1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Reportaje

Katsikas, el peor campo de refugiados de Grecia

Unas 1.200 personas, entre ellas 500 niños, subsisten en unas condiciones de vida infrahumanas a pesar de los esfuerzos de las organizaciones humanitarias

Ana López Katsikas, Grecia , 19/04/2016

<p>Una niña trata de calentarse.</p>

Una niña trata de calentarse.

A. L.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Abdulrahman Alhayek llegó a Katsikas con otras 160 personas más desde Eleptheropolis. Llegaron a Mitilini el día 3 de marzo, les metieron en un autobús por el que pagaron 35 euros y les dijeron que les llevarían a la frontera con Macedonia. La realidad fue distinta, el autobús les condujo hacia Eleptheropolis, donde dormirían en un estadio que la municipalidad había "acondicionado". Esa fue la primera mentira. No podían permanecer más tiempo allí porque el espacio no reunía las condiciones adecuadas y les dijeron que les llevarían a todos juntos a un campo de refugiados en el que tendrían duchas, baños, conexión Wi-fi (extremadamente importante si consideramos que aplicaciones como Whatsapp son sus principales vías de comunicación con familias y amigos) y una oficina de la ONU donde podrían formalizar su petición de asilo. Llegaron a Katsikas el dia 7 de abril a las 13.30 pero ni uno de ellos bajó del autobús; a las cuatro de la tarde de ese mismo día la policía se llevó a los conductores a un hotel de la zona, sin dar ninguna explicación a los pasajeros. La razón por la que todos se negaron a quedarse en Katsikas fue que éste es, probablemente, el campo con peores condiciones de vida de todos en los que se está reubicando a los refugiados en el norte de Grecia. Los autobuses permanecieron en un descampado aledaño al campo hasta el día 9 de abril a las ocho de la mañana. Nadie les dijo hacia dónde se dirigían.

Katsikas, ubicado en la localidad del mismo nombre a escasos kilómetros de Ioannina, era un antiguo aeropuerto militar de la Primera Guerra Mundial. No hay edificios que lo identifiquen como tal, solo un solar amplio de tierra en el que hasta ahora solo había unas naves industriales construidas en la década de los 90 para dar hospedaje a la población albanesa que vino en masa al país heleno en busca de un empleo tras la desintegración de la Unión Soviética y que ahora albergan equipos agrícolas de las distintas municipalidades de la zona, salvo una que estaba vacía y que se ha cedido como almacén a las asociaciones que trabajan en el campo.  En la región las lluvias son constantes y, por ello, cuando se decidió que allí se ubicaría uno de los campos de refugiados el ejército solapó con piedras el terreno para evitar que las lluvias lo convirtiesen en un barrizal. Las piedras con las que el ejército pretendía evitar el barro se convirtieron en un suelo donde difícilmente puede dormir una persona.

Refugiados tocando musica por la noche ante una hoguera en Katsikas.

Refugiados tocando musica por la noche ante una hoguera en Katsikas.

El campo, que empezó a acoger refugiados el 20 de marzo, está claramente improvisado, completamente desacondicionado para acoger a 1.200 personas, entre ellos, 500 niños. Hace frío y por ello una de las tareas del día es ir en busca de leña, o de cualquier otra cosa que se pueda quemar, para poder hacer una hoguera cuando cae el sol y calentarse. Por el momento hay 35 baños en todo el campo, siempre sucios y demasiado altos para los niños quienes, ante la imposibilidad de llegar a sentarse, hacen sus necesidades en el suelo. Para Najah Farsat, de 59 años y procedente de Homs, lo peor son las duchas, menos de veinte en todo el campo, sin agua caliente y sin distinción de hombres o mujeres. Farsat, que decidió arriesgarse a morir en el Egeo antes que hacerlo sola en Siria, vive ahora aterrorizada con la idea de no poder reencontrarse con sus hijos, que viven en Suiza desde hace tres años.

La situación es dramática y sería mucho peor sin la ayuda de la ONG española Olvidados, que llegó al campo el 23 de marzo. Berta recuerda que cuando llegaron solo estaban los militares, la policía y Cruz Roja Griega que contaba con una tienda en el campo, un médico y un montón de gente morada de frío y con la ropa mojada, añade Maria.

El reparto de comida y el acondicionamiento del campo es responsabilidad de los militares, pero las directoras del proyecto de Olvidados se dieron cuenta el primer día de que todos, sin importar si tenían 2 o 90 años, recibían la misma comida (un cruasán y un zumo por la mañana, una comida caliente al mediodía y un sándwich con pan de perrito cuyo contenido suele variar de los nuggets de pollo a la mortadela de pavo). En principio su idea era implementar su proyecto Milkyway, que consiste en mejorar la nutrición de la población infantil en los campos de refugiados pero, al ver la situación, tuvieron  que hacerse cargo de otras responsabilidades como gestionar a los voluntarios  locales e internacionales, detectar las necesidades tanto higiénicas como de ropa y calzado o crear nuevos espacios como el baby hammam (una tienda con agua caliente y unas bañeras para poder bañar a los bebés).

Gracias a ellos, el grupo de amigos alemanes Soups and Socks llegó a Katsikas con un proyecto que consiste en cocinar para y con los refugiados dos veces al día, la comida y la cena; llevan haciéndolo desde el 28 de marzo y continuarán hasta finales de este mes. Anna, una de las integrantes del grupo, asegura que, aunque ya ayudaba a refugiados en Alemania, tenía muy claro que era el momento de venir a Grecia ya que el acuerdo de la Unión Europea había dejado a un país que lleva sufriendo las consecuencias de una terrible crisis durante los últimos cinco años a cargo de 50.000 refugiados.

El trabajo de ambas asociaciones no solo se limita a los proyectos que tenían establecidos. Hay un componente humano que nadie les exige: dar cariño a personas que llevan cinco años de guerra a las espaldas, un viaje durísimo y la peor de las acogidas posibles en el continente que ellos tenían idealizado. Por ello es fácil ver niños persiguiendo a los voluntarios de una y otra asociación para jugar o darles un abrazo.

Alejandro, uno de los voluntarios de Olvidados, en el reparto de leche para niños.

Alejandro, uno de los voluntarios de Olvidados, en el reparto de leche para niños.

En esta línea trabaja la tercera ONG en el campo, Lighthouse Relief. “Nuestro  trabajo consiste en crear espacios y condiciones que den la sensación de una vida normal: instalar Wi-fi, crear espacios comunes donde los niños puedan jugar y aprender”,  indica la australiana Alex Pagliaro, voluntaria de la asociación.  A la vez, quieren empoderar a las mujeres del campo porque son "una pieza clave en la construcción de un buen ambiente en el campo", asegura Amira Belhag, marroquí de 24 años y voluntaria de la misma ONG. Pero para ello se necesita tiempo. 

Tanto Berta como María, de Olvidados, se quejan del vacío de poder que reina en Katsikas. Nadie es responsable directo de nada ni tiene permiso para casi nada y esto afecta directamente a los refugiados. También se quejan, como lo hacen Alex y Amira, de Lighthouse Relief, y Anna, de Soup and Socks, de la falta de información que los organismos oficiales da a los refugiados. Esta es la peor parte para el ingeniero Ahmad Al Salti, de 28 años y procedente de Damasco. Ningún organismo oficial da respuestas a preguntas básicas como el proceso de petición de asilo, por qué cerraron las fronteras, qué hace en un campo de refugiados o cuánto tiempo tendrá que vivir aquí. “Sería mucho mejor morir en Siria rápido por un bombardeo que morir aquí lentamente, en una situación de constante espera”, comenta mientras muestra fotos de su familia que vive en Siria.

Katsikas es el típico lugar en el que nadie querría vivir, con unas condiciones infrahumanas que cuesta creer que se toleren en Europa, en el que cualquier iniciativa de mejora viene de parte de organizaciones no gubernamentales que obtienen recursos de donaciones privadas y del trabajo de un equipo de voluntarios con un altísimo nivel de preparación y compromiso para dignificar la vida de los 1.200 refugiados que la Unión Europea ha condenado a vivir como animales en Grecia.

Abdulrahman Alhayek llegó a Katsikas con otras 160 personas más desde Eleptheropolis. Llegaron a Mitilini el día 3 de marzo, les metieron en un autobús por el que pagaron 35 euros y les dijeron que les llevarían a la frontera con Macedonia. La realidad fue distinta, el autobús les condujo hacia...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Ana López

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

3 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. José María Fraguas

    Hace falta tu trabajo, Ana. Es gratificante leerlo y saber que hay gente maravillosa que quiere ayudar y profesionales sensibles y comprometidos como tú que lo quieren contar. Gracias

    Hace 3 años 9 meses

  2. Manuel

    Gracias por estos articulo que nos hacen abrir los ojos ante la situacion de los refugiados y de como esta Europa hoy en dia. Es dificil, por no decir imposible, leer o ver articulos o noticias sobre este tema en los grandes medios o Tv.

    Hace 4 años 6 meses

  3. Cristina

    Querida Ana, esta muy bien explicado, sólo falta añadir que cada día acontece algo nuevo y cada semana es casi como un mes... Estaría muy bien escribir como es Katsikas un mes y medio más tarde... Un atento saludo

    Hace 5 años 4 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí