1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

ASIER MENDIZABAL / ARTISTA

“La paz es una especie de consenso narrativo”

Isabel Camacho 15/06/2016

<p>El artista Asier Mendizabal, durante la entrevista.</p>

El artista Asier Mendizabal, durante la entrevista.

SANTOS CIRILO

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Un recuerdo infantil. Una obsesión por dos piezas escultóricas que una vez coexistieron en Zegama, pueblo guipuzcoano a las faldas del monte Aizkorri,  el pico más alto del País Vasco. La fallida función monumental de una de ellas al ser destruida por una bomba se reescribe y la función espiritual de la segunda, al quedar inconclusa por la muerte de autor, tienden un extraño hilo narrativo para revisitar la guerra civil y la posguerra españolas.  

Dos historias que tejen una tela de araña en la que se entreveran como por azar Julio Tellería, autor del himno franquista Cara al sol, el dictador Franco y su amigo el pintor Ignacio Zuloaga y el amigo de éste, el nacionalista Julio Beobide, autor de la cruz del Valle de los Caídos. Unos personajes que tienen que ver con cierta idea de reconciliación “o peor aún, con mitos de reconciliación ciertamente perversos”, sostiene Asier Mendizabal (Ordizia, Gipuzkoa, 1983).

El artista teje una narración entre personajes tan dispares en su producción Komposizioa eta moldaketak (Composición y arreglos); una propuesta alejada del contexto más tradicional del arte: “El arte es desnaturalizar: hacer que aquello que sabemos nos aparezca como si no lo supiéramos”. 

El artista invita a desbordar los límites conceptuales. Lo que también harán otros seis autores contemporáneos en el programa Los Afueras dentro del proyecto Tratado de Paz: el proyecto más ambicioso de la inmensa celebración que anuncia ser San Sebastián 2016, Capital Europea de la Cultura.

El arte es desnaturalizar: hacer que aquello que sabemos nos aparezca como si no lo supiéramos

La meta del evento es enmarcar el cambio histórico que vive Euskadi tras años de violencia terrorista. Parece que hay que explicar por qué es necesario promover una exposición sobre la paz cuando no hace tanto que la sentíamos como necesaria. Es cierto que no ha transcurrido tanto tiempo, pero parece que ha pasado toda una vida desde que llegó la paz. Aquello que entonces creíamos impostergable, que era generar un relato compartido sobre ese cambio tan fundamental que era el fin de la violencia, ahora nos cuesta recordarlo. Ha pasado muy poco tiempo pero hemos olvidado muy rápido.  Personalmente,  esto me llama mucho la atención porque no creo que realmente supiéramos  que iba a ir tan rápida la asunción de una nueva situación”, argumenta Mendizabal.

El reconocido artista vasco quiere comenzar por el principio y por eso explica que a los siete artistas del programa Afueras se les pidió plantear un proyecto específico para un lugar, para un contexto concreto que no fuera el de la exposición central ni el de la ciudad de San Sebastián, que acaparará toda la celebración.

“Son siete intervenciones externas que no están pegadas a la historia que sobre la paz se va a contar. Yo recuperé una serie de imágenes y de historias que recordaba de mi niñez. Fui al Goierri guipuzcoano, siempre supeditado a Donosti, y rescaté un par de pequeñas obsesiones de siempre que se localizaban en el pueblo de Zegama, a las faldas del Aizkorri. Es como una especie de pequeña revancha; ya que tenía que ser afuera me dije que tenía que ser un lugar bien remoto”.

En los años 70, colocaron una bomba al busto y salió volando. Se entregó la cabeza a la viuda de Tellería y se perdió el rastro

Así que, con estas premisas por bandera, su proyecto se desarrollará en una pequeña ermita de montaña donde se guarda una escultura inacabada. Allí, antiguamente paraba un tren para uso de cazadores y montañeros. “Una de mis propuestas para también localizar esa idea de lugar remoto es llegar allí y parece que hemos conseguido una pequeño convenio con Renfe que nos va a permitir que el tren que circula entre Madrid e Irún pare dos veces al día.  Es un sitio muy lejano pero, paradójicamente, tendrá un acceso casi privilegiado”.

El artista cuenta que lo que le llamó la atención no es la ermita, que actualmente está en desuso, sino una pequeña escultura de madera que tiene tallada una figura de San José. El autor es Julio Beobide, en su momento famoso imaginero de Zumaia, muy virtuoso para la talla en madera.

Su historia es la siguiente: cuando le encargan el San José, su edad es avanzada. Empieza a tallar la pieza de madera pero la deja a  medio acabar. El resultado es un tocho de madera del que sobresale una cara. El párroco  que había encargado la obra entiende que algo hay que hacer para salvar la escultura no terminada y coloca un rótulo pegado a la cara en el que se lee en euskera y con grafía tradicional “San José, Beobide no te pudo terminar pero te terminamos nosotros con nuestros rezos”.

“Esa idea que no está ahí pero que está ahí dentro. Que hay que reimaginar para hacerla real; alguien que mira para hacer aparecer algo donde quiere que esté, me parece una forma que nos puede servir para hablar de la representación y de la  imaginación”.

Ya tenemos una escultura, pero la tela de araña empieza a entretejerse con la segunda pieza que, en realidad, hace tiempo que no existe. Por las mismas fechas, también en Zegama se había construido un monumento que más tarde fue destruido. Era un busto dedicado a Juan Tellería, que alcanzó la fama por la composición de piezas populares, y por ser el compositor del Cara al sol.

Los problemas funcionales estéticos o formales de la escultura acaban produciendo un comportamiento simbólico que termina como un símbolo

“A finales de los 40 se levantó un monumento con su rostro y detrás una representación con un pentagrama con los acordes del himno que originalmente era un zortxiko que se llamaba Amanecer en Zegama. En los años 70, colocaron una bomba al busto y salió volando. Se entregó la cabeza a la viuda de Tellería y se perdió el rastro. No se tiene mucha noticia de qué pasó. Es un monumento que concita, en un momento histórico como muchos, variables de las que nadie quiere hablar pero que están ahí”.

La inauguración del monumento –prosigue el artista-- constituyó un acto casi de reivindicación dentro del régimen franquista de la vieja guardia. Estaba el lado falangista por el autor del Cara al sol y por suceder en Zegama y coincidir con el aniversario de la muerte de Zumalakarreg, enterrado en el lugar, y con su propio monumento.

Ello concitó una posible comunión entre falangistas y carlistas con ánimo de resistencia hacia un franquismo que derivaba hacia la tecnocracia del Opus y una idea más pragmática de la política que relegaba a esas dos facciones del Régimen.

Historia, arte, narración. Mendizabal se sumerge en una explicación artística para relatar su proyecto. Y, así explica que al desaparecer la pieza del homenaje a Tellería parte de su trabajo es “articular algunos de los elementos que configuraban aquel monumento. Lo que me interesa de siempre es cuál es la función simbólica de la escultura, capaz de generar esa especie de función ligadora en la sociedad. Qué es lo que hace que, en un momento, una serie de problemas funcionales estéticos o formales de la propia escultura acaban produciendo un comportamiento simbólico que termina como un símbolo”.

Volvemos a las esculturas. A la única que ha resistido el paso del tiempo, aunque inacabada. Es la talla de Beobide que posee una historia social diferente y en la que los ojos del espectador contemplan una idea de la escultura, también ingenua, pero opuesta y que esa idea de que San José está ahí dentro, dice Mendizabal.

Si nos entrenamos para ver qué sostiene una representación artística, nos estamos entrenando para saber qué sostiene un discurso político, histórico o ideológico

“Solo hay que hacer un desvelamiento de lo que ya existe, quitar lo que sobra para que la propia escultura ya esté allí. Esas dos formas de entender cómo se generan los símbolos me parecen interesante contraponiéndolas porque al hacerlo iban saliendo una  serie de vectores externos que tienen que ver con las piezas. Lo que se iba cruzando, el componente histórico, político de la época iba complicando todo  cada vez más”.

En la producción hay, pues, una interpretación escultórica de la pieza de Tellería y otra, de la pieza de Beobide. Pero, también, una serie de textos, que es algo que Mendizabal hace habitualmente para acompañar sus proyectos. “Una parte  que no explica la obra sino que es capa más para complejizar la relación que tenemos con esas piezas. En este caso se solucionará con unos pequeños cuadernillos que estarán en la propia ermita pero que también podrán configurar una vida que vaya más allá del evento. Que circule como un libro fuera del contexto”.

Una ermita, la historia de dos esculturas fallidas, cada una a su manera y la parada temporal de un tren que permitirá a los visitantes acceder a un lugar a 35 minutos de San Sebastián. ¿Tendrán los visitantes idea de lo que están viendo, habrá alguien que les explique lo que ahora anticipa el artista o serán suficiente los textos de los libritos?

No se trata de explicar sino de intentar reconstruir una historia posible, no a través de los documentos, sino a través de un acceso estético

“Se trata de que la explicación sea una manera de activar una narrativa, de señalar una serie de cosas y hacerlas accesibles de una manera diferente. Lo que hace es construir una narrativa en torno a ello. La experiencia de estar allí y las respuestas en clave escultórica que propongo yo”.

“No se trata de explicar sino de intentar reconstruir una historia posible, no a través de los documentos, sino a través de un tipo de acceso diferente, que es el estético, el de descontextualizar las cosas, hacerlas conflictivas generar  esa especie de resistencia a una interpretación convencional”.

Quiere Mendizabal resaltar que esa es la diferencia entre lo que hace un artista, incluso  con datos históricos documentales o con una narración del pasado, en contraposición a un historiador o a un escritor. “Y eso es de lo que aún no podemos hablar, solo de lo que voy a hacer (aún está en proceso, la producción se abrirá en octubre) y es importante decirlo porque siempre hay una mediación en lo que los  artistas hacemos y esa mediación suele necesitar de lo textual  o de lo narrativo para poder comunicar estas cosas. Eso hace que siempre aparezca la propuesta estética supeditada a esa acción. Pero, es un efecto de la inmediación casi como un problema del proceso mismo. El proceso es más complejo porque lleva en paralelo la investigación de los hechos y una forma más compleja de trabajar con las formas”.

¿Le importa al artista la reacción de los visitantes? O dicho de otra manera, hay un discurso ideológico detrás de esta producción artística?

“Más que un discurso se trata de desvelar los mecanismos ideológicos que sostienen todo lo que ya sabemos de las cosas. No se trata de promover o promocionar un punto de vista ideológico. Me interesa muchísimo qué tipo de reacción va a generar lo que planteo pero me interesa con respecto a esa posición ideológica que uno ya sostiene desde antes”.

“Me gustaría que se visibilice que todo acceso a este tipo de narraciones, sobre todo las históricas y sobre todo las históricas en un contexto de conflicto, está siempre supeditado a  un punto de vista ideológico. La ideología es lo que construye esa especie de  acceso hegemónico a las cosas, lo que construye  nuestra mirada sobre ellas. Y creo que el arte tiene una posición privilegiada para permitir visibilizar esos mecanismos por los cuales un tipo de acceso a esas narrativas se naturaliza o se convencionaliza.  Una cosa que el arte puede hacer, precisamente porque trabaja con el material de la forma, es desvelar ese mecanismo por el cual una cosa se naturaliza,  una cosa es así, siempre ha sido así porque no puede ser de otra manera. Intentar generar una resistencia a esa lectura feliz pegada a la convención es una de las cosas que hace el arte.   

Los personajes que evoco tienen que ver con mitos de reconciliación ciertamente perversos

El artista se adentra en la narración y como si de un historiador se tratara, se detiene en la relación entre Beobide, Zuluaga y el dictador Franco. “En lo que atañe a mi participación, los personajes que evoco tienen que ver con cierta idea de  reconciliación o peor aún con mitos de reconciliación ciertamente perversos. Uno es la figura de Beobide, un escultor de cierta fama y éxito como imaginero religioso, fundamentalmente, pero que también era un nacionalista vasco que tomó partido en la Guerra Civil y por lo tanto, después de la guerra, estuvo, de alguna manera, proscrito”.

“Beobide era amigo íntimo de Zuluaga, pintor oficial de la dictadura franquista y en sus antípodas políticas. Pero, mantuvo esa amistad siempre y hay una anécdota que a mí me gusta mucho y es la que también pone a funcionar todo esto. Franco visita a Zuluaga en su casa museo de Zumaia y en un momento, el general se fija en un crucifijo de madera que estaba colgado y le pregunta por el autor “necesito saber quién ha hecho este crucifijo porque este va a ser el que esté en el Valle de los Caídos”. Cuando él está pensando en el Valle de los caídos y se encuentra en Zumaia con ese crucifijo,  inmediatamente, tiene la revelación de que ese debe ser el crucifijo que corone el altar. Zuluaga le explica “excelencia esto es un problema porque  es una escultura de un amigo mío, Julio Beobide, pero no es afecto al régimen. Es un nacionalista vasco represaliado”.

“Y, va el generalísimo y responde “pues mejor aún porque el Valle tiene que ser un símbolo de hermanamiento y le viene mejor un enemigo”. Efectivamente, Zuluaga media, la leyenda dice que le tuvo que engañar a Beobide, contándole que era para unos clientes americanos, lo cual no es del todo cierto porque Beobide sabía para quién era y lo que iba a hacer”.

“Así que el Cristo del Valle de los Caídos es obra de Beobide, el mismo autor de la escultura del San José de   Zegama. Pero había algo que me hacía pensar aún más en ese problema que teníamos con ese San José a medio sacar de ese tocho de madera. A la mitología franquista le gusta contar que le árbol de la sabina de la que Beobide talló ese Cristo,  la eligió y la talló personalmente Franco”.

“Por muy ridículo que nos parezca Franco talando una sabina parece que es cierto que él eligió la sabina y vio que Cristo estaba dentro de esa sabina. Hay un paralelismo entre esa idea de que San José está dentro de un tocho con esa idea de epifanía de un generalito que entiende que  ese Cristo que él busca está dentro de esa madera”.

“Por lo tanto había ahí algo que tenía que ver con esa condición del signo esa fe un poco mística de que el signo está ahí dentro, de que las cosas ya contienen dentro esa especie como de verdad. Pero, por otra parte, esa utilización de una narrativa aplicada a una urgencia ideológica en aquel momento que es la de generar un mito de reconciliación a través de esa figura de un artista desafecto y un régimen. Y, quizá en paralelo una historia posible que de alguna  manera estará también presente en los textos que presento en esa relación entre el artista  Beobide y el artista Zuluaga, siempre tan buenos amigos”.

Parece que llevamos toda una vida desde que llegó la paz

¿Cómo enlaza este azar histórico  con el momento de paz que vive el País Vasco, sobre el que se vertebra la celebración? Responde el artista. “Son mitos construidos, al igual que la paz es una especie de consenso narrativo que se construye a través de una serie de representaciones. Y, el caso tan ingenuo de Beobide y el San José y el Cristo me parecía que era una buena idea. Hablar de esa manera de cómo se construyen esos mitos de reconciliación y era relevante traerlo al tiempo presente.  No es ninguna arqueología por capricho. Hay serie de elementos en ese pasado que evocados desde el presente, nos hacen pensar que ahora también necesitamos generar esas representaciones de reconciliación. Pero, nos hace ver que siempre va a estar construido sobre esos relatos sometidos a un sesgo ideológico, necesariamente”.

“Plantear un tipo de lectura de esas representaciones que sostendrán ese relato en clave critica es una de las cosas que el arte de una manera compleja, no inmediata, pero de una manera privilegiada si puede hacer.  Es el medio por el cual desvelar. Una forma de preguntarse qué hay detrás del arte o por qué es así”.

Y al referirse a la función del arte, el artista reconoce que una de las cuestiones que se pone en juego en este proyecto tiene que ver con la función del arte. Por algo evoca dos historias concretas en las que la función tiene que ver con lo simbólico, lo  conmemorativo y lo monumental. “En una parte, desde lo religioso, pero también la de monumento y el arte es un mediador que lo que hace es señalar, conmemorar y simbolizar. El arte es eficaz cuando es capaz de generar estas vinculaciones. Convocando estos casos de eficacia casi funcional del arte, yo propongo una mirada sobre estos casos que nos trae la que para mí si es la función contemporánea del arte que es revisar todos estos materiales desde una mirada crítica, no desde los contenidos, sino desde la construcción de esas formas”.

¿Debe ser crítico el arte? “Una mirada crítica en cuanto a que nos hace ver qué es lo que soporta esa función monumental o esa función conmemorativa. Y esa mirada crítica es la que sirve de una  manera más general para ver qué es lo que sostiene esas narraciones, no solo las artísticas sino en general. Si nos entrenamos a ver qué  es lo que sostiene una representación artística, nos estamos entrenando quizá también para ver qué es lo que sostiene un discurso político o un discurso histórico o ideológico”.

El arte por definición tiene que ser crítico, pero por la herramienta. La técnica del arte es la mirada crítica, analítica sobre todo lo que damos por hecho

“Esa idea de que hay un proceso critico dentro del arte contemporáneo que puede buscar general analogías que nos son políticamente válidas porque nos enseñan a ver lo que construye esas certezas, lo que construye esas convenciones que son las que se supone consensuamos”.

“El arte por definición tiene que ser crítico, pero por la herramienta. La técnica del arte es la mirada crítica, analítica sobre qué es lo que sostiene todo lo que damos por hecho, lo que naturalizamos. El arte es trabajar al revés es desnaturalizar: hacer que aquello que sabemos nos aparezca como si no lo supiéramos”. 

¿Entenderá el público todo esto o será irrelevante? ¿Lo importante es sentir, percibir? “Se trata de que el mecanismo sea eficaz. No hay que entenderlo siempre para que sea eficaz. Casi nadie que está convencido de entender perfectamente el cuadro de Velázquez, que estará en esta exposición, entenderá porqué históricamente funciona tan bien ese cuadro y sin embargo, funciona.  La mirada desprejuiciada que le otorga ese valor para que se pueda disfrutar directamente de una obra de arte ya canónica es lo que deberíamos pedir para las obras que no lo son. 

La complicidad que no está ahí, porque no está consensuada históricamente, es la que uno tiene que aportar por sí mismo como una especie de mirada desprejuiciada en esa especie de aceptación de la aventura que siempre te interpelen desde la complejidad y no desde la convención. Porque lo último que debería querer un espectador  es que se le trate con condescendencia  esa es la diferencia entre el arte que puede generar una diferencia y el que no. El precio pasa necesariamente porque no te traten como a un niño porque te inviten a una aventura en la que tienes que poner de tu parte. Porque es una aventura compleja en lugar de banal”.

 

La paz a través de la historia del arte

Asier Mendizabal es uno de los siete artistas contemporáneos cuya producción sobre episodios históricos se desplegará en 10 localidades alejadas de San Sebastián en torno al proyecto Afueras.

La iniciativa junto a la exposición central 1516-2016 conforma  el programa Tratado de paz. Más de 400 propuestas culturas de 21 museos dirigidas a todos los públicos con un objetivo: difundir valores de paz y convivencia en un escenario vasco en el que la sociedad ha dejado atrás décadas de violencia y terror para recorrer la senda de la conciliación y la paz. La  ciudadanía vasca camina hacia la resolución de sus problemas por las vías del diálogo. La convivencia es una ambición real en una Euskadi normalizada pero cada día más difícil en la Europa donde se levantan fronteras.

Tratado de paz es el proyecto más ambicioso de San Sebastián 2016, Capital Europea de la Cultura, y articula exposiciones, laboratorios, publicaciones y formatos en torno a  la paz. El comisario-curador es Pedro G. Romero quien ha explicado que el  proyecto no busca explorar, una vez más, la Guerra y de la Paz, sino atender a la paz, a las formas y representaciones complejas que la paz ha atravesado históricamente: sea entendida como Pax imperial, sea como expresión de Victoria, sea como proceso.

Goya, Rubens, Murillo y Ribera, Picasso, Le Corbusier o Maruja Mallo. Elena Asins, Alice Creischer y Nancy Spero o las fotografías de Sophie Ristelhueber. Un acontecimiento cultural que se inaugura el día 17 de junio por los Reyes de España y el 18 pretende convertir Donostia en una fiesta.

El programa aborda las representaciones de la paz en la historia del arte, la cultura y el derecho.  Su centro expositivo será la capital guipuzcoana entre el Museo San Telmo y el Centro Cultural Koldo Mitxelena. Pero, se desplegará en más de diez localidades: desde Bilbao hasta Bayona; desde Alzuza hasta Vitoria.

Las obras provienen de 21 museos internacionales que aluden a la paz, los tratados y acuerdos, la desmilitarización, la ausencia de guerra y la no violencia. El Museo del Louvre, Centre Pompidou, Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, Museo Nacional del Prado, el Museo de Bellas Artes de Bilbao o Artium, Centro-Museo Vasco de Arte Contemporáneo son algunos de los que colaboradores.

Entre las obras que se expondrán están Cabeza llorando y Cabeza de mujer llorando con pañuelo de Picasso, ambas composiciones realizadas por el artista una vez concluido el Guernica, pero ligadas formal y conceptualmente al cuadro en recuerdo del bombardeo.

Combate de mujeres de José de Ribera, Muchachos jugando a soldados de Francisco de Goya y Lucientes, La conversión de San Pablo de Murillo, Hércules lucha con el león de Nemea de Zurbarán o Felipe II a caballo de Rubens son otras de las que se podrán contemplar.

Museos vascos también han cedido algunas de sus obras, como Duke: King of the Hill de Del LaGrace Volcano. El cartel Pomozte baskickym detem! (¡Ayuda a los niños vascos!) de Oskar Kokoschka. En 1937, este artista de origen austriaco realizó este cartel que fue expuesto en varias localidades de Bohemia y sirvió de anuncio para una campaña de acogida a los niños vascos víctimas del bombardeo de Gernika. Cuenta Kokoschka en sus memorias que el cartel era arrancado de las paredes por la policía de Praga y vuelto a colocar por la noche por colaboradores jóvenes defensores de la iniciativa.

Además, la exposición contará con obras de artistas vascos como Ezpatadantzaris de Aurelio Arteta o Figura comprendiendo políticamente de Jorge Oteiza.  La obra La urraca sobre el cadalso de Pieter Brueghel tiene una especial relevancia por representar las formas complejas que ha atravesado la paz. 

Un recuerdo infantil. Una obsesión por dos piezas escultóricas que una vez coexistieron en Zegama, pueblo guipuzcoano a las faldas del monte Aizkorri,  el pico más alto del País Vasco. La fallida función monumental de una de ellas al ser destruida por una bomba se reescribe y la función espiritual...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Isabel Camacho

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí