1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

CINE

Dalton Trumbo, un guionista en la lista negra de Hollywood

Mientras el Gobierno norteamericano se revuelve contra Wikileaks, una película sobre el autor de ‘Vacaciones en Roma’ llega a las salas españolas y recupera un relato de la caza de brujas emprendida por McCarthy

Nacho Valverde 4/05/2016

<p>Bryan Cranston, en una fotografía promocional de <em>Trumbo</em> (2015). </p>

Bryan Cranston, en una fotografía promocional de Trumbo (2015). 

GROUNDSWELL

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Durante los años 30 en respuesta a la Gran Depresión y el auge del fascismo, miles de estadounidenses se unieron al Partido Comunista. Cuando Estados Unidos se alió con la Unión Soviética durante la Segunda Guerra Mundial, se afiliaron muchas personas más. Dalton Trumbo, guionista y defensor de los derechos laborales, se convirtió en miembro del Partido Comunista en 1943.

Bajo esta premisa comienza el relato sobre el legendario guionista de Hollywood Dalton Trumbo y la caza de brujas a la que guionistas y artistas se vieron sometidos. Una etapa aciaga en la que se emprendió una lucha sin cuartel contra todo sospechoso de profesar simpatía hacia el comunismo, apenas unos años después de que la Unión Soviética y los Estados Unidos hubieran combatido en el mismo frente contra el nazismo. Se dejó de lado la libertad de expresión de cada individuo recogida en la Primera Enmienda de la Constitución. Tras asentar el marco histórico, el director Jay Roach nos lleva hasta el Hollywood del gran cine clásico, donde las sonrisas de la pantalla convivieron con la persecución que sufrieron los ciudadanos norteamericanos por su filiación al Partido Comunista.

Más conocido por comedias de éxito como Austin Powers (1997) o Los padres de ella (2004), el director de Albuquerque ya mostró su preocupación política para la pequeña pantalla retratando las figuras de Sarah Palin y John McCain en Game Change (2012), ganadora de 3 Globos de Oro. Roach se sirve de la novela del periodista y escritor Bruce Cook, Dalton Trumbo, para poner el foco en la “caza de brujas” emprendida por el Comité de Actividades Antiamericanas, contra los “valores” que transmitían desde Hollywood artistas como Lauren Bacall, Humphrey Bogart, Edward G. Robinson, Gregory Peck o el propio Dalton Trumbo. Aunque la amenaza real para el comité no era lo que estos artistas transmitían a través de la gran pantalla, sino las huelgas y las luchas por los derechos laborales que protagonizaron en la década de los 40.

Para encarnar el papel de Dalton Trumbo, el elegido fue Bryan Cranston, quien saltara a la fama por interpretar al padre de Malcolm (2000) y dejara huella con el personaje de Walter White o su alter ego Heisenberg en la serie Breaking Bad (2008). Enfundado en el bigote, la pipa y la máquina de escribir que tanto caracterizó la personalidad de Trumbo, Cranston logra mimetizarse en el guionista ganador de dos Oscars aunque estos dos premios no le fueron reconocidos hasta años más tarde.

La amenaza real para el comité no era lo que los artistas transmitían en la pantalla, sino las huelgas y luchas por los derechos laborales que protagonizaron en los 40

En las primeras escenas del filme, Roach plasma el fuerte concepto de ciudadanía de Trumbo que tantas enemistades le generó dentro del propio star system de Hollywood. Sirva como pequeña muestra el enfrentamiento con el director Sam Wood —del llamado sector de americanos anticomunistas— acerca de la huelga de los técnicos de cine: “Lo que escribe el guionista, lo monta el técnico. Lo que construyen ellos, lo filmas tú. Tú ganas todo el dinero que puedes, ¿por qué ellos no?”.

Trumbo llega a los cines en un momento en el que las libertades recogidas en la Constitución de los Estados Unidos vuelven a estar amenazadas por la lucha contra el terrorismo. Como sucediera en la época que le tocó vivir a Trumbo, el director ya ha alertado en diversas entrevistas sobre la restricción de  libertades y la persecución contra aquellos como Edward Snowden o Wikileaks que se atreven, setenta años después de la época de la caza de brujas, a defender la constitución norteamericana frente a los abusos cometidos por la NSA en pro de la seguridad de los ciudadanos.

Las similitudes que guarda con los artistas que se vieron señalados en la lista negra de Hollywood son evidentes. Ganadores de premios Oscar como el propio Trumbo por Vacaciones en Roma (1953) y El Bravo (1956) o Ring Lardner Jr. (M.A.S.H., 1970 y La Mujer del año, 1942), permanecieron en prisión entre seis y doce meses por negarse a delatar a otros compañeros “comunistas” ante el Comité de Actividades Antiamericanas.

El Gobierno, metido entre los artistas

Para tan desmesurado fin, la caza de brujas se adentró en el mundo de Hollywood empleando a artistas como Hedda Hopper o John Wayne bajo el nombre de La Alianza para enfrentar al mundo del cine contra sí mismo. Es en esa oscura lucha dentro de la industria cinematográfica donde mete el dedo en la llaga el director Jay Roach. Una película que narra el contexto histórico de Trumbo, pero que se centra en la humanidad del personaje y en cómo tuvo que hacer frente a los juicios de sus compañeros de profesión primero, para ser repudiado y señalado más tarde por sus propios vecinos.

Hopper y Wayne se servían de conferencias del propio comité, de anuncios propagandísticos previos a la proyección de películas y de columnas de periódicos para atacar a sus compañeros de profesión. Hasta a la Metro-Goldwyn-Mayer (MGM) llegaron los tentáculos de la actriz interpretada por Helen Mirren, con quien Trumbo tuvo sus mayores disputas. La famosa actriz de El crepúsculo de los dioses sería una sombra constante en la carrera del escritor, capaz de amenazar al director de la famosa productora revelando su ascendencia judía y sometiéndose a las iras del comité si no anulaba el contrato de Trumbo con la MGM. También quedará para la posteridad la confrontación entre Trumbo y John Wayne acerca del patriotismo de cada uno:

Wayne: Nosotros ganamos la guerra. Estamos en un tiempo nuevo que no está hecho para gente como usted. Rusia ya no es nuestro aliado.
Trumbo: ¡Qué curioso! Ha mencionado que usted ganó la guerra personalmente. Yo fui corresponsal de guerra en Okinawa ¿Dónde prestó servicio usted?
Wayne: ¿Está insinuando algo?
Trumbo: Si va a hablar de la Segunda Guerra Mundial como si la hubiera ganado personalmente, dejemos claro donde cumplió su servicio. En un estudio de cine, disparando balas y usando maquillaje.

Debido a la caza de brujas, Trumbo y el resto de guionistas de la lista negra se vieron obligados a escribir con nombres falsos y pseudónimos a riesgo de quedarse sin empleo. Una vez cumplidos once meses en prisión, la historia de Trumbo es la de un hombre que logró vencer a la caza de brujas y hacerse un hueco privilegiado en la historia del cine. Primero, con la venta del guión de la maravillosa Vacaciones en Roma, interpretada por Gregory Peck y Audrey Hepburn, a su amigo Ian McLellan (quien también acabaría formando parte de la lista negra). Solo en el año 1993, 17 años después de su muerte, a Trumbo le sería reconocida esta estatuilla. Un caso similar tendría lugar cuando el afamado escritor, en nómina de la factoría King Brothers, escribiera varias películas de serie b con diversos pseudónimos.

Con El Bravo, historia basada en una experiencia real de Dalton con su mujer durante una corrida de toros en México, el escritor volvía a romper la censura anticomunista logrando su segunda estatuilla. Es en ese momento cuando la pervivencia de la “lista negra de Hollywood” comienza a ser cuestionada y el nombre que se esconde en los créditos de la película, “Robert Rich”, empieza a ser relacionado con la figura de Trumbo. Con el Comité de Actividades Antiamericanas totalmente desacreditado, dos personas cambiaron para siempre la trayectoria de Dalton Trumbo: Kirk Douglas y Otto Preminger. Ambos, sometidos a las presiones de la maquinaria anticomunista, deciden por primera vez incluir en los créditos de Espartaco (1960) y Éxodo (1960) a Trumbo.

Solo en el año 1993, 17 años después de su muerte, a Trumbo le sería reconocida la estatuilla por Vacaciones en Roma

En Trumbo se atisba la experiencia del director en la comedia. Jay Roach despliega con desenfado la socarronería y mordacidad habitual de Trumbo, y hace valer momentos tan desternillantes como la conversación que el protagonista mantiene con su hija acerca del comunismo: “Si compartes tu sándwich de jamón y queso en el recreo con los compañeros que no tienen comida, entonces eres una pequeña comunista”.

Al contrario que otros directores de biopics movidos por la admiración que les produce la figura que quieren recrear, en Trumbo nos encontramos ante un director valiente que se arriesga a retratar las sombras e inseguridades de la persona: descuidado con su familia, obsesionado con su trabajo hasta el punto de no celebrar el cumpleaños de su hija, injusto con sus amigos, fumador y bebedor empedernido; y aporta así mayor valor y profundidad a un personaje conocido hasta ahora, únicamente, por sus guiones e ideales políticos.

Los momentos con mayor pulso del filme los encontramos en la relación con sus amigos, el conocido actor Edward G. Robinson (Cayo largo, 1948) quién le delató ante el comité; y el personaje de Arlen Hird, que representa al resto de guionistas que fueron a prisión, con quien mantiene las mayores confrontaciones ideológicas acerca de la incompatibilidad de ser rico y comunista. Con Trumbo uno tiene la sensación de revivir la época dorada del cine de Hollywood, y las luchas y juicios que se produjeron dentro del star system a raíz de la desmesurada actividad del Comité de Actividades Antiamericanas.

Durante los años 30 en respuesta a la Gran Depresión y el auge del fascismo, miles de estadounidenses se unieron al Partido Comunista. Cuando Estados Unidos se alió con la Unión Soviética durante la Segunda Guerra Mundial, se afiliaron muchas personas más. Dalton Trumbo, guionista y defensor de...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

5 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Alfonso

    Me parece un artículo interesante, pero no entiendo el motivo por el cual se desvela partes importantes de la película por el simple hecho de rellenar un artículo. Ojo, no es algo exclusivo del autor del artículo, es algo que pasa a todos o casi todos los que hacen un crítica sobre una película, serie, libro, etc. Muchas veces no son spoiler, son simplemente maneras de poder hablar sobre algo y la necesidad de rellenar líneas de un artículo.

    Hace 5 años 2 meses

  2. Susoman

    Sólo un apunte. La protagonista de "El crepúsculo de los dioses" es Gloria Swanson, no Hedda Hooper (aunque ambas habían sido actrices cuya carrera declinó con el cine sonoro)

    Hace 6 años 6 meses

  3. Ramón

    Me encantó la biografía que publicaron hace nada, escrita en los setenta. Estoy deseando ver la peli. Todo un ejemplo el señor Dalton.

    Hace 6 años 6 meses

  4. Androcentritis

    Sí, impactante "Johnny cogió su fusil" e impactante también cómo parece que no avanzamos como seres humanos.

    Hace 6 años 6 meses

  5. Manuel

    Solo por "Johnny cogió su fusil" Trumbo deberia estar en los altares de cualquier buen lector y cinefilo. De lejos la mejor obra antibelica en ambos generos de toda la historia. Posiblemente muy mejorables ambas en cuanto a tecnica, estilo,... pero tras largos años, todavia estoy esperando la pelicula o la novela que me remueva la conciencia la mitad de lo que lo hizo Trumbo con esta obra.

    Hace 6 años 6 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí