1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Un año de mareas

Las candidaturas ciudadanas han sido el acontecimiento político más relevante en Galicia, junto con el advenimiento de Fraga, su posterior derrota y el auge y caída del BNG. Ahora preparan el 26J y las autonómicas

Xosé Manuel Pereiro 3/06/2016

<p>De izquierda a derecha  Jorge Suárez (Ferrol), Martiño Noriega (Santiago) y Xulio F. (AC)</p>

De izquierda a derecha  Jorge Suárez (Ferrol), Martiño Noriega (Santiago) y Xulio F. (AC)

Foto cedida por el Ayuntamiento de A Coruña.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Quizás a causa de tanto roce –y del nivel del argumentario-- el ciudadano acaba las campañas tratando a los candidatos como a un cuñado: Mariano, Pedro, Pablo, Albert. En las pasadas elecciones municipales en A Coruña, la lista de Marea Atlántica estaba encabezada por un candidato, Xulio Ferreiro, que a una semana de la jornada electoral disfrutaba entre sus electores de un conocimiento del 17%, que haría abrirse las venas a cualquier jefe de campaña. “Creo que ganó uno que trabajaba en Mareas vivas”, resumía la situación una señora una vez recontados los votosDespués de meses de campaña y lo que te rondaré de precampaña, a la señora encuestada en la radio le sonaba más la serie que arrasó en la TVG a caballo del cambio de milenio que la candidatura que acababa de ganar las elecciones de su ciudad. No fue la única sorprendida. Ni solamente hubo sorpresa en A Coruña. 

En las redacciones de los diarios gallegos, la noche electoral tuvieron que tirar a la basura los titulares previstos y algún que otro análisis. Marea Atlántica conseguía superar en cuatro votos (se quedaron en 28 por debajo después de varias impugnaciones) al PP, que tenía mayoría absoluta en el ayuntamiento coruñés, y no demasiados esqueletos en el armario. También Ferrol en Común, con el apoyo del PSdG-PSOE, lograba ganar a un PP al que todas las encuestas pronosticaban una cómoda renovación. Compostela Aberta conseguía también la mayoría en la capital autonómica, aunque aquí la sorpresa era menor: el PP había tenido tres alcaldes en una legislatura, con la práctica totalidad del grupo imputado, y el candidato, Martiño Noriega, sí era un político conocido. Gobernaba la localidad limítrofe de Teo y es el constante delfín de Xosé Manuel Beiras (Galicia es tierra de eternos delfinatos. Manuel Fraga incluso sobrevivió al suyo, Xosé Cuiña). 

¿Es marea todo lo que reluce?

Desde entonces, ese fantasma, el de las Mareas, recorre la política gallega, aunque siendo sinceros, tampoco es que susciten el pánico que en su momento despertó el comunismo. Ni hoy les llueven las acusaciones de bolivarismo. Al fin y al cabo, esto es Galicia, donde dios es bueno, pero el demonio no es malo. Y todas y cada de las cada vez más disgregadas aportaciones progresistas suelen ser necesarias para desalojar al PP de las instituciones: es raro el caso en que una fuerza de izquierdas dejó gobernar a la derecha por no llegar a acuerdo con otras. Por otra parte las Mareas no son, ni mucho menos, la marca gallega de Podemos. Las gentes de Pablo Iglesias apoyaron los procesos de constitución de las candidaturas, pero no participaron en ellos, o no resultaron elegidos en las primarias. En A Coruña, entre los diez concejales electos hay uno de Anova, una de Esquerda Unida y otro de Equo. Ninguno de Podemos. En Compostela Aberta el alcalde y algún concejal son de Anova, los hay de EU y de otras organizaciones, pero tampoco hay del partido de Iglesias. Entre los seis de Ferrol en Común, donde predomina EU, sí hay algún afiliado, pero en la ciudad del Pablo Iglesias original no hay Círculo constituido, porque las elecciones se impugnaron en su día (y parte de los militantes participaron en otra candidatura). Otra cosa, claro, es cómo lo percibió el electorado. 

Puestos a buscarles padre y madre, las Mareas, o como se llamen en cada sitio el medio centenar de candidaturas municipalistas que se presentaron en Galicia, provienen en todo caso, y no siempre, de Alternativa Galega de Esquerdas (AGE). AGE fue una coalición entre Anova (el partido de Beiras) y Esquerda Unida que tuvo un éxito fulgurante en las elecciones autonómicas de 2012 (fue tercera fuerza, superó en votos al PSOE en A Coruña y Santiago y tuvo una sola papeleta menos que los socialistas en Ferrol), pero que finalizará la actual legislatura con tres de sus nueve diputados iniciales en el grupo mixto. (Para que se centren, porque les sonará, la marca electoral En Marea que se presentó el 20D y se presenta ahora el 26J como la confluencia gallega de Podemos es la coalición de este partido con los dos de AGE). Sobre el padrino no hay duda: lo de Marea Atlántica lo propuso en un debate el escritor Manuel Rivas, uno de los que en su día impulsó el asunto.

Lo de Marea Atlántica lo propuso en un debate el escritor Manuel Rivas, uno de los que en su día impulsó el asunto.

Por supuesto, no todas las Mareas gobiernan. Es más, como observa el ubicuo politólogo Antón Losada, “los sociólogos tendrían que estudiar el caso de las ciudades de Pontevedra, en donde ganó la izquierda de toda la vida. En la capital provincial, el BNG más radical mantuvo el gobierno y aumentó votos y concejales. En Vigo arrasó Abel Caballero, la vuelta al localismo jacobino del PSOE de los 80”.

Deberíamos correr un tupido velo sobre el caso de Ourense, donde la sorpresa la deparó una especie de Donald Trump, algo más medido gracias a que dispone de su propio canal de televisión y no necesita pasarse de histrión para que los medios le hagan caso. Obtuvo uno de cada cuatro votos y quedó como segunda fuerza, mientras la candidatura ciudadana obtenía uno de cada diez.  

Díselo tú al alcalde

Pero con todos los matices, las Mareas han sido el acontecimiento político más relevante en Galicia, junto con el advenimiento de Manuel Fraga, su posterior derrota y el auge y caída del BNG entre uno y otra. “Yo creo que se debió al hartazgo, que sigue existiendo, por la política tradicional, por falta de proyecto de los grandes partidos, y en el caso de Marea Atlántica, porque era una candidatura que nacía desde abajo, de gente ‘normal’, que daba un paso adelante”, analiza al teléfono Xulio Ferreiro. 

Ferreiro, de 42 años, profesor titular de Derecho Procesal en la Universidade de A Coruña y magistrado sustituto en la Audiencia de Lugo, no celebrará hasta el día 13 de este mes el primer aniversario de cuando tomó el bastón de alcalde y lo enarboló antes millares de vecinos congregados en la plaza de María Pita. En este tiempo, y según fuentes de la alcaldía, “de las 99 medidas prometidas para el primer año, el 35% se han cumplido, el 50% están en marcha y solo el 15% están sin tocar”. Traducido a cosas, se han establecido normas en lo relativo a transparencia: la oposición —PP, PSOE, BNG— tiene presencia con voz y sin voto en las juntas de gobierno, en las empresas municipales y en los órganos de representación; hay intervención vecinal en los plenos; el gobierno en pleno se traslada físicamente a los barrios para que los vecinos pregunten lo que consideren (“Dillo ti”, Díselo tú, se llama la cosa); y está en marcha el primer presupuesto participativo (un millón de euros que se repartirá según propuestas que ya se pueden hacer a través de internet). 

También han cumplido con la Ley de la Memoria Histórica (aunque las placas ya estaban encargadas), lo que en A Coruña no es tema baladí, porque se podía entrar en la ciudad y llegar al casco antiguo sin pisar callejero democrático. Y renegociado la deuda. Según fuentes municipales, aquel 13 de junio había en caja un remanente de tan solo 12.000 euros para hacer frente a los pagos. En otros partidos han empatado, o están en la tanda de penaltis. Están en vías de comprar terrenos al puerto, que los anteriores gobiernos locales habían destinado a la especulación urbanística, pero a costa de recalificarlos en parte. Y en otros reciben goles. Como Ayuntamiento, en los tribunales tienen que defender anteriores desmanes —llamémoslos así— que en caso de perder los casos llevarían a la institución a la bancarrota. “Tenemos una lupa enorme encima, que los gobiernos anteriores no tenían, y el PP parece que ya no es partidario de las privatizaciones, sino que los procesos de remunicipalización de servicios les parecen lentos, pero así es como debe ser”, aseguran en María Pita.

“Se produjo en la ciudad algo que se esperaba hace años, una cierta oxigenación de la vida pública, un cambio necesario en formas arraigadas que eran impresentables, como la Función del Voto, una corporación pidiéndole cosas a una imagen religiosa. A partir de ahora, tendrán que hacer efectivos los gestos, lo que no será fácil sin dinero”, considera Consuelo Bautista, jefa de informativos de SER Coruña. No solo es cuestión de dinero. Está en marcha un proyecto de renta social1, pero como subvención, es decir, como gastos a justificar, lo que implica una burocracia disuasoria (y más para usuarios de renta social).

El cambio normativo que permitiría que fuese una prestación (una ayuda que se concede mediante unos parámetros, sin necesidad de papeleo posterior) está al parecer aprobado por la Xunta de Galicia desde el mes de febrero, pero todavía no se ha publicado en el Diario Oficial de Galicia, y por lo tanto, no está en vigor. El redactor jefe de Local del diario La Opinión de A Coruña, Marcos Mosquera,  ve a la vez las dos caras de la moneda —“no colaboran en los desahucios, aunque es cierto que tampoco han retirado las cuentas de los bancos que los hacen— y señala que “Marea Atlántica se dejó enredar demasiado en su día, sobre todo por el PSOE, en asuntos como la organización del Ayuntamiento, o los presupuestos”, que se acaban de aprobar después de una negociación digna del tratado de limitación de misiles intercontinentales. 

El relato de los otros

En Santiago, Martiño Noriega reconoce que aterrizar fue complicado: “La ‘casa’ por dentro estaba muy tocada después de un mandato judicializado, con funcionarios también imputados. Iba por los barrios, que me recorrí en este año 30 asociaciones, y te decían que era el quinto alcalde que pasaba en cuatro años”, asegura Noriega, un médico de familia de 41 años, que aun así, reconoce la ventaja de que su formación, Compostela Aberta, sea la única que gobierna en mayoría en las llamadas “ciudades rebeldes” (un término que al tercer regidor, al de Ferrol, Jorge Suárez, no le gusta en absoluto). “Logramos aprobar los presupuestos, establecer una moratoria de la instalación de establecimientos de hostelería en el casco histórico, y remunicipalizar servicios como la ORA”, desgrana Martiño Noriega. 

La espina del gobierno compostelano no son las realizaciones, sino el relato. El de los otros. Las fochancas, los baches. Un amigo, recién llegado de madrugada al aeropuerto de Lavacolla, dejó dos ruedas en una brecha al pisar la ciudad. “Es este alcalde, que no arregla los baches”, protestó el gruista. “No haga caso, baches, en Santiago los hubo siempre”, le corrigió el agente de la Guardia Civil que había hecho acto de presencia. “El relato de las fochancas forma parte de algo que nos ha pasado al llegar al gobierno, que encontramos más resistencia en determinados poderes fácticos y mediáticos, que en la propia actividad política. Este año, con cinco millones de euros de déficit que nos encontramos, triplicamos la inversión en mantenimiento de vías, pero también hay factores psicológicos. La ciudad tenía la autoestima muy baja, incluso con mucha ansiedad, lo que determina reacciones agresivas, y sabíamos que el primer año iba a ser muy duro, en todos los aspectos”. (El responsable de urbanismo tiene en su Facebook la imagen de un fotógrafo, cámara a ras de tierra, esforzándose en convertir un pequeño bache en el Gran Cañón del Colorado). 

“El balance en Santiago creo que es parecido al de las otras ciudades, más gestos que decisiones. Supongo que se están tomando su tiempo para establecer las bases de cómo hacer las cosas. En lo positivo, en Compostela, el trabajo con las asociaciones de vecinos. Y desde luego, las fochancas no salieron ahora”, dice Marta Rodríguez, coordinadora de informativos de Onda Cero Galicia. Si la capital gallega tiene sus baches, las polémicas municipales en A Coruña y Ferrol tampoco son precisamente de gran profundidad. Fuera de un celebrado comentario del jefe de gabinete de Xulio Ferreiro, sobre la existencia de “orcos” en el Palacio Municipal (concejales de la oposición y algunos funcionarios), la piedra de escándalo en A Coruña es el “Dillo ti”, el encuentro de los concejales de Marea con los vecinos. La oposición considera que ponerse a tiro de ciudadano (la sesión es conocida coloquialmente por los ediles como “el paredón”), con el consiguiente gasto de megafonía y publicidad, es un acto de propaganda por parte del gobierno local. 

Dos son multitud

En Ferrol, el “no te lo perdonaré jamás, Jorge Suárez” se entonó por la rebaja en la aportación municipal a las cofradías de Semana Santa, rebaja que al final se arregló convenciendo a la Xunta de que diese el dinero a las cofradías en lugar de a la TVG para que retransmitiese las procesiones. Y el llanto y el crujir de dientes fue la presentación de la habitual moción de Izquierda Unida a favor de un plebiscito sobre la continuidad de la monarquía en España, que coincidió con la visita —según fuentes de la alcaldía, no anunciada con demasiada antelación— del actual jefe del Estado, que resulta ser un rey. Para colmo, un mes antes el concejal de Cultura había propuesto la retirada del busto del rey emérito (es decir, de la reproducción en piedra de la cabeza, que la corporación de 1980 había decidido incorporar a la fachada del Consistorio) que le coincidía mismamente frente a la ventana del despacho. 

En Ferrol, por supuesto, tienen otros problemas. Y en su Ayuntamiento también, empezando porque, según reconoce Jorge Suárez, un funcionario de justicia de 40 años, “es cierto que en el propio gobierno no todo fluye como debería, y estamos teniendo dificultades para funcionar como un equipo unido, algo que habremos que solucionar para que el foco y la atención mediática se centre en los problemas de Ferrol y en la solución a sus problemas y no en conflictos internos o en anécdotas”. Esa falta de fluidez hace que, por ejemplo, no esté claro que se vayan a aprobar los presupuestos en este año. 

“A mí me parece que los gobiernos ciudadanistas tienen en común que han acercado bastante los Ayuntamientos a la gente, han marcado la diferencia con claridad en lo simbólico. Quizá en general les falte experiencia, pero creo que la gente los ve con bastante indulgencia. Los votantes son seres racionales y asumen que son nuevos y les perdonan cosas que no les perdonarían al PP o al PSOE. Están en una fase en que la gente agradece mucho los gestos”, reflexiona Antón Losada, residente en Santiago y vecino más o menos habitual de A Coruña. “Además, aprovechan que el PSdeG es un walking dead, que ha vuelto a los 80, a la etapa en que no era un partido, sino una suma de barones locales. Yo creo que a las Mareas la falta de resultados no les va a suponer coste en las elecciones autonómicas”, concluye. 

Cuando llegue octubre

Las elecciones gallegas serán en octubre, y todavía no está claro ni cómo se organizarán las Mareas, ni quién será el candidato o candidata, ni la fórmula de elección, ni quién irá con quien. Pero los resultados del 26 de junio se supone que serán un indicador del mayor o menor apoyo de los “gobiernos rebeldes”, y lo fueron los del 20D, ocho meses después de las municipales, y con Podemos ya de aliado público. En A Coruña, PP y Marea Atlántica volvieron a repetir empate y porcentaje, con un 30% de votos (aunque el PP dejándose 15 puntos sobre 2011). En Santiago, el PP subió un punto (del 34% al 35%), pero En Marea bajó casi 5 sobre Compostela Aberta. En Ferrol el PP mantuvo su 36%, En Marea subió del 22% al 30% y el PSdeG también subió algo más de un punto. Pero en Lugo (ciudad), En Marea pasó del 16% al 24%, en Ourense del 10% al 24%, en Pontevedra del 8% al 26% y en Vigo del 11,5% al 34%. A la espera del sociólogo que reclamaba Losada, habrá que convenir que, en la vieja o nueva política, en los resultados algo tiene que ver el candidato.

--------------------------

1. El 7 de junio se anunció que la renta social se implantará como prestación.

Quizás a causa de tanto roce –y del nivel del argumentario-- el ciudadano acaba las campañas tratando a los candidatos como a un cuñado: Mariano, Pedro, Pablo, Albert. En las pasadas elecciones municipales en A Coruña, la lista de Marea Atlántica estaba encabezada por un candidato, Xulio Ferreiro, que...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Xosé Manuel Pereiro

Es periodista y codirector de 'Luzes'. Tiene una banda de rock y ha publicado los libros 'Si, home si', 'Prestige. Tal como fuimos' y 'Diario de un repugnante'. Favores por los que se anticipan gracias

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

3 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Raphael

    Cierto, "El americano", creo que tienes razón. También se echa en falta alguna alusión a la alergia a En Marea de esos barones del PSOE. En Galicia se acuerdan muy bien de el pacto entre PP y PSOE, que consistía en que el segundo se quedaba con las urbes costeras y el primero con la Xunta. Francisco Vázquez y Manuel Fraga solían hablar maravillas uno del otro. Francisco Vázquez extendió una alfombra roja a José María Aznar en la plaza del ayuntamiento para que las hordas de Nunca Máis, verdaderas precursoras de En Marea aunque algunos politólogos gallegos afines al PSOE (y al BNG) no se acuerden. ¿O sí?

    Hace 5 años 4 meses

  2. Manolo Malime

    Gracias por vuestro magnífico análisis. Saludos solidarios.

    Hace 5 años 4 meses

  3. El americano

    Una verdadera lástima que Xosé Manuel Pereiro, con una excelente capacidad de síntesis y visión global de los sucesos de Galicia, tenga que echar mano de Antón Losada como opinador recurrente. Sin desmerecer lo que tenga que opinar Losada, su palabra está como mínimo en entredicho por su cercanía a los walking dead del PSdG.

    Hace 5 años 4 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí