1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

La revolución ‘sanderista’

Aunque la derrota frente a Clinton en Nueva York deja prácticamente hundidas sus esperanzas de ser candidato a la Casa Blanca, Bernie Sanders ha demostrado que hay un movimiento social de base que desborda los límites del Partido Demócrata

Alex Roche Nueva York , 21/04/2016

<p>Sanders se dirige a sus seguidores tras ganar en New Hampshire.</p>

Sanders se dirige a sus seguidores tras ganar en New Hampshire.

A.G.B.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Esta es la historia de la “revolución política” defendida por Bernie Sanders en Estados Unidos, que pudo ser y probablemente no será, al menos por ahora, pues los resultados de las primarias del Estado de Nueva York dejan prácticamente hundidas las esperanzas de los sanderistas de que su líder sea el candidato presidencial del Partido Demócrata el próximo noviembre. Sanders necesitaba un buen resultado, que confirmara el resurgimiento que había experimentado en las últimas semanas y solidificara sus opciones de remontada. Sin embargo, ha sido su rival Hillary Clinton la que se ha hecho con la victoria en Nueva York, con un incontestable 58% de los votos.

Casi desde el principio, la carrera por la nominación demócrata ha tenido a Clinton en cabeza y a Sanders como perseguidor en número de votos (y consecuentemente de delegados para la convención que en julio votará al vencedor final). No obstante, ha sido una especie de montaña rusa en lo que se refiere al momentum, un concepto muy manido en la jerga política estadounidense y que significa impulso o empuje. El momentum otorga una especie de suplemento emocional a la candidatura que en cada momento se percibe que está en racha.

La cosa empezó igualada, con cada contendiente apuntándose uno de los dos Estados con los que tradicionalmente se inicia en febrero el festival de primarias: Iowa y New Hampshire. Después, Clinton entró en racha con sus victorias en Nevada y Carolina del Sur y sus buenos resultados en los once Estados que votaron en el supermartes del 1 de marzo. Esta racha fue interrumpida por Sanders en Michigan, destrozando las encuestas y alzándose con “una de las victorias inesperadas más grandes de la historia política moderna”. La sorpresa de Michigan se volvió espejismo una semana después, pues Clinton venció en los cinco Estados importantes del segundo supermartes, recuperando el viento a favor. Sin embargo, Sanders ganó en siete de los ocho Estados que votaron desde entonces, haciéndose de nuevo con el preciado momentum.

En estas circunstancias se llegaba a las primarias de Nueva York, el momento de la verdad de la carrera por su ubicación en el calendario, su peso electoral (es el segundo Estado del país que más delegados otorga) y el valor simbólico derivado del hecho de que ambos candidatos consideren Nueva York como territorio doméstico: Bernie Sanders nació en Brooklyn, donde vivió hasta los 18 años; y Hillary Clinton, que tiene una casa en las afueras de la Gran Manzana, fue senadora por este Estado durante ocho años.

Una victoria de Sanders en Nueva York hubiera certificado su momentum y sus posibilidades de remontada, que sin embargo han sido prácticamente extinguidas por la gran victoria de Clinton, que ha superado a su rival por 16 puntos, más de lo que pronosticaban la mayoría de las encuestas. Y es que más allá de las rachas, y probablemente con más importancia, están las matemáticas: antes de que votaran los neoyorquinos, Sanders necesitaba hacerse con un 57% de los votos de las primarias que restan por celebrarse para alcanzar a Clinton en número de delegados; tras su derrota en Nueva York, esta cifra para Sanders asciende a un 58 o 59%.

A Bernie Sanders le ha perjudicado mucho que el sistema de primarias de Nueva York sea cerrado

A Bernie Sanders le ha perjudicado mucho que el sistema de primarias de Nueva York sea cerrado, lo que quiere decir que solo pueden participar aquellos electores que estén registrados como demócratas (o republicanos, en el caso de las primarias republicanas). Los registrados como independientes (alrededor de tres millones de personas, o un 30% del electorado del Estado) no pudieron votar. Los votantes independientes, más proclives seguramente a plantar cara al establishment, han favorecido en grandes márgenes a Sanders en aquellos Estados en los que las primarias han sido abiertas. El caso de Nueva York es además especialmente restrictivo: para poder votar el 19 de abril había que estar inscrito antes del 25 de marzo y la fecha límite para cambiar de independiente a demócrata o republicano era el 9 de octubre del año pasado.

Por otro lado, Bernie Sanders no ha conseguido en Nueva York corregir uno de sus principales hándicaps a lo largo de toda la campaña: sus malos resultados entre las minorías. Según encuestas a pie de urna en este Estado, Hillary Clinton ha ganado entre los afroamericanos (75% – 25%) y entre los latinos (63% – 37%).

En definitiva, para hacerse con la nominación demócrata, Bernie Sanders, que hasta ahora ha sumado alrededor de un 45% de los sufragios depositados, debería darle la vuelta a la tortilla y obtener cerca de un 60% en los Estados que quedan por votar, la mayoría de los cuales se rigen por sistemas de primarias cerrados y tienen porcentajes significativos de minorías. Este es un desafío prácticamente imposible de conseguir.

Ahora bien, el hecho de que Bernie Sanders probablemente no vaya a ser el nominado demócrata para competir por la presidencia de EE.UU. no quiere decir que su candidatura sea necesariamente un fracaso. Si uno observa la evolución de la campaña y analiza el contexto político del país, se trata más bien de todo lo contrario. Especialmente si se entiende a los seguidores de Sanders como un movimiento social de base que trasciende el sistema bipartidista tradicional estadounidense. ¿Qué ha significado el “sanderismo” durante el último año aproximadamente? ¿Cuál será su futuro después de la probable nominación de Hillary Clinton como candidata demócrata a la Casa Blanca?

Feel the Bern

Para entender bien la pasión que sienten los seguidores de Bernie Sanders conviene remontarse a principios de los ochenta: ¿recuerdan los vídeos de aeróbic de Jane Fonda luciendo leggins y un peinado muy de la época? Fonda popularizó una frase para animar a su audiencia: “Feel the burn”, algo así como “siente la quemazón” producida por el ejercicio muscular. Pues bien, algunas décadas después, algunos ingeniosos sanderistas adaptaron la frase, cambiando burn (quemazón) por Bern (el diminutivo de Bernie, a su vez el diminutivo con el que todo el mundo conoce a Bernard Sanders) y obteniendo el juego de palabras “feel the Bern” (siente el Bern).

Cuando Sanders anunció su candidatura, el 30 de abril del año pasado, las encuestas le otorgaban solo un 5,6% de apoyo

A medida que Bernie Sanders ha ido haciendo campaña, cada vez más y más gente ha ido sintiendo el Bern. Pero no hay que perder de vista que cuando Sanders anunció su candidatura, el 30 de abril del año pasado, las encuestas le otorgaban solo un 5,6% de apoyo, frente a un apabullante 62,2% de Hillary Clinton. De hecho, la persona a la que las bases más progresistas del partido habían señalado en un principio para plantar cara al establishment representado por Clinton era la senadora por Massachusetts Elizabeth Warren (conocida por su lucha incansable contra los abusos de los grandes bancos de Wall Street), no Sanders. Incluso se llegó a formar un grupo de activistas con la misión de convencer a Warren de que se presentara. El grupo, Listos para Warren, después de la negativa de ésta a saltar al ruedo, cambió su nombre por el de “Listos para luchar” y respaldó oficialmente a Sanders.

Bernie Sanders se convirtió por tanto en portador del estandarte de la izquierda del Partido Demócrata por descarte. Qué hubiera pasado si Elizabeth Warren se hubiera atrevido a dar el paso de enfrentarse a Hillary Clinton es algo que nunca se sabrá, pero no es descabellado pensar que Warren podría haberse impuesto: no hubiera tenido que compensar un grado de desconocimiento entre el electorado tan alto como Sanders y, siendo mujer, habría contrarrestado el factor de género que está pudiendo beneficiar a Clinton.

Lo cierto es que Bernie Sanders, en parte por casualidad, ha acabado por erigirse en líder de la insurgencia demócrata, aunque él mismo reconoce habitualmente en sus intervenciones públicas que ni él ni nadie puede cambiar realmente el sistema sin una movilización ciudadana masiva que presione a los políticos y exija transformaciones profundas. Es lo que Sanders denomina una “revolución política”, pues, como él suele decir, los cambios más fundamentales nunca vienen dirigidos desde arriba, sino que surgen desde la base.

Para sorpresa de muchos, incluido seguramente él mismo, Bernie Sanders (un senador poco conocido, de 74 años y de un Estado casi insignificante políticamente como Vermont) ha logrado reclutar para su “revolución” a legiones de seguidores, especialmente jóvenes, y poner en verdaderos aprietos Hillary Clinton, que en un principio era considerada invencible. Tanta distancia ha recortado Sanders en las encuestas nacionales que prácticamente ha alcanzado a su rival: si hace un año Clinton le aventajaba en 57 puntos porcentuales, la distancia a día de hoy es solo de un punto y medio.

El clima de descontento social con la situación económica y la insatisfacción con las élites tienen sin duda mucho que ver con el ascenso de Sanders. Como este no se cansa de repetir, la desigualdad es el gran problema moral, económico y político de nuestro tiempo: la brecha de ingresos entre el 1% más rico de EE.UU. y el resto de los ciudadanos es más amplia que en cualquier momento desde los años veinte del pasado siglo, al tiempo que el 0,1% de las familias más ricas del país tiene casi tanta riqueza como el 90% de las familias más pobres.

El 0,1% de las familias más ricas de Estados Unidos tiene casi tanta riqueza como el 90% de las familias más pobres

Además de la desigualdad económica, Bernie Sanders ha logrado colocar en la agenda nacional al menos tres temas trascendentales que de otra manera habrían pasado desapercibidos:

En primer lugar, la corrupción legalizada que implica el sistema de financiación de campañas en EE.UU., controlado por los multimillonarios y las grandes empresas, y que está camino de convertir el país en una oligarquía en la práctica. Sanders ha actuado coherentemente y es el único candidato demócrata o republicano que se ha negado a aceptar donaciones ilimitadas de ricos y corporaciones a través de vehículos legales conocidos como Super PACs: su campaña se financia esencialmente por medio de microdonaciones por Internet de gente común. Sus siete millones de contribuciones individuales (de 27 dólares de media) suponen un récord histórico, superando las recibidas en su día por Barack Obama. Este ha sido uno de los argumentos más utilizados por Sanders para criticar a Hillary Clinton, que sí recibe un apoyo económico muy considerable de Super PACs y grandes intereses económicos.

En segundo lugar, Bernie Sanders ha dicho alto y claro que la atención sanitaria debe ser considerada un derecho, no un privilegio. Sanders apuesta por ir más allá del sistema actual, conocido como Obamacare, y establecer algo parecido al Sistema Nacional de Salud español.

En tercer lugar, Bernie Sanders ha defendido la educación gratuita en las universidades públicas estadounidenses. Junto al sistema público de salud, esta reforma cambiaría radicalmente la vida de millones de estadounidenses, que actualmente tienen que endeudarse hasta las cejas, cuando no acaban en bancarrota, para pagar su educación universitaria o una intervención quirúrgica.

En estos y otros temas, Bernie Sanders ha puesto encima de la mesa, sin ambages, una agenda de reformas puramente socialdemócrata que hasta hace unos meses muy pocos hubieran imaginado que podría recabar el apoyo de casi la mitad de los votantes del Partido Demócrata. Además, Sanders ha conseguido empujar a Hillary Clinton a la izquierda en varios asuntos de calado: presionada por la amenaza sanderista, Clinton ha tenido que adoptar algunos de los postulados de su rival. Por ejemplo, la subida del salario mínimo de los 7,25 dólares a la hora actuales a 15 dólares en algunos Estados o ciertos mecanismos para expandir las prestaciones de la Seguridad Social estadounidense.

Por último, Bernie Sanders también ha sido revolucionario en otros temas quizá más simbólicos o culturales: la recuperación para el gran público de la palabra socialismo, el apoyo a la legalización de la marihuana en los Estados que lo consideren oportuno, la crítica a la última operación militar de Israel en Gaza (que considera “desproporcionada”) o la condena a las intervenciones de EE.UU. para derrocar gobiernos latinoamericanos en el siglo XX (Chile, Nicaragua, Guatemala, etc.).

¿Qué pasaría después de julio con todos los votantes independientes y “demócratas de Sanders”, una gran parte de ellos jóvenes, que se han unido a la revolución sanderista si, como todo parece indicar, Hillary Clinton es la candidata presidencial del Partido Demócrata? Hay un sector radical y minoritario que, bajo el eslogan “Bernie or bust” (Bernie o ruptura), anuncia que no votaría por Clinton. Algunos incluso hablan de crear un tercer partido a la izquierda del demócrata. Pero lo normal es que la mayoría de los seguidores de Sanders acabaran apoyando al candidato demócrata en noviembre, fuera quien fuera, para parar al candidato republicano.

Ahora bien, este apoyo no sería incondicional. Bernie Sanders ha demostrado que hay un movimiento social de base que desborda los límites del Partido Demócrata, que está harto del statu quo (“enough is enough” es su lema) y que exige cambios profundos que conviertan EE.UU. en un país más justo, democrático e igualitario. Sanders seguramente exigiría concesiones a cambio de su apoyo oficial a Clinton, en forma de políticas públicas de su programa y/o cambios en el proceso de primarias en el futuro (abrir la participación a independientes, por ejemplo).

Pero Bernie Sanders, a sus 74 años, seguramente ceda pronto el testigo de líder de este movimiento. No se vislumbra un sucesor evidente: quizá la congresista por Hawai Tulsi Gabbard (una joven excombatiente de guerra que renunció a su puesto en la ejecutiva del Partido Demócrata para apoyar oficialmente a Sanders), pero no está claro. De lo que no cabe duda es de que los alistados en la revolución sanderista van a ser en EE.UU. una fuerza política a tener muy en cuenta de ahora en adelante: como grupo de presión para arrastrar a la izquierda al Partido Demócrata y —quién sabe, si los jóvenes sanderistas no se aburguesan demasiado al hacerse mayores— para asaltar el poder y controlar la Casa Blanca dentro de una generación.

Esta es la historia de la “revolución política” defendida por Bernie Sanders en Estados Unidos, que pudo ser y probablemente no será, al menos por ahora, pues los resultados de las primarias del Estado de Nueva York dejan prácticamente hundidas las esperanzas de los sanderistas de que su líder sea el...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Alex Roche

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

3 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Lucort

    Interesante ANÁLISIS sobre Sanders y Clinton en las elecciones del candidato/a demócrata a la Presidencia de USA. Más aún, si pudiéramos conocer el SISTEMA ELECTORAL: los votos en los distintos estados, algunos abiertos, otros cerrados, número de electores y porqué diferencias, así como supernumerarios para el partido demócrata y no al republicano.

    Hace 5 años 5 meses

  2. Lucort

    Excelente el análisis político sobre las elecciones demócratas a la Presidencia de USA. Me gustaría que en CTXT se hiciera un análisis sobre el SISTEMA ELECTORAL porque no son comprensible las elecciones en los estados, porqué unos más que otros, supernumerarios para los demócratas, profundizar si se puede y quiere.

    Hace 5 años 5 meses

  3. Pablo

    Con Hillary y Trump, el charlatán, en frente de la campaña presidenciales en estados Unidos tristemente sera manchada en su mayoría en "que es correcto decir al referirse a una dama". Que pena que Sanders no pudiera elevar el debate.

    Hace 5 años 5 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí