1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

PERFIL

Poroshenko, el ‘rey del chocolate’ que desafió a Rusia

El presidente ucranio llegó al poder en pleno Maidán, y después de que Putin vetara sus productos. El dirigente ruso no le perdonó que tratara de llevar Kiev hasta la OTAN

Agustín Fontenla Moscú , 19/04/2016

<p>El presidente de Ucrania, Petro Poroshenko.</p>

El presidente de Ucrania, Petro Poroshenko.

Michał Józefaciuk

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

“No sé quién será el próximo presidente. Cruzo los dedos”, dijo entre sonrisas Petró Poroshenko durante un foro de inversores en Ucrania. Era el año 2011 y el actual mandatario ucranio daba un discurso en su traje de hombre de negocios exitoso y miembro del Consejo del Banco Nacional. En el cierre de su participación, destacó una serie de factores económicos que colocaban a la nación eslava ante una perspectiva única para atraer negocios. Además, aseguró que era “importante firmar un acuerdo comercial profundo y razonable con la Unión Europea” ese mismo año. Todo marchaba bien, decía; solo cruzaba los dedos por quien fuera el próximo presidente del país.

Tres años después, en mayo del 2014, el propio Poroshenko se convirtió en presidente de Ucrania. La situación había cambiado desde aquel discurso en el foro empresarial. Una ola de protestas después de que el exmandatario Víctor Yanukóvich pospusiera la firma de un acuerdo comercial con la Unión Europea había finalizado con más de cien muertos, la salida del exjefe de Estado y la convocatoria de elecciones anticipadas. 

Petró Poroshenko tomó las riendas de un país hundido en una profunda crisis económica y que amenazaba con una revolución ciudadana en las regiones rusoparlantes del sureste de la nación. La única noticia alentadora para el nuevo presidente era que los líderes de la Unión Europea y Estados Unidos lo apoyaban política y financieramente. En su agenda, se imponía con urgencia mejorar la situación económica y hallar una solución a la crisis del Donbás, pero sobre todo, acabar con el deporte nacional, la corrupción. 

Poco después de cumplirse dos años de su llegada al poder, la Ucrania de Poroshenko, aquella en la que iba todo bien, y en la que él solo se preocupaba por quién fuera el próximo presidente, se encuentra en una peor situación y con pocas perspectivas de mejora.

Arseny Yatseniuk, que ocupara un lugar destacado junto a Poroshenko en la tribuna del Maidán, ha renunciado esta semana al cargo de Primer Ministro tras perder el apoyo de dos partidos que formaban parte de la coalición gubernamental. Su decisión es un atenuante a la crisis política que sufre el país, pues permite que el presidente Poroshenko proponga un nuevo candidato para formar gobierno y no deba realizar elecciones anticipadas.  

El presente

Ucrania también atraviesa graves dificultades económicas. El producto interior bruto se derrumbó un 6,8% en 2014 y un 9,9% en 2015. La inflación alcanzó cifras siderales si se las compara con el resto de los países europeos: un 24,9% en 2014 y un 43,3% el año pasado.

Las demandas del Donbás se transformaron en una guerra civil en la que tomó parte Rusia. Poroshenko inició una acción militar de mediana escala que como único resultado dejó varios miles de muertos y un agujero en el presupuesto estatal.

Los acuerdos de Minsk, firmados por los presidentes de Ucrania, Francia, Alemania y Rusia con el aval de Estados Unidos en febrero del 2015, no son más que papel mojado: el alto el fuego pactado es violado casi diariamente, y las reformas políticas prometidas para encauzar el conflicto avanzan a cuentagotas.

El acuerdo “razonable y profundo” entre Ucrania y la Unión Europea, que Poroshenko consideraba un hecho en 2011, ha mostrado progresos pero no está resuelto. Kiev y Bruselas se comprometieron a trabajar en la integración política y comercial en 2014. La Rada Suprema de Ucrania ratificó el acuerdo mientras que 27 de los 28 miembros europeos ya lo han hecho. Resta Holanda, donde la semana pasada un referéndum no vinculante se manifestó a favor de la no inclusión de Ucrania en la Unión. El Gobierno holandés afirmó que reconsiderará su posición al respecto. 

Los holandeses temen por la guerra no declarada entre Rusia y Ucrania, pero también son muy críticos con la corrupción. Creen que sus impuestos pueden terminar en los bolsillos de políticos, jueces y empresarios corruptos de Ucrania.

Los llamados papeles de Panamá señalan a Poroshenko como creador de una empresa offshore, justo cuando la guerra civil ucrania se tornaba más sangrienta

Durante las jornadas violentas del Maidán, Poroshenko se presentó junto al primer ministro Arseni Yatseniuk y bramó con el puño alzado que la corrupción era un lastre en el país. La gente se sintió entendida. En efecto, el combate contra esa rémora se convirtió en uno de los reclamos de esa campaña. 

Por acción u omisión, en nada ha cambiado esta situación desde la toma de posesión de Poroshenko. Una encuesta de la Cámara de Comercio Americana en Ucrania indicó que un 73% de los empresarios que trabajan en Ucrania no cree que las prácticas corruptas hayan disminuido desde marzo de 2014. Un 98% de las compañías estima que las prácticas corruptas están todavía extendidas en la nación.

Un editorial reciente de The New York Times criticó la pasividad del Gobierno con el Fiscal General, sobre el que pesan sospechas de corrupción. Finalmente fue destituido de su cargo, pero en su lugar se nombró otro fiscal que sigue las mismas pautas.

El ejemplo que puede dar el mismo presidente es más que cuestionable. La filtración de los llamados papeles de Panamá señala a Petró Poroshenko como creador de una empresa offshore en el país centroamericano, justo cuando la guerra civil ucrania se tornaba más sangrienta. Para los ucranios, Petró Poroshenko no era un personaje desconocido, ya había ocupado cargos políticos y era el empresario más rico del país. Para los líderes occidentales, tampoco era un rostro nuevo. Por alguna razón, ambos le entregaron un cheque en blanco. 

“Carrera entre los negocios y la política”

Cuando en 2014 Poroshenko lideraba las encuestas electorales, los medios comenzaron a publicar sus perfiles con el foco puesto en uno de sus rostros más amables: ser el dueño de una exitosa compañía productora de chocolate. 

Sin embargo, Poroshenko no era solo el “rey del chocolate”. Algunos de los millones de cables que el portal Wikileaks difundió, y que partían de embajadas estadounidenses, estaban referidos a Poroshenko. En 2006, uno de ellos lo señala como un “oligarca sin honra” y además lo describe como “manchado por acusaciones creíbles de corrupción”. Ya entonces Poroshenko era, además, uno de los hombres más ricos del país, con intereses en bancos, astilleros, fábricas de autobuses, medios de comunicación y la exitosa fábrica de chocolates.

También había probado suerte como político. En el año 2000 dio sus primeros pasos abriéndose camino entre la base de poder del expresidente Leonid Kuchma. En los meses siguientes, creó nuevos partidos y realizó alianzas con otros ya existentes, incluido el Partido de las Regiones: el principal semillero de los dirigentes políticos del sureste ucranio.

Finalmente se decidió por romper con el Partido de las Regiones y se alió con Nuestra Ucrania. Cuando, en 2002, la formación se alió con el partido Solidaridad, Poroshenko obtuvo un escaño en la Rada Suprema. Llegó gracias a los votos de la ciudad de Vinnytsa, donde Poroshenko había comprado las fábricas de chocolate que le darían el título de rey.

Los cables de Wikileaks no lo precisan, pero sí Freedom House, una ONG estadounidense, creada por Roosevelt para difundir los sentimientos norteamericanos. En 2003, dos partidos con representación en la Rada ucrania pidieron la dimisión de Poroshenko, jefe del comité de presupuesto del Parlamento, acusándolo de la pérdida de 47 millones de hryvnias (unos 8,9 millones de dólares) del presupuesto estatal.

El Canal 5, que Poroshenko había adquirido, transmitió las protestas de la Revolución Naranja en horario de máxima audiencia. A finales de ese año, llegó al Gobierno como uno de sus principales aliados

En 2004, tuvieron lugar las protestas de la Revolución Naranja, que exigieron reformas políticas y un combate contra la corrupción. Las cámaras del Canal 5, que Poroshenko había adquirido, las transmitió en horario de máxima audiencia. A finales de ese año, en unos comicios dobles (el primero fue anulado por la fuerza de las protestas), Víctor Yushchenko fue elegido presidente. Poroshenko llegó al Gobierno como uno de sus principales aliados; antes de ser su jefe de campaña y su principal aportante.

Yushchenko nombró a su fiel aliado al frente del Consejo de Defensa y Seguridad Nacional. Cargo que ocupó hasta 2005 cuando fue sacudido por una nueva crisis. El jefe de la administración presidencial renunció y acusó a Poroshenko y Oleksander Tretyakov, otro dirigente de confianza, de corrupción. Aunque no se le imputó ningún delito específico, fue acusado de gobernar en la sombra y de crear un sistema de gestión bizantino.

En 2007, Poroshenko no apareció en ninguna papeleta para las elecciones parlamentarias. Mientras, los negocios crecían a paso firme. Las ventas de chocolate de Roshen aquel año habían aumentado en un 25% frente al año anterior. Las ganancias superaban los 650 millones de dólares.

Su vuelta al gabinete nacional ocurriría en 2009. Un cable del Departamento de Estado de Estados Unidos, filtrado por Wikileaks, lo describía como un “empresario robusto con conexiones en el exterior, llamado a incrementar la integración con Europa y una relación más pragmática con Rusia”. A poco de jurar el cargo, Poroshenko realizó un viaje a Moscú para reunirse con el ministro ruso de exteriores, Sergey Lavrov. Ambos se comprometieron a relanzar las relaciones, dejando de lado las tensiones y enfrentamientos políticos del último tiempo.

En diciembre de ese año, Poroshenko se reunió con Hillary Clinton, en aquel momento secretaria de Estado de los Estados Unidos. Según otro cable de Wikileaks, Clinton le manifestó su apoyo para que Ucrania se uniera a la OTAN, pero el país debía realizar reformas para alcanzar los estándares de los miembros de la alianza. Poroshenko le recriminó que otros países como Montenegro y Bosnia fueran por delante de Ucrania en la entrada en la OTAN, sin que se les exigiera tantas reformas como a Ucrania. La entonces dirigente afirmó que Estados Unidos estaba listo para ayudar a Ucrania a modernizar su sector energético. Clinton puntualizaba que el país eslavo “podía aumentar su independencia y soberanía incrementando su independencia energética”.

Optimismo contra la evidencia

Rusia no deseaba para nada la inclusión de Ucrania en la OTAN, ni perder un jugoso negocio por la venta de gas a ese país. A pesar de las supuestas habilidades de Poroshenko para negociar con Moscú, su gestión no bastó para disminuir la tensión entre ambas naciones. Poroshenko duró menos de dos años en el gabinete. El cable de Wikileaks lo intuía, pues se preguntaba si el suyo no sería un “compromiso temporal”. En 2012 fue nombrado ministro de Comercio y Desarrollo Económico. Su paso fue fugaz otra vez: solo un año. 

Fue la actividad empresarial la que lo llevó de nuevo a los grandes debates nacionales. En 2013, la empresa Roshen fue prohibida por las autoridades rusas para vender sus chocolates en el mercado ruso, por el supuesto hallazgo de una sustancia química. Mientras que Hungría y Lituania, donde Roshen vendía sus productos, no descubrieron ningún componente de ese tipo en los dulces, Rusia sí. Poroshenko apeló a la agencia de alimentos de Naciones Unidas y presentó informes que supuestamente garantizaban que sus productos eran sanos y “solo provocaban sonrisas”.

Nada de ello conmovió a las autoridades rusas. La prensa catalogó el hecho como la guerra del chocolate entre Rusia y Ucrania. Al menos en ese momento, nadie presagiaba que un año después, Poroshenko sería no solo dueño de Roshen sino también presidente de Ucrania. Aún menos se especulaba con que la batalla comercial se transformara en una guerra verdadera, con armas y muertos.

Poroshenko no perdió el optimismo. Durante una rueda de prensa concedida en enero, en la que realizó un resumen sobre la situación del país, se mostró confiado en resolver el conflicto del Donbás. También precisó que existían condiciones económicas para el desarrollo y crecimiento en Ucrania. Sobre esto último, su discurso no difiere de aquel que brindó frente a un grupo de inversores en el 2011. La excepción, quizás, es que esta vez no cruzó los dedos por ningún presidente. 

“No sé quién será el próximo presidente. Cruzo los dedos”, dijo entre sonrisas Petró Poroshenko durante un foro de inversores en Ucrania. Era el año 2011 y el actual mandatario ucranio daba un discurso en su traje de hombre de negocios exitoso y miembro del Consejo del Banco Nacional. En el cierre de su...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Agustín Fontenla

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí