1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Fauna ibérica / Los candidatos

Albert Rivera, el candidato bipolar

Esteban Ordóñez 1/06/2016

<p>Albert Rivera.</p>

Albert Rivera.

LUIS GRAÑENA

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Albert Rivera está siempre a punto de irse a otra parte. Está nervioso y necesita comprobar el funcionamiento de sus articulaciones cada cinco minutos. Vive simultáneamente en dos planos de la realidad que no consigue coordinar. Por ejemplo, sus palabras inclusivas y de concordia no encajan con sus manos melindrosas ni con su boca, que está un poco fuera de eje. A la vez, se mueve con un aire elitista que lo convierte en una especie de Mario Conde titubeante. Se pretende de centro, pero posee una fisionomía descentrada. 

Por algún motivo, hay un consenso nacional en que sus virtudes comunicativas son excelentes, sin embargo, lo cierto es que han empeorado en el último tiempo. Por algún motivo, su expresividad era más sólida cuando iba de la mano de la ultraderecha. La pericia discursiva y la sinceridad de las ideas que uno expone pueden medirse. Basta con atender al uso de conectores y coletillas: importa su número y su posición. Rivera, con los años, ha aumentado su reserva de locuciones huecas. El ‘ciudadano’ pivota en ellas hasta la náusea. Cuando las utiliza, se puede percibir en él esa desorientación que genera el que uno no tenga suficientemente arraigadas las ideas que explica. En esos momentos, aumenta alarmantemente el riesgo de que empiece a hablar de Venezuela y de que, si nadie lo detiene, se lance a enumerar países nórdicos a los que quiere parecerse.

Su expresión facial discute con sus palabras. En su rostro encontramos un jaleo importante. El gesto que corresponde a cada frase aparece medio minuto después de que ésta haya sido pronunciada. Da la impresión de que calcula cada cosa por separado. Para más inri, se nota que percibe algo amenazante en el silencio que queda cuando termina de hablar y siempre tiene la tentación de rellenarlo, no importa de qué: es lo que se conoce como una croqueta discursiva.  

Su estilazo es innegable. Si Julio Iglesias se metiera a diputado, le pediría a Albert Rivera el teléfono de la tintorería que le plancha las camisas. Algunos rasgos le otorgan un tipo de atractivo que suele encontrarse en los gurús de técnicas de venta: la quijada huesuda, muy bien empastada con la oreja, o las pupilas obsesivas. Por otro lado, su peinado modoso, además de aglomerarse con orgullo de alopecia revertida, consolida su imagen de yerno que friega los platos los domingos. 

Una de sus cejas representa a la perfección la parafernalia coachy molona que C’s intenta implantar en la política española. Es una ceja aspiracional y alentadora que se levanta cuando dice “oportunidad”, “valentía” o “tenemos un gran país”. Una ceja grandilocuente y seductora. Pero hay más verdad en el pelaje que sobrevuela el otro ojo; éste permanece fijo y alerta, conspirando en la sombra como la patronal. 

Por otra parte, su sonrisa viene siempre cargada de hombros, de hecho, la usa más como vehículo de queja o mueca defensiva que como signo de alegría. Porque, realmente, sus discursos se articulan con un marcado tono de fastidio. 

Cree, y eso para él es indiscutible, que el sentido común está de su parte, y poco importa que haya cambiado mil veces la orientación de ese sentido común con motivos electorales. Por extensión, es de esas personas que acompañan sus argumentaciones con un juego de brazos y clavícula sordo y condescendiente. En su foro interno, tal vez de forma inconsciente, usa esos aspavientos para certificar la estulticia de los que no piensan como él.

Sin duda, su gran apuesta es parecerse a un muerto, y más desde que se vio en la tribuna del Congreso. Sus alusiones a Adolfo Suárez guardan consonancia con su ambigüedad. Para hacer mito al personaje de Suárez, hubo que limpiarle todo residuo ideológico: no quedó como hombre político, sino como evocación dispersa de una historia maquillada que nos gusta merecernos. El primer presidente está suficientemente lejos como para que nadie recuerde su falangismo genético, igual que ningún televisor recuerda ya que Rivera se coaligaba con la ultraderecha.

 

Albert Rivera está siempre a punto de irse a otra parte. Está nervioso y necesita comprobar el funcionamiento de sus articulaciones cada cinco minutos. Vive simultáneamente en dos planos de la realidad que no consigue coordinar. Por ejemplo, sus palabras inclusivas y de concordia no encajan con sus...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Esteban Ordóñez

Es periodista. Creador del blog Manjar de hormiga. Colabora en El estado mental y Negratinta, entre otros.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

25 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. kaoshispano

    Por qué no se puede hablar de Venezuela, pais hermano para muchos españoles, canarios p.e., si un Regimen genocida arrasa con un rico pais, y los podemitas son sus agentes politicos en Europa?... el progre no es internacionalista, vaya.

    Hace 5 años 3 meses

  2. Justino

    ¿Eso es todo lo que sabe decir del candidato? Y además utiliza el manido discurso de la ultraderecha. y se atreve a insinuar que Rivera habla palabras vacías. No sé a qué bases dirige su artículo, pero me da la sensación de que este artículo es para la mera reafirmación de que Ud. justifica algo digno cuando apoya a la izquierda más rancia y populista que tiene el país. Si salen los suyos es posible que que tenga que dejar de escribir porque se vaya al paro.

    Hace 5 años 4 meses

  3. josemanuel55

    Y yo preocupado por los cabronazis desatados, hay que joderse, amigo Jorge

    Hace 5 años 4 meses

  4. josemanuel55

    Si señor, mucho perrofluta suelto. Y un cabronazi

    Hace 5 años 4 meses

  5. 427

    Este y Pedro Sánchez son la máxima expresión del vendedor de El Corte Inglés o de cualquier comercial de seguros: hueco, aparentemente educado, bien planchado, oxigenado, teledirigido, aparentemente amable y superficial. Políticos activia.

    Hace 5 años 4 meses

  6. Jorge

    Cuanto perro flauta suelto...

    Hace 5 años 4 meses

  7. Greg Hunterinbells

    Hace unos meses escribí un artículo sobre el origen de Ciudadanos y la operación que lo alumbró. Creo que a la luz de ese artículo se entiende muy bien el papel que representa Albert Rivera: http://unalatadegalletas.blogspot.com.es/2015/12/ciudadanos-partido-de-la-ciudadania_20.html En él señalo como Ciudadanos pretende recoger todas las aspiraciones y anhelos que flotan en el ambiente, pero presentándose para resolverlas no como un puñado de desgreñados advenedizos, sino como gente solvente, seria y responsable. Y como la gente suele confundir contenido con continente, extrapolan las cualidades físicas de los canditos a las morales e intelectuales. De este modo: "Que Ciudadanos se mantuviese alejado de las excentricidades de Podemos, no significaba que no pudiese compartir sus anhelos, sus aspiraciones y hasta sus consignas. De hecho Albert Rivera se apropió ese día de una de las frases más repetidas pro Pablo Iglesias: “la política si no participas la hacen otros por ti”, inaugurando con ello una tendencia a solapar los discursos que habría de dar nuevos frutos. Sin ir más lejos el lema de su campaña, “vota con ilusión”, es un remedo de la idea de Pablo Iglesias de que Podemos había hecho recuperar a mucha gente “la ilusión del 82”. Todo eso por no hablar del día en el que Rivera soltó en Granada desde el atril: "Si podemos rescatar a los bancos, podemos rescatar a las familias y a los emprendedores. ¡Sí se puede!" Rivera se afanaba por mostrar que su partido y Podemos eran productos destinados a un mismo fin: acabar con las manchas de la vieja política. Ahora bien, Ciudadanos venía en un envase pulcro y homologado, mientras que Podemos era el viejo remedio populista barato". Lo dicho, podéis leer más en el enlace que os dejo. Pero el contexto es ese: Ciudadanos es un productode marketinmg diseñado por la oligarquía financiera y empresarial del país para ofrecer las mismas soluciones que Podemos pero con "garantía de marca". Por eso puedes sacar a Rivera de una foto en un acto y ponerle en una de un anuncio de muebles sin que desentone. Están dentro del mismo diseño. Saludos.

    Hace 5 años 4 meses

  8. JLV

    No habría que utilizar el termino BIPOLAR con tanta alegría. Es una enfermedad grave y muy dolorosa para quien la sufre.

    Hace 5 años 4 meses

  9. MaskeJarto

    Mas que bipolar yo diría "contenido" "reprimido", lo que seguramente tiene mucho que ver con su respiración casi exclusivamente clavicular y torácica que le hace parecer permanentemente un "pavo hinchado". Es esa inmovilización del diafragma para mantener la hinchazón torácica la que probablemente le impide extender los brazos hacia abajo y la que le impide dejar expresar sus emociones que como todo el mundo sabe están en el estómago.

    Hace 5 años 4 meses

  10. xuaku

    Esteban, el domingo es el debate con Iglesias en Salvados. En los avances que la sexta está emitiendo le he visto gestos de yonqui negociando la papela con el camello, me acordé de esté articulo...Escríbe algo...

    Hace 5 años 4 meses

  11. Tisvepunez

    Se lee: "En su foro interno, tal vez de forma inconsciente, usa esos aspavientos para certificar la estulticia de los que no piensan como él." En eso Mariano Rajoy y Albert Rivera, son iguales. Un abrazo.

    Hace 5 años 4 meses

  12. Tisvepunez

    Se lee: "Por algún motivo, hay un consenso nacional en que sus virtudes comunicativas son excelentes" El asunto es que la gente ha sido condicionada a lo Paulov, por los palmeros "a sueldo" o los palmeros "que arriman el ascua a su sardina nutricia presente o futura". Después de que en febrero/marzo de 2015, actuaran los empujadores de Ciudadanos, un montón de palmeros mediáticos conocidos, empezaron a decir que había ganado premios de oratoria en la universidad y con ello han condicionado, a lo Paulov, a la gente que no se fija en lo que está ocurriendo en el instante presente. En el fondo es martillear "bondades" de Rivera porque algo ha de cierto en: ¿A dónde va Vicente?... a donde va la gente. En este caso va, a donde dicen los palmeros mediáticos y cuanto más sesudo y más seriedad asnal aparente el palmero, mucho mejor. Un saludo.

    Hace 5 años 4 meses

  13. Jusep

    ¡Que articulazo! Es lo "más" en la ideología y propaganda estilo "Goebbels". A veces se lee y se pierde el tiempo.

    Hace 5 años 4 meses

  14. Fixatetu

    jajajajajj, cómo le ha dolido este artículo al comando falangito. Para ellos y su jefe http://comosabersi.net/soy-bipolar

    Hace 5 años 4 meses

  15. Dan

    BRAVO!

    Hace 5 años 4 meses

  16. strongulado

    simplemente BRILLANTE !!!

    Hace 5 años 4 meses

  17. David

    No es "foro interno" sino "fuero interno"

    Hace 5 años 4 meses

  18. Descarnuz

    Que obsesion tienes con las pollas, Carnuz Vete a la pagina del HSM, que alli os las comeis bien los unos a los otros, y no se os cae ni una baba

    Hace 5 años 4 meses

  19. Carnuz

    Xesc, tú también puedes comerme la polla si quieres. Seguro que lo haces con dignidad e inteligencia.

    Hace 5 años 4 meses

  20. Carnuz

    Venga, ahora hazle un artículo comiéndole la polla a Pablo Iglesias, que lo estás deseando.

    Hace 5 años 4 meses

  21. JK

    Que tontería de articulo.

    Hace 5 años 4 meses

  22. Xesc Gautier

    Por respecto a (la dignidad e inteligencia de) las personas letoras de este diario, un comentario como el del "señor" Carnuz debería ser borrado de esta página.

    Hace 5 años 4 meses

  23. Carnuz

    Venga ahora escribe un artículo comiéndole la polla a Pablo Iglesias, que lo estás deseando.

    Hace 5 años 4 meses

  24. ateo

    Ciudadanos (o más bien Cuñaooooos) simplemente está mostrando su verdadera cara. Su enemigo no son ese PPSOE corrupto, neoliberal y anquilosado, su verdadero enemigo en Podemos. Y eso es así porque su amo el IBEX35 a quien teme es al Coletas y a su banda, los únicos que pueden empezar a meter en vereda estos ladrones, explotadores y sinvergüenzas del corrupto sistema actual en donde las grandes fortunas y las multinacionales esquilman al sufrido españolito de a pié. http://diario-de-un-ateo.blogspot.com/.../ciudadanos-pp.html

    Hace 5 años 4 meses

  25. xuaku

    "Su expresión facial discute con sus palabras. En su rostro encontramos un jaleo importante. El gesto que corresponde a cada frase aparece medio minuto después de que ésta haya sido pronunciada. Da la impresión de que calcula cada cosa por separado. Para más inri, se nota que percibe algo amenazante en el silencio que queda cuando termina de hablar y siempre tiene la tentación de rellenarlo, no importa de qué: es lo que se conoce como una croqueta discursiva. " Jaaaaaaajaajjajajaj...impresionante...

    Hace 5 años 4 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí