1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Perfil

Cristina Cifuentes, 'La Gallardona': regeneración en modo PP

La presidenta madrileña es uno de los mayores activos del Partido Popular. Milita desde los 16 y vende perfil progresista --se define como “la auténtica coletas”--. Pero su gobierno es débil y la Púnica roza a su entorno

Álex Moreno / Julio de la Fuente Madrid , 2/05/2016

<p>Cristina Cifuentes</p>

Cristina Cifuentes

Wikipedia

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

"Creo que quienes desde el PP hablan de 'nuevo PP' o de 'viajes al centro', en realidad lo único que están haciendo es aceptar pasiva e ingenuamente que el centro se ha corrido hacia la izquierda colectivista delante de sus propias narices". La prensa interpretó esta invectiva de Esperanza Aguirre en la presentación de su libro Yo no me callo como un ataque a Mariano Rajoy. El dardo, sin embargo, iba dirigido a una diana más cercana. La primera política que habló del ‘nuevo PP’ fue precisamente la heredera de Aguirre en el partido --o al menos en la gestora que ahora lo dirige--, Cristina Cifuentes.

¿Por qué nuevo PP? ¿Qué significa? Los más identificados con esa tendencia, los diputados más cercanos a la hoy presidenta de la Comunidad de Madrid, hablan de nuevas formas, nuevas actitudes. Un desmarque frente al pasado del PP de Madrid. El objetivo es marcar un punto y aparte y desligarse, aunque sin mencionarlo explícitamente, de la corrupción de la ‘era Aguirre’.

La duda es: ¿puede regenerar un partido alguien que ocupó durante los años en los que se producían esos casos de corrupción la secretaría de asuntos internos del PP de Madrid? ¿Puede presentarse como renovadora y adalid de ese ‘nuevo PP’ una mujer que ha sido ‘funcionaria’ del partido desde los años 80? 

Los orígenes políticos de Cifuentes (Madrid, 1964) son más derechistas que los de la propia Aguirre, que llegó al partido desde el ala liberal. Cifuentes se afilió a Alianza Popular, el partido posfranquista de Fraga, en 1980. Con 16 años. Y tiene mucho más recorrido en el parlamentarismo regional. Tanto como para haber sido parte de la bancada de la oposición popular en la Asamblea cuando ésta ni había llegado a Vallecas. Entró como asesora en los años 80, y en 1991 ya era diputada regional. Tardó veinticuatro años en ser presidenta, con el paréntesis de su polémico paso por la Delegación del Gobierno en Madrid (2012-2015). Cifuentes sobrevivió al trasvase gallardonista a las dependencias municipales y continuó desde 2003, tras el Tamayazo y la llegada de Esperanza Aguirre.

No tuvo, eso sí, hueco en la corte de la Puerta del Sol durante los doce años que duró el aguirrismo --nueve con la propia Esperanza y casi tres con su sucesor, su delfín Ignacio González--. Una de las colaboradoras de Cifuentes, presente también en aquellos años, lo justifica por la animadversión que generaba entre Aguirre y González su actual jefa. “Como no se llevaba bien con ellos no le dieron ningún cargo institucional. Le tenían miedo”, explica. 

Si bien el puesto más relevante que obtuvo tras años como soldado parlamentario fue el de vicepresidenta de la Asamblea, Cifuentes ganó peso y protagonismo por otras vías. Una de ellas, la de funcionaria de la partitocracia española --o forma de repartirse los puestos que se reservan los partidos dentro de los distintos centros de poder--. A los cargos alcanzados con Gallardón --Consejo de Administración en Radio y Televisión de Madrid (RTVM) o Consejo de Cultura, entre otros-- sumó con Aguirre, entre otros, el de consejera en la Asamblea General de Caja Madrid --coincidiendo con, entre otros muchos, Pedro Sánchez--, y, ya con mucho más poder y reconocimiento, el de consejera del Canal de Isabel II en 2012.

"El aguirrismo era todo"

En el partido, su primera responsabilidad grande llegó en 2008, cuando fue nombrada presidenta del Comité de Derechos y Garantías. Sin el sello de pertenencia al clan con el que Aguirre identificaba a sus afines, la actividad de la hoy presidenta de la Comunidad no fue precisamente escasa en aquellos años de los que hoy trata de desvincularse. “El aguirrismo era todo”, defiende una diputada del PP que exige el anonimato. “¿Quién no viene de ahí si no hay otra cosa? Yo no me afilié al PP de Esperanza Aguirre, me afilié al Partido Popular”.

Hay hechos de los que cuesta más desvincularse. José Luis Peñas, el antiguo concejal popular de Majadahonda que denunció las corruptelas de una de las ramificaciones de la trama Gürtel, ha apuntado directamente a Cifuentes como una de las personas que le recomendó dejar pasar el asunto y le sugirió los beneficios de mantenerse apartado pero resguardado dentro del partido --en la “nevera”. La consigna era no armar revuelo con asuntos de este tipo. La propia Cifuentes llegó a reconocer a periodistas que sí que habló con gente que denunciaba prácticas de este tipo, pero que la disciplina del partido obligaba. Cosas del viejo PP. 

No es la única tacha que puede encontrarse en su historial. En 2013, el diario InfoLibre publicó unos papeles atribuidos a Eduardo Tamayo --uno de los dos diputados socialistas cuya espantada impidió en 2003 un gobierno de izquierdas en la región-- en los que se resumían, antes de producirse, los movimientos que acabaron conduciendo a la repetición de elecciones. Entre los nombres manuscritos por Tamayo aparece el de la entonces diputada rasa Cristina Cifuentes, que habría servido de intermediación con los presuntos urdidores de la trama. Irónicamente, Cifuentes ocupó la portavocía adjunta en la comisión que investigó el ‘tamayazo’.

La amiga de los polis

Durante aquellos años en los que ocupaba un puesto en la segunda --si no tercera-- fila política, es reseñable el esfuerzo de Cifuentes por lograr un espacio propio. Se convirtió en una habitual de las emergentes tertulias televisivas del TDT Party y fue de las primeras políticas en explorar las redes sociales, subiendo sus intervenciones parlamentarias a YouTube o interaccionando con periodistas en la por entonces minoritaria red social Twitter.

En 2012 pasó de desconocida para el gran público a estar en todas las salsas. Fue elegida delegada del Gobierno en Madrid tras la victoria de Rajoy en las elecciones. Según los allegados de la premiada, a instancias de la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría, aunque en realidad el cargo era considerado políticamente un cementerio de elefantes. Con Cifuentes dejó de serlo. Aprovechó la espantada con lo puesto de Gallardón al Ministerio de Justicia y nombró jefa de prensa a Marisa González, que lo fue del presidente y alcalde, y con la que ya había coincidido en la Asamblea.

Con ella de la mano, Cifuentes realizó una memorable tourné por televisiones y radios para exhibir su perfil, marcadamente diferenciado del de sus compañeros de partido: se manifiesta agnóstica, republicana, defensora del matrimonio homosexual y favorable a una legislación progresista en lo referido al aborto. Sus esfuerzos por ‘vender’ esa imagen en cada ocasión que se le presentaba acaban convirtiendo su perfil en una bandera política con la que la delegada se rodea, gustándose en el papel de verso suelto y progresista del PP que hasta entonces, curiosidades de la vida, ocupaba el anterior compañero de viaje de Marisa González, Alberto Ruiz-Gallardón.

Desde el PP --el ‘nuevo PP’-- sostienen que si bien lo de Gallardón fue impostura, lo de Cifuentes, que ya había defendido retirar el cristianismo de los estatutos del partido y había rechazado la hostilidad popular al matrimonio homosexual, no lo era. “Marisa creó al personaje de Gallardón; el de Cifuentes ya estaba creado, sólo lo puso en conocimiento de la gente. Gallardón no fue el moderno que nos vendieron, sino todo lo contrario. Fue irse Marisa y acabar como acabó. Cristina era ya así antes”, mantienen esas fuentes que exigen el anonimato.

Thelma y Louise

El dúo, que acabaría siendo bautizado como Thelma & Louise, reconfiguró el papel  de la delegación del Gobierno: dotó al puesto de una agenda propia, buscando cualquier ocasión para ponerse bajo los focos de las televisiones. Su afán por conocer y controlar la difusión de información no tardó en causarle roces con el jefe superior de la Policía de Madrid, Alfonso Fernández, poco acostumbrado a reportar a la delegación las actuaciones policiales.

Sin embargo, aunque el afán de Cifuentes por mediatizar cada operación o investigación --como por ejemplo la larga búsqueda del pederasta de Ciudad Lineal-- pudiera levantar suspicacias, la defensa a ultranza de la Policía por parte de la delegada en casos como el de Madrid Arena, y muy especialmente en la dura represión de las manifestaciones, le acabó granjeando respeto entre los agentes. Y a la delegada le gustaba presumir por ello, ya fuera al comentar las múltiples visitas de policías al Hospital de la Paz tras su accidente de moto o por la satisfacción que le producía ser reconocida como “la jefa de los policías”.

La mordaza antes de la Ley Mordaza

Mientras los medios presentaban la cara más amable de nuestra protagonista, la calle y los movimientos sociales no tardaron en reconocerla como la nueva sheriff del PP. Cifuentes dio rienda suelta a unos mandos policiales que habían sido contenidos en cierta medida hasta la llegada del Partido Popular. Las cargas, estratégicamente seleccionadas durante el gobierno socialista en los primeros meses del 15M, se convirtieron en un ritual más del estallido de protestas iniciadas tras el mayor recorte conocido del Estado del Bienestar. Las imágenes de las actuaciones policiales, desproporcionadas en la mayoría de los casos, las pelotas de goma, las agresiones a periodistas que cubrían las protestas o la ausencia de identificación (y por tanto la impunidad) de los agentes tenían difícil respuesta en el embellecido relato que la delegada intentaba construirse como cara amable del PP.

Pero Cifuentes no tuvo ningún problema en justificar y amparar actuaciones tan discutibles como la entrada en la estación de Atocha por parte de los antidisturbios en el Rodea el Congreso de 2013 o el veto a personas que portaran cualquier enseña republicana el día de la proclamación de Felipe VI. La respuesta de la delegada era que nunca en la historia habían tenido lugar tantas manifestaciones. Eso, y presumir de los cascotes lanzados contra los antidisturbios en los enfrentamientos tras las Marchas de la Dignidad, el 22 de marzo de 2014, que Cifuentes colocó en su despacho. Aquella noche un joven perdió un testículo como consecuencia de un pelotazo de goma lanzado por la Policía. Otro, el 90% de la visión de su ojo derecho.

La plataforma Legal Sol, que garantiza desde el inicio del 15M la defensa judicial a los manifestantes de las convocatorias indignadas, acusó a Cifuentes y a la Policía de haber utilizado durante aquellos años la detención “como castigo” --muchas de ellas por faltas, lo que está “prohibido expresamente por la legislación”, señalan-- y la sanción a manifestantes “a discreción, de manera arbitraria”. Entre 2011 y 2015 este grupo de abogados cuantificó en más de 1.179 las personas sancionadas por la Delegación de Gobierno, la mayoría tras identificaciones por concentraciones no autorizadas. De las 491 de las que se hizo cargo, 210 fueron anuladas, 47 de ellas mediante sentencia y 8 por vulneración de derechos fundamentales.

Una incomodidad bien llevada

Sin embargo, Cifuentes no acabó como Felip Puig, conseller de Mas, cuyas mentiras sobre las tropelías de sus mossos d’esquadra en el caso de Ester Quintana le costaron el puesto. Hoy Cristina Cifuentes es uno de los mayores activos del Partido Popular. Gracias a un acuerdo, Ciudadanos concedió al PP la Real Casa de Correos de Sol, una de las pocas plazas importantes que la derecha salvó en los comicios municipales y autonómicos de mayo de 2015. Incluso durante estos meses posteriores a las generales, cuando la cabeza de Rajoy se exigía como condición de un acuerdo para conformar gobierno que incluyera a los populares, su nombre fue sutilmente introducido en la lista de susceptibles a protagonizar la llamada Operación Menina.

En la Asamblea no escasean los diputados de la oposición que ven claras sus intenciones de marcharse, aun reconociendo la dificultad de la empresa. “Ellos mismos admiten que la operación Menina no está articulada porque no pueden echar al culpable (Rajoy)… Pero los que han puesto a Cristina debajo de los focos son ellos mismos”, comenta un diputado de la oposición. “Cifuentes no está por salirse de donde está”, replican personas cercanas a la presidenta. “Una cosa es hacerse ver o dejarse querer”, agregan estas fuentes, que sitúan a la presidenta en la misma actitud que en los meses previos a la designación de candidatos para los comicios municipales y autonómicos.

En aquellos meses la entonces delegada del Gobierno se confesaba casi disgustada por las quinielas que circulaban. “Aparecer en las encuestas me incomoda profundamente, no estoy en la carrera para suceder a nadie”, repetía. Todo aquel que rondara el Palacio de Borghetto, sede de la delegación, sabía que Thelma & Louise no sólo se dejaban ver, sino que cocinaban su inclusión en el tándem electoral por Madrid. La existencia de esta estrategia queda reflejada incluso en el sumario de la trama Púnica, en una conversación grabada en octubre de ese año a Alejandro de Pedro, uno de los imputados en la causa.

Según la conversación, Cifuentes se postulaba como candidata a la alcaldía. Más tarde apareció Esperanza Aguirre con la misma idea y, finalmente, en el momento en que Rajoy debía decidir sobre sus candidatos, dos portadas de El Mundo sobre el ático de Ignacio González descabalgaron al entonces presidente de la Comunidad, dejando un hueco libre. Hoy Cifuentes es presidenta en la Puerta del Sol y presidenta de la gestora que rige el PP de Madrid tras la acumulación de pruebas derivadas de la Operación Púnica, que apuntan a la financiación ilegal del partido --registro en Génova 13 y dimisión de Aguirre incluida--.

El pasado amenaza al ‘nuevo PP’

Paradójicamente, esta ascensión y el sugerente horizonte que se le presenta contrasta con la frágil situación en la que se encuentra la presidenta de la Comunidad, tanto en la Asamblea como en su propio partido. “La moción está en el viento, como la canción de Bob Dylan”, comentaba hace unas semanas un destacado diputado de Podemos. Tras la filtración de contactos entre la oposición, Ciudadanos incluido, en el PP saben que si Cifuentes da el salto a la política nacional, el Gobierno de Sol está vendido. El propio Ignacio Aguado, portavoz de C’s, ha remarcado públicamente que el acuerdo que permite a los populares gobernar en Madrid se hizo con Cristina Cifuentes, no con otro candidato.

Que el salto no se produzca tampoco asegura la presidencia. En la oposición saben que es cuestión de tiempo que las investigaciones de la Guardia Civil en el marco de la Operación Púnica acaben salpicando a este ‘nuevo PP’. Las filtraciones sobre la confesión de David Marjaliza, socio de Granados y presuntamente uno de los cerebros de la trama, apuntan directamente al ‘número tres’ del Gobierno, Jaime González Taboada. No es el único. En la bancada popular se sientan alcaldes y exalcaldes de municipios con contratos investigados en esta misma operación. Hace tan sólo unos días el juez inició los pasos para imputar a uno de ellos, el exregidor de Móstoles Daniel Ortiz.

La corrupción no es lo único que agita las aguas en las filas del PP madrileño, que vive una desbandada: en menos de un año ya ha corrido quince puestos la lista de diputados por ausencias que se interpretan como una mezcla de ‘limpia’ de aguirristas y espantadas. “La mayoría de los que se han ido los había dejado Aguirre como un favor. Los escaños se han estado utilizando como premio”, aseguran fuentes populares.

El enfrentamiento con la propia Aguirre también es notorio. A la rabia que pueda darle a la condesa que alguien pretenda alejarse del pasado que ella protagonizara, como si de una vergüenza se tratara, la expresidenta suma sin rubor sus pullas contra las nuevas formas de su heredera. Detesta que tras años marcando la agenda en la Comunidad de Madrid, el PP de Madrid se haya vaciado de contenido ideológico, después de haber sido la punta de lanza del neoliberalismo en España, y se pliegue a lo que otros grupos proponen.

Agenda vacía

La aparente falta de agenda propia no es sólo una circunstancia derivada de la minoría popular en Vallecas. Los otros grupos acusan abiertamente a Cifuentes de intentar dar golpes de efecto con proyectos que la oposición ha planteado y registrado en la Asamblea previamente. Ahora Madrid denunció al poco tiempo de llegar al Ayuntamiento la similitud entre las propuestas y declaraciones de Carmena y las que hacía días después la propia Cifuentes.

Todo el mundo interpreta la falta de definición política como parte de una estrategia personal. “Está pensando en saltar. Todo lo hace pensando en eso. No es un tema político, sino de un gobierno que quiere vender bien lo que hace”, asegura un diputado de la oposición. Estar en el alambre obliga a no moverse mucho, no posicionarse. No causar rechazo. Cumplir con pulcritud y ‘estética’, y esperar los réditos políticos que puedan aguardar a la vuelta de la esquina.

Sería paradójico que de todos los políticos populares de Madrid que aspiraron a dar el salto a la dirección nacional triunfara alguien que ha hecho todos los esfuerzos por aparentar no quererlo. Alguien que denunció que la política no podía ser marketing y que meses después regalaba coleteros en sus actos de campaña, proclamándose “la auténtica coletas”. Titulares más que ideas. Sería el triunfo también de los que piensan que los viejos partidos tienen capacidad de regenerarse por sí solos, y que esta regeneración puede llevarla cabo alguien del pasado. Es decir, puro Gatopardo: ¿para qué cambiar de verdad, si con unos retoques cosméticos basta para lograr el borrón y cuenta nueva? 

"Creo que quienes desde el PP hablan de 'nuevo PP' o de 'viajes al centro', en realidad lo único que están haciendo es aceptar pasiva e ingenuamente que el centro se ha corrido hacia la izquierda colectivista delante de sus propias narices". La prensa interpretó esta invectiva de Esperanza Aguirre en la...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Autor >

Autor >

Julio de la Fuente

Periodista, criminólogo y experto en márketing político. Trabaja en Europa Press y colabora en distintos medios de comunicación. Tras más de una década cubriendo Madrid, ha vivido varias campañas electorales y movimientos como el 15-M.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. jose manuel

    Joder como desapàrecen todos los posibles competidores de Rajoy, un poco mas y va a parecer la Gurtel

    Hace 3 años 8 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí