1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

TRIBUNA

Por una confluencia de izquierdas

Víctor Alonso Rocafort 13/04/2016

MALAGÓN

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Íñigo Errejón está exponiendo estos días las razones de su rechazo a una confluencia de izquierdas. En una reciente entrevista manifestaba lo siguiente: “La hoja de ruta ganadora pasa por la transversalidad. La diferencia política más drástica hoy en España no está entre derecha e izquierda, sino entre la gente y una pequeña minoría. Entre democracia y oligarquía. Sobre esa diferencia se puede construir una mayoría popular alternativa. Esa es la hoja de ruta ganadora, y no la de refundar la izquierda”. En este breve pero sustancioso párrafo se concentran los ejes teóricos de su postura. Y a mi entender también sus debilidades.

En primer lugar, Errejón nos pide un acto de fe hacia su postura. La transversalidad nos traerá la victoria, afirma. Desde la aparición de Podemos muchos hemos compartido la importancia que daban a ganar, sí, pero siempre que se hiciera bien. Conocemos demasiado los valores de la cultura corporativa capitalista, competitiva a cualquier precio, y la experiencia del PSOE en este país como para dar un cheque en blanco a quien nos prometa ganar a secas. En la izquierda siempre nos ha importado el cómo. Por eso hemos escogido nuestras derrotas. El que alzaba la voz crítica frente al poderoso, el que se mantenía firme entre esquiroles que cruzaban de bando, el que no se perdía a sí mismo saltando a caballo ganador. Eso ha sido y será la izquierda.   

Hasta el momento no se ha demostrado esta relación de lo transversal en Podemos con la victoria. Tercera fuerza en las últimas elecciones generales, estaríamos incluso hablando de otra cosa de no haber confluido en Galicia, Cataluña y Comunidad Valenciana. Allá donde se ganó, como en los llamados ayuntamientos del cambio, Podemos se presentó también junto a fuerzas de izquierdas.

A continuación Errejón establece una vieja oposición binaria recurrente en su discurso: élite/pueblo, pequeña minoría/gente. Se trata de una división típica del populismo y que en toda Europa la extrema derecha está utilizando profusamente. No creo que sea útil abordarlo en este contexto, tampoco a la manera peronista.

Tercera fuerza en las últimas elecciones generales, estaríamos incluso hablando de otra cosa de no haber confluido en Galicia, Cataluña y Comunidad Valenciana

En primer lugar, se parte de una gran ficción. Esto no es extraño con los conceptos políticos, lo que ocurre es que en este caso resulta dañina. Frente a una pequeña minoría malvada, corrupta, a la que hace meses se le llamaba casta, se encuentra la gente decente, el pueblo unitario, homogéneo y santo. Los de abajo. En esta visión el pueblo necesita un enemigo para hacerse político. Responde asimismo a la típica adulación de todo demagogo que se precie desde tiempos inmemoriales. El pueblo es uno y aparentemente es lo más. Pero si rascas, se comprueba que el concepto nos lleva a una masa informe y pasiva.

Sabemos que todo esto no es verdad. Pero a efectos de discurso, históricamente, conocemos de su gran efectividad. Hace 80 años también se utilizó. Esa pequeña minoría malvada además de capitalista era judía. Carl Schmitt, el jurista nazi alemán que forma la base del pensamiento de los inspiradores de Errejón, Chantal Mouffe y Ernesto Laclau, lo teorizó justo en aquel entonces en Estado, movimiento, pueblo. El partido-movimiento “penetra, moldea y lidera” al pueblo unitario. Se busca la base emocional, una identidad común ligada a un enemigo y a la idea de patria.

La democracia sin embargo es otra cosa. Reside en reconocer con realismo la pluralidad irreductible de cada cual, nuestras diferencias por dentro y por fuera, de nuestros rasgos y cabellos, de nuestros corazones y pensamientos. La política democrática obra el milagro de la igualdad, la ficción, esta sí cívica y constructiva, de que somos iguales, personas con los mismos derechos a la hora de decir y decidir sobre lo público. La ciudadanía es política, autónoma, sin necesidad de un enemigo común ni nadie que la conduzca. Las identidades políticas colectivas tienden a ser libres cuando son democráticas, alianzas que proponen y resisten sin corsés, basándose en realidades materiales y de opresión. Es un asunto demasiado delicado y complejo para resolverlo desde el inquietante brochazo populista.

La ciudadanía es política, autónoma, sin necesidad de un enemigo común que la conduzca. Las identidades políticas colectivas tienden a ser libres cuando son democráticas

El binomio élite/pueblo decíamos que trae aparejada la masa compacta. Esta nos ofrece al líder idolatrado y tras él viene el núcleo apostólico irradiador. Se blasfema contra la élite en el poder, pero el marco está listo para que una renovada minoría organizada gobierne tras asaltarlo pues, sentencian los elitistas con realismo, siempre ha sido así. Nosotros ahora seremos los buenos, concluyen.

Elitismo no es democracia. Y Podemos, nos hemos cansado de insistir en ello estos años, se ha construido hasta el momento con las costuras exactas de un partido vertical. Precisamente Errejón viene de dominar el aspecto organizativo de su partido.

La expresión de “construir pueblo” revela precisamente toda la omnipotencia elitista. Como seres divinos, como demiurgos, la vanguardia ilustrada de Podemos, los “mejores” —como tantas veces se han autoproclamado—, modelará la basta materia popular. Para ello habrán de hablarnos a nuestro nivel, descender al eslogan, ensuciarse en el barro de las tertulias televisivas. Todo sea por convertir y con-vencer. El pueblo crece, pasivo, a su sombra.

Y llegamos a la oposición clave, aquella que a mi juicio desmonta todo el discurso errejonista: democracia/oligarquía. Cuando la formulan suelen quedarse aquí, no van más allá de la enunciación de estos significantes enfrentados. Y sin embargo resulta fundamental saber qué significa oligarquía para decidir cómo transformarla en democracia, si desde la transversalidad o desde una confluencia de izquierdas.

Se blasfema contra la élite, pero el marco está listo para que una renovada minoría gobierne tras asaltarlo. Siempre ha sido así. Nosotros ahora seremos los buenos

En la actualidad autores como Jeffrey Winters, Peter Simpson, Steven C. Skultety, Leah Bradshaw, Martin Gilens, desde hace un tiempo Cornelius Castoriadis o Jacques Rancière, desde hace más todavía Platón y Aristóteles. Las fuentes son variadas para entender qué es una oligarquía. En lo que parece haber acuerdo es que esta forma de régimen no significa gobierno de los pocos, como una lectura apresurada pueda hacernos creer. En una oligarquía mandan aquellos que poseen el gran patrimonio y las rentas más altas, aquellos que son capaces de transformar este poder material en influencia y poder político. El que sean pocos viene dado.

Lo que Aristóteles denominaba politeia y que solemos traducir como régimen no se basaba en cuestiones legales o institucionales. Iba más allá. Un régimen es una forma de vida, un carácter (ethos) que domina la comunidad y se inserta en el carácter de las clases dominantes. De ahí pasa al resto. Una Constitución podía denominarse democrática, argüía Aristóteles, pero si en el día a día la comunidad se comportaba como una oligarquía... era una oligarquía.

Winters sostiene que se precisa un determinado Estado de derecho para atar los intereses oligárquicos: hacer de la propiedad algo intocable y sacrosanto, hacer de los derechos socioeconómicos algo meramente nominal. Una fuerza armada pública para defender estos pilares y toda una Industria de Defensa del Ingreso donde representantes, asesores y lobistas se engarcen protegiendo un sistema fiscal débil e injusto.

Ahí están pues las bases de la oligarquía. El sistema económico capitalista encaja como un guante y lo potencia. Y más allá de eso un carácter dominado por una noción de justicia que justifique la desigualdad y la jerarquía. Meritocracia, movilidad social y justas recompensas al esforzado talento calarán, junto al sentido común neoliberal de nuestra época, para dar su ethos final al régimen… y a todos nosotros. Se expandirá una idea de felicidad por acumulación y ganancia que deja al individuo contemporáneo con graves problemas de gobierno interno y al planeta al borde del desastre.

Atrapar votos tratando de contentar a unos y otros no es transformar un régimen. La democracia se construye desde el coraje cívico y el capitalismo se supera desde la izquierda

Y ahora pregunto: ¿cómo pretende la transversalidad errejonista superar la oligarquía? ¿Renunciando a las nacionalizaciones de sectores estratégicos? ¿Cediendo hasta en reformas laborales cuando se les presiona un poco? ¿Dejando a un lado el proceso constituyente? ¿Haciendo la ola a la OTAN, fuerza de choque de las oligarquías occidentales? ¿Aparcando el debate sobre una monarquía inserta en el corazón oligarca del régimen? ¿Pidiendo perdón a la Iglesia o dejando en la estacada a todo titiritero que detengan?

Atrapar votos tratando de contentar a unos y otros no es transformar un régimen. Bajar los símbolos y banderas para dar todo el peso a los poderosos argumentos de la izquierda frente a una crisis sistémica, como acertadamente propuso Anguita hace ya unos años, no significa el vaciamiento estratégico de las propuestas. Si quieres democracia se precisa un carácter que no se obtendrá jamás desde el verticalismo o los significantes vacíos. Un ethos democrático que en cambio sí empezó a calar y expandirse el 15M. Por eso estos días también es importante París. 

La democracia se construye desde el coraje cívico y el capitalismo se supera desde la izquierda. Hemos de atrevernos a la ruptura con el régimen oligárquico, sin ceder a cada paso en cuestiones básicas. Coincido en este caso con Alberto Garzón en que el debate hoy una vez más está entre reforma o ruptura, en términos semejantes al que ya Rosa Luxemburgo alumbrara en la izquierda europea hace un siglo.

Se hace democracia desde la propia organización política, desde la justicia que se defiende. El escándalo democrático reside en la confianza política en los cualquiera, como dice Rancière, y no en esa autoparafernalia de los mejores y los expertos. Lo justo democráticamente hablando es que decidamos entre todos sobre lo que nos afecta a todos. Hacia allá hay que dirigirse.

Una confluencia para cambiar el régimen ha de construirse desde la izquierda o será para otra cosa. Si priorizamos los intereses de las clases populares y sus preferencias, alcanzarla es ya un deber ineludible. Respetando las identidades de cada cual. Desde un protagonismo ciudadano real. Deshaciendo el carácter, la constitución y la representación oligárquica para tornarlas democráticas. Cuando el auténtico poder ya no reside en el Palacio de Invierno, ahí se encuentra la revolución política del siglo XXI. 

Íñigo Errejón está exponiendo estos días las razones de su rechazo a una confluencia de izquierdas. En una reciente entrevista manifestaba lo siguiente: “La hoja de ruta ganadora pasa por la...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Víctor Alonso Rocafort

Profesor de Teoría Política en la Universidad Complutense de Madrid. Entre sus publicaciones destaca el libro Retórica, democracia y crisis. Un estudio de teoría política (CEPC, Madrid, 2010).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

11 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. txe

    ..incluso AGarzón ha admitido que tal como estaba (en los días del 15M) IU no estaba lista para mucho, incluso en varios casos enlodada. Y, si durante toda la época socialista, pese a toda su crítica, han encontrado justificación (eso sí, muy decorosa, incluso solemne) para ir de cola, por qué escatimar el derecho a la iniciativa que llevaría a la gente de podemos a montar Podemos (y sanarse entuertos montándose en una juiciosa estructura de plataformas? (que a mí, particularmente, me gusta, porque hablan los que han estado pié de cañon todos estos años) (mientras otros solo veían la tribuna parlamentaria (democrática-representativa del tipo 'tal-como-la-conocemos') como la única vía)) y, en vez de /pagar el precio del sueño/ o redimirse e integrarse sin miedo, buscar estar encima (como si por llevar un carnet del pc te diera poderes mágicos para representar la revolución). (Y, a manera de PD algo que sí que me toca los cataplines (del (partido de) la ui) en las municipales lo sabían, y participaron a 2 cañones (los buenos votantes de base (fieles, claro, con su voto allí, como un manifiesto de militancia)) y casi la cascan. Tuvimos que pasar por el no-sé-cómo-llamar este sentimiento (porque es inédito) de tener jugar al pulso, más que con el Ps0e, con Carmona.) Pese a ello, hacia el 20D volvimos todos a perder antes de ir a elecciones, porque qué tenemos??. O, giremos la pregunta, el Ps0e obtuvo 5,3mill votos PODEMOS 5m, qué panorama tendríamos de haber sumado otros 900,000 votos en bloque???.

    Hace 5 años 7 meses

  2. Pablo

    A estas alturas nos,o me, interesa poco vuestras opiniones personales, vuestras disquisiciones, recelos o animadversiones. Realmente se necesita una confluencia, y lo dificil es como lograrla. Para empezar crear clima, apartar diferencias, no se va a ningún lado por ahí. La confluencia tiene que dejar de lado todos esos aspectos y convertirse en impulso y arrastre, Para empezar aglutinar en torno a programa ahí hay que buscar unidad. Es una difcultad definir la confluencia su constiutción ese es el gran asunto a resolver, aporten ideas. Posteriormente ser inevitable que salgan las diferencias,pero si se ha logrado el primer objetivo, gobernar o convertirse en la oposición, eso ayudará a conllevarlas. Un saludo.

    Hace 5 años 7 meses

  3. Macías

    Iba a escribir algo sexudo..y que criticase el elitismo en la gobernanza desde el elitismo intelectoide, pero para qué. A ver si la próxima revuelta la lideran bomberxs o enfermerxs y no leguleyos como las anteriores o politologos como la actual. La "izquierda", esta, es que no entiende nada que no este en un libro de historia. Lo que yo quiero es una cama nueva para el hospital donde está mi abuelo, eso es basicamente la trasvesabilidad, IMBECILES?

    Hace 5 años 7 meses

  4. Mario Plaza Delgado

    La izquierda también es una intrahistoria deplorable. Vd. lo sabe mejor, y no se enfrenta a ello. Eso sería tal vez lo primero. En cambio, siempre se lo desconsideración.

    Hace 5 años 7 meses

  5. Jose

    Muy curioso que en un mismo número veamos dos artículos, la entrevista a Garzón y este, atizando a Podemos y encima, pidiendo la consabida confluencia. Como se nota que al régimen le sabría muy bien que eso ocurriera, para llevar a Podemos, el único partido que de verdad lo desafía, a la marginalidad que ocupa, ya desde muchos años, IU o como quiera que se llame.

    Hace 5 años 7 meses

  6. Andrés

    Con esa descripción de Podemos, que en buena medida comparto, lo que carece de sentido es ese desmedido interés por coaligarse con ellos. Hablar de proceso constituyente a la vista de los resultados electorales y los previsibles en caso de repetirse las elecciones, no es otra cosa que una ilusión tan desacertada como el "ahora o nunca".

    Hace 5 años 7 meses

  7. Huan

    Le entiendo perfectamente. Yo tampoco quisiera tener nada que ver con engañabobos y reyes del postureo que se llenan la boca de "los de arriba contra los de abajo" y luego resulta que son catedráticos millonarios que le escamotean los impuestos a Hacienda o que se financian con gobiernos extranjeros y que encima tienen el morro de pedirle dinero a la gente que menos tiene...

    Hace 5 años 7 meses

  8. Pancho Silio

    El mejor analisis de la realidad politica que alimenta engañando a Podemos

    Hace 5 años 7 meses

  9. juan

    Las CUP que sacaron buenos resultados lo hicieron más bien por sus candidatos principales, muchos de ellos de perfil moderado. En el caso de Madrid, Carmena quitó a Carmona un 40% del resultado autonómico de Gabilondo. La mayoría no llegó por grupúsculos sobrerepresentados que luego desarrollan sus "batallas" al margen de un gobierno para la mayoría que permita coger impulso para ampliar el apoyo popular. Yo no quiero más Ahora Madrid's con solo un 25% de concejales de Podemos tan solo cuando hacen el aporte principal de voto. Integrar personas por supuesto, integrar siglas que nunca llegaron muy lejos y ahora arrastran deudas con bancos, hacienda y seguridad social NO.

    Hace 5 años 7 meses

  10. Jon

    Todo muy bien, mientras tengas 176 escaños en el parlamento que voten a tu favor. Por el contrario, todo se queda en bla-bla-bla

    Hace 5 años 7 meses

  11. juan

    Las CUP que sacaron buenos resultados lo hicieron más bien por sus candidatos principales, muchos de ellos de perfil moderado. En el caso de Madrid, Carmena quitó a Carmona un 40% del resultado autonómico de Gabilondo. La mayoría no llegó por grupúsculos sobrerepresentados que luego desarrollan sus "batallas" al margen de un gobierno para la mayoría que permita coger impulso para ampliar el apoyo popular. Yo no quiero más Ahora Madrids con solo un 25% de concejales de Podemos tan solo cuando hacen el aporte principal de voto. Integrar personas por supuesto, integrar siglas que nunca llegaron muy lejos y ahora arrastran deudas con bancos, hacienda y seguridad social NO.

    Hace 5 años 7 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí