1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

La 'beautiful people' 2.0: Aznar Jr. y otros cachorros del régimen

El saqueo de las cajas y su rescate llevó a los hijos de la derecha a reinventarse trabajando con los fondos extranjeros para que todo siguiera igual

Rubén Juste de Ancos Madrid , 30/04/2016

<p>José María Aznar. </p>

José María Aznar. 

Luis Grañena

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Las palabras del patriarca permearon en el primogénito. Era 2008, la crisis daba sus primeros pasos, Aznar padre estaba formalmente fuera de los cauces de poder y el proyecto capitalista marca de la casa ofrecía visos de ser impugnado por Europa. No es difícil imaginar a Aznar tirando del guión de Lampedusa, reuniendo al clan, y conminando con tono serio, cual príncipe de Salinas: “Si allí no estamos también nosotros, ésos te endilgan la república. Si queremos que todo siga como está, es preciso que todo cambie. ¿Me explico?”.

Los movimientos de la familia, tan rápidos como precisos, parecen atestiguar ese mandato: primero Ana Botella accedió --vía desahucio de Gallardón-- a la alcaldía del ayuntamiento de Madrid en 2011, posteriormente su hijo José María, como consejero de Real Haya Estate, pasaba a salvaguardar los legajos de la beautiful people del PP, beneficiados en sucesivas adjudicaciones de la Sareb con la gestión de los activos inmobiliarios y préstamos de Bankia por valor de 48.800 millones. Hoy, el proyecto del clan Aznar sigue en vigor. La familia sigue siendo intermediaria de referencia entre el poder económico y político.

Con la crisis, su posición tuvo que transmutar, corriendo del regazo del Estado y las cajas de ahorro a los brazos de los fondos inversión extranjeros. No era ni es una excepción, sino una transición en las estrategias de poder de los viejos clanes de la alta política.

Después de todo, el clan Aznar lleva al menos 80 años saliendo airoso a los vaivenes del poder en España, apuntalando su apellido desde diversos y oportunos frentes: Aznar Acedo, el abuelo, defendió al dictador Franco desde las más elevadas posiciones en medios de comunicación oficiales (Avance, Cadena Ser, Radio Nacional de España) durante y después de la guerra. Aznar hijo, funcionario de carrera, Inspector de Hacienda, se hizo su propio hueco desde el díscolo Frente de Estudiantes Sindicalistas, vástago rebelde del Movimiento Nacional. Así, en una carta al director publicada en la revista SP en 1969, el joven Aznar recordaba que él tenía un camino propio: “¿No cree, usted, que teniendo un apellido de gran fuerza política como el que tengo; teniendo familiares como tengo en los más altos cargos políticos de la Nación, prácticamente; teniendo un historial falangista en mi familia como el que poseo: no cree, usted, repito, que para mí hubiese sido más fácil el irme al Movimiento y estar de convidado, que el estar listo para militar al lado de los ‘falangistas independientes’?”.  

Los aires tatcherianos  hicieron el resto, y en 1989 la nueva bandera del liberalismo arropaba sin pudor a los Aznar, elevándolos primero como líderes de la derecha española, y después, vía elecciones, a la máxima posición en el Gobierno. Su lema, la “transparencia”, era entonces el precepto moral de los Aznar: "Porque sólo las conductas transparentes salvan a una sociedad de la inestabilidad” le aconsejaba a Felipe González en 1989.

Mucho ha sucedido desde 1989: ocho años de reinado, y ya alejado de los focos de la política, los nuevos tiempos obligaron a nuevas estrategias para el clan. Conscientes de su papel, los hijos varones, José María y Alonso, lejos de seguir el legado de juristas y periodistas y políticos, pasaron a estudiar Administración y Dirección de Empresas, ambos en CUNEF, institución creada por la patronal bancaria en 1973, adscrita a la Universidad Complutense, y de gran reputación en el sector financiero. Hoy, el primero es consejero en diferentes sociedades de gestión de activos inmobiliarios (Gesnova Gestión y Haya Real Estate), mientras el segundo fichó por el Santander y trabaja en sus oficinas centrales.

Nuevos tiempos, nuevos vientos dominados por las finanzas a los que se adoptó el Clan, pero que apenas distinguíamos el resto de los españoles antes de la crisis, arropados aún por las cálidas y seguras ropas de la socialdemocracia y el Estado de bienestar.

Con 22 años, en el 2000, Aznar Jr pasó ocho años entre Nueva York y Londres, como analista en el fondo de inversión SLS MANAGEMENT LLC, que maneja unos activos de 140 millones de dólares. Recaló en el fondo de Stephen Swid, inversor y mecenas cultural, patrono del Guggenheim y director de la Sociedad de Arte de Nueva York.

Quizá fue su antiguo jefe quien influyó en su interés por la pintura, una motivación que le llevó en 2009 a intentar vender a Caja Madrid una colección del pintor Gerardo Rueda --el favorito de su padre-- por 54 millones, cuando la caja la había tasado en tres millones. José María Aznar Botella defendió la operación con uñas y dientes, dando muestra de sus agallas al atacar al que fuera el apadrinado de Aznar Sr., Miguel Blesa, presidente de Caja Madrid, por su negativa a comprar la colección: “Con los pelos que se ha dejado por ti, es impresentable lo que has hecho”.  

Tan capaz era de defender el imperio familiar y su honor, que ante la filtración de los mensajes y un artículo escrito por Irene Lozano (que tildaba el mensaje como “pinitos en las artes mafiosas del chantaje y la extorsión”), la demandó exigiendo 50.000 euros por difamación, 3.000 por palabra.

No debió entender Lozano que aquello no eran pinitos, sino el rol del nuevo heredero, hoy uno de los consultores más preciados en España, y miembro destacado de la nueva clase emergente del régimen; como Aguire Jr, como Pujol Jr.

Cerberus y los fondos, la salvación de los hijos del régimen

A su regreso a España, Aznar mostró un olfato privilegiado al aprovechar las ventajas de un deprimido sector inmobiliario, para lo cual fue de inmensa utilidad su experiencia en fondos de inversión norteamericanos. En 2011, tras la victoria del PP en Madrid, y encumbrada su madre como alcaldesa en diferido, Aznar Jr. se asocia con el fondo estadounidense Cerberus: a través de su empresa Poniente Capital S.L, fundada ese mismo año con un capital de 3.000 euros, la cual ofrece servicios de asesoramiento al fondo; y como consejero en Promontoria Plataforma, posteriormente Haya Real Estate, propiedad de Cerberus.

El fondo Cerberus gestiona 20.000 millones de dólares y está liderado por pesos pesados del partido republicano y del clan Bush, viejos amigos de los tiempos de las Azores: John Snow (secretario del Tesoro entre 2003 y 2006 y Dan Qayle vicepresidente con Bush padre). Dicho fondo se hizo en 2007 con la otrora todopoderosa Chrysler, y en 2010 con la empresa de armamento DynCorp international, una de las mayores contratistas en la guerra de Afganistán. Sus extremidades les llevan a múltiples sectores, como el farmacéutico, transporte, aviación. Su nombre alude a Cerbero, perro de múltiples cabezas que guardaba la puerta del inframundo griego (Hades).

Quizá este carácter le lleva a tener diferentes intermediarios en España. No sólo Aznar Botella, pues la entrada de Cerberus en España se hizo a través de otro de los hijos del régimen: Oleguer Pujol Ferrusola, el hijo menor de Jordi Pujol. Éste les introdujo en aquel sector que entonces pujaba en alza: la venta de edificios corporativos, en especial oficinas bancarias, y su arrendamiento posterior a los antiguos propietarios: el sale and lease back.

A través de su empresa Drago Capital, Pujol Jr introdujo al fondo en 2010 en España. Oleguer facilitó la compra de 1.200 oficinas del Santander por 2.000 millones, operación hoy investigada por el juez Pedraz. También facilitó la compra de la emblemática sede de Prisa, en Gran Vía 32. O las 100 oficinas de Caja Madrid. Eran las primeras compras del fondo en España, pero su gran negocio estaba por surgir con Aznar Botella.

No eran los únicos. En otro grupo de fondos de inversión se movía simultáneamente otro de los hijos del régimen, el hijo de Esperanza Aguirre. De la quinta de Aznar Jr, con 39 años, Fernando Ramírez de Haro Aguirre es director de área de Investment Management de la consultora Aguirre-Newman del primo de Aguirre madre, Claudio Aguirre. El vástago de Aguirre también es presidente de Property Invest Spain, propiedad de Zaphir Asset Management, fondo radicado en Luxemburgo y propiedad del grupo Aguirre. Los Aguirre están estrechamente ligados con Goldman Sachs: Claudio Aguirre es consejero internacional de la firma, y fue director del banco en España y Portugal entre 1987 y 1994. Su consultora Aguirre-Newman ha asesorado en múltiples compras a Goldman Sachs, la cual además fue adjudicataria de 2.935 viviendas del IVIMA por un importe de 200 millones de euros. Esta operación ha sido puesta en cuestión por el Tribunal de Cuentas (su venta por debajo del precio del mercado ha supuesto una pérdida de 98 millones) y por el juzgado 48 de Madrid, que también investiga la relación del mayor de los Aznar con ELQ Holding Llc, fondo radicado en Delaware y dueño de 338 de las viviendas adjudicadas a Goldman Sachs.

La oposición en la Asamblea de Madrid ha denunciado que tanto en la venta y adjudicación de viviendas del IVIMA como de la EMV del ayuntamiento aparecen dos sociedades filiales de Goldman Sachs, Blackstone y Cerberus, en lo que parece es un reparto del mercado, y en el que aparece recurrentemente la figura de Aznar Botella.

El rescate europeo: el gran negocio

Y es que el nombre Caja Madrid no tiene el mismo sentido para Pujol, Aguirre y Aznar que para el resto de españoles: para ellos es un negocio que sigue dando beneficios. También hay un cambio del sentido que tenía para los patriarcas y matriarcas respecto a sus hijos. Los primeros gestionaban el negocio inmobiliario y manejaban un conjunto de empresas desde las cajas; los segundos las gestionan desde fondos de inversión.

Esta transición no fue tarea fácil después de que los patriarcas fueran apartados del poder tras el rescate de la mayoría de las cajas. En 2012, con Bankia intervenida y Rato apartado, todo parecía perdido para los viejos patrones de Bankia, los Aguirre y Aznar. En especial para el clan Aznar, que quedaba especialmente tocado, al ser Bankia secuestrada por el FROB y el Ministerio de Economía, al servicio del outsider De Guindos, y ser supervisado su devenir y venta por el Banco Central Europeo.  

Pero la intervención de las cajas también tenía su parte buena: el memorándum de entendimiento obligaba a las cajas a crear un banco malo y desprenderse de sus activos para sanear las cuentas: el Sareb, en el cual se tenían que depositar los activos tóxicos de las cajas de ahorro intervenidas, tanto viviendas como préstamos. En el Sareb el clan tenía contactos y más autonomía. La presidenta de Sareb era (hasta enero de 2015) Belén Romana, directora de Tesoro y Política Financiera con Aznar, y en su consejo se encontraba Martín Villa, diputado del PP hasta 1997 y ministro franquista. Entre medias, los hijos del régimen se convirtieron en actores intermediarios para juntar oferta y demanda, ya que conocían ambos sectores, a los fondos de inversión con capital para invertir por un lado, y a las cajas de ahorro y las administraciones públicas por otro.

500 empleados de Bankia, 74 millones de beneficio

El acercamiento de Aznar a Cerberus fue un golpe de suerte para el fondo estadounidense. Pasó de poseer un número reducido de oficinas y edificios a hacerse con el mayor lote del Sareb: la gestión durante diez años de los préstamos y viviendas de Caja Madrid, en dos concursos sucesivos, uno en 2013 y otro en 2014. Para llevar a cabo la venta de activos, Bankia les transfirió la infraestructura de su negocio inmobiliario (500 personas), llegando los sindicatos a un acuerdo con Cerberus para mantener los puestos de trabajo por dos años más si se cumplían los objetivos de venta. El negocio de gestión reportó a Haya Real Estate (Cerberus) unos ingresos de 146 millones en 2014 y unos beneficios de 74 millones. Según informaciones de Vozpopuli, en el año 2013, año en que se produjo el primer contrato entre Cerberus y Bankia, la empresa Poniente Capital de Aznar Jr. tuvo unos ingresos de 1,8 millones de euros. El año anterior había facturado 758.520 euros.

Posteriormente, en junio de 2014, Cerberus se hará con la inmobiliaria Cementa2 de CajaMar por 200 millones. En los dos últimos años, la operación más ambiciosa del dúo Cerberus-Aznar era la operación llamada Big-Bang: hacerse con la propiedad del conjunto de los activos inmobiliarios que aún tiene Bankia. La primera oferta, por valor de 2.000 millones, fue desestimada por Bankia, por ser insuficiente, ya que estimaban poder recaudar unos 4.000 millones. Por el momento no han vuelto realizar ninguna nueva oferta, aludiendo al contexto de incertidumbre política y económica. Quizá sigan los pasos en la venta de los activos tóxicos que La Caixa vendió en diciembre: una vez formado el gobierno catalán, y resueltas las elecciones generales, TPG y Goldman Sachs se hacían con su propiedad.

Y es que Aznar Jr. no se fía del clima político. Según trascendió en enero, ha desaconsejado a fondos de inversión extranjeros a los que asesora, el invertir en el país, debido a los resultados del 20D. Estos resultados, poco esperados, quizá hicieron reflexionar al matrimonio Aznar-Cerberus sobre las compras hechas y el riesgo que podían tener en el futuro: ha conseguido amasar la segunda mayor cartera de activos de peso en el sector inmobiliario (después del BBVA), ha comprado el parque eólico de Renovalia, además de tener inversiones en el transporte marítimo (Trasmediterránea), la alimentación animal (Nutreco), e intentar en sucesivas ocasiones hacerse con clubes de futbol (Valencia y Español).

De la misma opinión es Aznar padre. En enero, en una entrevista concedida al Diario las Américas, advertía: “Yo estoy manteniendo silencio sobre la situación política española, pero simplemente quiero decir que España, desde el comienzo de la transición democrática en el año 1976, con la transformación que se produjo desde el punto de vista político, económico y social, logró un cambio de tal envergadura y tan positivo, que los españoles debemos fijarnos muy bien y actuar con mucha inteligencia para que no se pierda”.

El nuevo escenario electoral del 26J pone de nuevo en guardia al clan, con sus fichas colocadas y sus nuevos aliados avisados.

 

Las palabras del patriarca permearon en el primogénito. Era 2008, la crisis daba sus primeros pasos, Aznar padre estaba formalmente fuera de los cauces de poder y el proyecto capitalista marca de la casa ofrecía visos de ser impugnado por Europa. No es difícil imaginar a...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Rubén Juste de Ancos

Doctor en Sociología. Asesor de Unidos podemos en el Congreso. Amante del periodismo de Marx e Ida Tarbell. Esta decía que "no hay medicina más efectiva para llegar a los sentimientos de un público fervoroso que las cifras".

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

6 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. PERE

    PRIMERO LOS FRANQUISTAS, DESPUES SUS HIJOS , AHORA SUS NIETOS Y DESPUES SUS BISNIETOS, ES COMO UNA MORNARQUIA EN CUBIERTA ESTO NO CAMBIA PARA NADA, ESTE PAIS ES EL MAS RICO DEL MUNDO EL QUE MAS VECES HA HECHO SUSPENSION DE PAGOS Y SIEMPRE TIRA PARA ADELANTE COMO PUEDE, PAGANDO SIEMPRE LOS MISMOS, EL PUEBLO. ES PORQUE LOS GOBERNANTES PATRIOTAS DE BOQUILLA QUE HA TENIDO SIEMPRE SE HAN APROVECHADO DE EL. A JODERSE TOCA CHICOS A SEGUIR COMO SIEMPRE, MIENTRAS SE LES DE UNA SUBVENCION A LA GENTE PARA PODER COMER ESTO SEGUIRA ASI, EN EL MOMENTO QUE EL PUEBLO PASE HAMBRE, CAMBIARA PARA VOLVER A LO MISMO DENTRO DE UN TIEMPO.

    Hace 4 años 4 meses

  2. Jcri

    Excelente artículo, solo CTXT habla de estos temas. ¿Cuantas "sagas" de ladrones España puede soportar?

    Hace 5 años 7 meses

  3. DIEGO

    Parece que, pase lo que pase, hay gente que siempre sale beneficiada. A mi me gustaría creer que existe la ley Kármica, pero... parece que, en algunos casos, le cuesta actuar. Sí creo que la filosofía budista dice grandes verdades y, de hecho, algunas de sus enseñanzas creo que me han convertido en una persona bastante más inteligente emocionalmente y, por lo tanto, más feliz. Por otro lado me considero una persona bastante racional, no me creo las cosas por el simple hecho de que alguien a quien considero de fiar me diga que son de tal o cual manera; antes de dar por cierta una cuestión (si ello está dentro de nuestras capacidades intelectuales) debemos experimentarlo o comprenderlo. Por tanto, yo no creo en la ley kármica, no creo que toda acción incorrecta tenga su contrapartida; si creo que, por sentido común y por lógica, si alguien va por la vida fastidiando a los demás o fastidiando a su salud, esas personas a las que haya perjudicado, u otras que hayan sido testigo de ello, o su propio cuerpo, acabarán castigando a esa persona. Pero, igual que hay gente que, por azar, recibe durante su vida mayor castigo del que, según sus acciones, le correspondería; también las habrá que, habiendo cometido muchas acciones incorrectas, no reciban los castigos que se merecerían. Este es uno de aquellos casos en los que ya va siendo hora de que esta gente reciba lo que le corresponde por sus malas acciones. Pero..., ¿no será que, también en el plano inmaterial/espiritual, esta gente tiene contactos? Hace poco me enteré de que Rodrigo Rato llevaba practicando yoga y, por tanto, meditación, más de 30 años; y que había sido alumno del venerado Ramiro Calle... Quizás sea una de las teorías más absurdas que se hayan escrito últimamente, lo que ya de por sí tendría cierto mérito teniendo en cuenta la competencia, pero... ¿podría ser que la casta se haya adelantado a Pablo Iglesias y fuera ella la que haya asaltado el cielo? ¿es posible que hayan sido capaces de corromper al propio Buda y que este se haya pasado a su bando? Yo es la explicación más coherente que soy capaz de plantear para explicar que a esta gente le salga todo tan redondo. ¿Qué os parece?

    Hace 5 años 7 meses

  4. Gus

    Magnífica serie de artículos sobre lo que pasa en la trastienda del poder. ¡Enhorabuena!

    Hace 5 años 7 meses

  5. xes

    Y hay quien denigra el término casta. Que ni pintado les viene.

    Hace 5 años 7 meses

  6. Nui

    gran articulo, muy documentado y explicado de forma llana y concisa. Enhorabuena

    Hace 5 años 7 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí