1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Hacia el 26J / COSAS QUE NUNCA TE DIJE

‘Gobierno a la valenciana’, ¿qué hay detrás de este mantra?

Esteban Ordóñez 1/06/2016

<p>Mónica Oltra</p>

Mónica Oltra

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

La expresión Gobierno a la valenciana se ha convertido en un mantra y todo apunta a que lo seguirá siendo después del 26J. Como todo mantra ha perdido su sentido real; se ha convertido en una invocación no demasiado fiel a la verdad. Pablo Iglesias, incansable, repitió la consigna por todos los rincones del Congreso: planteaba un Gobierno a la valenciana y pedía ministerios cuando, en la Generalitat, Podemos renunció a integrar el Consell. Por su parte, Pedro Sánchez clamó por el mestizaje, tocando con la punta de los dedos el léxico del Acord del Botànic, cuando, en realidad, estaba proponiendo algo totalmente opuesto: un Gobierno socialista monocolor en minoría y sostenido en una ideología supuestamente contraria.

El Gobierno de la Generalitat se ha utilizado como pivote legitimador de los movimientos tácticos de Podemos y PSOE tras el 20D, y no es por casualidad. El Ejecutivo que comandan Ximo Puig y Mónica Oltra constituye un ejemplo de esa capacidad de diálogo y de gestión de las contradicciones que implica todo pacto; una prueba de que es posible, al menos de momento, guardar la lanza electoral sin arriesgarse a ser ensartado por la espalda, y de que la humildad partidista es la mejor actitud para afrontar una herencia dramática. En consecuencia, con mayor o menor discreción, Iglesias y Sánchez han aludido al referente valenciano para acicalar sus tentativas y estrategias.

El pacto no fue fácil, se articuló durante casi un mes de negociaciones, rumores, declaraciones indignadas y presiones. En principio, Oltra optaba a la presidencia porque, con el apoyo de Podemos, superaba en escaños al líder socialista. El día anterior a la firma del Acord del Botànic, el PSPV plantó a Compromís y se reunió con Ciudadanos para asustar. Al final, la cosa se saldó con una mirada a los ojos y una petición de confianza: Mónica Oltra decidió apoyar a Puig y el Partido Popular fue destronado.

Ximo Puig hizo oídos sordos a la aversión de su partido contra el ‘populismo’ de Compromís y Podemos, quizás porque resonaba en su memoria aquella frase que le dejó su abuelo republicano: “Sempre de esquerres”. Incluso, ahora, en precampaña, Puig ha trasladado a las agrupaciones del PSPV la consigna de no sumarse a los ataques de Ferraz contra sus socios.

Podemos se mantuvo en clave nacional, gestionando una ambigüedad que suponía útil para las elecciones generales. Negoció y firmó el pacto, pero prefirió apoyar la gestión desde fuera del Ejecutivo.

A Puig y Oltra les ha tocado gestionar un mundo postapocalíptico. El PP se había dedicado a pisotear el prestigio de la Comunidad Valenciana con unos zapatos carísimos y había destrozado el equilibrio presupuestario, social e institucional. La ambición principal del Acord del Botànic era recuperar la cordura. El texto contiene cinco ejes: rescate de las personas, regeneración democrática y lucha contra la corrupción, gobernar para la gente, instaurar un nuevo modelo productivo y una financiación justa y efectuar una auditoría ciudadana.

Las grandes diferencias ideológicas entre las partes y la sombra de los combates políticos nacionales no han convertido la gobernanza en un camino de rosas. Alguna que otra vez se han propagado rumores de crisis en la coalición. El politólogo de la Universidad Complutense de Madrid Jaime Ferri ha estudiado las dinámicas de los gobiernos de coalición: “Gestionar el acuerdo suele implicar dificultades, pero estos ejecutivos no suelen romperse. Además, en el sur de Europa, los medios de comunicación están muy polarizados, sobre todo en el polo de la derecha, e intentan contribuir al enfrentamiento y al desgaste”.

Tal vez para evitar que cada consejería se convirtiera en una avanzadilla partidista o tal vez por desconfianza, se adoptó la teoría del mestizaje: si el PSPV nombra un Consejero, el secretario autonómico se adjudicaría a Compromís, y viceversa. También las direcciones generales se repartieron conforme a un sistema de cuotas paritario. Este sistema pretende evitar las actuaciones unilaterales de los socios. Sin embargo, según apunta Ferri, “este no es un sistema común y podría crear ciertas lentitudes e ineficacias”.

Para la Generalitat, la transparencia y la auditoría ciudadana han supuesto un deber moral en una región tan azotada durante 20 años por una política crápula. Para ello, se aprobó una ley de transparencia, información y participación. A la vez, se constituyó una comisión de seguimiento del acuerdo para que la excusa de la realpolitik no arrollara las promesas de la coalición. En seis meses, los objetivos del pacto se consideraron superados y se planteó la necesidad de ampliarlo.

El Botànic ha creado un plan de lucha contra la pobreza energética que ya incluye a 30 municipios. En un acto de resistencia a Madrid, se ordenó devolver la asistencia sanitaria a los inmigrantes sin papeles. Se han impulsado medidas para primar en las contrataciones a entidades bancarias que no practiquen desahucios. Se han ampliado las becas de comedor. De hecho, los presupuestos para 2016, que se aprobaron con una velocidad pasmosa, dedican el 60% a Sanidad, Educación, Cultura, Investigación y Deporte.

En la misma línea, la ambición de devolver protagonismo a la inversión pública ha llevado a la configuración de una suerte de banco público a través de la reestructuración del Instituto Valenciano de Finanzas. 

Uno de los mayores obstáculos para los botánicos, según esgrimen, es el modelo de financiación autonómica. Puig y Oltra permanecen unidos en la pugna contra Montoro. En los últimos días, se han visto obligados a aceptar un plan de ajuste para poder desbloquear el Fondo de Liquidez Autonómica. La líder de Compromís se quejó de que habían afrontado la negociación del plan “con una pistola en la cabeza”.

Tal vez desde el Consejo de Ministros se torpedea a la nueva Administración valenciana porque, desde el desalojo del PP de ayuntamientos y de la autonomía, la labor de limpieza institucional ha sido minuciosa. La Generalitat quiere recuperar para los valencianos las masas de billetes que se llevó la corrupción, y se ha personado en diez de las causas en curso, tales como Emarsa, Aido, Aidico, Cooperación, IVAM, Nóos o Vaersa.

Pese a los avances, resulta obvio que la situación a nivel de partido no es fácil. El PSOE y la confluencia Compromís-Podemos compiten por una misma base electoral, lo cual es motivo de ansiedades y fricciones. Cada partido debe, por un lado, defender las cesiones que se practican al frente del Gobierno y, por otro, remarcar su identidad política. Un conflicto que, realmente, se produce por una falta de cultura de coalición. Para Jaime Ferri, “al estar acostumbrados a ejecutivos monocolor, no sabemos diferenciar el partido del Gobierno, en estos casos, no necesariamente los primeros espadas deben asumir carteras, pueden ocuparlas personas próximas a cada formación para que así, éstas, desde fuera, espoleen el cumplimiento de acuerdos o critiquen cuando sea oportuno”.

Con este trasfondo, los componentes del Acord del Botànic aprovechan ciertas situaciones para fijar sus posturas ideológicas. Los mayores choques se han producido en la Consejería de Economía, a cuenta de la apertura de los comercios en domingos y días festivos, donde, a pesar de las promesas electorales, el PSPV aboga por el ‘abierto total’. De la misma forma, el PSPV pretende derogar la ley de custodia compartida que aprobó en 2011 el PP con el apoyo de Compromís porque entiende que fomenta la desigualdad de la mujer.

A pesar de los roces, aparentemente, el pacto llegará intacto al final del mandato, de forma que durante los meses posteriores al 26J, Sánchez e Iglesias podrán seguir utilizando eso de Gobierno a la valenciana para marcar las negociaciones, aunque parezca que no saben a qué se refieren realmente.

La expresión Gobierno a la valenciana se ha convertido en un mantra y todo apunta a que lo seguirá siendo después del 26J. Como todo mantra ha perdido su sentido real; se ha convertido en una invocación no demasiado fiel a la verdad. Pablo Iglesias, incansable, repitió la consigna por...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Esteban Ordóñez

Es periodista. Creador del blog Manjar de hormiga. Colabora en El estado mental y Negratinta, entre otros.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí