1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Amancio Ortega, símbolo de un país sin filántropos

El creador de Zara, segunda fortuna mundial, se ha gastado 150 millones en proyectos solidarios. La Fundación Bill y Melinda Gates ha donado más de 37.000 millones.

Natalia Hernández Rojo Madrid , 4/05/2016

<p>Amancio Ortega.</p>

Amancio Ortega.

LUIS GRAÑENA

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

A menos de cinco minutos de la Torre de Londres, el señor Thomas Guy dispone de un hueco en el callejero. No por ser un exitoso vendedor de Biblias en el siglo XVIII. Tampoco por su habilidad especuladora o, al menos, no del todo. Este librero aprovechó, como pocos, el recién estrenado capitalismo accionarial. Esquivó el derrumbe de la “Burbuja de los Mares del Sur”, en la que se arruinaron miles de familias, al vender los títulos que poseía cuando más alto era su precio en el mercado. Y en seis semanas multiplicó su inversión inicial, lo que le aseguró una inmensa fortuna. Pero Guy ha perdurado en la memoria colectiva por su mayor obra de filantropía: la construcción del Guy´s Hospital. Después de amasar miles de libras gracias a la especulación en una compañía que extraía beneficio del traslado de esclavos al Nuevo Continente donó, casi de forma íntegra, su patrimonio para edificar un hospital para acoger a enfermos crónicos y ciudadanos con bajos ingresos.

Este “amor a la humanidad” de los grandes millonarios no es nuevo. La filantropía acompaña a los más pudientes desde la Antigua Grecia. Pero ¿qué hacen hoy los más ricos del planeta para ayudar a la sociedad?

Bill Gates, el hombre que ha permanecido en el primer puesto de la lista Forbes de milmillonarios por más tiempo, 17 años, ha entregado casi al completo su tiempo, experiencia y, sobre todo, buena parte de su fortuna (que alcanza los 65.000 millones de euros) a la filantropía. El segundo de la lista, el español Amancio Ortega, creador del imperio Inditex y con un tesoro personal valorado en 58.300 millones, anda buscando traje de filántropo de su talla.

Entre ambos hay grandes diferencias, planes estratégicos, ámbito de actuación, dedicación... Sin duda, la divergencia más vistosa es la material. Según los datos que manejan los analistas de Wealth-X, la Fundación Bill y Melinda Gates ha invertido más de 37.000 millones de euros desde su creación. Amancio Ortega, a través de la institución sin ánimo de lucro que lleva su nombre, ha donado hasta ahora una cifra bastante más modesta, 150 millones de euros.

Muchos no están dispuestos a criticar la labor filantrópica del señor Ortega, alegando que es un empresario de reconocido prestigio internacional. Los defensores de la figura del creador de Zara y máximo accionista de Inditex alegan que tras su éxito hay un rédito social y una creación de valor que muchas veces se olvida. Es cierto, Amancio Ortega da trabajo en España a más de 42.000 personas, y pagará sus impuestos religiosamente, eso parece innegable. Además, desde la salida a bolsa de la compañía ha creado valor para sus accionistas de forma constante. Pero a este experimentado empresario, al que hace poco se ha visto rodeado de sus trabajadores celebrando entre lágrimas su 80 cumpleaños, aún le quedan algunas tareas pendientes en el voluntariado a gran escala. 

El matrimonio Gates, gran referente

El primer contacto de los Gates con la filantropía tuvo lugar en la década de los noventa. Entonces centraron su actividad en llevar Internet a las bibliotecas públicas de EE.UU; tras un viaje a África, la pareja comprendió que millones de niños necesitaban tratamientos médicos simples para sobrevivir. En el año 2000, crearon la Fundación Bill & Melinda Gates, con una inversión inicial de 16.000 millones de dólares. Su ámbito de actuación en los países en desarrollo se centra en la actualidad en mejorar la salud y paliar la extrema pobreza. En Estados Unidos, apoyan programas relacionados con la educación. “Nuestras familias creen que si la vida te sonríe, hay que usar esos beneficios de la mejor y más sabia manera que se pueda”, recoge la página oficial de la institución.

Bill y Melinda Gates / Kjetil Ree (Wikipedia)

El matrimonio Gates ha renovado y dado impulso a la nueva edad de oro de la filantropía. Ricos de todo el mundo sienten que después de sus victorias empresariales poseen los recursos y los conocimientos estratégicos para ayudar a mejorar el mundo en el que viven. “Y creen que pueden hacerlo mejor que sus predecesores”, explican los escritores Matthew Bishop y Michael Green en su libro Cómo los ricos pueden cambiar el mundo.

La historia del dueño de Zara es mucho menos reveladora. Creó la Fundación Amancio Ortega en 2001, justo después de la salida a bolsa de la textil, por “el deseo de su fundador de contribuir a la construcción de una sociedad mejor”. Desde entonces su actividad responde más al modelo tradicional de institución caritativa. Diego Hidalgo, empresario y filántropo reconocido, recuerda: “Desde el año 2000 he intentado embarcar en esta mejora del mundo a los españoles más acaudalados, con poco éxito, probablemente porque prefieren conservar la inmensa mayoría de su patrimonio para ellos y sus hijos”.

Pero el fundador de Inditex actúa con más prudencia. Sus proyectos se centran en la educación y en políticas asistenciales y, mayoritariamente, actúan en Galicia. Su fundación invierte en todo aquello que consideran “práctico, inmediato y transversal”. El propósito para los próximos años es, por un lado, ampliar su ámbito geográfico de actuación y, por otro, extender en 73 millones de euros la inversión en los próximos tres años.

La distribución de este incremento se reparte en la construcción de escuelas infantiles para la red pública gallega, con una donación estimada de 20 millones de euros; la renovación del equipo tecnológico de los servicios de diagnóstico y radioterapia oncológica del Servicio Gallego de Salud, y en dotar con 29 millones de euros el programa de becas en Estados Unidos y Canadá, un proyecto del que están especialmente orgullosos porque da oportunidades educativas a los chavales que lo necesitan.

Una de las becadas, Marta Casáis González, que cursaba 4º de la ESO cuando le dieron la oportunidad de estudiar en un pueblo de Colorado, Idaho Springs, cuenta: “Era uno de mis sueños y decidí presentarme. Venía de un instituto público y más bien pequeño donde no se ofrecían este tipo de oportunidades. Por no hablar de que suponía un desembolso económico bastante grande”.

Historias tras unos datos nada despreciables, pero no equiparables a los de Gates u otros compañeros de la liga de los súper ricos. Esos 200 millones de euros, entre invertido y proyectado, representan menos del 0,3% del total de la fortuna calculada de Ortega. Desde Pontegadea, la cabecera que reúne su actividad empresarial y la sociedad propietaria de sus acciones en Inditex, insisten en que “el patrimonio estimado de Amancio Ortega es, en un 90%, el que corresponde  a la valoración en Bolsa de su participación en Inditex, y por tanto no deja de ser una expectativa y no un valor real”.

Acciones, no dinero

Es decir, algo así como que Ortega no cuenta con esos 67.000 millones en metálico; sus portavoces advierten que "hacer efectivo ese valor implicaría vender la compañía, con todas las implicaciones que eso tendría tanto para el propio valor de las acciones como para el futuro de un proyecto empresarial”. Con lo que sí cuenta Amancio Ortega es con el dividendo que aún le proporciona su participación mayoritaria en Inditex. En concreto, esta semana ha ingresado en cuenta más de 550 millones de euros, pero parece que, aún así, el capital de la organización continuará con la donación prevista.

Pero miremos más allá de las aportaciones monetarias. Porque uno de los errores marcados en rojo por los expertos en la materia es que existe una tendencia a querer resolver demasiados problemas, en vez de poner el foco de atención en algo concreto. Rafael Vilasanjuan, director de Análisis y Desarrollo Global del Instituto de Salud Global de Barcelona, cree que “hay que hacer entender a los filántropos que tienen que incorporar elementos estratégicos a su forma de dar" ya que sin planificación, no hay resultado. Y de nuevo en esto, los Gates son alumnos aventajados.

Las estrategias de la Fundación de Bill Gates se desarrollan siempre con un patrón similar. Trabajan en colaboración con asociados que pueden contribuir a generar cambios a nivel mundial. Todas sus estrategias, que ya suman más de una veintena, han tomado forma a partir de este proceso: primero qué quieren lograr y examinar dónde pueden ejercer la mayor influencia posible. Para después definir los objetivos principales y el procedimiento concreto para poder cumplirlos. Si no hay posibilidad de alcanzar los retos identificados, no mueven la maquinaria.

Es lo que han hecho, por ejemplo, con la malaria, una de sus principales prioridades. La enfermedad provoca alrededor de 627.000 muertes en África subsahariana y el sur de Asia, de los que el 77% son niños menores de 5 años. Convencidos de que para combatirla es necesario desarrollar nuevas vacunas, invierten en herramientas de diagnóstico y trabajan para asegurar que la enfermedad tenga un lugar prominente en la agenda global. ¿Los resultados? Entre el año 2000 y 2012, con mayor inversión en diagnosis y prevención, han conseguido que las muertes por esta enfermedad se reduzcan en un 42% en todo el mundo.

En la Fundación Amancio Ortega el método es diferente.

Enmarcan sus actuaciones dentro de dos áreas de actuación: educativa y social, aunque “la inversión se decide de forma independiente y sin que exista una determinación presupuestaria previa respecto a cada línea concreta de actuación”, afirman. En la Fundación añaden que “la decisión de asignar fondos a un proyecto determinado se toma tras realizar un análisis profundo que garantiza que los objetivos del proyecto se adecuan a las líneas estratégicas”, los expertos consulados no lo tienen tan claro y creen que se actúa más por impulsos. Además, en el área asistencial, la Fundación lleva a cabo tanto acciones de gestión propia como colaboraciones con instituciones externas.

La filantropía estratégica supone una alta dedicación personal. Eso lo entendió desde el principio Bill Gates. En julio de 2006 anunció su intención de dejar Microsoft, la compañía que había creado él mismo en 1975. Se marcó entonces un plazo de dos años para abandonar sus funciones. Había decidido que se dedicaría a pleno rendimiento y a jornada completa a su organización caritativa. Con 52 años y una vez conocidas las mieles del éxito empresarial se marcaba un nuevo reto: devolver a la sociedad lo que había ganado a través de los métodos del capitalismo.

Filantrocapitalistas

Es necesario entregarse en cuerpo y alma al proyecto para dirigir la fundación y conseguir así los objetivos fijados, insisten los expertos. De igual manera que no imaginamos al consejero delgado de una gran empresa dedicando unas pocas horas del día a su trabajo tampoco se entiende que un filántropo de altura no se dedique full-time a su organización caritativa. "El modo de funcionar de la filantropía estratégica es parecido al de los negocios”, destacan desde Zohar Consultoría. Gates decidió abandonar su actividad corporativa; Ortega es un empresario, en presente, que sigue al frente trabajando cada día en Inditex y con un proyecto inmobiliario en marcha.

Ricard Valls, presidente de Zohar Consultoría, especialista en ayudar al sector a captar fondos, explica que esta nueva forma de actuar se conoce como filantropía estratégica. Se trata de “escoger el objetivo al que va a aportar sus fondos de manera que dicha aportación genere impacto, que cambie realmente las cosas” a diferencia que la tradicional. Este método de actuación pretende copiar el modelo empresarial, de inversión y de riesgo. “Están acostumbrados a alcanzar el éxito a gran escala y si esa máxima funciona en los negocios para hacer dinero, por qué no lo iba a ser igual para cambiar las cosas” destacan Bishop y Green. Los nuevos filántropos aplican a sus donaciones “los secretos del éxito de hacer dinero”. Son filantrocapitalistas. 

Fotograma de una entrevista a Gonzalo Fanjul. / JAVIER SÁNCHEZ SALCEDO (MUNDO NEGRO)

Fotograma de una entrevista a Gonzalo Fanjul. / JAVIER SÁNCHEZ SALCEDO (MUNDO NEGRO)

Diego Hidalgo apunta que “los españoles dedican una ínfima parte a fundaciones nominativas, porque a diferencia de los americanos atribuyen al Estado la responsabilidad total de garantizar el bienestar social, y sobre todo, porque sus valores son diferentes”. El Estado y la Iglesia han sustituido en España la labor filantrópica hasta hoy, y quizá por eso no se percibía una reclamación social al sector privado. Hasta que llegó la crisis el Estado siempre había estado ahí para cubrir servicios, ya sea de manera directa o indirecta a través de ayudas y subvenciones. Gonzalo Fanjul, experto en pobreza y desarrollo y fundador de porCausa, describe la filantropía en España como “muy poco desarrollada, primitiva y reactiva”, aunque cada vez más necesaria tras los recortes en el Estado de Bienestar a consecuencia de la crisis.

“Los incentivos fiscales son, en general, un instrumento útil a la hora de fomentar la filantropía”, destaca Marta Curto Grau, investigadora de la Universidad de Heidelberg. La donación podría animarse si las ventajas fueran más atractivas, aseguran en la Asociación Española de Fundaciones. En España, se actualizó y mejoró la tributación de las donaciones hace unos años, aunque sin llegar a lo que es hoy la referencia en Europa, Francia. El director general de la Asociación Española de Fundaciones, Silverio Agea, destaca que “es necesaria una reforma más amplia de la Ley de Mecenazgo para adecuar nuestro sistema a los de nuestro entorno”.

No obstante, valoran positivamente los cambios introducidos. Los más importantes: que se haya reconocido la figura del micro mecenazgo, figura planteada por el sector, y se haya introducido una deducción del 75% para los primeros 150 euros donados por personas físicas. A partir de ese importe, las donaciones serán deducibles al 30%, frente al 25% actual, o al 35% si se trata de donaciones periódicas realizadas durante al menos tres años a la misma entidad por un importe igual o superior.

Los cambios también afectan a las sociedades, la deducción actual del 35% se incrementa al 40% para las donaciones realizadas a una misma entidad por el mismo o superior importe durante al menos tres años. Según Ricard Valls, “el potencial de aumento de la filantropía de los ciudadanos será exponencial: el ahorro fiscal de las familias por sus donaciones va a ser de 204 millones de euros en 2015 y llegará los 367 millones en 2016”.  

Peccata minuta si las comparamos con EE.UU., donde las desgravaciones son muy ventajosas. No obstante, en el caso particular de España, los expertos dudan de que un aumento de las deducciones fiscales fomente la cultura filantrópica. Los verdaderos motivos de la escasez de grandes filántropos españoles son otras. Pocas personas reflexionan sobre el “merecimiento” de gran patrimonio; lo dan por supuesto y lo defienden con uñas y dientes. A pocos se les ocurre pensar que, hayan obtenido su fortuna por herencia o incluso por haberla ganado partiendo de cero, “deben a la sociedad y a sus reglas el haber llegado a esa posición de privilegio, y tienen el deber ético de devolver a la sociedad al menos una parte”, concluye el filántropo Diego Hidalgo.

En opinión de este empresario, "casi todos se escudan en que tenemos menos incentivos fiscales que los países con grandes filántropos como Estados Unidos pero esta coartada para los filántropos potenciales que no ejercen es falsa. Cuando Bill Gates hace una donación o endowment de decenas de miles de millones a su Fundación, no lo hace para deducir impuestos”.

En nuestro país hay que dar un paso de gigante, los multimillonarios deben aplicar la emprendiduría y la innovación que usaron en su momento para triunfar en el mundo empresarial a las donaciones. Gonzalo Fanjul advierte de que estamos en una encrucijada: “O hacemos filantropía de tercera división y reactiva tanto en los fondos como en el contenido, o cogemos fuerza e intentamos hacer algo similar a las grandes fortunas alemanas, británicas…”

Precisamente para desarrollar y convencer a los más pudientes, como Amancio Ortega, de lo necesarios que son para la sociedad sus iniciativas filantrópicas, Rafael Vilasanjuan ha impulsado Ideas & Filantropía, un grupo de trabajo cuyo principal objetivo es atraer nuevos filántropos y asesorar sus prácticas. Su modelo a seguir, la Rockefeller Philanthropy Advisors. Esta organización sin fines de lucro asesora y gestiona más de 200 millones de dólares en donaciones anuales de individuos, familias, empresas y grandes fundaciones. Su función principal es ayudar a que los donantes hagan una filantropía efectiva en todo el mundo. 

Por eso, Amancio Ortega, el segundo hombre más rico del planeta, tiene en su mano transformar la sociedad y mejorar sus condiciones de vida en mayúsculas gracias a su privilegiada (no por ello no trabajada) posición. Vilasanjuan bromea: "Yo siempre les digo a estos grandes empresarios de éxito: 'llénate el bolsillo de monedas y sal a la calle un domingo. Repártelas. Haz lo mismo la semana que viene y la siguiente. ¿Qué ha cambiado? Si has tomado la decisión de transformar la sociedad, necesitas estrategia”. 

A menos de cinco minutos de la Torre de Londres, el señor Thomas Guy dispone de un hueco en el callejero. No por ser un exitoso vendedor de Biblias en el siglo XVIII. Tampoco por su habilidad especuladora o, al menos, no del todo. Este librero aprovechó, como pocos, el recién estrenado...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Natalia Hernández Rojo

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

12 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. KAKUS

    Todo ésto es una gran mentira, partiendo de la base que estos señores no son los mas ricos del mundo. Los señores mas ricos del mundo no salen en la revista Forbes. Las aportaciones filantrópicas que hacen éstos individuos, son obligaciones de pago para ordenar el mundo que les imponen los verdaderos dueños del mundo, la familia Rosthschild. los Rockefeller, la famiia Baruch etc. Estos son los verdaderos dueños del planeta, los que utilizan a éstos otros ricos de escala inferior, y su dinero para fines no muy altruistas y siempre relacionados con estrategias de organización económica mundial.

    Hace 4 años 10 meses

  2. KAKUS

    Todo ésto es una gran mentira, partiendo de la base que estos señores no son los mas ricos del mundo. Los señores mas ricos del mundo no salen en la revista Forbes. Las aportaciones filantrópicas que hacen éstos individuos, son obligaciones de pago para ordenar el mundo que les imponen los verdaderos dueños del mundo, la familia Rosthschild. los Rockefeller, la famiia Baruch etc. Estos son los verdaderos dueños del planeta, los que utilizan a éstos otros ricos de escala inferior, y su dinero para fines no muy altruistas y siempre relacionados con estrategias de organización económica mundial.

    Hace 4 años 10 meses

  3. KAKUS

    Todo ésto es una gran mentira, partiendo de la base que estos señores no son los mas ricos del mundo. Los señores mas ricos del mundo no salen en la revista Forbes. Las aportaciones filantrópicas que hacen éstos individuos, son obligaciones de pago para ordenar el mundo que les imponen los verdaderos dueños del mundo, la familia Rosthschild. los Rockefeller, la famiia Baruch etc. Estos son los verdaderos dueños del planeta, los que utilizan a éstos otros ricos de escala inferior, y su dinero para fines no muy altruistas y siempre relacionados con estrategias de organización económica mundial.

    Hace 4 años 10 meses

  4. Amancio O.

    Haz contrato a tus trabajadores.

    Hace 5 años 2 meses

  5. Pablo

    bueno, el tema es no amar al dinero. Eso no nos lleva a nada. Tenemos para comer y vestirnos, pues debemos estar contentos. No tenemos q afanarnos ni compararnos, porq alli empieza el problema en nuestro corazon, la avaricia.

    Hace 5 años 2 meses

  6. Flavia

    Este Amancio es una rata peluda!

    Hace 5 años 2 meses

  7. Diana

    Bueno, por lo que son grandes cuando la comunicación entre los individuos e incluso muchos están interesados a la salida y <a href="http://comprarpastillasonline.com/">Comprar Kamagra jelly</a> que es elegir ellos mismos.

    Hace 5 años 6 meses

  8. Oscar Pereira-Zazo

    Just to let you know, my friend Juan. For tax years 1944 through 1951, the highest marginal tax rate for individuals in United States of America was 91%, increasing to 92% for 1952 and 1953, and reverting to 91% for tax years 1954 through 1963. Cuando hablé de un 80% me quedé corto. Lo que normalmente se llama el “American Dream” refiere a un mito y estilo de vida puesto en pie durante esos años en que los multimillonarios pagaban más impuestos. Los desastres de las últimas décadas, que desembocan en la Gran Recesión del 2007, coinciden con el aumento espectacular de las desigualdades.

    Hace 5 años 6 meses

  9. Luis

    "..transformar la sociedad", por repartir dinero. Me lo explicas otra vez. Solo quiero tener impuestos justos, niveles proporcionales. Sin trampas ni ayudas encubiertas, falsas desgravaciones, y engaños diversos (en esto si somos buenos) Castigos adecuados y proporcionales. La sociedad debe atender adecuadamente a sus ciudadanos con los impuestos de todos. Si fuese asi, las personas ricas habrian contibuido mas y tendrian mayor reconocimento público por ello.

    Hace 5 años 6 meses

  10. Juan

    Que resentimiento asqueroso en los dos primeros comentarios. El 80% de impuestos dice uno, usted lo que es es un ladrón. Hacer pagar coactivamente el 80 de lo que uno tiene, tenga lo que tenga, es una barbaridad que desincentiva todo. Claro que a personas con esa mentalidad, que lo único que pretenden es que el estado recaude y les arregle la vida no les desincentiva nada. Lo que han hecho esas personas por el mundo, creando sus empresas primero y donando después, no lo harían ustedes ni aunque vivieran 2000 años. Así nos va por aquí, con esa inquina al empresario que crea algo, y más desde cero (aunque de estos en España haya pocos) como Gates, Zuckerberg, Ortega, etc. Un saludo y gran artículo

    Hace 5 años 6 meses

  11. Emilio

    No deja de ser interesante que gente que se hace rica a base de explotar a trabajadores y consumidores, de "presionar" a gobiernos para que les bajen los impuestos a sus instrumentos patrimoniales como las SICAV etc, luego queden tan monos gastando parte de esa pasta en "arreglar el mundo".

    Hace 5 años 7 meses

  12. Oscar Pereira-Zazo

    Lo que tienen que hacer los ricos es pagar impuestos y dejarse de filantropías. El mecenazgo e instituciones afines son muy útiles a la hora de legitimar las enormes diferencias económicas generadas por el capitalismo en su fase neoliberal. Si Bill Gates se dedicara a la filantropía después de pagar en impuestos el 80% de sus ingresos, no estaría escribiendo esta nota. Lo mismo se puede decir de la moda que han sacado los multimillonarios americanos de propagar a viento y marea que sus retoños no van a heredar su riqueza. Cuando se hurga en el asunto con seriedad, te das cuenta que es puro humo.

    Hace 5 años 7 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí