, nada. Vacuas generalidades sobre el traído y llevado regeneracionismo y, a lo sumo, la declaración de algún lumbrera diciendo que eso de la corrupción depende de la (pecaminosa) naturaleza humana. Así, ante preguntas sobre hechos que tocan cuestión tan importante para la sociedad española y la honorabilidad de sus instituciones, el PP guarda silencio. Es decir, se calla todo lo que sabe, empezando por todo lo que sabe acerca de sí mismo. ¿O es que Luis Bárcenas, que era senador del Reino, además de tesorero del PP, no era conocido por nadie y sus actos quedaban en el más profundo secreto? Y de todo eso que queda bajo los rótulos de “Operación Gürtel” u “Operación Púnica”, ¿no hay nada que decir en serio, asumiendo responsabilidades políticas, que de las otras ya se ocupan los tribunales? No vale, como algunos pretenden, recurrir a fórmula tan usual en demoscopia como “no sabe, no contesta”. Sí saben y, siendo así, no contestan. Es más, saben que todos los demás sabemos y, a pesar de ello, no contestan. Si dicen algo es para evitar respuestas fehacientes ante preguntas tales como las que versan sobre la fianza de más de un millón de euros que el PP tiene que abonar por su presunta implicación en los pagos en negro de su economía sumergida. De escándalo.

El caso es que en medio de esta campaña electoral se ha colado una noticia que obliga al PP, y en especial a su candidato a la presidencia del gobierno, a pronunciarse. Hablamos del informe de la OCDE reconociendo que los ajustes aplicados en Europa, como “política de austeridad”, son negativos: frenan la economía hasta tal punto que impiden el necesario crecimiento para salir de la crisis. Justo lo que se viene diciendo desde hace años desde ese lado, considerado antisistema, en el que nos hemos situado los que hemos sido y somos contrarios a los abusos de la troika, al “gobierno de los banqueros” –Habermas dixit--, a la tiranía de los mercados, a la impotencia de la política y, por encima de todo, al castigo hecho caer sobre las espaldas de trabajadores –incluyendo parados--, pensionistas, mujeres, jóvenes…, todos los que han sufrido los recortes de unas políticas democidas. Sin embargo, aun llegando ese mensaje desde la OCDE, el PP no dice nada, es más, se ratifica en las políticas aplicadas, tan destructivas del Estado de bienestar como perjudiciales para la economía, como si todo lo ocurrido no tuviera nada que ver con el gobierno presidido por Rajoy. De nuevo, saben, y saben que sabemos sobre la culpa de tanto sufrimiento inútil, pero no contestan.

Con todo, no debe escapar al más somero análisis que la OCDE, organización del orden capitalista, al recoger en su informe la evidencia de que la llamada austeridad es contraria a la recuperación económica, no deja de alimentar la propia contradicción consistente en declarar a la vez que los recortes practicados fueron necesarios y, por ende, beneficiosos. Ya el FMI nos agasajó en diversos momentos con mensajes contradictorios de ese tipo, para así salvar la cara de los gobiernos neoliberales. Ahora, además, se hace planteando a la vez que no se apriete a un gobierno como el español con sanciones por incumplimiento de normativa antidéficit. Un regalo compensatorio para el PP en campaña. Una vez desenvuelto, lo que queda es que los demás partidos en liza, y la ciudadanía, desarmen el truco del regalo, desvelen la contradicción de la misma OCDE y exijan al PP que conteste.  

3. Socialdemocracia en discusión. 

Al levantarse por las mañanas, más de un candidato se planta, con la mejor cara que pueda, y pregunta: “Espejito, espejito, ¿hay alguien más socialdemócrata que yo?”. Y el espejo cobra vida de repente para partirse de risa.

La ficción no aguanta en serio una disputa como la que se está planteando en torno a la socialdemocracia. Esa señora lleva en crisis desde 1914, cuando el SPD votó, contra todo lo que había sostenido, los presupuestos para que Alemania entrara en la I Guerra Mundial. Rosa Luxemburg escribió La crisis de la socialdemocracia señalando contradicciones que hasta el día de hoy no se han superado. No obstante, pasada la guerra, no ya la Gran Guerra, sino II Guerra Mundial, la socialdemocracia conoció su esplendor. Fueron años en los que en el centro y norte de Europa hubo clima propicio para, mediante un gran pacto social y un pacto político entre la derecha civilizada (democristiana) y partidos socialdemócratas, construir el Estado de bienestar impulsando políticas acordes con derechos sociales. Las posibilidades de pleno empleo –gracias a una economía mixta y a políticas seriamente redistributivas, así como gracias a una energía barata-- permitieron que cuajara lo que era un pacto entre democracia y capitalismo para frenar presiones revolucionarias que pudieran venir de la órbita comunista. 

Ese pasado dejó valiosísima herencia en términos de Estado social. Las cosas empezaron a cambiar con la crisis del petróleo de los setenta, encareciendo costes de producción, y después con la “caída del muro de Berlín” acabando con los regímenes comunistas y dejando el campo abierto para la expansión mundial del mercado capitalista. La revolución informacional suministró la base tecnológica para la globalización. Las coordenadas de la socialdemocracia “clásica” se disiparon, pues su marco era el Estado nacional. Y el neoliberalismo ganó la partida hasta el día de hoy. La socialdemocracia claudicó al aceptar las premisas económicas neoliberales –Tercera Vía--, con la buena intención de mantener políticas sociales. Pero esa cuenta no sale, y ahí está atascada la socialdemocracia europea en una crisis que no remonta.

El PSOE llegó tarde, por las circunstancias de España, a la construcción del Estado de bienestar. Hizo lo que pudo, que no fue poco, mas desde confusa amalgama de planteamientos socialdemócratas y políticas económicas neoliberales. Su debilidad ideológica jugó a favor de una élite escorada hacia posiciones socioliberales. Después, al hilo de la crisis, los ropajes socialdemócratas se sacaron del baúl. Iba de suyo que correspondían a la talla del PSOE. Y en ésas se estaba hasta que aparece Podemos, atemperando su anterior discurso rupturista con propuestas de corte socialdemócrata. Después de todo, sería una buena noticia para la familia, sólo que no es recibida así en plena batalla electoral. Desde el PSOE se percibe como llegada de intrusos para quedarse con la herencia del Abuelo; desde Podemos se pugna para presentar su programa como nueva versión de una socialdemocracia puesta al día. ¡Pues tengan cuidado por ambas partes! Nadie puede ostentar el monopolio de la socialdemocracia como planteamiento ideológico, pero todos deben saber que es una herencia, más allá de las disputas, que necesita radical renovación. Hay que pensar, más allá de coyunturas electorales, cómo reconstruir proyecto socialista en este complejo siglo XXI.

2. El ‘zas’ del CIS. 

En el día esperado, en la fecha oportuna, llegó el emisario del  CIS y… ¡zas!, con golpe algo violento sobre la mesa, acaparando la atención de quienes impacientes le esperaban, dejó sobre ella los datos de su último estudio. Todos se arrojaron sobre ellos, ansiosos por ver los que afectaban a cada cual, pues si bien cada partido político contaba con información acerca de sus expectativas de voto, ahora se trataba del informe del Centro de Investigaciones Sociológicas, ese organismo “autónomo” que en España depende del Ministerio de la Presidencia. No había quien se privara de criticar los aliños de cocina demoscópica con que los datos de esos informes son tratados, pero en el fondo todos conceden consideración a un análisis con rigor científico sobre muestras suficientemente cuantiosas y variadas. El sesgo gubernamental que haya cada cual se lo descuenta según su criterio. Y ya estaban en ello cuando el susodicho emisario, antes de despedirse, obligó a los congregados a posar su vista en algunos datos que, sin excusas, debían tener en cuenta: la situación económica aparecía valorada como mala o muy mala por un 74,4% de los encuestados y llegaba hasta el 80,7 el porcentaje de quienes valoraban mal o muy mal la situación política. 

Se trataba de apabullantes datos para reflexionar, debatir y actuar. Así, cuando cada uno de los allí concitados esperaba que el “zas” del informe del CIS rebotara sobre la cara de alguno de sus adversarios, lo cierto es que el metafórico golpe cuya onda se expandía imparable hizo mella en todos los congregados. Era una advertencia. Sería políticamente mortal para todos ellos pasar por alto el contexto, socialmente duro y económicamente hostil, en cuyo marco los partidos concurrentes a las elecciones debían hilvanar cada uno su texto. Y ello sin edulcorar el fracaso del que se venía y sin juguetear frívolamente con una voluntad ciudadana que ya se manifestó cuando votó en las anteriores elecciones y a la que ahora había que pedirle con sumo respeto que lo hiciera de nuevo. Y no porque los electores se hubieran equivocado, sino porque los elegidos malgastaron en errancia culpable el voto que los llevó al escaño.

Marchó el emisario del CIS no sin detectar, cual mensajero del zar, malévolas miradas de algunos que hasta quisieran matarle –-metafóricamente, por supuesto--, sobre todo las de quienes no podían arrimar los datos de la encuesta a la sardina de sus intereses electorales. En el sondeo, el PP queda como ganador de las elecciones –escandaloso borrón y cuenta nueva sobre su corrupción sistémica--, aunque oscilando entre perder uno o hasta cinco escaños. Ciudadanos, pagando un evidente escoramiento a la derecha que hace que votantes suyos se deslicen más a la derecha, aparece con uno o dos diputados menos. El PSOE, perdido en un mar de indefiniciones sin encontrar el rumbo a pesar de las buenas medidas puntuales registradas en su cuaderno de bitácora, aparece dejando atrás en el Congreso en torno a diez o hasta doce escaños. ¡Ruina! Veremos en qué queda el pronosticado sorpasso por parte de Unidos Podemos, en cuyas filas brindan con proclamas de hegemonía y etiquetas recién impresas de “cuarta socialdemocracia” –la nueva-- ante datos que sí favorecen claramente a la formación morada. Atención: la lucha va a ser agónica, con las miras puestas en quienes desde el graderío contemplan la batalla. Hay en torno a un 34 por ciento de abstencionistas que tienen en sus manos el posible voto más preciado. Y quedan campaña electoral y urnas.

1. Campaña para una política de verdad. 

Meses de campaña electoral permanente nos preceden. No obstante, no faltan los rituales, aunque sean en modo un tanto residual, que marcan la inflexión para entrar de nuevo oficialmente en campaña. El calendario emplaza. Y así se activará al máximo la rueda del acelerado girar de actos, discursos, presencia en medios, dejarse ver en las calles por parte de candidatos y candidatas… Sólo cabe esperar que ese girar no se quede en mera repetición de lo mismo, a modo de remedo de la más baja estofa del eterno retorno a pequeña escala. Mal nos irá a la ciudadanía española si en las semanas que median hasta el próximo 26 de junio todo se reduce a confirmar el dicho de que segundas partes nunca fueron buenas.

Estamos ante una nueva convocatoria electoral, tras una más que efímera legislatura, liquidada por agotamiento de los plazos sin que se pudiera formar gobierno. Todos hablaron de fracaso, y toca ahora convertir lo que significa ese diagnóstico en una nueva posibilidad. Por ello, si los protagonistas más destacados de este proceso reiniciado no marcan distancias respecto a lo que supuso el que condujo a las anteriores elecciones generales, será difícil culminarlo con éxito. Elementos nuevos los hay, y algunos de singular relevancia. La coalición de Podemos e IU bajo la denominación de Unidos Podemos marca novedosamente la situación. En gran parte va a condicionar el debate político. Ya lo está haciendo. Será un error, sin embargo, dejar que la campaña electoral se plantee en los términos de con Podemos o contra Podemos. Tal polarización, extraña a la pluralidad generada desde las circunstancias políticas de España en los últimos tiempos, no beneficiaría ni a la misma formación morada. El pluralismo como valor democrático requiere un tratamiento más fino, como espera la inteligencia del electorado.

Estemos, pues, atentos, como los más interesados espectadores, una vez alzado el telón de un drama electoral en el que ciudadanas y ciudadanos no vamos a dejar de ser participantes. No debemos. Y no sólo por el hecho de ir a votar cuando se abran las urnas. Participar es seguir los debates electorales, reclamarlos, interpelar a los candidatos, exigir claridad a los partidos y, en el caso en que se milite en ellos, entrar de lleno en un juego democrático siendo capaces de mantener la exigencia y autoexigencia de que sea limpio. Y que cada cual responda, desde cómo va a quitarse de encima el PP la corrupción en que ha nadado, hasta cómo va a despejar el PSOE las indefiniciones que le aquejan, por ejemplo, en cuanto a política de alianzas. O desde cómo afrontará Podemos la gestión de sus propuestas programáticas, hasta cómo irá Ciudadanos más allá de medidas de regeneración democrática.

Las crisis serán las que no faltarán, aportando sus recurrentes elementos corales: la lucha contra el paro, la recuperación económica, la restitución de los derechos robados, la reconstrucción del dañado proyecto europeo, la  reconfiguración constitucional del Estado… Son las cuestiones cruciales que, como decía el Ortega y Gasset en las páginas iniciales de aquella iniciativa suya que puso bajo El Espectador como rótulo, son las propias de una “vida española que nos obliga a la acción política”. Sabemos aquí y ahora que debe ser política de verdad, verdadera política con la verdad por delante. Queremos elecciones sin publicidad engañosa.   

Son muchos los sones que hemos oído en estos días de campaña que nos han encaminado hacia la crucial jornada electoral del 26 de junio. Desde dulces melodías invitando a posibles compañeros de pacto hasta enérgicas tamborradas recusando a un impresentable candidato ministro en (malas) funciones, el...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

José Antonio Pérez Tapias

Es catedrático y decano en la Facultad de Filosofía de la Universidad de Granada. Es autor de 'Invitación al federalismo. España y las razones para un Estado plurinacional'(Madrid, Trotta, 2013).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

8 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Cristina

    El problema es que en política, al igual que en la naturaleza, hay más de un tipo de dinosaurio. El Tiranosaurio podría tener su equivalencia con el PP, por ser el de mayor volumen conocido, lo que pudo determinar su falta de adaptación (inmovilismo) a los cambios ambientales (sociales en nuestro caso). Pero también por la cantidad de recursos que consumían (léanse mordidas de las numerosas tramas en política). Sin embargo, el registro fósil nos indica que existieron otros tipos de dinosaurios no tan grandes pero igualmente dañinos como el velociraptor. Con esta especie tendrían su analogía algunos especímenes de IU, contrarios a toda adaptación al cambio y en la actualidad en franco retroceso. Pero también en el PSOE. En este caso se trata los machos alfa/líderes (oficiales o en la sombra), que han introducido algo novedoso que no se observa en la naturaleza: Vienen disfrazados de los adaptables mamíferos, en concreto homínidos, vendiendo cambio adiestro y siniestro. Se les distingue porque en cuanto escarbas un poco te das cuenta de que sus políticas y estrategias no son para mejorar la vida de la gente, sino para defender la pureza de su esencia. Así, trabajar en colaboración con otras especies, podría poner en peligro su hegemonía histórica como garantes de la política social. En manos está de la comunidad de afiliados darse cuenta de que perseguir a toda costa la perpetuación propia sin adaptarse a los cambios sociales y necesidades de las mayorías, convierte el medio/instrumento (partido político) en objetivo, y se olvida de la meta que anhelamos: devolver España y Europa a los ciudadanos. Podrán los militantes socialistas parar a sus velociraptor?

    Hace 5 años 5 meses

  2. mariano navarro

    Un artículo muy largo y didáctico, pero que tiene un claro objetivo leyendo entre líneas, que es quitar la importancia superlativa y crucial de la indefinición de su partido (el PSOE) a si va a gobernar o no con Podemos. Gracias a usted sabemos que en el comité federal justo después de las elecciones, se decidió NO GOBERNAR CON PODEMOS. Ahora, al parecer, y después de que supongo le hayan leído la cartilla los barones, suelta esta parrafada para finalizar con un tono muy comedido y que así le perdonen. Por respeto a sus afiliad@s y votantes, el PSOE debe decidir si va a gobernar con Unidos Podemos, ostentando la presidencia si obtiene MÁS VOTOS, o la vicepresidencia en caso contrario. Unidos Podemos siempre se ha pronunciado, dejando claro y cristalino el tema a toda España. Ustedes están siendo unos cobardes y unos falsos por ocultar lo que van a hacer. Y no me venga con que aún no saben lo que va a pasar el 26-J. El resultado está cantado.

    Hace 5 años 5 meses

  3. mariano navarro

    Un artículo muy largo y didáctico, pero que tiene un claro objetivo leyendo entre líneas, que es quitar la importancia superlativa y crucial de la indefinición de su partido (el PSOE) a si va a gobernar o no con Podemos. Gracias a usted sabemos que en el comité federal justo después de las elecciones, se decidió NO GOBERNAR CON PODEMOS. Ahora, al parecer, y después de que supongo le hayan leído la cartilla los barones, suelta esta parrafada para finalizar con un tono muy comedido y que así le perdonen. Por respeto a sus afiliad@s y votantes, el PSOE debe decidir si va a gobernar con Unidos Podemos, ostentando la presidencia si obtiene MÁS VOTOS, o la vicepresidencia en caso contrario. Unidos Podemos siempre se ha pronunciado, dejando claro y cristalino el tema a toda España. Ustedes están siendo unos cobardes y unos falsos por ocultar lo que van a hacer. Y no me venga con que aún no saben lo que va a pasar el 26-J. El resultado está cantado.

    Hace 5 años 5 meses

  4. juan angel fernandez lopez

    Como eslogan no me parece muy acertado el situarnos en la cuarta socialdemocracia, por lo que puede suscitar de lo poseído en los países nórdicos y en Alemania y demás países que la impulsaron en los años 50 al 70. Pero vivimos en el 2016, en pleno auge del neoliberalismo, con una degradación constante del medio ambiente, con energías contaminantes, con una creciente desigualdad y con la racionalidad neoliberal transformada en racionalidad-mundo. Porque nos sitúa a todos en la competencia perfecta. Pues bien, o nos salimos de esa racionalidad-mundo o nos quedamos con parches en ella. No caben otras alternativas. Por eso yo me decanto porque el el gobierno de los hombres debemos ordenarlo con otros horizontes, diferentes de la maximización del rendimiento, de la producción ilimitada, de la utilización de los más desfavorecidos para producir lo que vestimos o los artilugios que utilizamos, opuestos al control generalizado en todos los ámbitos de nuestra participación y al constante aniquilamiento del ecosistema. Podemos y debemos crear el gobierno de sí que nos abra las relaciones con los otros en una actividad opuesta a las de la competencia entre actores auto-emprendedores. Las prácticas de comunicación del saber, de asistencia mútua, de trabajo cooperativo e igualitario, de reducir la huella ecológica, todo ello debe llevarnos a esbozar otra razón del mundo. A esta razón no la podemos llamar más que la razón de lo COMÚN.

    Hace 5 años 5 meses

  5. pisitófilos creditófagos

    PODEMOS no es movimiento obrero. Es movida antipopularcapitalista (específicamente contra la PRECARIEDAD RESIDENCIAL de la juventud), con el visto bueno táctico del propio sistema capitalista, que está por la TRANSICIÓN ESTRUCTURAL del Capitalismo Popular de los 1980 al nuevo modelo ERA CERO (Triunfo del Antiinflacionismo). /// Alemania es rica porque no ha sufrido ninguna GUERRA CIVIL INTERGENERACIONAL DE VALORACIONES SUBJETIVAS INMOBILIARIAS. /// Agotadas las posibilidades de sacrificio del Trabajo & Empresa, y llegados al Estrangulamiento Financiero Total Final 2016, QUE LAS PENSIONES LAS PAGUE LA MATERIA IMPONIBLE INMOBILIARIA.

    Hace 5 años 5 meses

  6. Mig

    «Pues tengan cuidado por ambas partes! Nadie puede ostentar el monopolio de la socialdemocracia como planteamiento ideológico, pero todos deben saber que es una herencia, más allá de las disputas, que necesita radical renovación.» Alto y claro. Enhorabuena, Sr. Pérez Tapias.

    Hace 5 años 5 meses

  7. Balblelia

    Sr, Douglas, cuánta razón tiene. El uso inclusivo del lenguaje es una pérdida de tiempo. ¿Por qué tendríamos que sentirnos motivados a que todo nuestro auditorio se sienta invitado? Qué tontería. Pero, para otra vez, podría usted enfocar sus análisis del lenguaje con otros excesos en lugar de molestarse por aquellos ( y aquellas, usted me perdone) que hacen un esfuerzo por señalar a todos y a todas. Pero, qué le voy a contar, usted no se entretiene en trivialidades, como que el uso del masculino en castellano es genérico. Firmado: una señora, que no un señor.

    Hace 5 años 5 meses

  8. Douglas

    Buen artículo, Sr. Pérez Tapias. Incluso lo compartiría si usted no cayera también en esa molesta costumbre de escribir cosas como "ciudadanas y ciudadanos". Con escuchárselo a los políticos 'progres' cada día tengo bastante.

    Hace 5 años 5 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí