1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Tribuna

ETA renace en Venezuela

Ignacio Sánchez-Cuenca 29/05/2016

<p>Mantra.</p>

Mantra.

La Boca del Logo

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

¿Se acuerdan de la primera legislatura de Zapatero? Una ETA terminal, que estuvo más de tres años sin asesinar a nadie, se convirtió en protagonista de la vida política. El propósito del Gobierno del PSOE de entablar negociaciones con la organización terrorista despertó todas las alarmas de los guardianes de la moral. Fue entonces cuando Mariano Rajoy acusó al presidente, en un debate del estado de la nación, de “traicionar a los muertos” y cuando Ángel Acebes, el que fuera ministro de Interior durante los días de negación y mentiras posteriores al atentado del 11-M, declaró que Zapatero había “entregado las llaves del Estado de derecho a los terroristas”. Estas acusaciones tan gruesas estaban a la orden del día. Por poner otro ejemplo, se armó un escándalo fenomenal porque Patxi López se reuniera con Arnaldo Otegi en los primeros meses del proceso de paz, hasta el punto de que María San Gil afirmó que la foto del encuentro le recordaba a “la de Hitler con Franco”.

La referencia de San Gil a Franco no deja de tener su interés, pues utilizaba al dictador como espantajo y lo hacía una política que pertenecía a un partido nacido directamente de las entrañas del franquismo: en su primera advocación, la de Alianza Popular, el partido fue una coalición de franquistas que apostaron por jugar el juego democrático para no quedar marginados en el nuevo tiempo político. Fueron siete notables del régimen (seis de ellos ex ministros de Franco) quienes, bajo la dirección del más ambicioso de los suyos, Manuel Fraga, fundaron Alianza Popular en el otoño de 1976. El estigma franquista pesó como una losa sobre ellos: fueron un partido menor en las elecciones de 1977 y 1979 y, tras el hundimiento de UCD, quedaron como segundo partido, pero a gran distancia del PSOE de Felipe González, en las elecciones de 1982, 1986 y 1989.

En enero de 1989, AP decidió cambiar de nombre, refundándose como Partido Popular, y en septiembre de ese año el partido puso al frente a José María Aznar. Este se marcó el objetivo de superar el pecado original de la cuna franquista de su partido. Y en buena medida lo consiguió, capitalizando la lucha antiterrorista como una cruzada moral, en la que su partido defendía los derechos fundamentales de los ciudadanos y el Estado de derecho frente al desafío “totalitario” o “fascista” que procedía de ETA. El PSOE había luchado contra el terrorismo, sin duda, pero había tenido siempre la tentación de negociar y transigir con los etarras, pues en el fondo, según este relato, los socialistas no tenían verdaderas convicciones democráticas y no acababan de superar una cierta complicidad con ETA, una organización que se declaraba de izquierdas y que había luchado contra la dictadura.

Frente a las supuestas ambigüedades y complejos de los socialistas, el PP, con el apoyo de los intelectuales que encabezaron la resistencia civil contra ETA en el País Vasco, se erigió en paladín de los valores democráticos y del Estado de derecho. De ahí que, años después, una política del PP como María San Gil pudiera llegar a establecer una analogía envenenada entre los políticos socialistas y el mismísimo Franco.

Dicho en pocas palabras, el PP blanqueó sus orígenes franquistas moralizando el conflicto terrorista. A ello le ayudó en gran medida el PNV de Xabier Arzalluz, que en 1998 apoyó una política frentista de nacionalistas vascos contra nacionalistas españoles cristalizada en el Pacto de Estella/Lizarra de 1998. Fue entonces cuando se establecieron los esquemas que tanto juego darían en la época de Zapatero. Por un lado, el PP, y luego también UPyD, guardianes de las esencias, encarnación de los valores democráticos y siempre al lado de las víctimas del terrorismo. Por otro, el PSOE, que oscilaba entre el seguidismo del PP y la pérfida negociación con los terroristas. Y frente a los dos grandes partidos, el PNV, cómplice del terror.

Al final, sin embargo, se acabó con el terrorismo. El PSOE de Zapatero logró superar la presión del PP y de UPyD, lanzando un proceso de paz tímido, precario y lleno de insuficiencias, pero que finalmente consiguió su propósito. Los moralizadores se quedaron desconcertados y aunque su máximo anhelo era la desaparición de ETA, nunca celebraron la victoria, puesto que no se había conseguido mediante los métodos que ellos defendían.

Echando la vista atrás, es evidente la sobreactuación, el oportunismo político y el exhibicionismo moral con que se abordó el asunto de ETA. Y mirando el presente, no deja de sorprender que todos aquellos excesos se repitan ahora con tanta exactitud a propósito de Venezuela.

El PP y Ciudadanos son los nuevos valedores de la certeza moral frente al chavismo declinante. Defienden a los opositores venezolanos encarcelados con la misma satisfacción íntima y la misma sensación de superioridad moral con la que enarbolaban la bandera de las víctimas del terrorismo.  En el lado opuesto, aparece Podemos desempeñando idéntico papel al del PNV en su momento: es el partido cómplice, incapaz de romper sus lazos umbilicales con el régimen bolivariano, que por puro sectarismo ideológico se niega a repudiar sus orígenes chavistas. Y en medio queda el PSOE, en una posición ambigua: por un lado, la dirección actual de Pedro Sánchez en seguidismo del PP, por otro Zapatero actuando como mediador entre régimen y oposición, con el firme propósito de evitar que el conflicto político degenere en un enfrentamiento civil.

Es como si la política española, huérfana de ETA, hubiera encontrado la forma de reproducir unos enfrentamientos ideológicos artificiales, tan exagerados que no sirven más que para que los partidos marquen sus respectivos territorios. Las acusaciones son tan gruesas e impostadas que Podemos parece sentirse eximido de proporcionar su explicación sobre las causas que han provocado la decadencia irreversible del experimento chavista en un país que no sabe escapar de una polarización política máxima.

En fin, una vez más, un debate público dominado por las gesticulaciones, algunas especialmente ridículas, como la del viaje de Albert Rivera a Venezuela, mientras Podemos se refugia en el silencio con el pretexto de que todo esto es una de esas operaciones político-mediáticas de deslegitimación.

El debate sobre Venezuela es tan excesivo que bien podría acabar contra sus promotores, como ya pasó en el País Vasco cuando el PNV ganó cómodamente las elecciones en 2001 tras una campaña durísima en la que las certezas morales fueron usadas como armas arrojadizas. 

Autor >

Ignacio Sánchez-Cuenca

Es profesor de Ciencia Política en la Universidad Carlos III de Madrid. Entre sus últimos libros, La desfachatez intelectual (Catarata 2016), La impotencia democrática (Catarata, 2014) y La izquierda, fin de un ciclo (2019).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

6 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Pepe M

    "aunque su máximo anhelo era la desaparición de ETA, nunca celebraron la victoria" No estoy de acuerdo. Al PP la desaparición de ETA no les gustaba lo más mínimo si no les servía para colgarse la medalla. No les importaba ocho años más de cadáveres para que les diese tiempo a llegar nuevamente al poder y adjudicarse el mérito. Son así de miserables.

    Hace 4 años 11 meses

  2. Raybrury

    Ni todo era ETA en los 90 ni todo es Venezuela ahora. Visión interesante aunque adolece de cierta estrechez de miras... hay un mundo más amplio ahí fuera

    Hace 4 años 11 meses

  3. Chema

    Serge, la naturaleza del artículo no requiere entrar en esa cuestión, no creo que al autor le duelan prendas. Cuestión que a Usted parece ser que le preocupa, no es necesario, que junto a la palabra PSOE, vaya " cal viva ".

    Hace 4 años 11 meses

  4. Dámaso

    Muy interesante. Hace unos meses exploraba esa función de ETA como enemigo y legitimador del sistema del 78 aquí: https://ddpuam.org/2015/11/16/agur-femme-fatale-sobre-eta-y-el-vacio-que-dejo/

    Hace 4 años 11 meses

  5. Jose

    Dos apreciaciones: a) ¿Seguro que el PP y compañía querían el fin de ETA? Para sus intereses electorales y de negocio les valdría más bien lo contrario. b) ¿Cómo que Podemos es a Venezuela lo que el PNV a ETA? Algunos, que ya teníamos edad para poder tener recuerdos, podemos decir que mientras la actitud de Arzallus hacía el movimiento abertzale era de azuzarlos contra el bloque españolista, en Podemos, sin embargo, se mantiene una actitud crítica con lo que el chavismo hace mal. Pero sin negar los logros que ha conseguido. Pero claro, leyendo El País o el resto de mass media españoles, parece que Venezuela era Suecia antes de Chávez y que éste la malogró. Y creo que ninguna persona con un poco de lucidez puede pensar que Venezuela era Suecia...

    Hace 4 años 11 meses

  6. Serge

    El tono didáctico del artículo echa en falta alguna mención a la llamada 'guerra sucia', impulsada desde las postrimerías del Franquismo y sostenida durante los primeros años del socialismo con bastante poca catadura moral.

    Hace 4 años 11 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí