1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Análisis

Podemos se instala en el 'mainstream' económico

Segunda entrega sobre el giro contra el neoliberalismo del Fondo Monetario Internacional

Andy Robinson 15/06/2016

<p>Metamorfosis.</p>

Metamorfosis.

La Boca del Logo

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Los asistentes a una conferencia de Nacho Álvarez, el portavoz económico de Podemos, en el Círculo de Economía de Barcelona el 9 de junio, pudieron comprobar que el programa económico de la nueva izquierda española comparte mucho con los últimos informes del departamento de análisis macroeconómico del Fondo Monetario Internacional (FMI).

Chocante, ¿verdad? Pero antes de que usted se lance a escribir un comentario debajo de estas líneas al estilo de: “Ya se veía venir; esos chicos harán cualquier cosa para instalarse en La Moncloa”, habría que añadir que los últimos informes del FMI son duras críticas contra la austeridad radical, contra el libre movimiento de capitales, contra la extrema desigualdad y su impacto catastrófico sobre el crecimiento y hasta contra las privatizaciones diseñadas para reducir los déficits fiscales. Uno de los informes, tal y como se comentó en un artículo anterior en CTXT, hasta se titula: Neoliberalism: oversold?

Es decir que el FMI –al menos en sus planteamientos teóricos-- ha girado contra los elementos esenciales del proyecto neoliberal señalando un punto de inflexión en el paradigma que ha dominado la política económica desde los tiempos de Margaret Thatcher y Felipe González (Thatcher, al menos, se ha retirado del debate). Podemos puede ser la formación política que mejor va a representar ese mismo punto de inflexión. Álvarez y economistas como Bob Pollin, que ha trabajado con Podemos (y con Obama) en la elaboración de un New Deal verde, comparten bastante terreno con Maurice Obstfeld, el economista jefe del FMI, recién llegado de Berkeley, y aún más que su antecesor Olivier Blanchard, un admirador secreto de John Maynard Keynes. Obstfeld se ha visto forzado a distanciarse del informe sobre el espejismo del neoliberalismo. (“Ese artículo ha sido muy malinterpretado; no representa un cambio significativo en la estrategia del FMI”, dijo en una entrevista oficial del Fondo). Pero pocos discreparían del hecho de que el FMI plantee que el neoliberalismo puede ser un “espejismo” es bastante significativo.

Dicho de otro modo, Podemos ya es el partido de la moderación, muy próximo al nuevo mainstream que impera en los principales centros de pensamiento macroeconómico en Washington y el resto de EE.UU., aunque no en Berlín. La realidad del debate económico en estos momentos está tan alejada de aquel título de portada del diario madrileño llamado La Razón --“La moderación del PP contra el radicalismo de Podemos”--, que uno siente pena por sus lectores. 

Este es un momento en el cual gran parte del mainstream ha tomado nota de aquella frase que Keynes soltó en una conversación con algún peso pesado de la ortodoxia británica de entreguerras, que debía parecerse bastante al editorialista de La Razón y no solo por el blazer y la corbata del club de golf. “Cuando los hechos cambian, yo cambio de opinión. ¿Y usted qué hace?”, preguntó capciosamente el gran economista inglés.  

Al igual que los economistas del FMI, el Círculo de Economía, bajo la tutela de Anton Costas, es consciente de que hace falta buscar soluciones distintas a las viejas recetas de ajustes duros y liberalización. “Una cosa interesante es que ya se puede hablar del capitalismo otra vez”, dijo Costas durante un descanso de la jornada, en referencia a su nuevo libro sobre el nuevo capitalismo de monopolios. Al igual que neoliberalismo, capitalismo antes era una palabra que solo podía escucharse por la madrugada en alguna taberna mal iluminada de Lavapiés.

En su intervención en el Círculo de Economía, Álvarez presentó un gráfico que demostraba que un programa mucho mas gradual de reducciones del déficit que el del PP (tal y como propone Podemos) sería mas eficaz a largo plazo para controlar la deuda publica española porque no asfixiaría el crecimiento. Advirtió de que la economía española no crece más que otras de la zona euro gracias a la austeridad  de los primeros años del gobierno del PP, sino gracias a la laxitud de los años de su declive, y a “una pausa en la austeridad”. “En los años ochenta, los países latinoamericanos ajustaron demasiado rápido para salir de sus crisis de deuda; perdieron una década de crecimiento; nos puede pasar lo mismo”, dijo Álvarez. 

Parte de esa década perdida, habría que añadir, fue la moratoria sobre miles de millones de dólares de deuda soberana. Este es exactamente el temor que expresaba el FMI en Washington en abril, cuando insistió en que un excesivo celo del recorte del gasto y de la inversión pública pueden hundir aún más la demanda y agravar el peligro de estancamiento estructural y, como resultado inevitable, moratorias sobre la deuda.  

El Fondo rechaza desde hace dos o tres años que los rápidos ajustes fiscales puedan fomentar el crecimiento, una idea cuando menos original conocida como la "contracción expansiva", según el oxímoron del economista italiano afincado en Harvard Alberto Alesina (y de Jean-Claude Trichet, cuyo inmovilismo en el BCE durante el periodo 2010-11 fue un regalo para Mariano Rajoy y el principio del fin para el PSOE). 

Tras comprobar el éxito de la fórmula salomónica en el discurso de George Osborne en las elecciones británicas de 2010, Rajoy se subió al carro de la contracción expansiva con aquel eslogan electoral del 2011: ”Austeridad sí, crecimiento también”.  

Desde que encargó aquel estudio en 2013 sobre los enormes multiplicadores fiscales encerrados en el baúl de las ideas pasadas de moda a lo largo del periodo neoliberal, el FMI ha intentado convencer a la euro-ortodoxia de que Keynes y Joan Robinson no eran ‘dummkopfen’ (estúpidos) al servicio de la City londinense sino seres inteligentes. Por eso, ha aconsejado que los programas de reducción del déficit se lleven a cabo de forma paulatina para no matar al crecimiento. La moderación en estos momentos peligrosos es ir muy a lo suave con la austeridad, aumentar la inversión pública si es posible, y plantear formas de evitar fugas de capitales.

En la siguiente parte de su intervención, Álvarez apostó por las políticas tributarias destinadas a combatir la extrema desigualdad española. Lógico para un partido de izquierdas. Pero eso también es mainstream. El FMI advierte repetidamente en sus últimos estudios sobre el grave peligro de la extrema desigualdad de la distribución de la renta para el crecimiento, ya que impacta negativamente en la demanda agregada y, al mismo tiempo, crea problemas en el lado de la oferta porque el estancamiento de la renta de las clases medias y trabajadoras hace cada vez más inaccesible la enseñanza superior para la mayoría de los ciudadanos. Por eso, el FMI ya insta a los países a buscar formas de reducir la desigualdad, aunque no queda muy claro cómo sus recetas de desmantelamiento de convenios colectivos vayan a cumplir con esa meta. El peligro de la desigualdad para el crecimiento ya preocupa a pesos pesados del mainstream, desde Larry Summers y Brad de Long a Robert Gordon. Álvarez destacó también que no será posible volver al crecimiento y a la creación del empleo si no se empieza a “meter mano “ a los todopoderosos mercados financieros. Es exactamente lo que plantea el FMI en sus últimas advertencias sobre la plena liberalización de capitales y su defensa de los controles de capitales.

Los asistentes a una conferencia de Nacho Álvarez, el portavoz económico de Podemos, en el Círculo de Economía de Barcelona el 9 de junio, pudieron comprobar que el programa económico de la nueva izquierda española comparte mucho con los últimos informes del departamento de análisis macroeconómico del...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Andy Robinson

Es corresponsal volante de ‘La Vanguardia’ y colaborador de Ctxt desde su fundación. Además, pertenece al Consejo Editorial de este medio. Su último libro es ‘Oro, petróleo y aguacates: Las nuevas venas abiertas de América Latina’ (Arpa 2020)

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

8 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Rafael Pla López

    Puede leerse al respecto Pla-López,R. (2000a), "Model of Evolution of Interchange among Countries", en Cybernetics and Systems 2000, 2, pp.495-497, Austrian Society for Cybernetic Studies, Vienna (Fifteenth European Meeting on Cybernetics and Systems Research 2000, Vienna). ISBN 3-85206-151-2, http://www.uv.es/~pla/models/Modevinc.htm Resumen: We study the evolution of the proportions of interchange among countries by tending to equalize the production and the consumption of each country. We find that the convergence of this evolution to an equilibrium depends positively on the delay in this tendency.

    Hace 5 años 5 meses

  2. Javier RP

    Parece que la solución es siempre la misma: crecimiento. El conflicto entre recursos finitos y crecimiento continuo sólo puede ser resuelto mediante crisis periódicas -o una guerra, claro. En fin, a esperar que la ciencia y la tecnología abran un camino nuevo.

    Hace 5 años 5 meses

  3. Enrique

    Otro artículo de propaganda pro Podemos. Esto ya aburre. Ya sabíamos que cuando hace falta ponerse la chaqueta keynesiana se la ponen. Para algo escribió hasta 8 tribunas Pablo Iglesias en El País durante el año que precedió a las anteriores elecciones generales.

    Hace 5 años 5 meses

  4. Mentalmente

    El neoliberalismo es una consecuencia del capitalismo. El capitalismo es que el capital tiene el poder. Por tanto, la alternativa a la economía neoliberal pasa forzosamente por hacer que el capital no tenga el poder. ¿Y a quien se lo vamos a dar? ¿Y como? Es el capital el que tiene que tomar conciencia e iniciar un proceso de desactivación de su propia soberanía de forma conjunta, esa es la forma más rápida de cambio. ¿Pero a quién le vamos a dar el poder? Hay dos opciones, dos caminos fundamentales que puede tomar el capital: - Un nuevo orden mundial basado en la concentración del poder en una misma fuente que imponga por la fuerza un orden económico/ecológico/poblacional que salve el futuro del caos. (dictadura). A mi juicio, un camino que va contracorriente, contranatura. Muy difícil. - Un nuevo orden mundial basado en la sinápsis permamente de los individuos humanos que forman los distintos grupos a través de las redes de comunicación y sistemas de procesamiento de datos. Implica el desarrollo y puesta en práctica de ciencias democráticas (democracia). A mi juicio, el camino que va a favor de la corriente, y relativamente fácil en relación al anterior. Porque todos los ingredientes ya están ahí, solo hace falta el desarrollo y puesta en práctica y perfeccionamiento de la metodología adecuada. Generaría un nuevo orden mundial económico/ecológico/poblacional, de forma estable, que requiera poca o nula inversión en mantenimiento. El capital tiene que poner su dinero en ese campo de la investigación, en las ciencias democráticas aplicadas, y así el propio capitalismo desactivarse a si mismo de forma inteligente.

    Hace 5 años 5 meses

  5. Loida

    Y por qué no le dieron esos tips al régimen de Venezuela?? Lo mismo hizo Chávez y hace Maduro, se disfrazan de cordero y utilizan los estudios de organismos reconocidos para ocultar sus verdaderas y nefastas intenciones!!

    Hace 5 años 5 meses

  6. Lucía Navarro

    Miguel Mayor Tur, emigra..., háznos ese favor.

    Hace 5 años 5 meses

  7. Miguel Mayol tur

    Que algún titulado en economía intente entrar en el círculo 3E y verán lo mal que tratan a las Ciencias Económicas. Los titulados en economía que mandan en PODEMOS han evitado que la gente titulada en economía pueda aportar algo, siquiera desde el anonimato que reddit más o menos proporciona. Dijeron que debatirían las propuestas de la gente, no fueron muchas, y CERO se debatieron, siquiera, para raonadamente explicar porqué no se opta por ellas. Otras se mal copiaron ¿Han explicado porqué suben el SMI a 6€/h en dos tramos y no de golpe? ¿No se supone que estamos en tiempos de medidas de choque contra la pobreza y el desempleo? ¿Y la jornada máxima de 35h? ¿Son meros copia y pega? (es eso) o ¿han elaborado algún mecanismo para optimizar el reparto de trabajo que persigue la subida salarial acompañada de bajadas de jormada? Porque yo mismo le propuesto uno que Nacho Álvarez a pesar de haber escrito sobre modelos econométricos predictivos que sustentan que la solución al desempleo creciendo es subir salarios y si hay paro rebajar jornadas, mejor con mecanismos de reparto del trabajo ordenados como el perdonar la cuota de SS por un trimestre si se contrata a un trabajador por cada 3 actuales o a 1/3 por cada uno o se establece la jornada de 4 días máxima forzando así la contratación y evitando que quede en papel mojado más fraude de horas extra la medida. Lástima que siquiera si triunfan (tras muchas enmiendas a lo actual seguro) las menos malas tendremos aqui los sueldos por hora medios de más del doble que disfrutan Alemanes, Daneses Holandeses Irlandeses o Luxemburgueses, con jornadas un 20% menores facilidad para encontrar trabajo (5% de paro) y menos años de cotización para cobrar, así que a mis 50 años mejor EMIGRO y sugiero emigrar para vivir mejor y que al menos los que se queden tengan trabajo, porque pensiones y derechos siquiera con lo que Nacho promete habrá. PS: esperemos que Nacho Álvarez no sea un Miguel Boyer 2.0, pero tiene toda la pinta

    Hace 5 años 5 meses

  8. Pedro N. Arenas Hinojosa

    No te lo crees ni tú majo salao. Que la escoria genocida del FMI ya no es escoria neoliberal...háztelo mirar....

    Hace 5 años 5 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí