1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

50 años después: la Revolución Cultural China y su amarga memoria

Mao fue político fino y poeta a veces estimable; también un tirano paranoico, cruelísimo, y un depredador sexual que creía curarse mediante prácticas sexuales que vinculaba al taoísmo

Paco Audije 18/05/2016

<p>Fotografía de Mao Zedong, 1961. Wikipedia</p>

Fotografía de Mao Zedong, 1961. Wikipedia

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Tiende a aceptarse que la “directiva” (o carta) del 16 de mayo de 1966, una circular aprobada por Mao, inició la llamada Revolución Cultural en China. En aquel texto, se lanzaba un ataque fulminante contra quienes “leales en apariencia, son traidores en secreto”. Denunciaba “la burguesía y la pequeña burguesía” dentro del Partido Comunista Chino.

Empezó entonces una guerra total entre las distintas tendencias del PCCh, principalmente entre los “puros” abanderados por Lin Biao (entonces se transcribía Lin Piao), número 2 de Mao, y los protorreformistas, o “revisionistas”, que encabezaban Liu Shao Qi (presidente institucional del país en aquella época) y su número 2, Deng Xiao Ping.

Mao dirigió aquella maniobra brusca contra sus enemigos internos, políticos y personales, en el PCCh. En 1971, Lin Piao  “desapareció” de los radares con el avión en el que huía. Al parecer, se estrelló en Mongolia por falta de combustible. Había sido acusado de conspirar contra el Gran Timonel, y hay quien sostiene que tenía un proyecto de golpe auténtico, en el que se incluía la idea de asesinar a Mao.

Pero, ¿qué fue aquello? “Un momento decisivo en el que denunciaban la presencia de enemigos del Partido Comunista en la política, en la enseñanza y la cultura, y que daba la señal de salida a una campaña de terror sin precedentes, salpicada de purgas a gran escala y marcada por el rápido desencadenamiento de una violencia incontrolable”, afirma el periodista Philippe Paquet (La Libre Belgique, 16 de mayo de 2016).

Paquet acaba de publicar una biografía de Simon Leys, también belga, y autor de uno de los pocos libros críticos (Les habits neufs du président Mao, 1971) aparecidos entonces en un entorno intelectual de beatería promaoísta. En esa admiración consciente o inconsciente, participó no sólo una parte de la izquierda europea; también algunas figuras de derechas. Alain Peyrefite, por ejemplo, que escribió Quand la Chine s’éveillera (1973).

 

Pequeño Libro Rojo y culto a la personalidad

Los elogios múltiples a la personalidad de Mao fueron paralelos a la veneración por el llamado Libro Rojo o Pequeño Libro Rojo. En cualquier caso, y a pesar de la extensión del culto a la personalidad de Mao, tanto el citado Simon Leys  (muy crítico) como los “creyentes” del maoísmo (Jean Daubier, entre mis lecturas de entonces) nos fascinaron a muchos. Hoy, aquella veneración puede parecernos incomprensible; pero fue un hecho. 

“Debemos liquidar a los responsables del partido comprometidos en la vía capitalista. Debemos abatir a los eminentes académicos reaccionarios”, proclamaban meses después. “Hay que terminar con los genios malhechores. Debemos extirpar con energía el pensamiento, la cultura, las costumbres y hábitos antiguos de los explotadores”. Había que “purgar la Tierra de los gusanos”, decían.

Y aquel lenguaje duro dio paso a una movilización sin precedentes de millones de activistas (los Guardias Rojos), que regaron China de actos de represión y crueldad inauditos, mientras enarbolaban el Pequeño Libro Rojo en sus manos. Las humillaciones de viejos dirigentes y de ciudadanos sencillos, la destrucción masiva de símbolos, las “reeducaciones” y los encarcelamientos, los trabajos forzados, incluso los enfrentamientos armados entre facciones opuestas a lo que consideraban “restos de la burguesía o de la pequeña burguesía”, nada faltó. Las evaluaciones actuales cifran en centenares los miles de muertos, otros hablan de dos millones.

 

Las caras ocultas de la Revolución Cultural

Mao murió en 1976. Poco después terminó la Revolución Cultural, con el procesamiento y encarcelamiento de la Banda de los Cuatro (entre ellos, Jian Quing, esposa de Mao).

“La Revolución no es una cena de gala”, dice una traducción del Pequeño Libro Rojo de Mao. “Hacer la revolución no es ofrecer un banquete, ni escribir una obra, ni pintar un cuadro o hacer un bordado; no puede ser tan elegante, tan tranquila y delicada, tan apacible, amable, cortés, moderada y magnánima”, dice mi propio ejemplar del librito rojo (página 12, editado entonces en español en Pekín): “Es un acto de violencia mediante el cual una clase derroca a la otra”, remata.

Aquel ejemplar ilustrativo de mi propia fascinación lo compré en una librería que se llamaba Norman Béthune. Estaba en el número 76 del boulevard Saint-Michel, en París. Allí compré Cinco citas filosóficas de Mao Tsetung, el célebre libro rojo.

Entre otras publicaciones singulares, también adquirí allí unas ediciones minimalistas de Tintín en chino, para tener algo en ese tipo de escritura; Norman Béthune en China, un cómic sobre la vida del famoso médico canadiense que ejerció la solidaridad, al modo de las ONG actuales, pero bajo la etiqueta “solidaridad revolucionaria” (de entonces); y un vinilo, Chants pour la liberté 1789-1871, con interpretaciones corales de canciones revolucionarias (L’Insurgé, Le Drapeu Rouge, L’Internationale, La Semaine Sanglante, etc).

En realidad, el Libro Rojo ya lo había leído a los 16 años, cuando estudiaba en el Instituto San Isidro (Madrid). En la clandestinidad de entonces (a Franco le quedaban años), yo, como cada lector adolescente de aquella cadena de lecturas prohibidas, sólo disponía de un fascículo. Y sabía, claro, de quién recibía el fascículo y a quién debía pasarlo. Un ejemplar deshecho así, en capítulos fasciculares, podía tener unos veinte lectores simultáneos. Y si eras descubierto, por “la autoridad” en el instituto (o donde fuera), tampoco tenías más que un pedazo, no todo el libro.

Entresaco parte de eso esta mañana. Reaparece entre mis joyas impresas un Boletín de la Asociación de Amistad España-China, ciclostilado, como ‘Homenaje a Mao Tse-Tung’, publicado en Madrid en 1976.

Sorpresa. Contiene todas las justificaciones al uso (entonces) de los desmanes de la Revolución Cultural, con pésames por el fallecimiento del Gran Timonel. Ahí figuran el rey Juan Carlos, Adolfo Suárez, por motivos oficiales, y otros como Santiago Carrillo, el PSP de Enrique Tierno o el PSOE. Además, el viejo falangista “aperturista” Manuel Cantarero del Castillo o el mismísimo Manuel Fraga, quien escribió de Mao: “Ha sido uno de los hombres que han hecho Historia en el siglo XX. Ha restaurado la unidad de la gran nación china y le ha devuelto su prestigio exterior”.

Al parecer, aunque no descartara relaciones homosexuales esporádicas con alguno de sus escoltas, lo más habitual fue su afición a las niñas y adolescentes, muchas veces sacadas de contextos de atraso e ignorancia. Así lo contó su médico personal en unas memorias tituladas La vida privada del Presidente Mao (1994).

Mao fue político fino y poeta a veces estimable; también un tirano paranoico, cruelísimo, y un depredador sexual que creía curarse mediante prácticas sexuales que vinculaba al taoísmo.

También guardo una cierta literatura, que extiendo en mi mesa, para redescubrir el volumen de fotografías de Li Zhensheng, quien escondió una parte de sus negativos durante años. Fueron motivo de una exposición en París y esas fotos resaltan toda la brutalidad de la Revolución Cultural.

Hoy, me parece tremendo que aquella política demente, de Mao y sus acólitos, llegara a influirnos tanto en Europa.  Sobre todo a una cierta izquierda, pero no únicamente, como dije antes. Pues Mao fue “un faro del pensamiento humano”, según señaló el expresidente francés, Valéry Giscard d’Estaing cuando murió el Gran Timonel.

Al menos, mi propia ignorancia añeja, no sé si culpable como la de tantos, queda relativizada al escuchar aquellos elogios. A su regreso de un viaje a China, en 1961, el mismo François Mitterrand, vio en Mao a un preclaro “humanista”.

Tiende a aceptarse que la “directiva” (o carta) del 16 de mayo de 1966, una circular aprobada por Mao, inició la llamada Revolución Cultural en China. En aquel texto, se lanzaba un ataque fulminante contra quienes “leales en apariencia, son traidores en secreto”. Denunciaba “la burguesía y la...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí