1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Cameron se salva de la hoguera (de momento)

La indignación por el comportamiento fiscal del primer ministro sólo ha provocado una brisa comparada con el huracán islandés, aunque las voces en su contra han ido ‘in crescendo’ desde que su nombre apareciera el 4 de abril en los Papeles de Panamá

Barbara Celis Londres , 12/04/2016

<p>David Cameron</p>

David Cameron

Luis Grañena

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

“¿Envidia? Por supuesto que me dan envidia los islandeses pero yo vivo en Reino Unido y aquí somos más reservados. Nos cuesta más sacarles los colores a los políticos y nos asusta cambiar el statu quo. Pero quizás esta protesta, aunque modesta, sea el principio de algo más grande”. El pasado sábado Abel Losantos se manifestaba frente a la residencia londinense del primer ministro británico, David Cameron, junto a un millar de británicos para pedir la dimisión del político. “No me ha sorprendido saber que Cameron había ganado dinero a través de un paraíso fiscal. Siempre hemos sospechado que los tories son unos chorizos pero que se haga público y encima él se pase cuatro días negándolo son palabras mayores” .

Cuando Losantos y los otros indignados británicos tomaron las calles el sábado, los Papeles de Panamá ya habían provocado su primera víctima política, el primer ministro islandés Sigmundur Davíð Gunnlaugsson, quien se tambaleó durante cuatro días de protestas ciudadanas y el viernes finalmente dimitía tras conocerse que tenía varios millones en un paraíso fiscal. Los británicos reunidos frente al 10 de Downing Street soñaban con un final similar para su primer ministro pero bastaba con mirar alrededor para darse cuenta de que allí la indignación por el comportamiento fiscal de su cabeza de gobierno sólo ha provocado una brisa comparada con el huracán islandés.

No obstante, para la oposición laborista encabezada por Jeremy Corbyn era demasiado suculento dejar pasar la ocasión de apuntar con el dedo al líder conservador tras descubrirse que éste tuvo acciones de un fondo de inversión que dirigió su padre, Ian Cameron, en un paraíso fiscal. Las voces contra Cameron han ido in crescendo desde que el nombre del primer ministro apareciera el 4 de abril en los Papeles de Panamá. Una semana después la indignación llegaba oficialmente a la Cámara de los Comunes, donde David Cameron fue obligado a ofrecer una explicación sobre sus finanzas. Allí confirmó que obtuvo 19.000 libras de beneficio gracias a la venta en 2010 de sus acciones en el fondo de inversión Blairmore, creado a través de Mossack Fonseca por su padre. El primer ministro no quiso reconocerlo cuando se publicaron los Papeles de Panamá una semana antes –“son asuntos privados”, dijo entonces-- pero tras una lamentable gestión de la crisis finalmente lo admitió el pasado jueves. Él y su esposa vendieron esas y otras acciones poco antes de que Cameron se convirtiera en primer ministro; “para evitar que se me pudiera acusar de tener conflictos de intereses”, dijo el lunes ante el Parlamento, y recordó que había cumplido con todas sus obligaciones fiscales.

Las voces contra Cameron han ido in crescendo desde que el nombre del primer ministro apareciera el 4 de abril en los Papeles de Panamá. Una semana después la indignación llegaba oficialmente a la Cámara de los Comunes, donde David Cameron fue obligado a ofrecer una explicación sobre sus finanzas

Un día antes, en un alarde de transparencia, Cameron había publicado sus últimas seis declaraciones de la renta, donde entre otras cosas se descubría que su familia habría evitado pagar los impuestos de sucesión a través de regalos en metálico --200.000 libras entre 2011 y 2012-- de la madre del primer ministro a su hijo. Todo esto fue reiterado en la declaración de Cameron ante el Parlamento, donde cinceló varias frases para la historia del escaqueo fiscal: “Es perfectamente natural que la gente quiera dejar dinero a sus hijos (en alusión a los regalos de su madre). […] Sindicatos y medios de comunicación como la BBC o The Guardian tienen dinero en fondos de pensiones como el de Blairmore, es una práctica normal y su objetivo no es la evasión fiscal. […] Es justo que hagamos lo posible por endurecer las leyes y cambiar la cultura sobre las inversiones que permiten evitar la imposición fiscal y para disuadir la evasión fiscal pero hay que diferenciar entre las empresas creadas para reducir de forma artificial la imposición fiscal y aquellas que alientan la inversión. […] Somos un gobierno y un país que cree en las aspiraciones y en la creación de riqueza y defendemos el derecho a ganar dinero legalmente y a quienes invierten en acciones para mantener a su familia. Aspiración y creación de riqueza no son palabras sucias, son la clave del crecimiento y la prosperidad de nuestro país”.

En realidad ni Sigmundur Davíð Gunnlaugsson ni Cameron habrían cometido técnicamente ningún delito. Pese a la crisis financiera de 2008 y las muchas palabras que los políticos pronunciaron entonces sobre su voluntad para atajar el fraude fiscal, lo cierto es que sigue sin ser lo mismo evadir impuestos que evitar pagarlos mediante la ingeniería financiera legal que proporcionan los paraísos fiscales. El problema es que, como el propio Cameron dijo en 2012 a propósito de las finanzas de un célebre comediante británico, Jimmy Carr, del que se supo que desviaba sus ingresos a paraísos fiscales para pagar menos impuestos en Reino Unido, “lo que ha hecho no es ilegal pero es inmoral e hipócrita”. El mismo comediante al que fueron dirigidas aquellas palabras ha vuelto a hacerse célebre estos días con un tuit sobre Cameron en el que decía: “Voy a ser elegante. Sería inmoral e hipócrita hacer comentarios sobre las cargas impositivas de otro individuo”.

Consciente de esas contradicciones, Jeremy Corbyn aprovechó el encuentro en la Cámara de los Comunes para recordarle a Cameron el sentir general de los británicos ante la que sin duda ha sido la crisis política más grave que ha sufrido el primer ministro, ni siquiera comparable a aquella del cerdo y su miembro. “Lo que ha quedado claro esta semana va más allá de la privacidad fiscal: hay unas reglas para los superricos y otras para el resto de la población. ¿No se dan ustedes cuenta de que llevamos sufriendo seis años de austeridad? La gente normal quiere justicia. El Reino Unido es el centro de la industria de la evasión fiscal global, es un escándalo nacional y se tiene que terminar”, proclamó el líder de la oposición. Entre las preguntas que le lanzó Corbyn –y que Cameron no contestó-- quedó sin respuesta la de las 72.000 libras que ingresó el político tory por otras acciones vendidas en 2010 y cuya procedencia se desconoce. “¿También venían de un paraíso fiscal?”, inquirió Corbyn, quien sudó tinta para llegar a tiempo a la cita en el Parlamento con su propia declaración en la mano. Pese a haber sido el primero que le pidió a Cameron que desvelara lo que pagó a Hacienda, él no consiguió presentar la suya hasta el mismísimo lunes a la hora de la comparecencia porque la había perdido.

El Reino Unido es el centro de la industria de la evasión fiscal global, es un escándalo nacional y se tiene que terminar”, proclamó el líder de la oposición

Pese a las bromas que hizo el primer ministro por la tardanza de Corbyn, en ella no se desvelaba ningún ingreso sospechoso –su sueldo de diputado, unas 70.000 libras al año, casi 2.000 como conferenciante y una multa de 100 libras por hacerla tarde--, como tampoco en la de Nicola Sturgeon, la primera ministra escocesa. El lunes también se daban a conocer los ingresos del secretario del Tesoro, George Osborne, que optó por declarar sólo el último año fiscal --recientemente la empresa de su familia fue objeto de una investigación por no pagar el impuesto de sociedades durante ocho años-- y los de Boris Johnson, el alcalde de Londres, que ganó dos millones de libras en los últimos cuatro años, por los que pagó casi un millón en impuestos.

El domingo David Cameron había reconocido que era buena idea que los principales miembros de su gobierno y de la oposición hicieran públicas sus cuentas para demostrar a los ciudadanos su compromiso con la transparencia y porque “son ellos quienes cuidan o aspiran a cuidar de las finanzas de los ciudadanos” pero en su discurso ante el Parlamento afirmó que no esperaba que los parlamentarios rasos estuvieran sujetos al mismo tipo de escrutinio. “Tendríamos que pensar con cautela que se abandonara la confidencialidad fiscal de todos los miembros de esta cámara. Si esto ocurre la gente también haría preguntas sobre los responsables de los gobiernos locales, sobre quienes dirigen empresas públicas o sobre los miembros de la prensa. Sería un gran cambio para este país y no debería hacerse sin un amplio debate y yo no soy favorable a ello”, zanjó.

En Europa sólo países como Noruega juegan a la transparencia absoluta y permiten que cualquier ciudadano pueda husmear en la declaración de la renta no ya de su presidente sino de cualquier otro ciudadano... ¡desde hace 150 años! En el resto de Europa sólo algunos países como Francia permiten publicar las cuentas de su presidente mientras éste permanezca en el gobierno. En Estados Unidos tampoco es obligatorio aunque es costumbre publicar las de cada uno de los presidentes electos. En España se recomienda, aunque no hay ninguna ley que obligue a ello.

Cameron anunció medidas cosméticas dirigidas sin duda a apaciguar una tormenta que le ha alejado de la que hasta estos momentos era su prioridad absoluta: hacer campaña en contra del Brexit

Para apaciguar la tensión provocada por su propio escándalo Cameron aprovechó su comparecencia para anunciar nuevas medidas legales dirigidas a combatir el fraude fiscal: la creación de un equipo dedicado íntegramente a la investigación de los Papeles de Panamá, la tramitación de una nueva ley que permitirá perseguir a bancos y empresas que ayuden a evadir impuestos y un nuevo acuerdo con los países que funcionan como paraíso fiscal para compartir información con el Reino Unido. Medidas cosméticas dirigidas sin duda a apaciguar una tormenta que le ha alejado de la que hasta estos momentos era su prioridad absoluta: hacer campaña en contra del Brexit.

A ello volverá con más vigor que nunca esta misma semana, tras una crisis que sin embargo ha unido como una piña a un partido, el conservador, en el que las divisiones ante el referéndum sobre el Brexit habían creado fuertes grietas. La privacidad de sus bolsillos es un asunto que preocupa por igual a todos los tories, como demostraron todas las intervenciones del lunes en la Cámara de los Comunes.

Ahora habrá que ver si esta crisis, que el gobierno ha dado por superada tras la comparecencia de su primer ministro, tendrá algún impacto en la campaña por el Brexit. De momento esta semana se le han sacado los colores a Cameron por haber invertido nueve millones de libras en folletos informativos y en una web a favor del sí a Europa. De este modo ha evitado los límites de siete millones de libras para cada bando que imponen las campañas para los referéndums, que en el caso de la consulta sobre la permanencia en la Unión Europea arrancará oficialmente el día 15. Nigel Farage, el lider del partido antieuropeo UKIP, quien por cierto se ha negado de forma radical a presentar su declaración de la renta, ha acusado a Cameron de utilizar el dinero de los contribuyentes para decir mentiras sobre Europa. Y miembros del partido tory como el ministro de Justicia, Michael Gove, también le han criticado, aunque sus voces, a la luz del escándalo provocado por los Papeles de Panamá, sólo se han escuchado tímidamente. 

No obstante, parece que los políticos ingleses quieren volver cuanto antes al ‘business as usual’ y el lunes por la noche ya volvía a hablarse del asunto de los folletos de Cameron después de que una petición popular para que no se repartan superara las 150.000 firmas, lo que obliga por ley a que el tema se debata en la Cámara de los Comunes. Quién sabe, quizás se discuta al mismo tiempo que otra petición popular, la que con 140.000 firmas solicita elecciones generales porque “las mentiras que dijo Cameron para ganar las elecciones de 2015 ahora se han reconocido como tales y es razonable que el público pueda votar conociendo íntegramente sus verdaderas intenciones”.

“¿Envidia? Por supuesto que me dan envidia los islandeses pero yo vivo en Reino Unido y aquí somos más reservados. Nos cuesta más sacarles los colores a los políticos y nos asusta cambiar el statu quo. Pero quizás esta protesta, aunque modesta, sea el principio de algo más grande”. El pasado sábado Abel...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Barbara Celis

Vive en Roma, donde trabaja como consultora en comunicación. Ha sido corresponsal freelance en Nueva York, Londres y Taipei para Ctxt, El Pais, El Confidencial y otros. Es directora del documental Surviving Amina. Ha recibido cuatro premios de periodismo.Su pasión es la cultura, su nueva batalla el cambio climático..

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. ajmp

    ¿España? ¿has nombrado a España? ¿que presidentes, cuales, donde, en que dimensión paralela?

    Hace 5 años 6 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí