1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Eduardo Mangada / Arquitecto y ex concejal de Urbanismo

“La Operación Chamartín era un coto del BBVA para sus fondos de inversión”

Álex Moreno Madrid , 5/06/2016

<p>Eduardo Mangada</p>

Eduardo Mangada

Público.es

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

El pasado 10 de mayo Manuela Carmena presentó su nuevo proyecto para el norte de Madrid. Los titulares del día hablaron de que el nuevo equipo municipal enterraba la Operación Chamartín, una vieja aspiración del desarrollo urbanístico de la capital sobre más de tres millones de metros cuadrados al norte de la estación.

El nuevo plan, renombrado como Madrid Puerta Norte, reduce la intensa edificabilidad que meses antes de las elecciones municipales de 2015 presentaba el anterior proyecto, que el gobierno de Ana Botella puso en manos de la empresa Distrito Castellana Norte (DCN), constituida con capital del BBVA en un 75% y de la constructora San José en un 25%, y apadrinada por la Comunidad de Madrid y el Ministerio de Fomento. La nueva alcaldesa dotaba al distrito de nuevos equipamientos y zonas verdes, y recuperaba la iniciativa pública, pues establecía la creación de un consorcio público-privado para desarrollar los terrenos de la operación, situados al sur de la M-30. 

Un cambio sustancial a lo concebido anteriormente, donde la empresa DCN tenía poder para actuar en todo el terreno que ocupaba la operación urbanística, cosa que critica duramente Eduardo Mangada Samain (Anna, Valencia, 1932), arquitecto y teniente de alcalde con Enrique Tierno Galván. Mangada, que ocupó entre 1979 y 1982 la concejalía de Urbanismo, no escatima críticas al anterior proyecto, y no solo por el interés puramente privado. También por sus características urbanísticas y técnicas.

En 1993, cuando se proyecta por primera vez la Operación Chamartín, usted ya criticó aquel desarrollo urbanístico. ¿Por qué?

Era una burrada. Plantear una operación de tal magnitud y con las infraestructuras que se proyectaban, con una inmensa losa que cubría la estación... Muchos metros cuadrados de viario para hacer una operación carísima que no tenía sentido. Y menos políticamente, cuando la operación se financiaba con recursos públicos del Ministerio de Obras Públicas y del banco Argentaria. Da la casualidad de que Argentaria estaba presidida [desde 1996] por Francisco González, que hoy es presidente del BBVA. Me extrañó que en un momento de crisis económica, cuando realmente hacían falta otras cosas, desde una administración socialista se plantease una operación de ese carácter. Una inversión que no era urgente y que, además, era contradictoria con el proyecto político que representaba el PSOE. Salvo en el caso del ministro Solchaga, que creía que la finalidad del suelo la tenían que decidir los propietarios del mismo. Uno de los discursos más reaccionarios que yo he oído en mi vida.

A partir de ahí, el proyecto se pierde y renace en enero de 2015, cuando las tres administraciones gobernadas por el PP presentan un nuevo plan.

Aparece pervertido ese proyecto: inflado en volúmenes de edificabilidad, y, sobre todo, por la forma de gestión. Había una voluntad de privatizar el desarrollo de toda esa zona: tres millones de metros cuadrados en la ciudad con más de tres millones de metros cuadrados de edificabilidad. Escandaloso. Se firma un convenio entre Fomento, la Comunidad y el Ayuntamiento de Madrid y la empresa Distrito Castellana Norte. El convenio viene a decir que se encarga realizar esta grandísima operación a manos privadas lideradas por el BBVA. Hay un primer exabrupto cuando se firma el convenio: tras un coro de alabanzas de la ministra Ana Pastor, Ana Botella, e Ignacio González, se deja el aria final al presidente de BBVA, donde canta además que esto no lo hace por el banco, que lo hace por Madrid aunque el banco pueda perder dinero. Me extraña mucho que los presidentes de los bancos se hayan vuelto monjas y que el BBVA se haya convertido en una ONG.

¿Qué otras críticas tiene?

El proyecto, respecto a diseño y cultura urbana, es malísimo. Consiste en una serie de cinco pequeños Manhattan”, comenta. “Mete en un cubilete unas torres y unos bloques curvos o rectos. Agítese el cubilete, viértase sobre el tablero y tendremos el nuevo Chamartín. Realmente es infame. Se plantean una serie de infraestructuras costosísimas e innecesarias. En el reparto de las cargas, se asigna a las administraciones públicas el coste de muchas de ellas, aunque dicen que irán a costa de los promotores privados. No es cierto. ¿Esto a qué conduce? Yo lo llamo un cortijo para el BBVA, con la implicación y el amparo de las administraciones públicas, dando cobertura y protección a un negocio puramente privado. El plazo para el desarrollo de este convenio es de veinte años. 

¿Veinte años a partir de la firma en 2015?

Sí. Tienen veinte años para desarrollar el proyecto. ¿Pero qué proyecto? Entregar en una ciudad una parte sustantiva de la misma en una posición tan estratégica como es el norte de Madrid, con una edificabilidad posible tan importante y con muchísima incertidumbre... porque puedes pasar de 17.000 a 22.000 viviendas y de un millón y medio de metros cuadrados terciarios a dos millones haciendo ingeniería de números... Puedes hacer verdaderos cambalaches. Pero hay un momento, ya con el gobierno de Carmena, que en una de las reuniones que convoca el concejal de Desarrollo Urbano Sostenible, DCN se planta. Se cansan y amenazan con irse. Además, dicen que ellos no son ni constructores ni promotores inmobiliarios, sino que son inversores. Lo que quieren es un coto privado para incorporar a todos los fondos de inversión que puedan venir a posarse en nuestra ciudad.

El Ayuntamiento ha proyectado un nuevo plan que rediseña totalmente la operación.

Yo aplaudí ese acto porque el gobierno municipal recupera su obligación ineludible e inalienable de diseñar el proyecto de la ciudad, que es responsabilidad exclusiva de los poderes democráticos. Puedes incorporar la colaboración de los operadores privados, pero no puedes dejar en manos privadas el desarrollo de la ciudad durante veinte años, en los que pueden ocurrir muchos cambios de valores sociales, políticos, económicos... Aplaudo esa recuperación de protagonismo público en la construcción de la ciudad. Me parece no solo progresista o de izquierdas. Desde la Ley del Suelo de 1956 de Franco, la ciudad y el suelo son una responsabilidad pública y tiene fundamentalmente una función social antes que una función económica. Por fin se dice no a estos señores y recuperamos el proyecto, la dirección y el proceso de construcción de la ciudad para los poderes públicos legítimos y democráticamente elegidos. Y al mismo, tiempo se reconduce el proyecto urbanístico en sí, poniéndolo en cifras razonables. Se vuelve a recuperar la cordura, sin trampas. 

¿No habría sido necesario un debate, un foro en el que se pudiera decidir sobre las necesidades que había en esta zona de Madrid?

Sí, lo ha habido. El concejal de Urbanismo y Desarrollo, José Manuel Calvo, ha tenido tres, cuatro o cinco mesas técnicas y de participación, que yo sepa, donde ha estado presente la empresa DCN junto con los responsables políticos de las Juntas de Distrito y las asociaciones vecinales. Ha habido debate y se han explicado las razones por las se descartaba el proyecto anterior.

Me refería al anterior plan.

Bueno, creo que esto salta a la opinión pública cuando se firma el convenio. Antes estaba funcionando soterradamente. Había planes en marcha. Realmente sale como algo objetivamente criticable u opinable cuando se conoce el pretendido consorcio... que no es ni siquiera un consorcio. Realmente es un convenio en el que se encomienda a una empresa privada la construcción de una parte de la ciudad. Un coto de caza. Julio Rodríguez, que fue presidente del Banco Hipotecario, ahora vinculado a Economistas Frente a la Crisis, escribió un artículo en el que afirmaba que en España las mayores inversiones que se están llevando a cabo en el sector inmobiliario proceden de los fondos de inversión extranjera, bajo el amparo del Banco Central Europeo. Era una tarta fantástica para atraer fondos de inversión. Y esto es lo más grave. Un montaje para otorgar una licencia amplia, un 007, al BBVA.

¿Qué cambios sustanciales hay en el nuevo proyecto?

Es el ayuntamiento el que dice cómo se empieza, qué se hace y cómo se plantea. Corrige además una interpretación, cuando menos equivocada, del plan promovido por el BBVA, que aplica la edificabilidad otorgada a esta zona por el Plan General sobre todo el ámbito del proyecto. Eso es ilegal. Lo que hace el Ayuntamiento actual es aplicar la edificabilidad sobre los suelos que realmente se van a transformar, que es donde realmente se va a invertir y donde se van a producir las plusvalías. No sobre unos suelos que van a ser siempre ferroviarios o vías rodadas ya existentes o un depósito del Canal. 

Y ese aumento de la edificabilidad, ¿qué suponía para la ciudad?

Según ellos, suponía poner a Madrid en la onda de las grandes ciudades del mundo, modernizar Madrid. Crear el mayor centro de empresas de Europa, haciendo un bien a Madrid, prolongando falsamente la Castellana, añadiendo más estaciones de metro,  haciendo más túneles y haciendo una losa sobre las instalaciones ferroviarias, lo cual es un disparate... Sobre esa losa es donde se pretendía colocar el parque central de este nuevo desarrollo. Además de no saber de nada de urbanismo, no saben de botánica. Conceptualmente es un desastre. Y ahora, contra la cordura que defiende el nuevo Ayuntamiento, lo que ha habido es grosería y amenazas. Es impresentable. Lo primero que había que hacer era reclamar la lealtad de las distintas administraciones vinculadas a este proyecto y constituir un consorcio público para su desarrollo. La primera respuesta ha sido una grosería y una falta de sensibilidad institucional, como lo demuestra que la ministra en funciones convoque unilateralmente en su mesa, de forma simultánea y con el mismo rango, a la alcaldesa, a la presidenta de la Comunidad y al presidente del BBVA.

La ministra amenazó con reclamar al Ayuntamiento 700 millones de euros invertidos por Adif.

No sé si ADIF se ha gastado 700 millones. Si los ha gastado, lo ha hecho porque es su función. Si los ha gastado pensando que se iba a hacer rico, ha cometido una irresponsabilidad porque no tenía base jurídica para esa expectativa. El BBVA afirma que había entregado una importante cantidad de dinero como señal para la compra de los derechos que pudieran corresponderle a ADIF. Que se lo devuelvan.

Cuando el Ayuntamiento actual decide parar el proyecto y proponer un nuevo plan, la situación no está consolidada en ningún sentido. No hay derechos consolidados por parte de nadie, porque el convenio, donde se establecía lo que aportaba y recibía cada uno de los firmantes, cobraba eficacia jurídica, administrativa y económica cuando se ratificase dicho convenio por el pleno municipal, previa aprobación del plan parcial que lo sustentaba. Ni el plan parcial se ha aprobado ni el convenio se ha ratificado porque el pleno convocado por Ana Botella con esta finalidad, el jueves antes de las elecciones municipales del domingo 24 de mayo de 2015, no pudo llevarse a cabo. No porque Botella lo retirase por respeto al calendario electoral, sino porque hubo una funcionaria que dijo que no estaba completo el expediente. Además de las batallas internas entre los distintos responsables del PP en Madrid. Exactamente eso es lo que ocurrió. Estamos en un punto cero.

Otra de las partes que rechaza el nuevo proyecto es la Comunidad de Madrid.

[Cristina] Cifuentes lanza otra amenaza. Dice que la aprobación definitiva está en sus manos y que nunca se va a aprobar el plan propuesto por el nuevo Ayuntamiento. Esto es verdad y mentira: la Comunidad tiene potestad para la aprobación o denegación definitiva de los planes municipales, pero la denegación solo puede justificarse por el incumplimiento formal o material de las leyes que regulan el urbanismo. Pero la iniciativa y el criterio de oportunidad sobre qué conviene a la ciudad es plena competencia del Ayuntamiento, que tiene la potestad y la obligación de impulsarlo y formularlo.

¿Ahora qué papel tiene el BBVA en la proyección del nuevo plan?

Ninguno. Cuando entra el nuevo equipo en el Ayuntamiento hay un momento de duda lógica, no sabe muy bien qué hacer. Manuela Carmena es una persona enormemente dialogante. Pretende llegar a acuerdos. No solo le gusta tener razón sino que le gusta convencer a los demás de que la tiene. Tiene mucha paciencia. Me consta que ha habido múltiples reuniones entre los equipos técnicos del Ayuntamiento y de DCN.

Entonces, ¿lo que se está hablando son castillos en el aire?

Ya lo he dicho. En este momento estamos en un punto cero. El Ayuntamiento recupera la iniciativa y plantea un nuevo proyecto con la constitución de un convenio entre las instituciones públicas para el desarrollo de esta zona de Madrid, invitando además a los  operadores privados que quieran cooperar con él, pero dirigidos desde el Ayuntamiento, haciendo compatibles sus legítimos beneficios con el bien común. Lo que no hace el Ayuntamiento es entregar un cortijo de tres millones de metros cuadrados para que algunos vayan de caza. Este es el debate importante. 

Uno de los puntos que destaca el Ayuntamiento con el nuevo plan es que las plusvalías repercutirán en el beneficio de la ciudad.

En el anterior proyecto, el grueso de las plusvalías se las llevaban los promotores privados, mientras que los gastos de las infraestructuras se asignaban en gran medida al Ayuntamiento. Hay un principio jurídico, urbanístico, y me atrevería a decir que incluso moral, en el urbanismo español. En la propia Constitución, en el artículo 47 en el que se establece el derecho a la vivienda, también se establece que la comunidad participará en las plusvalías que genere la acción urbanística de los entes públicos. Realmente, mandato lógico en tanto que son las administraciones públicas las que permiten que se generen esas plusvalías con su diseño, con su proyecto y con la autorización para el desarrollo urbano. Tienen ese derecho y ese deber.

El proyecto ahora anulado nació con un gravísimo pecado original, que es acentuar la división entre el Madrid rico y el Madrid pobre. 

El proyecto ahora anulado nació con un gravísimo pecado original, que es acentuar la división entre el Madrid rico y el Madrid pobre. El norte es el Madrid rico y los promotores quieren un sitio de prestigio para su negocio inmobiliario. Pero el Ayuntamiento tiene la obligación de distribuir los grandes recursos que exige esta operación para el reequilibrio del conjunto de la ciudad, a través de operaciones más ajustadas en tamaño y contenido a las necesidades de los distritos. Porque uno de los grandes problemas que tiene la ciudad es la desigualdad creciente. Y esto, aparte de llevar a la confrontación, lleva a la segregación espacial y a la expulsión de las clases menos pudientes de los sitios más ricos. Es lo que está ocurriendo en Barcelona con los hoteles o en Madrid con el área central: que los grupos financiero-inmobiliarios se han dado cuenta de que el negocio no está ya en los PAU ni en las grandes expansiones externas, sino que lo está en los lugares más céntricos y es allí donde invierten. ¿Por qué el grupo Wanda se olvida de la operación Campamento y mantiene el edificio de la Plaza de España? Porque en la periferia ya no es fácil sacar plusvalías sustanciosas.

Es llamativo que el nuevo proyecto también incluya un área dedicada a los negocios. ¿Era necesario?

Sí, siempre que se modere su dimensión, que se reduzca sensiblemente la propuesta por el DCN. Hay una cosa de la que no se habla o se dice muy poco: Chamartín es muy importante en la estructura económica de España. Es un nudo de redistribución de transporte terrestre importantísimo, y en el futuro lo va a ser aún más con las conexiones europeas. En torno a los aeropuertos, las estaciones y los puertos es donde se están generando esas nuevas centralidades, donde realmente se asientan las infraestructuras terciarias más potentes. Es ciertamente lógico arropar la estación de Chamartín. Y también es lógico que parte de las plusvalías que más rápidamente se puedan recuperar sea para mejorar los sistemas ferroviarios y su conexión con los transportes urbanos.

¿Y financieramente es más sostenible?

Sí. Cada vez hay que tener más cuidado con estas operaciones y la nueva  propuesta es menos costosa y se prevé su desarrollo en distintas fases, ajustadas a las necesidades y los recursos disponibles. ¿De cuántas locuras vienen las ruinas urbanísticas que heredamos en España? Grandes operaciones mastodónticas se han quedado en nada, en territorios que Rem Koolhaas llama 'espacios basura'. Espacios deteriorados para los restos.

Con el nuevo proyecto se ha ganado cordura. Hay que aplaudirlo por encima  frente a unos ataques brutales por parte del BBVA, Fomento y la Comunidad. 

Aunque prácticamente no había voces contrarias a la operación que se proyectó en su momento...

Ha habido manipulación. Y lo que más tristeza me da es que sean medios como El País los que sostengan el proyecto DCN y estén difundiendo esos ataques. En abril de 2016 se celebra el 'Foro Urbanismo Sostenible', que convoca El País aunque lo paga el BBVA. Si analizas los nombres que participan en este foro, son arquitectos, propietarios de suelo, bancos, inmobiliarios, inversores, fondos de inversión... Todos vinculados al sector inmobiliario. No hay un solo representante público, político, cultural o vecinal. Ni un solo representante crítico. No es un foro de urbanismo sostenible, es una plataforma propagandística montada por El País. Hay fuerzas importantes que se van a oponer a este proceso iniciado por el actual Ayuntamiento. Más que los sectores económicos, los financieros. Más incluso que los inmobiliarios. Porque aquí el interés no es de alguien que quiere promocionar sus viviendas, sus edificios, sino el de unos señores que quieren tener un terreno para colocar sus fondos de inversión. Aquí lo que buscaban es un coto de caza.

¿Y por qué tanta complacencia con el anterior proyecto?

Porque ha habido una campaña de propaganda muy potente, con la anuencia y el apoyo de las administraciones del PP. Ha existido unos poderes financieros que cuentan con medios de comunicación muy potentes y unos organismos públicos al servicio de estos intereses. Y ahora lo se plantea lo contrario. Se propone un proyecto público e invita a participar a los promotores privados que quieran colaborar en este desarrollo urbano.

Y usted, que es arquitecto, ¿no ha echado en falta un debate crítico al respecto?

Sí, pero desgraciadamente nuestra profesión y nuestro colegio profesional están realmente castrados. Aquí, en Madrid, nos comportamos como putas si nos pagan bien… En Barcelona hay un mayor sector crítico, pero aquí está amansado.

¿Qué cree que pasará ahora?

Esta guerra no se va a parar. Ha comenzado con la falta de sensibilidad de la ministra y con la amenaza de la Comunidad autónoma de no aprobar el nuevo  plan. El Ayuntamiento va a necesitar la colaboración de las administraciones estatal y regional y el apoyo de promotores privados, de las organizaciones profesionales y vecinales. En definitiva, de los propios madrileños. Cabe constituir un partenariado público-privado, pero no como cobertura para encubrir una privatización de hecho. El neoliberalismo tiene una estrategia clarísima, que es la privatización de todo lo público. Transformarlo en mercancía. Y eso es lo que se ha intentado: transformar en pura mercancía tres millones de metros cuadrados de Madrid.

 El neoliberalismo tiene una estrategia clarísima, que es la privatización de todo lo público. Transformarlo en mercancía.

¿Qué efecto tiene esa mercantilización en la ciudad?

Favorece a los grandes negocios internacionales que están terciarizando las ciudades. La expulsión de las clases populares y la generación de riqueza financiera a través de ciudades globales. En Londres y en Nueva York, en estos momentos, se están haciendo los mayores negocios inmobiliarios del mundo. ¿Sabes que es lo que más crece en Nueva York? La construcción de apartamentos de más de quince millones de dólares. Esto es lo que está ocurriendo en Madrid, con cifras más modestas. Y siempre en el norte de la ciudad. Ni una vivienda social.

Es menos rentable, claro.

Sí, pero si somos civilizados entenderemos que la igualdad es beneficiosa para todos. Porque si no, se creará un conflicto y una desgarradura social grave. No es ya ser buenos, sino ser eficaces socialmente.

--------------------------------------------------------------------

Eduardo Mangada revisó la primera versión de la entrevista el 5 de junio, e introdujo diversas matizaciones en sus respuestas.

El pasado 10 de mayo Manuela Carmena presentó su nuevo proyecto para el norte de Madrid. Los titulares del día hablaron de que el nuevo equipo municipal enterraba la Operación Chamartín, una vieja aspiración del desarrollo urbanístico de la capital sobre más de tres...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

9 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Vicente

    El P.P. siempre al acecho de recompensas y "sobres", ayudando al gran capital.No nos engañaran a la mayoria. Otra cosa es que a base de trampas y triquiñuelas acaben haciendo como en el Algarrobico, pero al final prevalecerá la decencia y el raciocinio. ¡¡¡ Tres hurras por Carmena y su equipo !!!. A los Pepero, que les den, y a sus valederos ¡ tambien!.

    Hace 5 años 2 meses

  2. Sixto Cámara

    Esclarecedor.Pero tengo que confesar mi temor a que el talante conciliador y dialogante de Carmena pueda llevar al Ayuntamiento a recoger velas. Lo de la Comisión de la Memoria Histórica podría ser un indicio. Por cierto, Yomismo no estaría mejor leyendo La Razón y no insultando a gente cualificada y sensata..

    Hace 5 años 4 meses

  3. Hagamos de la idiosincrasia de Madrid una baza para inversores: Desarrollo estético, integrado y sos

    El error más garrafal sería crear otro barrio más de tercera categoría confundible con cualquier operación especulativa de urbanismo en Dubai, Shanghai o Singapur. Cuando se invoca Manhattan se suele pensar en lo alto y no en los bajos o la inserción en el damero decimonónico: en Manhattan NO hay torres aisladas. Se insertan en manzanas del 19, con bajos comerciales para agradar y servir a los peatones a nivel de calle y con un retranqueo a partir de la planta 6a para dejar entrar luz y no agobiar. Y sin embargo consiguen densidad y el espectaculo de las alturas. Si se va a seguir a Manhattan que se imite lo bueno, y lo que es, y no una idea falsa (y urbanisticamente empobrecedora) de rascacielos dispersos. En el proyecto del BBVA se planteaba separar zonas de negocios de zonas residenciales. Es decir, crear dos zonas muertas, sobre todo de noche, con la incomodidad, la inseguridad y la impersonalidad resultantes. Casi todo el mundo quiere vivir o trabajar en o visitar los barrios de la almendra central de Madrid: por qué? Por la integración de funciones (residencial, comercial, cultural), por el pequeño y variado comercio de proximidad, por la variedad de restaurantes, bares y cafés, por lo agradable que es pasear, por la enorme y variada oferta cultural, por la comodidad de los desplazamientos en transporte público y por la belleza de las fachadas. Ese modelo urbanístico, que parecía trasnochado en los años 50 o 60, ha vuelto con fuerza en todo el mundo porque es más agradable, saludable y ecológico y más amable con los seres humanos que con los coches. Y no olvidemos, más atractivo para habitantes y turistas por la estética: es decir, que los barrios de la almendra central no se confunden con cualquier otra ciudad. Por favor, no olvidemos esto tampoco a la hora de plantear nuevos barrios: convocar un concurso de ideas para que el nuevo distrito sea reconocible como un barrio de Madrid y no de Dubai o Shanghai. Si hacer las cosas bien al principio cuesta algo más, o mucho más, se recuperará al final esa inversion de sobra por el éxito rotundo para habitantes e inversores. Queremos algo único para atraer la inversión de alto vuelo. No hemos aprendido de los errores de los PAU?

    Hace 5 años 4 meses

  4. Hagamos de la idiosincrasia de Madrid una baza para inversores: Desarrollo estético, integrado y sos

    El error más garrafal sería crear otro barrio más de tercera categoría confundible con cualquier operación especulativa de urbanismo en Dubai, Shanghai o Singapur. Cuando se invoca Manhattan se suele pensar en lo alto y no en los bajos o la inserción en el damero decimonónico: en Manhattan NO hay torres aisladas. Se insertan en manzanas del 19, con bajos comerciales para agradar y servir a los peatones a nivel de calle y con un retranqueo a partir de la planta 6a para dejar entrar luz y no agobiar. Y sin embargo consiguen densidad y el espectaculo de las alturas. Si se va a seguir a Manhattan que se imite lo bueno, y lo que es, y no una idea falsa (y urbanisticamente empobrecedora) de rascacielos dispersos. En el proyecto del BBVA se planteaba separar zonas de negocios de zonas residenciales. Es decir, crear dos zonas muertas, sobre todo de noche, con la incomodidad, la inseguridad y la impersonalidad resultantes. Casi todo el mundo quiere vivir o trabajar en o visitar los barrios de la almendra central de Madrid: por qué? Por la integración de funciones (residencial, comercial, cultural), por el pequeño y variado comercio de proximidad, por la variedad de restaurantes, bares y cafés, por lo agradable que es pasear, por la enorme y variada oferta cultural, por la comodidad de los desplazamientos en transporte público y por la belleza de las fachadas. Ese modelo urbanístico, que parecía trasnochado en los años 50 o 60, ha vuelto con fuerza en todo el mundo porque es más agradable, saludable y ecológico y más amable con los seres humanos que con los coches. Y no olvidemos, más atractivo para habitantes y turistas por la estética: es decir, que los barrios de la almendra central no se confunden con cualquier otra ciudad. Por favor, no olvidemos esto tampoco a la hora de plantear nuevos barrios: convocar un concurso de ideas para que el nuevo distrito sea reconocible como un barrio de Madrid y no de Dubai o Shanghai. Si hacer las cosas bien al principio cuesta algo más, o mucho más, se recuperará al final esa inversion de sobra por el éxito rotundo para habitantes e inversores. Queremos algo único para atraer la inversión de alto vuelo. No hemos aprendido de los errores de los PAU?

    Hace 5 años 4 meses

  5. Yomismo

    Este es un manguta y un jeta, siempre chupando en proyectos de la teta pública.Casta y de la buena es este individuo, lleva toda la vida pastando en la izquierda patria. Los progres como él quieren decirnos a los demás como debemos vivir . Pero no te lo pierdas ellos viven como reyes a costa de nuestros impuestos.

    Hace 5 años 4 meses

  6. Luis Castro Berrrojo

    Una lección de urbanismo y de política. Por lo que se ve, esta operación Chamartín hubiera sido la madre de todos los pelotazos urbanísticos, tanto más descabellada cuanto que sigue a una larga serie de ellos en toda España y se da en medio de una grave crisis provocada esencialmente por "el ladrillo" y el aventurerismo de la banca. Incidiendo aún más en la polarización social y el hacinamiento (¿20.000 viviendas más?) en una ciudad ya tan saturada como Madrid. Y obviando una vez más la legislación urbanística. Y poniendo las instituciones al servicio de intereses privados especulativos. La interpretación de Mangada es cabal y abarca todos los aspectos, incluyendo la desfachatez provocadora de Cifuentes. No tiene más competencias su comunidad que velar por la disciplina y legalidad urbanística, algo que ha brillado por su ausencia hasta ahora. ¿Y pretende ejercerla ahora contra un ayuntamiento, que sí está en su derecho de definir la ciudad que rige, para de nuevo beneficiar a banqueros y empresarios cuatreros) ¿ A cambio de qué ? Ya está bien, hace mucho que es demasiado.

    Hace 5 años 4 meses

  7. Josep

    Ya no quedan personas como este SEÑOR (sí con mayúsculas) en el poder político y así nos va a la mayoría. Lo más triste es que cuando más formación académica se recibe en españa (sí con minúscula) más ignorantes hay votando en unas elecciones.

    Hace 5 años 4 meses

  8. Antonio Cantó Tortosa

    Que gran urbanista eres Eduardo, he recordado tiempos hablando del Plan General de Alcalá, un abrazo y felicidades por defender la ciudad social.

    Hace 5 años 4 meses

  9. Gurb

    Qué gran entrevista. Gracias

    Hace 5 años 4 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí