1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

GENTES DE MAL VIVIR

Nunca es demasiado tarde, Sabina

Siempre se vuelve al poeta para comprobar que la brújula de la aventura sigue en su sitio

Miguel Ángel Ortega Lucas 15/06/2016

<p>Joaquín Sabina, en una fotografía promocional.</p>

Joaquín Sabina, en una fotografía promocional.

JSABINA.COM

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

La vida es una burda estafa innoble / y no hay donde poderla denunciar, garabateó hace años, aparatosamente, cierto adolescente apocalíptico, cuando ya había dejado de ser adolescente, en alguna noche siniestra de una ciudad sin nadie (pongamos que era Madrid).

Porque la vida nos parece demasiadas veces una vil refutación del cuento que nos contaron de niños, mirando por la ventana a oscuras. Calixto se hartó de Melibea –un amor civilizado al fin–, Melibea se la daría con cualquiera, pero ahí siguen: con sus recibos, su tele de plasma, su escena del sofá. Alicia fue hallada muerta anoche, en el País de las Pesadillas, por sobredosis de desengaños. A Caperucita la tiene a comisión el Lobo en El Edén –un antro de carretera con luces azules, rojas y amarillas–; la Bella Durmiente aquella del instituto que iba a plantar al príncipe azul por el bufón de la corte ya no sueña ni despierta, viendo sin ver Sálvame (“cómo pudo sucederme a mí”). Y hay quien, entre salto y salto por los tejados sin dueño, todavía se acordará de ti –esa ruina de donjuán–. Nos hace falta entonces, sí, tantas veces, “un mapamundi del deseo, un inventario de la duda”. Alguien que nos despierte en la noche, furtivo, y nos guíe hasta la salida del callejón sin salida del cuartel; que nos lleve de vuelta al vértigo y la ciudad levando los anclajes del galeón pirata del corazón en cueros.

Siempre, siempre se vuelve a Sabina. Hay que volver a Sabina como se tantea uno la camisa, a la altura del pecho, para comprobar que la brújula de la aventura sigue en su sitio, que sigue habiendo más de mil motivos para no cortarse de un tajo las venas.

Escribió hace décadas Félix Grande, a cuenta de su tutor César Vallejo, que “a partir de una edad sísmica y asombrada”, la adolescencia, comienzan a irrumpir en nuestra intimidad ciertos seres –generalmente de mal vivir– que “se quedan para siempre, quemándonos la casa de nuestras emociones. Constituyen el pan que roeremos durante todos nuestros años para estar alimentaditos, para ayudarnos a aprender a socorrer a nuestro mendigo”. Joaquín (Ramón Martínez) Sabina es uno de esos seres con los que hemos tenido la rara fortuna de coincidir en el tiempo, y por cuyo oficio nocturno de amasar emociones podemos su cofradía compartir otro pan de consuelo mientras velamos, con Vallejo, el cadáver de un pan con dos cerillas; pero también brindar: brindar con un brebaje de euforia en las noches más feroces del delirio.

Ya dijimos alguna vez que, de no haber existido, a Sabina habríamos tenido que inventarlo entre un pirata del Caribe, un Humphrey Bogart con el don de la risa y aquel amigo del instituto que hacía novillos por la muchacha de arrabal –amarillos de envidia los cobardes, los sumisos; los mezquinos que ladraban porque no se atrevían.

No sabemos cuántos novillos pudo hacer –pocos, seguramente– en aquel país franquista de su niñez en que parecía “llover todo el tiempo”; en esa hermosa ciudad provinciana (Úbeda, Jaén) en que ni siquiera el comisario de policía tenía vocación de tal, porque también escondía versos clandestinos por debajo del papeleo: es lo que hacía su señor padre, don Jerónimo Martínez, a quien Muñoz Molina inmortalizase en El jinete polaco (1990) como el comisario Florencio Pérez (“…y temiendo no acordarse luego de un endecasílabo tan indiscutible volvió a su escritorio y lo anotó en el margen de un oficio, fingiendo que apuntaba algún detalle de la declaración de la guardesa…”).

Con la madre la cosa sería distinta. No era tan leída, se sentía un poco señorita venida a menos, y era franquista

Fue el padre, indefectiblemente, quien comenzó a inocularle la fiebre poética a aquel adolescente de los años 60: ese policía que se sabía mejor a San Juan de la Cruz que el reglamento, que escribía en clave de soneto la dirección de las cartas a su hijo cuando éste hacía la mili, y que una vez jubilado se dedicó a redactar sus memorias, hasta que una mañana llegó en su relato hasta el exacto día en que se encontraba, y entonces siguió escribiendo: las “memorias del futuro” –contó luego el hijo, y no tenemos por qué no creerle: Macondo siempre son los padres–. Con la madre la cosa sería distinta. Pero nos limitaremos a señalar que no era tan leída, que se sentía un poco señorita venida a menos, y que era franquista “pero de rezarle y de tener estampitas” del dictador (aunque defendía con igual vehemencia los delitos de su hijo pequeño).

También hubo un abuelo, su abuelo paterno, Ramón. “Tal vez el miembro de mi familia al que más amo, y sin tal vez” –refirió Sabina a Javier M. Flores en el libro En carne viva (2006)–. El recuerdo de su abuelo es conmovedor por varias razones, pero hay una estampa decisiva, quizás: en la feria de septiembre, por San Miguel, llegaba la zarzuela a Úbeda; los matrimonios y las fuerzas vivas del pueblo “se ponían de tiros largos” y acudían al teatro, y el niño y su abuelico Ramón también iban, veían el espectáculo desde el gallinero, “y antes de que acabara la zarzuela volvíamos a casa, para que no nos regañaran”.

Un compinche; una transgresión furtiva y feliz de lo establecido; y las luces de un escenario y el temblor de la música ahí al fondo: una educación sentimental. No hará otra cosa el joven Sabina, en cuanto pueda, que burlar las normas de todos los hombres de traje gris que le impidan colarse en el espectáculo abigarrado y sangriento de vivir. [Que le gusten tanto los toros tendrá más que ver, quizás, con cierta fascinación infantil por el héroe solitario ante el peligro que por cualquier otra historia]. Y siempre, siempre en sus canciones el marginal, el perseguido, el incomprendido o inadaptado por lo civil o por lo criminal.

De ahí una clave mayor de ese éxito que se le acabó imponiendo como un vendaval furioso; de su entendimiento instantáneo con individuos de cualquier edad, sexo, condición y etiqueta: su mirada es una continua radiografía de los desheredados del corazón, de los exiliados en su propia piel. No sólo del quinqui ochentero o de las barbie superstar de fin de siglo, sino de usted y de mí; los que, aquí en la normalidad, sabemos que lo normal puede ser sospechoso.

Por eso no puede pasar de moda: porque, para quien tenga el alma en resonancia con su manera de decir, sus discos conforman un manual de la subversión, de la verdadera subversión: la que escapa de la trampa que acecha al pasar por el aro. “Mi manera de comprometerme fue darme a la fuga”: quizá lo escribiese como otro de sus versos cínicos, brillantes y redondos, de contradicción barroca, que tanto juego le han dado siempre, pero en el fondo así es: su manera de comprometerse con su propia vida fue darse a la fuga, para demostrarnos a nosotros –expertos aprendices de todo– que es posible, y que a la postre esa huida está al alcance de cualquiera (que se atreva), pues en el último antro del mundo puede encontrarse esa voz que susurre Me moría de ganas, querido, de verte otra vez.   

A los 14, al aprobar la reválida, consiguió que le compraran una guitarra, en vez del consabido reloj que se regalaba en su familia como premio ante algún mérito: en vez de un artefacto que cuenta las horas, una artesanía que suspende el tiempo.

“Su harto, su sediento”

Más de una vez ha repetido que su más ambiciosa aspiración juvenil, en un ambiente en que nadie aspiraba a nada, se parecía más a ser Muñoz Molina que a serBob Dylan. Pero no. Le tocó ser Sabina.

Es en Londres, en los siete años que pasa en Londres tras su huida de Granada en 1970 con el pasaporte de un ángel de la guarda llamado Mariano Zugasti (la archiconocida historia del cóctel molotov como protesta por el Proceso de Burgos), donde empieza a fraguarse esa voz que ahora es leyenda. Sólo usaba la guitarra, al principio, para interpretar en los restaurantes canciones folclóricas hispano-americanas. Hasta que en algún momento de sus veintitantos se encerró en su habitación, conjurado para no salir hasta que no hubiera cincelado un tema propio. Pero ya había escrito un puñado de poemas (recogidos luego en De lo cantado y sus márgenes) en los que saludaba a sus maestros y se vislumbraba el pulso lírico que luego le haría célebre.

Que el amor también tiene / sus sabios y sus necios, / sus ricos y sus pobres, / su harto, su sediento, escribe en romance, como Antonio Machado y José Alfredo Jiménez cantándose al alimón. La mujer te ha abandonado, hombre –escribe, con Vallejo atronando en un susurro–, / ¿qué ha de servirte ahora la dialéctica, / tu retrato amarillo, tus toallas? O se pone respondón y puñetero, casi Bukowski, al sentenciar que

después de haber sido repetidas veces
humillado por mediocres,
vejado por cretinos,
ignorado por insignificantes, […]
he decidido por decreto ley,
solemnemente,
proclamar sin pudor que soy un genio
y que la humanidad no me comprende

No iba a durarle mucho el ninguneo. Acabando los ’70, ya en Madrid y muerto Franco, dio con Javier Krahe para, junto con Alberto Pérez, liarla dos veces por semana en un sótano de La Latina llamado La mandrágora. [¿Fue tan bueno aquello como dicen, Javier?, le preguntamos a Krahe en 2013. “No”, respondió: “Fue mejor”.]

Y voló tan deprisa, el viejo Peter Pan, que hasta su propia sombra de vista le perdió. Al menos desde 1985 (Juez y parte), y durante los quince años siguientes, Sabina fue ascendiendo como un ave nocturna hasta acabar compitiendo sólo con él mismo en el territorio de la canción en lengua castellana. Esa lujosa imaginería, lírica y musical; el asombroso cóctel (molotov) que comienza a destilar, como si llevara dentro del bombín no un conejo, sino el agujero que lleva a la madriguera del conejo, anda lejos de ponderarse aún en su justa medida en un país en que eso sólo sucede cuando uno se muere [que en su caso, al menos, le funciona como justo reclamo hace ya tiempo: Vamos a ver al Sabina, no vaya a ser que sea la última…].

El fin de su adolescencia, a los cuarenta y diez. Aun con la pérdida de intensidad, ha seguido ventilando canciones inalcanzables

Es ya casi un lugar común decir que no volvió a ser el mismo tras el marichalazo de 2001, truncando una época creativa portentosa destinada a continuar tras el cenit de 19 días y 500 noches (1999). El fin de su adolescencia, a los cuarenta y diez. Pero se trata de un daño colateral derivado de medirse sólo con su sombra: aun con la pérdida de intensidad, ha seguido ventilando canciones inalcanzables para el resto de aspirantes. También se ha dejado joyas olvidadas en el cajón, y regalado a amigos otras que, si llega a importarle algo más el cálculo, hubieran sido éxitos propios y rotundos (hablaremos otro día de ese disco redondo que pudo ser y no fue porque no le dio la gana).

Da igual: siempre, siempre se vuelve a Sabina, como volvemos a recordar, con una sonrisa cómplice, la historia de aquel familiar díscolo que se fue a por tabaco un día, y no volvió. Muchos niños que odiábamos los espejos necesitábamos de esas canciones para (sobre)vivir, y la intuición y los hechos y el peso majestuoso de su obra hacen pensar que muchos niños que no han nacido aún las necesitarán igual, mientras sueñen en las noches de su pueblo con las llaves de la Ciudad Prohibida.

Ahora que el diario no habla tanto de él, que en la película que nos ponen nunca ganan los buenos, que amanece y nos echan otra vez sin haberla encontrado en toda la noche, recordar que seguimos soñando con escribir la canción más hermosa del mundo. Volver a esa canción; que nos recuerde otra vez el mapa del tesoro de la isla adolescente donde dos no es igual que uno más uno y uno y uno sumaban tres, Capitán.  

La vida es una burda estafa innoble / y no hay donde poderla denunciar, garabateó hace años, aparatosamente, cierto adolescente apocalíptico, cuando ya había dejado de ser adolescente, en alguna noche siniestra de una ciudad sin nadie (pongamos que era Madrid).

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Miguel Ángel Ortega Lucas

Escriba. Nómada. Experto aprendiz. Si no le gustan mis prejuicios, tengo otros en La vela y el vendaval (diario impúdico) y Pocavergüenza.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

9 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. CarmenK

    Es absolutamente cierto lo que os respondió Krahe: lo de la Mandrágora no fue bueno, fue MEJOR. Yo estaba allí y lo puedo atestiguar. Pronto se fue al carajo como todo lo que es realmente único ¡Ah y el genio indiscutible era Javier! (qepd)

    Hace 5 años 6 meses

  2. Plavi

    Oyeee, que he estao fuera. Cuando quieras hacer otro artículo de Loquillo y este incendio se queda corto. Un abrazo

    Hace 5 años 7 meses

  3. El autor

    Te haces una gira por Soria rajando del Sabina y te forras, cabrona. 'Plavi & The Haters unplugged'. Lo veo

    Hace 5 años 7 meses

  4. Plavi

    Ahhh, que estoy on fire !! ... Y su voz de viejecita chocha con acento impostado, tipo Aznar con Bush, cuando se pone a contar moñadas entre copla y copla... Puagggghhhh

    Hace 5 años 7 meses

  5. Plavi

    Hey, y ya por puro troleo (de buen rollo) y criticar por criticar... Cuando vino Cohen y al siguiente concierto en el palacio le dio por poner sillas tambien creyendo que asi conseguiria la comunión que consiguio el judio... Hablando de judios, cuando fue a Israel (corto y pego de Público) "En "Contigo", Sabina hizo varias aparentes referencias locales, como cambiar los "domingos por la tarde" por sábados (la festividad semanal judía) o transformar el "ni Venecia sin ti" en un "ni Samaria sin ti", usando el nombre bíblico de parte de lo que hoy es el territorio palestino ocupado de Cisjordania"... Territorio ocupado que el no tuvo empacho en denominar con el nombre hebreo, que hay que ser hijoputa... Y ya la mejor es cuando le da por ser Bob Dylan y "pinta" y quiere vender un cuaderno con "su obra" por 2000 machacantes, jua jua jua jua Pero vamos que a lo mejor son todo conjeturas mias... Es el "amor del converso" Un abrazo que me gusta mucho como escribes, sabinas aparte.

    Hace 5 años 7 meses

  6. Plavi

    ¿Evidencias? Hombre todo esta documentado en sus varias ya, biografias, y en artículos varios... Se supone que eres fan o algo sabras de Sabina para escribir sobre él. Y oye, yo dejo mi opinión aqui, nada más. Si te gusta el cancionero pues guay, solo es que a mi ahora todo me parecen rimas flojas. Solo eso.

    Hace 5 años 7 meses

  7. Mig

    «Siempre, siempre se vuelve a Sabina»: Habla por tí.

    Hace 5 años 7 meses

  8. El autor

    No sé qué evidencias tiene usted de todo eso que dice (si de cualquiera se dicen inexactitudes, cuanto menos, todos los días, imagínate de alguien como aqueste); por mi parte sólo puedo dar fe de lo del precio de las entradas en sus últimos saraos: efectivamente, un disparate incomprensible. Pero aquí sólo se trataba de vindicar un cancionero. Ars longa, vita brevis.

    Hace 5 años 7 meses

  9. Plavi

    A mi Sabina se me cayó hace años, después de 19 días. Y lo peor es que cuando quise volver a lo antiguo tampoco me aguanto en tirón. Sabina para despuntar tuvo que traicionar a Krahe y no ha parado de dejar en la estacada a todo Cristo con tal de subir un escalón. Su carta, siempre por la espalda a Fito, su patada a María Ignacia, su “yo si no gano dinero no toco en Cuba”, su apoyo al ppsoe, su ignorancia invitando a cajas de cerveza al 15-M, su chocheo, traiciones a los amigos, los precios de las entradas a ciento y pico pavos en las últimas giras más entradas vip a cojón de pato. No. No se vuelve a Sabina. A Sabina se le pone con Rafael y con Julio Iglesias a la hora de fregar los platos, pero no se le escucha. Ya no. Que le escuche la familia real que son sus nuevos colegones.

    Hace 5 años 7 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí