1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Crónica parlamentaria

Política ‘offshore’

Esto, a falta de que el Gobierno del Estado meta la pata, se acaba. El Procés empieza a estar amortizado, y hay que empezar a pensar la siguiente casilla, tan dilatada, quizás, como el autonomismo

Guillem Martínez 10/04/2016

LA Boca del logo

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Hola. Jueves. Parlament de Catalunya. Hoy se vota la resolución ya votada el 9N. Es una suerte de ITV a la resolución. Una rerresolución. La pera. Es, por tanto, un día histórico. King-size, si me fuerzan, como supongo que ya habrán leído en todas partes. No obstante, ojo, no hay frikis con banderita en la puerta del Parlament. Y eso es importante. Un friki es infalible. Huele los días históricos a 200 kilómetros. Un tiburón llega más tarde a una gota de sangre en el Pacífico que un friki a un día histórico. Es tan sensible a los discursos propagandísticos que puede diferenciar, en una habitación a oscuras y al tacto, un día histórico de una playmate. Supongo que, por tanto, la ausencia de frikis es un indicativo de que como día histórico, éste es raruno. O, tal vez, que la propaganda gubernamental ya no está tan niquelada como hace unos meses. No es un lenguaje tan luminoso y claro como antaño. Ya no lo explica todo. No puede explicar, ni siquiera, lo que es un día histórico, como hacía, un día sí, un día no, en la pasada temporada. Una propaganda que no lo explica todo es una XXXXX de propaganda. Y un indicio de que tiene los días contados. Para que palpen el estado de estrés de la propaganda local, les enumeraré una serie de hechos que, en los últimos 15 días --desde la ulterior sesión parlamentaria--, se han ido dibujando en la realidad, creando arrugas que dificultan, lo dicho, la planicie propagandística.

La a) refundación de CDC va a toda castaña, pero supone formulaciones difíciles. Verbigracias: Mas, el (re)fundador, ya ha dejado ir que la cosa indepe no será en 18 meses, como prometieron en el último día histórico. O en el penúltimo. Aprovechando la bajuna, también ha colado que la nueva CDC no será indepe, sino soberanista. Un concepto más ambiguo. Cabe suponer que, en el futuro, los Presis de la Gene hablarán de Estado propio como el Rey habla de igualdad ante la ley. Periódicamente, con la boca pequeña y esperando que la frase pase rapidito, y que nadie haga fórum posterior. Este paso atrás ha supuesto cierta polémica entre los intelectuales del pack CDC, que tantos pasos han dado hacia delante, y en la dirección indicada por sus superiores, desde 2012. Pero son profesionales, de manera que la cosa se ha solucionado en un plis-plas, a través de varios artículos en la prensa, que han dejado claro que las palabras son lo de menos, y que tanto el Govern como la sociedad comparten un lenguaje secreto, que hace que cuando se diga soberanismo, o alpargata, todo el mundo sepa lo que se dice en realidad. La primera norma del Club de la lucha es no hablar del club de la lucha, etc.

Más sobre refundación, ya puestos. CDC ha ofrecido a su militancia la potestad de conservar el nombre o cambiarlo --humildemente, yo les propongo que opten por llamar a CDC Maria Antonia Fonoll, un nombre anónimo, que no levantaría tantas sospechas en Hacienda--. También --y créanme, no es coña-- ofrecen a la militancia que decidan si quieren una renovación parcial, o más profunda. Si además ofrecieran, por un euro más, el extra Súper-Wax, esto ya parecería un túnel de lavado. El congreso fundacional --se barajó que sería en marzo, luego se dijo que mayo-- pasa a junio, si bien también se aplazaría en caso de elecciones generales, que no se sabe. Un partido, refundado o no, está para ganar elecciones, y no para hacerse un lío con sus conceptos. Toda esta rebaja refundacional, en fin, orienta en la idea de que el Procés empieza a estar amortizado, y que hay que empezar a pensar la siguiente casilla, tan dilatada, quizás, como el autonomismo.

Por otra parte, b), un grupo de lingüistas --impresiona, pero no es para tanto, Vázquez Montalbán escribió que si viajando por el mundo te encontrabas con dos pollos hablando de lingüística no eran dos lingüistas, que eran dos catalanes-- ha emitido un manifiesto abogando por el monolingüismo en caso de República. Los lingüistas vienen de la sectorial lingüista de la ANC/Assemblea Nacional de Catalunya, por lo que veo la futura RAE (o RAC) en un Estado independiente, que nos dirá quién debe de trabajar o no en una pescadería. En los 70's, en la revista Els Marges, hubo un manifiesto parecido, es decir, defendía que el único futurible del catalán --las lenguas sin Estado son un drama, algo que parece no comprender el Estado-- era el Estado propio. Se trataba, en aquel momento, de un manifiesto emitido por científicos, no por tertulianos de la lingüística. Y también se trataba de otro momento histórico. Es decir, de otro Estado, que hoy no existe, zas, en Europa. Hace unos meses, de hecho, uno de los animadores de aquel manifiesto de hace 40 años razonaba en una entrevista que un Estado propio no suponía ningún seguro de vida para la lengua catalana. Un Estado, en fin, como todos ustedes ya habrán comprobado en sus carnes, no supone necesariamente seguridad ante nada. Anyway. El manifiesto, emitido por usuarios de JxS --el grueso-- y CUP, viene a enviar al garete las poéticas lingüísticas chachis esbozadas por ERC y CDC --y, ya puestos, los acuerdos tácitos y cotidianos de la sociedad al respecto-- que proponían una República sin ningún problema y, mucho menos, lingüístico. Quizás, el manifiesto no es pertinente ni necesario --para el pack ERC--CDC; ni para la Humanidad, en general--, en tanto parece ser una meditación política antes que lingüística. Que vendría a indicar que, bajo la horizontalidad aparente de un Procés sin resultados, se está criando un bicho esencialista llamativo.

Si entendemos que, fundamentalmente, el Procés es propaganda, era cuestión de tiempo que brillara con luz propia la cosa identitaria, ese llenapistas en cualquier escuela de propaganda, aquí y en Lima. Estos indicios van indicando que, con el tiempo, quemando etapas, en Catalunya nos espera una suerte de frente nacional, abocado al pack identitario, esa cosa que no sirve para nada, pero de la que se puede discutir toda la vida, como parece ser el estado de ánimo.

Más cosas/arrugas sin propaganda certera que las alise. El Govern, c), ha perdido un tanto su imagen de grupo de patriotas dinámicos, socialdemócratas y sin fisuras. Se empiezan a percibir diferencias personales y de criterio. Junqueras, por ejemplo, se entrevistó con Pedro Sánchez, sin comunicarlo al President. La entrevista, por cierto, versó sobre el apoyo de ERC a Sánchez en el Congreso. Un indicio de que, en las alturas, no sólo se sabe que no va a haber desconexión en 18 meses, sino que practican la realpolitik por un tubo, si bien a puerta cerrada. Algo, por otra parte, poco complicado en una sociedad que lleva varios siglos practicando la política a puerta cerrada.

Por otra parte, y esto es divertido d), la sociedad empieza a conocer a su President. La sensación es que ese periodista que vivía de las empresas que montaba y que acababan en manos de la Gene no era un Jefferson catalán. Se sospechaba que ese líder entrante fue elegido por el saliente para ganar con la comparativa, escuela de selección de líderes hispana y soviética que, tarde o temprano, culmina algún día con la elección, como líder supremo, de tipos que, en otras sociedades, tendrían su propia serie de dibujos animados. Hace una semana apareció un libro hagiográfico sobre el Presi, en el que aparecían datos como que el Presi, antes de serlo, cuando viajaba por el exterior, se registraba en el hotel en el turno de noche. Aprovechaba que el recepcionista solía ser un inmigrante, para colarle un carnet apócrifo catalán que te hacen en las fiestas del pueblo por 5 pavos. Al ser aceptado ese carnet, el futuro President, se supone, hacía chiribitas. Otro dato inquietante: para desplazarse a Madrid utilizaba vuelos internacionales con escala en Barcelona, de manera que desembarcaba en la terminal de vuelos internacionales/otro momento chiribitas. El Presi, vamos, se va perfilando como el cuñao catalán. Un tipo muy-español-mucho-español, pero en catalán. La mala noticia es que ese perfil de líder --tipo en un cargo que, de tener atribuciones, le vendría grande-- parece endémico en el Sur de Europa. La buena noticia es que no dirigen Fukushima.

Y el último suceso. Montoro, e), ha dado un plazo de 15 días para que la Gene solucione su déficit. Algo raro. La Gene supera el límite del déficit desde 2012, sin que ningún ministro le hayan enviado una cabeza de caballo, o carta ad hoc, como es el caso. Lo que indica un cambio en las relaciones Estado-Gene, cercanas a ese estadio en el que el banco deja de ser amable y te envía cartas amenazadoras. Por otra parte, en ausencia de un Somatoline financiero, es poco probable que la Gene, usted, o yo, reduzca un déficit en 15 días. Lo de la carta de Montoro, por tanto, parece una medida teatral para verbalizar un drama: la Gene está intervenida, no puede disponer de sus gastos. No existe, por tanto, el autogobierno. Algo que la Gene parece no reconocer. La Gene --es decir, ERC y CDC, dos partidos recortadores-- ha hecho acuse de recibo de la carta, defendiendo el gasto público y la necesidad de acometer gastos sociales que, hasta ahora, no era, por lo visto, tan necesaria.

Bueno. Me he pasado de arrugas. Les vuelvo a situar. Parlament. Pleno. Votación de la cosa resolución 9N. Se trata de un documento de 8 puntos, propuesto por la CUP, en el que se aboga por lo que se abogaba en la anterior resolución de, lo dicho, el 9N. Un indicio de lo poco que se ha abogado por la resolución desde su emisión, y un indicativo de que la resolución, independientemente de haber sido suspendida por el TC, no fue tomada muy en serio en su vida. Se diría que fue una coreografía extraña, tolerada por el pack JxS durante las negociaciones de Gobierno, para que la CUP se estirara y votara a Mas. No sucedió. Por lo que la resolución, tras el nombramiento del patriota Puigdemont, ya valía su peso en guano. Recordemos, hermanos, que el punto real de aquella resolución es que establecía la promulgación de tres leyes rupturistas --Hacienda catalana, Seguridad Social y Proceso Constituyente--, en un periodo no superior a 30 días. Periodo superado --sic gloria transit mundi-- el 9 de diciembre del año pasado --fue un día en verdad histórico, si bien no apareció en la prensa--. En la actualidad, existen tres comisiones en el Parlament para acometer esas leyes. Son un tanto teatrales, y en ellas sólo participan JxS y CUP. El objetivo es acabar la legislatura con esas leyes escritas y presentarlas, en un día histórico, supongo. No creo, empero, que se tramiten, o se intenten aprobar. Eso significaría la desobediencia, y no se ve mucho de eso por aquí abajo. Quedarán en stock. Quizás son la materia prima de la próxima campaña electoral.

¿Cuál es el sentido, entonces, de la votación de hoy? Poco. E interpretable. Por una parte, la CUP quiere poner en compromiso escenográfico a JxS. Que vote, otra vez, aquella resolución por la desobediencia, o que se niegue a ello ante las cámaras. También, es otra interpretación, la CUP necesita esa coreografía para apoyar los presupuestos del Govern en un futuro próximo. Se trataría de unos presupuestos de austeridad, con pocas alegrías, como todos los que están conduciendo la Democracia y el Bienestar a la siguiente casilla, difícil de describir, pero alejada de la Democracia y el Bienestar. La diferencia con otros presupuestos del Sur es que el Ejecutivo que los presenta dirá que, pese a esos números, en 18 meses o así esto será el Panamá Europeo, y no sabremos qué hacer con tanta pasta.

La sola votación del documento de la CUP tendrá consecuencias. Al votar una propuesta declarada inconstitucional por el TC, se espera una previsible reacción del pack dura lex sed lex. Que, por la falta de precedentes, no se sabe lo que es. ¿Fiscalía? ¿El TC en su nuevo rol de portero de discoteca? Lo único que se sabe es que pringaría la Mesa del Parlament. Por la vía penal, o por la vía inhabilitación. Quizás, ese castigo, es la única consecuencia política posible de esa resolución, que JxS no se tomó muy en serio en su día --tras el 9N adujo que aquel papel no tenía efectos legales; era una declaración de objetivos; un soneto--. Supongo que eso, una represión llamativa y cutre por parte del Estado, cargos encarcelados o sometidos a juicio, es la meditación de la CUP, que conoce el percal JxS y que confía en que sólo una desmesura del Estado puede animar este Procés en el que sus compañeros de viaje sólo participan para ir tirando, como los zombis.

La votación, en todo caso, fue tensa. Un día antes, el miércoles, se intentó que la Mesa retirara la propuesta. Nada. Al día siguiente, se detuvo el pleno una hora, para lo mismo. Y nada tampoco. ¿Por qué se intentó no votar esta propuesta que, de hecho, plasma que la resolución del 9N existe tan poco que hay que recordarla con rituales como éste? Quizás, PSC, C's y PP valoraban la respuesta del Estado, que daría alas a un proceso alelado.

En el debate, breve, previo a la votación, hubo algunas sorpresas. C's adoptó el rol del PP. El PP emitió un nuevo punto de vista. En vez de ver en peligro la democracia, la unidad nacional y todo lo que ve peligrar desde su fundación, esbozó escepticismo ante el Procés. CSQEP, también desde el escepticismo, aludió al carácter propagandístico del Procés, y al hecho real de la austeridad. El 9N votó que no a la resolución. Hoy, anunció, no votará. No votar, en un pleno, no es abstenerse, es pasar de todo. No votar en un hemiciclo es, en fin, algo importante. El portavoz por JxS fue Lluís Llach. Como intelectual hispano de su generación, le dio la razón al Gobierno. Describió un Procés dinámico e imparable, y a Catalunya como el único gobierno keynesiano del mundo. Utilizó para todo ello un catalán rural y cursi, con giros como "en Pere Botero". No les traduzco ese concepto, anecdótico, pero para que se sitúen, es como, en castellano, optar por la opción "pompis", o en inglés "OK dokey". Quizás ese triángulo --ruralismo, cursilería, fórmulas propagandísticas no contrastables-- explique qué es el Procés está mañana a primera hora, y quién es su consumidor. Los partidos del Procés parecen no querer, o no poder, ampliar sus bases. Esto, a falta de que el Gobierno del Estado meta la pata, se acaba.

Antes de la votación, y para que la cosa quedara clara, la jefa de grupo de JxS pidió votar el documento punto por punto, de tal manera que el punto 3 --una invitación explícita a la desobediencia-- y el punto 4 --la petición de que los Mossos no colaboren con la Audiencia Nacional-- puedan no ser votados por un JxS que ya no sabe cómo decirle al Gobierno que no la líen, que aquí no va a desobedecer nadie. En efecto, los puntos 3 y 4, finalmente, no fueron aprobados. La segunda declaración de desobediencia sin desobediencia quedaba aprobada. Y desarticulada.

Un papel lo aguanta todo. Imagínate --esta es la segunda declaración 9N-- dos. Un hemiciclo, por cierto, aguanta aún más que un papel. Y una cultura política offshore, como la nuestra, en la que la política declarada no tiene nada que ver con la que los declarantes poseen, ni te digo.

Hola. Jueves. Parlament de Catalunya. Hoy se vota la resolución ya votada el 9N. Es una suerte de ITV a la resolución. Una rerresolución. La pera. Es, por tanto, un día histórico. King-size, si me fuerzan, como supongo que ya habrán leído en todas partes. No obstante, ojo, no hay frikis...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Guillem Martínez

Es autor de 'CT o la cultura de la Transición. Crítica a 35 años de cultura española' (Debolsillo), de '57 días en Piolín' de la colección Contextos (CTXT/Lengua de Trapo) y de 'Caja de brujas', de la misma colección. Su último libro es 'Los Domingos', una selección de sus artículos dominicales (Anagrama).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí