1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Tribuna

Algunas cuestiones sobre la aplicación del tratado de la UE con Turquía

Joaquín Urías 19/04/2016

Pedripol

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Acabo de llegar de mes y medio trabajando en Grecia con refugiados y encuentro que en nuestro país muchos ciudadanos no terminan de enterarse de qué está pasando exactamente en este momento con los refugiados en Grecia. Estas son algunas de las preguntas que más me hacen, y sus respuestas.

¿Siguen llegando refugiados a Grecia?

Curiosamente, desde el mismo día en que entró en vigor el pacto entre la UE y Turquía se redujo drásticamente el número de refugiados que llegan a las islas griegas.

Eso demuestra que las autoridades turcas, si quieren, pueden controlar y limitar la salida de refugiados desde sus costas. Turquía quiere demostrar que si de verdad le dan los millones de euros prometidos, dejarán de llegar refugiados. Al mismo tiempo amenaza con que si no se los dan, el éxodo se reanudará.

Oficialmente lo que ha hecho Turquía es prohibir que los refugiados asentados en otras provincias turcas se desplacen a la zona de Izmir, en la costa frente a las islas griegas. Han puesto controles en las carreteras de alrededor y revisan que en los autocares que pasan no haya refugiados. 

También han incrementado la acción de sus guardacostas, que interceptan las barcas de refugiados y las obligan a volver a tierra. A veces para eso usan métodos que ponen en riesgo la vida de los refugiados, como golpes con largos bastones o chorros de agua a presión.

De todas formas nunca se ha interrumpido del todo el flujo de inmigrantes. En verano de 2015 hubo días en los que llegaron siete mil personas a Lesbos. Ahora la media está en unos doscientos al día. Pero no dejan de llegar.

¿En qué condiciones están los refugiados que llegan a Grecia ahora?

Esencialmente, hay dos categorías de refugiados según llegaran antes o después del día 20 de marzo, cuando entró en vigor el acuerdo UE-Turquía.

Los refugiados que han llegado a Grecia después del 20 de marzo están detenidos. A la inmensa mayoría los interceptan en el mar las patrulleras de Frontex, una misión de la UE para la protección de fronteras. Hay patrulleras de muchos países europeos patrullando la costa griega. Recogen a los refugiados del agua y ahí mismo les informan de que están detenidos.

Luego, los refugiados son trasladados en autobuses policiales con personal de Acnur hasta uno de los dos centros de detención establecidos en las islas de Chíos y Lesbos. En esos centros las condiciones de vida son terribles. En el de Lesbos, el centro de Moria, hay hacinadas más de tres mil personas, aunque el lugar apenas tiene capacidad para dos mil. Muchos duermen al raso. Han estallado ya las primeras peleas por la comida.

Muchos de los detenidos son familias completas, de manera que oficialmente hay detenidos y encerrados en estas condiciones varios centenares de bebés y niños de muy corta edad.

La intención del Gobierno griego es devolverlos a Turquía, pero no pueden hacerlo porque la mayoría ha pedido asilo en Grecia y hasta que esa solicitud no se resuelva, no se los puede devolver. Hay dudas acerca de si Grecia respetará la normativa europea en este terreno. Preocupa el ejemplo de los centenares de niños detenidos: las normas europeas prohíben terminantemente el internamiento forzado de menores, salvo en ocasiones puntuales, por un tiempo muy limitado y –ellos y sus familias-- en lugares separados de los mayores.

¿Han empezado las deportaciones?

El tratado con Turquía prevé la devolución a Turquía de los refugiados que lleguen a las islas griegas.

El Gobierno griego con la colaboración de Frontex, ha organizado varios envíos de personas de vuelta a Turquía. Sin embargo, hasta la fecha, en estas deportaciones no se ha enviado a refugiados llegados después de la entrada en vigor del acuerdo. Se ha devuelto a varios centenares de personas de las que la Unión Europea considera “migrantes económicos”. La inmensa mayoría, hombres procedentes de Pakistán, Bangladesh y Nepal que habían llegado irregularmente hace varios meses.

No se ha devuelto aún a familias sirias, iraquíes ni afganas. Y no puede hacerse hasta que se resuelvan sus peticiones de asilo. Normalmente estas peticiones tardan años en resolverse en Grecia. Esta vez se quiere hacer por una vía rápida que tardaría sólo dos semanas. Sin embargo, para eso hace falta contar con un gran número de funcionarios, abogados y jueces. Grecia ha pedido ayuda a otros países de la Unión Europea que están mandando funcionarios de apoyo, pero aún no se sabe si será posible aplicar esta medida. En todo caso, los refugiados tendrán derecho a recurrir las decisiones ante los tribunales griegos.

¿Qué sucede con los refugiados llegados a Grecia antes?

En febrero pasado Macedonia, empujada por Austria, cerró a los refugiados su frontera con Grecia. Eso implica que los refugiados que llegan a Grecia no pueden continuar su camino hacia Europa central. Sin embargo, los refugiados han seguido llegando. Así, Grecia de pronto ha dejado de ser sólo un país de paso y se ha encontrado con más de cincuenta mil refugiados varados en su territorio. 

El acuerdo entre la UE y Turquía no da una salida clara a estos refugiados. Se suponía que algunos iban a ser realojados en otros países europeos pero de una parte el sistema de cuotas aún no funciona y de otra en ese realojamiento tendrán preferencia los refugiados que están en Turquía. Un refugiado de Turquía será realojado en Europa por cada uno que se deporte de las islas.

La enorme cantidad de refugiados en Grecia supone un problema humanitario impresionante. Grecia no ha invitado oficialmente a Acnur a asumir su alojamiento y sus autoridades han creado más de cuarenta campos de refugiados dispersos por toda la geografía del país helénico. La mayoría son campos militares, con tiendas de campaña y sin más servicios que la comida.

Pese a eso en estos momentos hay unos once mil refugiados en Idomeni, un campo improvisado justo en la frontera con Macedonia, junto a las alambradas. Otros cinco mil están en el puerto del Pireo, acampados en los muelles y las terminales. 

Grecia quiere acabar con estos dos campos improvisados y trasladar a los refugiados a los centros que están construyendo los militares. Los refugiados se niegan por diversas razones. Básicamente, dos: de una parte, quieren estar cerca de la frontera de Macedonia por si finalmente se abre y pudieran continuar su camino; de otra parte, entienden que las condiciones en estos campos no tienen el mínimo vital necesario. Están sobre el suelo de tierra, las tiendas son calurosas y no dan un mínimo de intimidad a las familias, en muchas no hay duchas, ni reparto estable de útiles higiénicos. Implican vivir en condiciones realmente pésimas. Por supuesto no hay colegios ni guarderías para los niños.

En todo caso las autoridades griegas amenazan con un desalojo forzoso, sobre todo de los del puerto del Pireo, que quieren tener vacío para el inicio de la temporada vacacional.

¿Se aplicará de verdad el tratado con Turquía?

Es difícil saberlo. Si Turquía mantiene el control de su frontera y no crece el número de refugiados que llegan a las islas griegas es muy probable que Europa siga adelante, al menos, con los pagos económicos.

Las deportaciones no se sabe si podrán ponerse en marcha. El tema de las demandas de asilo no se había pensado y es complicado respetar la legalidad al tiempo que reducir los plazos para resolverlas. Si se tarda mucho, el alojamiento de los refugiados como detenidos parece que puede volverse problemático y es posible que dejen de estar detenidos. En todo caso, la UE podría conformarse con el ritmo actual de llegadas.

Por otro lado el realojamiento de refugiados parece complicado de aplicar. Muchos países se han negado a aceptar cuotas de refugiados, la canciller alemana no parece que tenga internamente fuerza para obligar a esos países reticentes. Mientras el problema de la bolsa de refugiados sea exclusivamente un problema griego es difícil que nadie presione para imponer las cuotas. La situación actual es cómoda para Alemania, Austria y los países más reticentes a las cuotas de refugiados.

¿Qué se ha perdido en este camino?

El principal efecto del tratado con Turquía es que supone una inflexión en el modo de tratar a los refugiados en la Unión Europea. Por primera vez en la historia se ha pasado de la compasión y el apoyo a quienes huyen de la guerra al rechazo.

La nueva posición europea tendrá efectos determinantes en el concepto de Europa y en la aceptación social de la Unión. Europa ya no representa un ideal de derechos humanos y unos valores humanistas. Se ha vuelto una fortaleza deshumanizada e insolidaria. Y eso molesta a muchísimos ciudadanos y desencanta a muchos más.

----------------------------

Joaquín Urias. Profesor de Derecho Constitucional y voluntario en Lesbos y El Pireo.

Acabo de llegar de mes y medio trabajando en Grecia con refugiados y encuentro que en nuestro país muchos ciudadanos no terminan de enterarse de qué está pasando exactamente en este momento con los refugiados en Grecia. Estas son algunas de las preguntas que más me hacen, y sus respuestas.

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Joaquín Urías

Es profesor de Derecho Constitucional. Exletrado del Tribunal Constitucional.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

2 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Malú

    No debemos aceptar que les falten alimentos. Por lo menos en eso los ciudadanos de a pie podemos y debemos aportar lo que necesitan para no pasar hambre

    Hace 5 años 6 meses

  2. Mariano

    Ya se había vuelto una fortaleza deshumanizada e insolidaria con sus propios ciudadanos. No se trata de Europa, sino de las élites europeas.

    Hace 5 años 6 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí