1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Jazz

Elvin Jones, una máquina de hacer música

Ayax Merino 18/05/2016

<p>Elvin Jones</p>

Elvin Jones

PATI SÁNCHEZ

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Ese grandísimo, soberbio, batería que fue Elvin Jones falleció el 18 de mayo de 2004 en Englewood, Nueva Jersey, allá en los EE.UU., cuando contaba el hombre con 76 años.

¡Qué tío, este Elvin Jones! Batería de altos vuelos, dejó una huella profunda. De estilo muy personal, fogoso, incombustible, llevó la batería a las más elevadas cotas. Y llegó a la cima. Sin duda, es uno de esos baterías únicos e irrepetibles que ha dado el jazz. Su nombre puede colocarse, es de justicia, junto a los de Kenny Clarke, Max Roach, Art Blakey y Philly Joe Jones ¡Cumbre, maestro, cumbre! Me quito el cráneo. 

Nació Elvin el 9 de septiembre de 1927 en Pontiac, Michigan, también en los EE.UU. En el seno de una familia numerosa, sí señor, ya lo creo. Diez hijos trajeron al mundo, uno detrás de otro, los señores Jones, que no está mal. O sea, que si no se me ha olvidado contar, con nueve hermanos tuvo Elvin que andar lidiando todo el santo día. Menudo alboroto, toda la casa atiborrada de arrapiezos, uno que chilla, el otro que berrea, ese que no para de enredar, aquel que corre por el pasillo, vaya jaleo. Pero los señores Jones, abnegados padres, pacientes padres, cumplieron como los buenos y se dedicaron en cuerpo y alma a sacar adelante a su numerosa prole, lo que es muy loable y digno de alabanzas sin cuento.

Algo había en esa casa, eso es seguro, no sé muy bien el qué, pero algo. Si no, no se explica. Que de los diez retoños, tres salieran músicos de jazz. Pero no músicos del montón, así de medio pelo, no, qué va. Tres grandes músicos, los tres hermanos, los tres Jones: Hank, excelente y fino pianista; Thad, estupendo trompetista; y el bueno de Elvin, todo un señor batería, uno de los mejores baterías que se han paseado por este valle de lágrimas. Algo tenía que haber, en esa casa.

Amor por la música, barrunto. Que a lo que cuentan en esa casa sonaba a todas horas algo de jazz, un buen blues, un poco de góspel, que nunca viene mal. El pequeño Elvin se crió rodeado de música, envuelto por la música, que allí se escuchaba buena música sin parar, excelente abono para el espíritu de un crío. Y dicen también que muy pronto le cogió el gusto a los tambores y se pasaba el tiempo tabaleando sin parar, sobre lo que fuese, donde se terciase. Así aprendió el muchacho, a su aire y por su cuenta.

El pequeño Elvin se crió rodeado de música. Y dicen también que muy pronto le cogió el gusto a los tambores. Así aprendió el muchacho, a su aire y por su cuenta

El niño creció y se hizo mozo. Y en 1946 entró en quintas, vamos, que le llamaron a filas. Hasta 1949 estuvo en el ejército. Recién licenciado volvió corriendo a casa, al amor del hogar. Que andaba el chavea sin un duro, seco, a dos velas, triste estado. Ahorró lo que pudo, sableó a quien se puso a su alcance, cuentan que una hermana le prestó un buen fajo de billetes, y su sueño se cumplió cuando al fin logró con lo reunido comprarse una batería.

Ya tenía instrumento, ya podía tocar. Porque, bien mirado ¿qué batería es ese que no tiene batería? Pues ya la tenía. Ahora, a lanzarse al mundo.

Y eso hizo. Largarse a Detroit, buen sitio, ciudad muy jazzera, preñada de jazz. Y no le salió mal el envite. No mucho después de hacer sus primeros pinitos, junto a su hermano Thad empezó a trabajar con el saxofonista Billy Mitchell.

Y luego, claro, la obligada peregrinación, el necesario salto a la ciudad de Nueva York. No empezó con buen pie. No, la primera en la frente. No sé qué le pasó al bueno de Benny Goodman, no hay quien lo entienda, un hombre como él, entendido como el que más, con tan buen oído, cómo pudo desechar semejante joya, que es lo que hizo cuando escuchó tocar a Elvin, desecharlo, señalarle la puerta, que nones, se negó a contratarlo ¡Menudo patinazo, señor Goodman!

No se desanimó Jones por el tropiezo, ni se dejó vencer por el abatimiento. Adelante, siempre adelante sin rendirse. Y porfió y se mantuvo en sus trece, bien asidas las baquetas, empecinado en aporrear unos parches. Con tesón. Con tenacidad. El que la sigue la consigue.

Benny Goodman, entendido como el que más, cómo pudo desechar semejante joya, que es lo que hizo cuando escuchó tocar a Elvin, desecharlo, señalarle la puerta

Se quedó en Nueva York pese al revés sufrido. Y se salió con la suya. Ya lo creo. Tocó y tocó y tocó, que es lo que quería, tocar. Con Bud Powell, con Charles Mingus, con J.J. Johnson, con Miles Davis, con Sonny Rollins. Si eso no es tocar con los grandes, que venga Dios y lo vea.

Pero lo mejor estaba aún por venir. Desde luego. Y llegó cuando Elvin se unió al cuarteto de John Coltrane, que no hacía mucho que había dejado a Miles Davis. Aquello fue memorable. Casi seis años estuvo Jones con Trane. Años prodigiosos en los que Coltrane volvió del revés el jazz como si de un guante se tratase, poniéndolo todo patas arribas, hazaña reservada sólo a los grandes genios. Y allí Jones, metido en todo el meollo, firme pilar, recio sostén de la música de Coltrane, hizo auténticas diabluras con su batería, maravillas que pasman. Lo que no le impidió, ni mucho menos, trabajar por su cuenta y acompañar en sus ratos libres a tipos como Wayne Shorter, Joe Henderson, Barry Harris, Yusef Lateef o Freddie Hubbard, que parece que encontraba tiempo para todo este hombre.

Y al fin, que todo llega y todo acaba, Elvin abandonó a Coltrane y continuó su andadura marchando libre y sin trabas por su propia senda. A fines de los sesenta trabajó con el bajista Richard Davis y formó un trío con el saxo tenor Joe Farrell y el bajista Jimmy Garrison. Y sacó ya como cabeza de cartel discos y más discos, uno detrás de otro, discos espléndidos. Y como nunca descansaba, se marcó también otra buena pila de discos como acompañante. De un montón de tipos, tipos de alcurnia de la talla de Ornette Coleman, McCoy Turner o Lee Konitz. Basta, que la lista es larga, muy larga.

Unos músicos entraban y otros se iban, pero la máquina siguió funcionando sin pausa durante más de veinticinco años, hasta la muerte de Jones

En 1978 le dio por montar un grupo estable, su propio grupo, The Elvin Jones Jazz Machine, un nombre muy apropiado, sin duda, una máquina de hacer jazz, una estupenda máquina bien engrasada, la máquina de Elvin Jones, batería y mandamás. Con su máquina se paseó Elvin por el mundo, dando conciertos y sacando discos. Unos músicos entraban y otros se iban, pero la máquina siguió funcionando sin pausa durante más de veinticinco años, hasta la muerte de Jones. Por allí pasaron Frank Foster, Sonny Fortune, Nicholas Payton. Y Ravi Coltrane, sí, el hijo de su antiguo patrón, el hijo del nunca bastante alabado John Coltrane. Debe de resultar así raro tocar con el hijo de un compadre.

Hasta el fin, hasta el último suspiro, aguantó Elvin sentado ante sus queridos tambores. Enfermo del corazón, siguió agarrando sus baquetas. Fatigado, exhausto, su corazón doliente a punto de estallar, se empeñaba en continuar golpeando los parches, los platillos tintineantes.

Un día, aciago día, se le paró el corazón y dejó de tocar.    

Autor >

Ayax Merino

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Mario Madrid Mendez

    No conozco a McCoy Turner! Dedíquele un articulo a ese gran hombre para que pueda descubrir su música por favor.

    Hace 4 años 11 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí