1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

LECTURA

Nuestro mal viene de más lejos

El filósofo y dramaturgo francés pronunció una conferencia sobre los atentados de París en noviembre de 2015, que ahora se publica en forma de ensayo

Alain Badiou 19/04/2016

<p>La torre Eiffel, durante el duelo por los atentados de París el pasado noviembre.</p>

La torre Eiffel, durante el duelo por los atentados de París el pasado noviembre.

AYUNTAMIENTO DE PARÍS

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Diez días después de los atentados ocurridos en París el 13 de noviembre, el filósofo y dramaturgo Alain Badiou ofreció un seminario en el Teatro de la Comuna de Aubervilliers. Su reflexión quiso comprender el origen de los ataques en el Bataclan y alrededores. Al tiempo, lamentó la falta de atención que la violencia padece a diario en otras partes del mundo, y expuso su temor a la respuesta que Occidente pudiera dar tras los atentados. La transcripción de aquel discurso aparece recogida en el libro Nuestro mal viene de más lejos, editado por Clave Intelectual y con traducción de María del Carmen Rodríguez. CTXT publica la primera parte de este soliloquio:

Esta noche quisiera hablar de lo que ocurrió el viernes 13 de noviembre, de lo que nos ocurrió, de lo que le ocurrió a esta ciudad, a este país, finalmente a este mundo.

Quisiera decir primero en qué estado anímico pienso que hay que hablar de lo que es una tragedia atroz porque a todas luces, como es sabido, y como nos lo machacan en forma peligrosa la prensa y las autoridades, la función del afecto, de la reacción sensible, es, en este tipo de situaciones, inevitable y, en cierto sentido, indispensable. Hay algo así como un traumatismo, como el sentimiento de una excepción intolerable al régimen de la vida corriente, de una irrupción insoportable de la muerte. Eso es algo que se nos impone a todos y que no se puede contener, ni criticar.

No obstante, es preciso saber –este es un punto de partida para la consideración de lo que llamo estado anímico– que este inevitable afecto, en este tipo de circunstancias trágicas, expone a muchos riesgos, riesgos que quisiera recordar para indicar cuál será mi método.

Veo tres riesgos principales a los que nos expondría, después de este drama, la dominación exclusiva del traumatismo y del afecto.

El primero es el de autorizar al Estado a tomar medidas inútiles e inaceptables, medidas que, en realidad, funcionan en su propio provecho. Bruscamente, se pone en primer plano al Estado, y este reencuentra de manera momentánea, o cree reencontrar, una función de representación simbólica, de garante de la unidad de la nación, y otras posturas semejantes, lo cual nos permite percibir en el personal dirigente –volveré sobre ello– un goce bastante siniestro, pero evidente, de esta situación criminal. En tales condiciones, es necesario guardar una medida. Es necesario mantenerse capaz de calibrar en lo que se hace, en lo que se pronuncia, aquello que es inevitable o necesario y aquello que es inútil o inaceptable. Esa es la primera precaución que veo, una precaución de medida respecto del carácter –lo repito una vez más– inevitable e indispensable del afecto.

Cuando alguien muere en una familia, la familia se reagrupa, se estrecha y se refuerza. Estos días se nos dice, con la bandera tricolor en la mano, que una masacre no puede sino reforzar el sentimiento nacional

El segundo riesgo de esta dominación de lo sensible –llamémoslo así– consiste en el refuerzo de las pulsiones identitarias. Ese también es un mecanismo natural. Es evidente que, cuando alguien muere de modo accidental en una familia, la familia se reagrupa, se estrecha y, en cierto sentido, se refuerza. En estos días se nos asegura, se nos dice y se nos vuelve a decir, con la bandera tricolor en la mano, que una horrible masacre en el territorio francés no puede sino reforzar el sentimiento nacional. Como si el traumatismo remitiera de manera automática a una identidad. De allí que las palabras “franceses” y “Francia” se pronuncien por todas partes como un componente evidente de la situación.

Pues bien, hay que plantear la pregunta: ¿A título de qué? ¿Qué es “Francia”, con exactitud, en este asunto? ¿De qué se habla cuando se habla, hoy en día, de “Francia” y de los “franceses”? Se trata, en realidad, de cuestiones muy complejas, y es imprescindible no perder de vista esta complejidad: las palabras “Francia” y “franceses” no tienen hoy en día ninguna significación particularmente trivial, particularmente evidente. Además, pienso que hay que hacer el esfuerzo de recordar, en especial contra esta pulsión identitaria que encierra al acontecimiento terrible en una suerte de falso semblante, que estos espantosos asesinatos masivos ocurrían y ocurren todos los días en otras partes. Todos los días, sí, en Nigeria y en Malí, en forma muy reciente todavía en Irak, en Pakistán, en Siria… También es importante acordarse de que hace algunos días más de doscientos rusos fueron masacrados en su avión saboteado, y de que en ese caso la emoción, en Francia, no fue en verdad considerable. ¡Tal vez los supuestos “franceses” identificaban a todos los rusos con el malvado Putin!

Pienso que una de las tareas fundamentales de la justicia es ampliar siempre, en la medida de sus posibilidades, el espacio de los afectos públicos, luchar contra su restricción identitaria, recordar y saber que el espacio de la desgracia es un espacio que debemos considerar, en definitiva, a escala de la humanidad entera, y que no tenemos que encerrarlo nunca en declaraciones que lo restrinjan a la identidad. Si no, a través de la desgracia misma, se testifica que lo que cuenta son las identidades. Ahora bien, la idea de que lo que cuenta, en una desgracia, es solo la identidad de las víctimas, es una percepción peligrosa del acontecimiento trágico mismo, porque, inevitablemente, esta idea transforma la justicia en venganza.

La justicia [debe] ampliar los afectos públicos, luchar contra su restricción identitaria, recordar que la desgracia es un espacio que debemos considerar a escala de la humanidad entera

La tentación de la venganza es una pulsión que parece natural, como es obvio, en este tipo de crímenes masivos. La prueba de ello es que en nuestros países, que se jactan siempre de su Estado de derecho y que rechazan la pena de muerte, la policía, en el tipo de circunstancias que conocemos, mata a los asesinos desde el momento en que los encuentra, sin –cabe decirlo– otra forma de proceso, y que nadie, al parecer, se siente chocado por ello. Pero es preciso recordar que la venganza, lejos de ser una acción justa, abre siempre un ciclo de atrocidades.

En las grandes tragedias griegas, hace mucho tiempo, oponían la lógica de la justicia a la lógica de la venganza. La universalidad de la justicia es lo opuesto a las venganzas familiares, provinciales, nacionales, identitarias. Ese es el tema fundamental de La Orestíada, de Esquilo. El motivo identitario de la tragedia conlleva el peligro de concebir la búsqueda de los asesinos como una pura y simple persecución vengadora: “Vamos a matar, a nuestra vez, a aquellos que mataron”. Tal vez haya algo de inevitable en el deseo de matar a aquellos que mataron. Pero no hay, por cierto, ninguna razón para alegrarse de ello, proclamarlo, o cantarlo como una victoria del pensamiento, del espíritu, de la civilización y de la justicia. La venganza es un factor primitivo, abyecto, y peligroso por añadidura: es eso lo que nos enseñaron los griegos hace ya tanto tiempo.

Desde ese punto de vista, cabe inquietarse también por ciertas cosas que fueron saludadas como evidencias. Por ejemplo: la declaración de Obama (1). La declaración no tenía nada de especial. Equivalía a decir que este crimen terrible no era solo un crimen contra Francia, un crimen contra París, sino también un crimen contra la humanidad. Muy bien, muy justo. Pero el presidente Obama no declara eso cada vez que hay un asesinato masivo de este tipo, no lo hace cuando las cosas suceden en lugares más lejanos, en un Irak que se ha vuelto incomprensible, en un Pakistán brumoso, en una Nigeria fanática o en un Congo que está en el corazón de las tinieblas. Y, por ende, el enunciado contiene la idea, que se supone evidente, de que esta humanidad lastimada reside más bien en Francia, y sin duda también en los Estados Unidos, que en Nigeria o en India, en Irak, en Pakistán o en el Congo.

La declaración [de Obama] no tenía nada de especial. Este crimen no era contra París, sino contra la humanidad. Muy bien, muy justo. Pero Obama no declara eso cuando las cosas suceden en lugares más lejanos

En verdad, Obama quiere recordarnos que, para él, la humanidad es identificable ante todo con nuestro viejo Occidente. Que se pueda decir “humanidad = Occidente” no es nada extraño: lo oímos, como una base continua, en muchas declaraciones, oficiales o periodísticas. Una de las formas de esta inaceptable presunción identitaria –sobre la cual volveré– es la oposición entre bárbaros y civilizados. Lo cierto es que es escandaloso, desde el punto de vista de la justicia más elemental, dejar entender, incluso sin quererlo, incluso indirectamente, que hay partes de la humanidad que son más humanas que otras, y me temo que, en este asunto, es eso lo que se ha hecho y lo que se sigue haciendo.

Pienso que hay que romper con la costumbre tan presente, inclusive en la manera en que las cosas se cuentan, se presentan, se disponen o, por el contrario, se callan o se borran, sí, hay que perder la costumbre, casi inscripta en el inconsciente, de pensar que un muerto occidental es algo terrible y que mil muertos en África, en Asia o en Medio Oriente, o hasta incluso en Rusia, no son, al fin y al cabo, gran cosa. Esa es, en definitiva, la herencia del imperialismo colonial, la herencia de lo que llamamos Occidente, a saber, los países avanzados, civilizados, democráticos: esta costumbre de verse uno mismo como el que representa a la humanidad entera y a la civilización humana en tanto tal. Ese es el segundo peligro que nos acecha si reaccionamos solo sobre la base de nuestros afectos.

Ese sujeto oscuro se revelará, a su vez, como capaz de lo peor, y deberá ser reconocido por todos, a la larga, como simétrico de los organizadores del crimen

Y hay, luego, un tercer peligro, que es el de hacer ni más ni menos que lo que los asesinos desean, esto es, obtener un efecto desmesurado, ocupar la escena interminablemente de manera anárquica y violenta, y crear en el entorno de las víctimas, al fin y al cabo, una pasión tal que ya no se pueda, a la larga, distinguir entre aquellos que iniciaron el crimen y aquellos que lo sufrieron. Porque la meta de este tipo de carnicería, de este tipo de violencia abyecta, es la de suscitar en las víctimas, en sus familias, sus vecinos y compatriotas, una suerte de sujeto oscuro –así lo llamo–, un sujeto oscuro deprimido y, a la vez, vengador, que se constituye en razón del carácter de impresión violenta y casi inexplicable del crimen, pero que también es homogéneo a la estrategia de sus comanditarios.

Esta estrategia anticipa los efectos del sujeto oscuro: la razón va a desaparecer, incluso la razón política; el afecto va a prevalecer y se propagará así por todas partes la pareja de la depresión abatida –“estoy alelado”, “estoy chocado”– y del espíritu de venganza, pareja que va a dejar hacer al Estado y a los vengadores oficiales cualquier cosa. Así, en conformidad con los deseos de los criminales, ese sujeto oscuro se revelará, a su vez, como capaz de lo peor, y deberá ser reconocido por todos, a la larga, como simétrico de los organizadores del crimen.

______________________________

1.Libertad, igualdad, fraternidad no son solo valores del pueblo francés, sino también valores que nosotros compartimos”

Diez días después de los atentados ocurridos en París el 13 de noviembre, el filósofo y dramaturgo Alain Badiou ofreció un seminario en el Teatro de la Comuna de Aubervilliers. Su reflexión quiso comprender el origen de los ataques en el Bataclan y alrededores. Al tiempo, lamentó la falta de atención que la...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Alain Badiou

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí