1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

¿Tiene sentido un nuevo impuesto para financiar las pensiones?

La Seguridad Social sólo será viable en el futuro si los ingresos crecen más rápido que los gastos. Y esto depende del crecimiento de la productividad del factor trabajo y del empleo

Javier Santacruz Cano 1/06/2016

Malagón

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

A las puertas de una nueva campaña electoral, los partidos políticos han presentado sus respectivos programas y sus promesas en materia económica. En este sentido, es extraordinariamente relevante el discurso que cada uno de ellos está esgrimiendo en materia de pensiones. No en vano, solamente los pensionistas representan en torno a 9 millones de votantes y se trata de un colectivo cuyo sufragio es muy sensible al mensaje que dan los diferentes partidos: desde aquellos que prometen ayudas abundantes hasta otros que aseguran subidas de las pensiones.

Cuando se habla de pensiones, normalmente el lector lo asocia automáticamente con el colectivo de pensionistas cuando realmente a los que más afectan es a los trabajadores que están actualmente en activo y a aquellos que están entrando en el mercado laboral en estos momentos. Siempre es bueno recordar que las cotizaciones a la Seguridad Social que paga un trabajador actual no son para financiar su pensión sino para financiar la de sus padres que hoy son pensionistas. Es decir: la pensión de un trabajador actual no la pagará él sino su hijo. Por eso, al sistema español de pensiones se le pone el apellido “de reparto”.

Este punto es clave para entender, en primer lugar, por qué es un asunto que debería preocupar (y mucho) a los trabajadores hoy en activo (y no tanto a los jubilados) y, en segundo lugar, para plantearse el grave problema estructural que tiene el actual sistema público de pensiones tanto en términos de sostenibilidad (que las pensiones se puedan pagar siempre y a largo plazo) como de suficiencia (¿cuánto dinero es la pensión en función de las necesidades del pensionista?).

Es evidente que existe un problema serio de viabilidad de las pensiones públicas, ya que el dinero destinado para pagarlas cada vez es menor (los ingresos por cotizaciones) y los gastos son cada vez mayores (la población es cada vez más longeva y se pasa más años cobrando). Por lo pronto, los “parches” que se han ido poniendo en los últimos 25 años no han resuelto el problema de sostenibilidad a largo plazo. 

Así, en 2015 se ha alcanzado el mayor déficit de la Seguridad Social en décadas ¡en época de crecimiento económico superior al 3% anual! Nada más y nada menos que en el entorno de 15.000 millones de euros y dejando prácticamente sin margen de maniobra al Fondo de Reserva de la Seguridad Social: aquella hucha que se creó para guardar los superávits de la caja de la Seguridad Social para cubrir las necesidades en épocas de crisis económica.

Ante esta situación, cabe una única solución: recortar gastos y subir ingresos. Puesto que la mayor parte de las actuaciones se han hecho por la vía de los gastos (dejar de indexar la pensión a la inflación o bajar las bases reguladoras para determinar la cuantía de la pensión en función del último salario percibido), varios partidos se han planteado ir por la vía de los ingresos hasta el punto de crear un nuevo impuesto ad hoc para financiar las pensiones, a ser posible como recargo fiscal para las grandes fortunas. Pero, ¿de verdad es una buena idea?

Más allá de que pueda ser una buena o mala idea económica, se trata de un planteamiento que no llega al fondo del asunto. Coge el “rábano” por las hojas. Para entendernos: se queda en la vía “fácil” de intentar solucionar los problemas a golpe de impuestos. De entrada, es evidente que siempre que se ha intentado solucionar un problema a base de crear un nuevo impuesto, éste no lo ha solucionado.

Incluso, puede empeorar más la situación por los incentivos perversos que crea.

 Los impuestos ordinarios no pueden financiar los gastos de la Seguridad Social ni tampoco se puede pagar gasto del resto de las Administraciones Públicas con cotizaciones sociales

Por si fuera poco y al mismo tiempo, este plan de crear un nuevo impuesto ignora la independencia presupuestaria de la caja de la Seguridad Social. Es decir, los impuestos ordinarios no pueden bajo ningún concepto financiar los gastos de la Seguridad Social ni tampoco se puede pagar gasto del resto de las Administraciones Públicas con cotizaciones sociales. Por tanto, antes de poner ningún impuesto para financiar pensiones, España tendría que pedir a la Comisión Europea una reforma del Sistema Europeo de Cuentas Nacionales (la normativa contable vigente en este momento) para que un impuesto de naturaleza ordinaria pueda financiar un gasto propio de la caja de la Seguridad Social. 

En este sentido, si el nuevo Gobierno quisiera hacer algo de este tipo evitando la reforma de la normativa contable, no le quedaría más remedio que subir las cotizaciones a la Seguridad Social, actualmente fijadas en el 29,9% del salario bruto como cotización patronal y el 6,35% como cotización a cargo del trabajador. Si suben las cotizaciones, se penaliza el empleo y, por tanto, se crea un riesgo alto de destrucción de puestos de trabajo. Pero a la vez, convertiría España en el país con las cotizaciones sociales más altas del mundo. Ahí es nada para una población asalariada muy castigada por la carga fiscal directa sobre el trabajo.

En resumen: creando un nuevo impuesto se pueden llegar a crear dos problemas más grandes y no solucionar el que realmente hay que es la viabilidad de las pensiones en el futuro. La coletilla de “recargo a las grandes fortunas” no es más que un eslogan político carente de valor práctico ya que los que llaman “ricos” no pagan impuestos en España. Se trataría de una nueva subida fiscal a la clase media y trabajadora.

 

En vez de coger el “rábano por las hojas”, vayamos a las raíces del problema. La Seguridad Social sólo será viable en el futuro si los ingresos crecen más rápido que los gastos. Y, ¿de qué depende la subida de los ingresos? Fundamentalmente de dos cosas: por un lado, el crecimiento de la productividad del factor trabajo y, por otro lado, del crecimiento del empleo. 

Sólo de esa forma, los trabajadores de hoy van a tener garantizadas sus pensiones de mañana. Mientras tanto y en el corto plazo, sí se pueden tomar medidas como quitar el gasto en pensiones de viudedad y orfandad (aproximadamente 23.000 millones de euros en pensiones que en realidad son no contributivas) de la caja de la Seguridad Social y llevarlo a los Presupuestos Generales del Estado para que se financien vía impuestos ordinarios. Pero me temo que ningún partido lo va a plantear y menos la necesidad de que en España haya más gente trabajando y que esa gente sea cada vez más productiva para que puedan tener mejores salarios.

A las puertas de una nueva campaña electoral, los partidos políticos han presentado sus respectivos programas y sus promesas en materia económica. En este sentido, es extraordinariamente relevante el discurso que cada uno de ellos está esgrimiendo en materia de pensiones. No en vano, solamente los...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Javier Santacruz Cano

Es economista y socio de China Capital.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

7 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. pisitófilos creditófagos

    Solo hay pensiones públicas si hay tributos. /// Las cotizaciones sociales los son. /// Lo inteligente es NO LASTRAR EL TRABAJO & EMPRESA para pagar pensiones a un número de pensionistas creciente que va aproximándose al de trabajadores en activo. /// LA MATERIA IMPONIBLE INMOBILIARIA ES PERFECTA para complementar la financiación de las pensiones.

    Hace 5 años 4 meses

  2. pisitófilos creditófagos

    ¿Dónde está escrito que el aumento de la productividad no sea un esfuerzo que se pierda como agua en un cesto, al apropiarse del mismo los rentistas inmobiliarios? /// QUE LLUEVA NO LLENA POR SÍ LOS PANTANOS. Hace falta que las presas estén cerradas.

    Hace 5 años 4 meses

  3. Luis García González

    En vez de coger el “rábano por las hojas”, vayamos a las raíces del problema. La Seguridad Social sólo será viable en el futuro si los ingresos crecen más rápido que los gastos. Y, ¿de qué depende la subida de los ingresos? Fundamentalmente de dos cosas: por un lado, el crecimiento de la productividad del factor trabajo y, por otro lado, del crecimiento del empleo. - Que los ingresos crezcan mas rápido que los gastos. Si esta ecuación tiene dos variables, por que habla solo de los ingresos y elimina los ENORMES GASTOS VERGONZOSOS E ILICITOS que se han permitido y se permiten. Ya lo veo ya...cargando todo sobre los hombros de los mas débiles...bien,bien...señor profesor economista... Sólo de esa forma, los trabajadores de hoy van a tener garantizadas sus pensiones de mañana. Mientras tanto y en el corto plazo, sí se pueden tomar medidas como quitar el gasto en pensiones de viudedad y orfandad (aproximadamente 23.000 millones de euros en pensiones que en realidad son no contributivas) de la caja de la Seguridad Social y llevarlo a los Presupuestos Generales del Estado para que se financien vía impuestos ordinarios. - ...y los únicos gastos que se le ocurre eliminar son los que ayudan a viudas y huérfanos?... bien, bien, señor profesor economista...otra vez contra el mas débil. Pero me temo que ningún partido lo va a plantear y menos la necesidad de que en España haya más gente trabajando y que esa gente sea cada vez más productiva para que puedan tener mejores salarios. - ...cuando dice que el trabajador sea mas productivo se refiere a que los camareros sirvan mas cañas en menos tiempo, verdad? señor profesor economista? porque en España ya no hay mas que sector servicios gracias al asesoramiento de los economistas como Ud. y la inoperancia de unos, inutilidad de otros y corrupción del resto de los políticos españoles de las últimas décadas que han TRAICIONADO al pueblo que PAGA SUS SUELDOS.

    Hace 5 años 4 meses

  4. pisitófilos creditófagos

    Como acaba de decir el Banco España (Informe Anual 2015, Cap. 4, pág. 123), el empresariado español tiene un problema muy serio de productividad por culpa del ladrillo. /// SIN REPRESIÓN INMOBILIARIA NO HAY FUTURO PARA LAS PENSIONES. /// Promemoria.- Grosso modo, en España, la Producción transformada en Renta e incrementada con Renta traída del futuro (endeudamiento privado y público) se distribuye así: 50% va a rentas salariales (2/3) y empresariales (1/3); y el otro 50% va a rentas inmobiliarias (1/3), pensiones (1/3) y rentas financiero-fijas (1/3). TODOS SABEMOS QUE LA CAUSA DE LA CAUSA DE LA CRONIFICACIÓN DE LA RECESIÓN ES EL CÁNCER INMOBILIARIO. DEJÉMONOS DE MÚSICAS CELESTIALES y de engolar nuestras voces para sentar cátedra falsoliberal sobre la productividad y el empleo.

    Hace 5 años 4 meses

  5. pisitófilos creditófagos

    La idoneidad de la MATERIA IMPONIBLE INMOBILIARIA para complementar la financiación de las pensiones y la deuda pública se debe al componente intergeneracional que tiene la burbuja inmobiliaria. /// Los TRIUNFADORES DE LA BURBUJA son los nacidos antes de 1955, precisamente, los ya jubilados y quienes están jubilándose estos años. /// El SISTEMA capitalista está cambiando intencionalmente de MODELO: está pasando DEL CAPITALISMO POPULAR ochentero (Tatcher, Reagan, Nakasone, Kohl, Miterrand, Felipe) A LA ERA CERO (estabilidad de precios, interés y cambio). No es que no pinte nada la exuberancia inmobiliaria, ¡es que es antisistema! /// Quien avisa no es traidor: en el próximo futuro va a haber cambios importantes en relación a la vivienda b-á-s-i-c-a, que se va a situar junto con la sanidad y educación entre los bienes y servicios provistos por el Estado; porque la Era Cero tiene más elementos de economía de planificación central de los que caben en las estrechas mentes de los falsoliberales al servicio de la "ECONOMÍA DE MERCADILLO" de los trabajadores-directivos (Pensamiento Merchero). /// El liberalismo auténtico está por el Estado: NO HAY MERCADO SIN ESTADO, del mismo modo que NO HAY CAPITAL SIN TRABAJO.

    Hace 5 años 4 meses

  6. piaitófilos creditófagos

    La MATERIA INMOBILIARIA es ideal para complementar la financiación de las pensiones y la deuda pública /// Es M-E-N-T-I-R-A que los Estados miembros de la UE tengan que forzar, ni a la Comisión, ni al Parlamento, ni al Consejo, ni a nadie, en la UE, para reformar el Sistema de Cuentas para que un tributo "ordinario" (concepto inventado por el autor) financie tal o cual concepto presupuestario. Hay libertad incluso para suprimir las pensiones integrándolas en un IMPUESTO NEGATIVO SOBRE LA RENTA. /// Aumentar la productividad no vale para nada si la mayor Renta generada va a cualquiera de los otros vasos comunicantes en la distribución de la Renta, aparte de las pensiones: rentas del Trabajo, de la Empresa, inmobiliarias, financiero-fijas y supersalarios. /// LA PENSIONES SE RESUELVEN CON UN CATASTRAZO Y HACIENDO TRIBUTAR LAS RENTAS PRESUNTAS POR USO DE LA VIVIENDA PROPIA, como postulaba el Informe Lagares, que además pedía una cosa muy razonable: la fusión de la Tesorería General de la Seguridad Social y la Agencia Estatal de Administración Tributaria.

    Hace 5 años 4 meses

  7. juan mateu

    Estoy en desacuerdo con la receta que prescribe el autor, quitar las pensiones de viudedad y orfandad del sistema de la seguridad social"al no ser contributivas". La gran parte de estas pensiones las perciben mujeres que vivieron una época de discriminación y un "régimen nacional-católico" que les conminaba a estar en el hogar. Por tanto puede entenderse que la cotización del trabajo del marido no era tanto personal como familiar. Dejar esas pensiones al albur de los presupuestos es precarizar mucho más la situación de la mayoría de viudas de este país, que trabajaron mucho sin ningún reconocimiento y sin las oportunidades educativas que vinieron décadas después. Otra cosa es poner un límite temporal a partir del cual las pensiones de supervivencia puedan salir del sistema, pero no a las que en la actualidad cobran muchas personas mayores, en su gran mayoría mujeres. Para obtener ese "ahorro virtual" sobre la caja única sería más conveniente cuantificar exáctamente el coste de medidas políticas de gasto sobre pensiones contributivas como los complementos de mínimos, y de merma de ingresos como las políticas activas de empleo (tarifas planas de autónomos, 500€ exentos de cotizar en contrataciones nuevas, etc) y que vía transferencia de los PGE las pague el ministerio que las implante. Es decir, vamos a cuantificar el déficit real y no el inflado por hacer recaer en la caja única medidas políticas que deberían pagarse de PGE.

    Hace 5 años 4 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí