1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

JAZZ

Stan Getz, un impaciente al saxo

Ayax Merino 8/06/2016

<p>Stan Getz</p>

Stan Getz

PATI SÁNCHEZ

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

El enorme saxofonista Stan Getz dejó este valle de lágrimas el 6 de junio de 1991, hace ya veinticinco años, ¡madre mía!, cómo pasa el tiempo, si parece que fue ayer. Quizás el mejor tenor blanco que hayan visto los tiempos, tal vez el único que pueda codearse con los grandes monstruos del saxo tenor. Para mí tengo que su nombre puede figurar sin desmerecer junto a los de Coleman Hawkins, Lester Young, Ben Webster, John Coltrane o Sonny Rollins. Vamos, creo yo.

Descendiente, si no yerro, de judíos oriundos de Kiev que a eso de principios del siglo XX salieron de naja de su patria natal y no pararon hasta llegar a la otra orilla del charco, Stan Getz vino al mundo el 2 de febrero de 1927 en Filadelfia, ciudad que cae por allí por Pennsylvania, en los EE.UU. No mucho más tarde la familia se mudó a Nueva York, a ver si había suerte y lo del trabajo pintaba mejor, que la verdad es que pintaban bastos. Nada, que el padre no conseguía un curro decente ni de milagro, el pobre, en paro las más de las veces.

Crióse el churumbel en un hogar humilde donde debió de  pasarlas canutas con tantas estrecheces. La madre, severa y de armas tomar, se empecinó en que Stan estudiase a destajo, por eso de que el chico saliese de pobre y se labrase un porvenir y consiguiera llegar a médico o abogado. Y el chico estudió, ¡vaya si estudió!, a la fuerza ahorcan. Pero lo que le tiraba de verdad era la música. Maravillas hacía con una su armónica que soplaba sin parar en sus ratejos libres, que tenía talento para dar y tomar, talento a espuertas.

Su padre sacó Dios sabrá de dónde unos cuantos cuartos y le regaló un saxo alto cuando cumplió trece años. El chaval no dejaba el saxo ni por asomo

Visto lo visto, su padre sacó Dios sabrá de dónde unos cuantos cuartos y le regaló un saxo alto cuando cumplió trece años. Y la lío. El chaval no dejaba el saxo ni por asomo, a todas horas con el saxo, venga a tocar el saxo, que me malicio que hasta dormía con el saxo. Visto lo visto, su madre escamoteó a base de sacrificios unas cuantas perras con las que pagar unas clases a su retoño. Y el retoño dale que te pego con el saxo, una pura obsesión. Y ahorró el retoño como pudo apretándose el cinturón un algo de parné y se compró un saxo tenor. Y con el saxo a vueltas sin parar, a todas horas.

Tantos desvelos y esfuerzos dieron su fruto. A finales de 1942, quince añitos tan sólo contaba el muchacho, entró en la orquesta de Dick Rogers, con su jornal, su primer sueldo. Y al poco se unió a la banda de Jack Teagarden, de gira por ahí por las vastas tierras de los EE.UU. Ya cobraba Stan lo que su padre jamás soñó con ganar. Lo malo, que le dio por fumar y beber a saco, sin templanza ninguna, que desconocía la templanza.

En 1944 la banda recaló en California y a Stan le arreó la ventolera de asolearse en aquellas cálidas campiñas mientras Teagarden seguía su camino. Y como no era cosa de quedarse mirando el azul cielo californiano mano sobre mano, Stan se colocó en la banda de Stan Kenton, por eso de tocar y ganarse la vida. Y escuchó y volvió a escuchar una y otra vez a Lester Young, que se empolló a Lester a fondo y a conciencia, espejo en el que se miraba a diario, que no es mal espejo, la verdad. Lo chungo, la heroína, que Stan se enganchó por aquel entonces.

Al poco, culo de mal asiento, dejó a Kenton. Y, tras una breve temporada con Jimmy Dorsey, con 18 años estaba ya en Nueva York con Benny Goodman, ahí es nada. Y ya que andaba por allí aprovechó para escuchar a Charlie Parker. Y quedó hechizado, no me extraña ¡La leche, qué tío, qué cosas hace! Una revelación. Y ya puestos, se marcó un disco para la Savoy con Hank Jones, Curly Russell y Max Roach.

De vuelta en Los Ángeles tras despedirse de Goodman, caray, este hombre parecía un zarandillo, entró allá por 1946 en la banda que Woody Herman estaba entonces montando, la segunda manada de Herman. Allí, con los four brothers, los cuatro hermanos, tres tenores y un barítono, logró éxitos muy sonados, ya lo creo, sonadísimos. Y se ganó el mote de El Sonido, The Sound, Stan Getz el Sonido, mola. Con Herman, por variar, aguantó unos cuantos años, hasta 1950.

Por entonces, con sólo 23 años, era ya un músico muy conocido. Eso es una carrera meteórica y lo demás garambainas. Así que decidió ir por su cuenta. En Hartford, que cae por Connecticut, escuchó a un chaval que tocaba el piano como los mismos ángeles y le contrató de inmediato. Hombre, es que el chaval era Horace Silver, ni más ni menos.

Con 23 años era ya un músico muy conocido. Así que decidió ir por su cuenta. Escuchó a un chaval que tocaba el piano como los ángeles y le contrató

Ganaba un buen dinero con su grupo, pero casi todo se lo pulía en caballo, que la guita entraba y salía con rapidez pasmosa de sus bolsillos para irse por el desagüe de la heroína. En 1952 firmó con el productor Norman Granz, quien le lanzó a todo trapo, a lo grande. Pero la heroína, compañera inseparable de Stan, no le daba cuartel. Y terminó el hombre por acabar en chirona. Cuentan que atenazado por el mono y seco, sin un duro, se le ocurrió dar un atraco que le salió manga por hombro, mal, claro. Y, desquiciado, intentó suicidarse. No lo sé, quién sabe.

Seis meses estuvo encerrado. Y al par de días de salir tocó con Chet Baker. Luego Granz le hizo acompañar a Ellington y Basie. Y se piró a Suecia. Y otra vez un mono de aúpa, que las pasó canutas. Y África, a ver si con los aires de allí mejoraba la cosa. Y tocó con Oscar Peterson, con Gerry Mulligan, con Chet Baker. Y la heroína, compañera inseparable, bien agarrado le tenía. Harto, desesperado, que ya no podía más, lió el petate y se marchó a Dinamarca. Allí sí, parece que sí, logró desengancharse y separarse de su inseparable compañera la heroína.

A su regreso a casa, allá por 1961 sería, Stan se encontró fuera de sitio, desplazado, perdido. Que la peña, qué rápido olvida el personal, casi ni se acordaba de él. El jazz caminaba por otros derroteros, con Coltrane y Davis a la cabeza.

Un buen día se topó con el guitarrista Charlie Byrd y este le descubrió la música brasileña ¡Caramba, eso suena muy bien!

No se quedó quieto, no. Manos a la obra. Y siguió tocando. Un buen día se topó con el guitarrista Charlie Byrd y este le descubrió la música brasileña ¡Caramba, eso suena muy bien! Y dicho y hecho, los dos compadres sacaron Jazz Samba, disco que se vendió como los mismos churros. Luego, el paso natural, le dio por tocar con los músicos brasileños de la bossa nova. En 1964 salió a la luz Getz/Gilberto, disco que grabó con Antonio Carlos Jobim, Joao Gilberto y Astrud Gilberto, mujer de Joao, con temas como “La chica de Ipanema”  ¡Dios, la que se armó! Todo quisque enloquecido.

El tiempo no se detiene nunca y los años corren. Getz siguió a lo suyo, tocar el saxofón. Con Chick Corea, por ejemplo. O con Kenny Barron. Discos, conciertos, viajes. La vida de un músico.

En 1988 un cáncer se cebó en su hígado. Pero no claudicó. Y siguió a lo suyo, tocar el saxofón. Mirando a la muerte a los ojos, sin pestañear. Con dignidad. Siguió tocando, pese a que sabía que la muerte le tenía bien agarrado. Que se moría sin remisión.

Murió el 6 de junio de 1991 en Malibú, California.

____________ 

Esta semblanza se puede escuchar también en Jazz en el aire.

Autor >

Ayax Merino

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. jorge cesar

    Sin dudas, un excelente saxofonista con un precioso sonido. No entiendo por qué lo han criticado como músico.

    Hace 2 años 2 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí