1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

DATOS CTXT

Así avanza la ultraderecha en la UE

El nacionalismo y la xenofobia acceden a las instituciones en países como Austria, Francia, Alemania o Reino Unido

José Luis Marín 25/05/2016

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Tan sólo 31.000 votos han evitado el domingo 22 de mayo la victoria de la ultraderecha en las presidenciales de Austria. Una inquietante advertencia de que las formaciones de ideología xenófoba y ultranacionalista no son ya sólo un peligro latente. Su cada vez mayor presencia institucional en los parlamentos regionales y nacionales de los 28 Estados miembros de la UE y en la Eurocámara en Bruselas es ya una realidad.

A continuación analizamos el avance de formaciones ultranacionalistas y xenófobas en ocho países de la Unión Europea.

1. Austria:

Norbert Hofer, candidato del partido austriaco ultraderechista FPÖ, prometió a mediados de abril que si ganaba las elecciones presidenciales  y si la economía no se reactivaba, disolvería el Gobierno. En Austria, el presidente tiene este poder. Hofer no ha ganado…, pero casi. Obtuvo un 49,7% de apoyo en segunda vuelta. En la primera consiguió ser la fuerza más votada con el 35,3% de los votos. Esto, frente a unos partidos tradicionales que solían abarcar entre ambos cerca del 80% de los votos.

Nacionalista, populista y xenófobo, el FPÖ se fundó hace más de 60 años. Sus primeros logros electorales se dieron a mediados de los años ochenta, de la mano de Jörg Haider.  En 1989 llegó a ser el partido más votado del Estado federado de Carintia. 

Las elecciones legislativas de 1999 lo colocaron como segunda fuerza del país con el 26,9% de los votos, los que le permitió acceder al gobierno mediante una coalición. En la década de 2000 el partido perdió mucha fuerza, principalmente por disputas y contradicciones internas, algo que acabaría con la salida de Haider de la formación. Pese a ello, el FPÖ comenzó su  remontada electoral en 2008, cuando alcanza un 17,5% de los votos en las elecciones legislativas.

En el Parlamento Europeo obtuvo su mejor resultado hasta el momento en 1996 con un 27,53% de las papeletas. Tras ir perdiendo votos en la siguiente década, a partir de 2004 comenzó su remontada. En los últimos comicios europeos, los de de 2014, obtuvo un apoyo del 19,70%.

2. Alemania:

En 2013, año de su nacimiento, AFD (Alternativa para Alemania) conseguía un apoyo del 4,7% en las elecciones legislativas. Se quedó fuera del Parlamento al estar fijado el mínimo para entrar en el Bundestag en el 5%. En los siguientes comicios –en los que se elegía a los representantes del Parlamento Europeo–, un año después, el porcentaje aumentaba hasta el 7%. El euroescepticismo, gestado en plena crisis griega, fue el principal argumento de la formación en sus primeros meses de vida.

Pese a estos resultados, AFD se presentaba como un partido prácticamente desahuciado hace casi un año debido a disputas internas. El cambio llegó cuando decidió cambiar de enemigo. El euro dejó de ser objetivo de sus ataques y el foco se trasladó a los refugiados. A principios de 2016 las encuestas lo situaban como tercera fuerza en el país, y el diario BILD aseguraba que había conseguido reunir más de 3 millones de euros en donaciones. Tanto la presidenta como la vicepresidenta de AFD llegaron a insinuar la necesidad de usar armas de fuego contra los refugiados que entrasen de forma ilegal en el país.

Junto con la plataforma Pegida (Patriotas Europeos contra la Islamización de Occidente), AFD ha recuperado términos del imaginario ultranacionalista como Lügenpresse –“prensa de las mentiras o prensa mentirosa”–, o Überfremdung  –“sobreextranjerización”–.

La creciente polarización y radicalización política se confirmó en las elecciones regionales del pasado marzo. AFD alcanzó el 15% y el 12% de los votos en los Estados federales de Baden-Wurtemberg y Renania-Palatinado. En Sajonia-Anhalt llegó al 24%, situándose como segunda fuerza más votada, por delante de los socialdemócratas.

3. Polonia:

Las elecciones legislativas del 25 de octubre de 2015 supusieron un cambio de gobierno en Polonia. Plataforma Cívica –que había gobernado el país desde 2007 con una marcada agenda europeísta– daba paso al partido Ley y Justicia (PiS), que ganó los comicios con un apoyo del 37,6% y la mayoría absoluta en las dos cámaras del país.

Nacionalista y contrario a la llegada de refugiados, el partido ya se había hecho con la jefatura del Estado en las elecciones de mayo de 2015. Beata Szydlo, actual primera ministra del país, esgrimió poco antes de las elecciones el argumento del peligro terrorista si se aceptaban las cuotas de refugiados impulsadas por la UE. 

Tras hacerse con el Gobierno, el PiS certificaba de forma casi inmediata su alejamiento del centro de la Unión Europea y su acercamiento al ejecutivo húngaro de Viktor Orbán.

Medidas como el nombramiento de jueces afines en el Tribunal Constitucional –criticadas por pervertir el Estado de Derecho y la separación de poderes– o el control agresivo de los medios de comunicación públicos despertaban las voces de alarma en Europa. Pero lo cierto es que, desde su nacimiento en 2001, el apoyo a Libertad y Justicia ha sido muy amplio en Polonia. De hecho, ya gobernó entre 2005 y 2007, en una corta pero polémica legislatura. Esta vez, sin embargo, la mayoría absoluta –aplicada rápidamente para llevar a cabo profundas reformas legislativas–, un lenguaje revolucionario centrado en los valores patrióticos y tradicionales y un euroescepticismo claramente enfocado en rechazo de refugiados ponen en entredicho el Estado de Derecho en el país.

Su representación en Bruselas no ha parado de crecer desde 2004. En 2014 sus listas al  Parlamento Europeo obtuvieron el apoyo del 31,80% de los votantes polacos.

4. Grecia: 

Amanecer Dorado es probablemente el más extremo de los ultraderechismos institucionalizados de Europa. De hecho, el partido tiene como base ideológica, desde su fundación en 1985, el nazismo.

Su entrada definitiva en 2012 –tras dos intentos fallidos en 1994 y 1996– en las instituciones coincidió con el inicio de la crisis griega. También con el auge de su actividad violenta. Entre 2011 y 2013, el observatorio Racist Violence Recording Network registró más de 350 ataques racistas en el país. En 2013, miembros de Amanecer Dorado asesinaron a Pavlos Fyssas, un rapero y militante de izquierda griego.

Profundamente xenófobo, Amanecer Dorado no ha podido capitalizar en votos la llegada de miles de refugiados a las islas griegas a lo largo de 2015.  Aunque su voto creció porcentualmente entre los comicios de enero y septiembre, descendió en apoyos totales. Aun así, cerca de 400.000 personas optaron por esta formación en las últimas elecciones generales, lo que le permitió tener 18 diputados en el Parlamento.

En 2014, fueron más de medio millón los votos que recibieron en las elecciones europeas.

5. Francia:

El Frente Nacional cuenta con una larga trayectoria en la política francesa. Fundado en 1972, obtuvo su primer gran éxito electoral en 1986, cuando consiguió 36 escaños en el Parlamento, favorecido por  un cambio en la forma de escrutinio. 

Su fundador, Jean-Marie Le Pen, logró en 2002 colarse en la segunda vuelta de las presidenciales frente a Jacques Chirac. El excombatiente en la guerra de Argelia había obtenido un 16,86% de los votos, siete décimas más que el socialista Lionel Jospin, en la primera ronda. La unión de socialistas y conservadores permitió finalmente a Chirac imponerse con el 82,21% de los votos.

En 2011, la hija de Jean-Marie, Marine Le Pen, estableció una estrategia política de moderación y desdemonización que ha llevado al partido a importantes cotas de apoyo en las distintas elecciones celebradas en Francia. El Frente Nacional alcanzó el 17,90% de los votos en la primera vuelta de las presidenciales de 2012. 

La eclosión definitiva llegó en las europeas de 2014 y en los  comicios regionales de diciembre de 2015, donde el FN fue el partido más votado.

La lista ultraderechista obtenía un  apoyo del 24,86% en las elecciones al Parlamento comunitario. Lograba así 24 escaños.

En la primera vuelta de las regionales de 2015, el FN resultó vencedor en seis de las trece regiones metropolitanas. Dos de sus candidatas  –Marine Le Pen y su sobrina Marion Maréchal Le Pen– superaron el 40% del apoyo. Además, otros cuatro candidatos del FN llegaron a ser los más votados en el resto del país. Finalmente, en la segunda vuelta de los comicios, el partido alcanzó un porcentaje de voto del 27% y no consiguió hacerse con el poder en ningún gobierno regional.

6. Hungría:

En septiembre de 2015 el Parlamento húngaro aprobaba distintas medidas legales que preveían penas de hasta tres años de cárcel para aquellos que cruzasen su frontera de forma irregular, y de hasta cinco años si dañaban las vallas que se encuentran en ella.

Una muestra de la deriva autoritaria y ultraderechista tomada por el país. Detrás de ella, Viktor Orbán, primer ministro de Hungría desde 2010 y líder del partido Fidesz-Unión Cívica. Orbán ha llegado a proponer la restauración de la pena de muerte y la instalación de ‘campos de trabajo’ para refugiados.

En 2014, Fidesz volvió a ganar las elecciones legislativas con un 45,04% de los votos. Además, Jobbik, una formación con raíces ideológicas nazis, se situó como tercera  fuerza con un apoyo del 20,30%. Ese mismo año, las elecciones europeas dejaban a ambos partidos en la misma posición: primera y tercera fuerza, respectivamente.

En los últimos años ha habido denuncias de antisemitismo, homofobia y discriminación religiosa en el país. Guy Verhofstadt, líder liberal en el Parlamento Europeo, ya pidió en 2013 que la Comisión Europea activase el artículo 7 del Tratado de la Unión para determinar si existe en Hungría “un claro riesgo de seria ruptura de los valores democráticos europeos”.

Fidesz cuenta con 12 diputados en el Parlamento de la UE, un número suficiente para explicar la posición pasiva del Partido Popular Europeo ante el comportamiento del Gobierno de Orbán, miembro del mismo grupo parlamentario.   

7. Reino Unido:

Orden en el país y demonización de los inmigrantes. Estas eran las ideas principales con las que Nigel Farage, líder del partido ultraderechista y euroescéptico UKIP, llegaba a las elecciones generales de Reino Unido en mayo de 2015. El antecedente más cercano, los comicios europeos de 2014 que reportaron a la formación xenófoba 23 diputados –más que ningún otro partido británico– y un 26,6% en el porcentaje de voto. 

Finalmente, en las elecciones del 7 de mayo de 2015, UKIP lograba un solo escaño en el Parlamento. No fue por falta de apoyo: 3,8 millones de votos y un porcentaje del 12,6% no se tradujeron en representación institucional debido al sistema electoral mayoritario.

8. Suecia:

Otro de los ejemplos del ascenso de la ultraderecha en Europa se encuentra en Suecia. Demócratas de Suecia (SD), partido fundado en 1988 y con raíces supremacistas, ha cosechado un importante crecimiento en las distintas elecciones celebradas en el país en los últimos 15 años.

En 2010, el SD lograba por primera vez representación en el Parlamento sueco, con 20 parlamentarios y un 5,7% de los votos. En las siguientes elecciones legislativas, cuatro años más tarde, duplicaría ampliamente los resultados con cerca de 50 representantes, una séptima parte de la cámara.

Su crecimiento en las elecciones europeas también ha sido exponencial. En 2014 obtuvo casi un 10% de los votos y dos europarlamentarios en 2014.

 

 

 

 

 

Tan sólo 31.000 votos han evitado el domingo 22 de mayo la victoria de la ultraderecha en las presidenciales de Austria. Una inquietante advertencia de que las formaciones de ideología xenófoba y ultranacionalista no son ya sólo un peligro latente. Su cada vez mayor presencia institucional en los...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

2 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Mig

    Una autentica invasión... Ya se ve tu lenguaje que estrés muy de izquierdas.

    Hace 5 años 4 meses

  2. Patricio Conde

    Owen Jones: "...una estadística que debería aterrorizar a cualquiera que se incline hacia la izquierda: casi nueve de cada diez trabajadores manuales austriacos se decantaron por la ultraderecha." La autentica razón del apoyo a la ultraderecha en los países europeos es su contundente posicionamiento contra la inmigración. Una inmigración que por sus cifras consideran ya una autentica invasión capaz de alterar en escaso tiempo la idiosincrasia que ha sido capaz de generar sociedades de confort y libertades. Ha llegado a tal punto este sentimiento en las capas más populares, que ha arraigado el temor al un deterioro en las condiciones de vida que supone una inmigración sin control —España ha sido paradigma de ello—, y son las primeras oleadas de inmigrantes los primeros en pedir el cierre de fronteras. Las soluciones que plantea la izquierda a la problemática de la inmigración son de orden ético y moral, pero, para eso ya está la Iglesia, las religiones. El pueblo quiere soluciones políticas, económicas y de organización social. Conviene no olvidar que se vienen aplicando las políticas de aquellos que llenan las urnas. La izquierda debe repensar su posición.

    Hace 5 años 4 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí