1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

GENTES DE MAL VIVIR

Manolo Tena: Dorian Grey ardía de frío

Purasangre de la ‘movida’ madrileña, el compositor logró arañar muchas más canciones y días de sol antes de morir. Le venció la enfermedad, pero no se dio por vencido nunca

Miguel Ángel Ortega Lucas 6/04/2016

<p>Manolo Tena, en una fotografía promocional del disco <em>Sangre española</em> (1992).</p>

Manolo Tena, en una fotografía promocional del disco Sangre española (1992).

SONY MUSIC

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

“Todo será diferente”, cantaba Manolo Tena en su último disco, de 2015, “cuando no rimen el amor y la muerte”. Y es cierto: suelen rimar en este mundo esas dos cosas. No por un golpe fonético, sino por ese malentendido, como un acorde equivocado, que nos hace confundir tantas veces el amor –eso que suelen llamar amor– con la (auto)destrucción. Cuando es exactamente lo contrario.

“Él no se quiere y va cayendo en el hoyo”, decía, meridiano, el músico Antonio García de Diego en la entrega que la serie Imprescindibles, de La 2 de TVE, le dedicó hace apenas unos meses, bajo el título Un extraño en el paraíso y con producción de su hermano, Rafa Tena. Pero el cantante todavía se presentaba en esas imágenes, a sus 64 años, como un púgil vapuleado y digno; reventado a hostias por la vida pero capaz de mantener la compostura en el epicentro del ring.

Un ring que bien podría ser la plaza del Dos de Mayo, en Malasaña: Manolo Tena sosteniéndose aún entre las últimas sombras y los últimos supervivientes de la noche en ruinas de la Movida, con los fantasmas de sus compadres Antonio Flores y Antonio Vega y Enrique Urquijo dormitando algunos portales más allá, algunas noches de ventaja más allá.

Esa palabra, superviviente, es la que él mismo utilizaba, y la que más ha utilizado la prensa estos días para referirse al compositor, derrotado finalmente por un cáncer y no (aunque quién puede saberlo) por el impulso ciego que durante décadas le llamaba desde la acera en sombra de su vida. Sobrevivir es también el mantra que llevaba tatuado en su antebrazo, en caracteres japoneses. Era lo único a que podía aspirar, que creía poder aspirar, con casi cuarenta años de adicciones derrapando por sus arterias. Pero quería vivir, al cabo, se empeñó en vivir, y consiguió prolongar la noche en un puñado de días más al sol.

Nació como José Manuel Tena Tena en Benquerencia de la Serena, provincia de Badajoz, en diciembre de 1951. Sus padres emigraron pronto a Lavapiés, donde creció, leyó poesía y empezó a toquetear el bajo por su cuenta. En 1977 ya tenía su primer grupo, Cucharada, concebido en parte como la única vía posible para poder decir lo que le diera la gana: “Me salvó de ir a la cárcel o al manicomio”, contaba a TVE. “Lo que podía hacer en el escenario no podía hacerlo en ninguna parte. Yo salía con un embudo en la cabeza. Defendía lo que prohibía la ley; a los amigos que ejercían la prostitución para poder comer. Teníamos vocación de presidiarios por el hecho de ser distintos”. “Tenía un descaro como nadie aquí”, según Rosendo.

Sobrevivir es el mantra que llevaba tatuado en su antebrazo. Era lo único a que creía poder aspirar, con casi cuarenta años de adicciones derrapando por sus arterias

La movida madrileña, o esa hoguera de San Juan de varios años –no tantos como suele creerse– en que media España asegura ahora haber estado, prendiendo fuego a los hábitos tras cuarenta años de clausura. Cucharada sería, efectivamente, uno de los elementos más incendiarios de aquel tiempo, con performances que hacen palidecer en comparación a ciertos números de pelos de colores: “Demasiado heavies para los modernos”, decía Tena, “demasiado modernos para los heavies”.

Pero sus primeros éxitos, modestos en cualquier caso, se debieron ya a su siguiente grupo, Alarma!!!, en que el rock averiado de garaje, producto típico de la Movida, toma ribetes de fusión con el reggae y el punk anglosajón. De esa época es Frío (1985), considerada hoy como uno de los dos o tres verdaderos emblemas de la época: “Grito los nombres pero nadie responde; / perdí el camino de vuelta al hogar. / Sé que estoy yendo pero no sé hacia dónde. / Busco el principio y sólo encuentro el final”.

Sería ya en 1992, tras cuatro años en solitario, cuando diera el verdadero petardazo, con una canción compuesta inicialmente para otros que acabó cantando él, sin más remedio. Una canción (Sangre española) que olía a cantina del sur de madrugada y que apestaba a éxito de lejos. Llegó a vender cerca de 800.000 copias del disco. Aquel verano llenó Las Ventas y lloró en los camerinos, acordándose de las noches que había costado llegar hasta esa noche exacta.

Conductores suicidas

Estar ardiendo y sentir frío. Como estar enamorado y que no te mire. Como no poder prescindir de algo que sabes que te destruye lentamente: “La adicción [a las drogas] es obsesiva, compulsiva; te hace consumir aunque tú veas que te estás matando, que no debes seguir, que no quieres seguir. Pero es una enfermedad”. Una enfermedad que “manda, habla y decide por ti. Tan rara que no te mata: quiere que te mates tú”, decía ante la cámara.

Precisamente en aquel 1992 en que Tena lograba su mayor éxito comercial hasta la fecha, Joaquín Sabina hacía lo propio con el álbum Física y Química; trabajo redondo que incluía un corte llamado Conductores suicidas: “No voy a negarte que has marcado estilo, / que has patentado un modo de andar, / sin despeinarte, por el agudísimo filo / de la navaja de esta ‘espídica’ ciudad…”, comienza ese retrato, o espejo deforme de cierto arquetipo de esos años. Y sin embargo: “¿Cómo te has dejado llevar a un callejón sin salida, / tú, / el mejor dotado de los conductores suicidas…?”.

Durante años se rumoreó que estaba inspirado en Tena. Y Sabina acabó confirmándoselo a Javier Menéndez Flores en su larga entrevista-libro En carne viva (2006): “Es un homenaje, sí. Krahe no opina así. Él cree que la escribí para mí. Pero yo tenía a Manolo Tena en la cabeza. (Otra cosa es que siempre acabes escribiendo de ti)”.

Defendía lo que prohibía la ley; a los amigos que ejercían la prostitución para poder comer. Teníamos vocación de presidiarios por el hecho de ser distintos

Sabina y Tena serían “enemigos íntimos” durante casi un decenio, por un quítame allá esos versos (Sabina a Tena, para una canción llamada Pisa el acelerador) o por un quítame allá esa novia (Tena a Sabina, aunque éste y la mujer en cuestión estaban ya “en los estertores de la agonía” de la relación). A pesar de no hablarse, pero de no hablar mal nunca el uno del otro en público, Sabina, que ya había apoyado la publicación del primer disco en solitario de Tena con el sello Elígeme, en 1988, escribiría las hojas promocionales de Sangre española.

Meses después se encontraron en los bajos de un antro, al filo ya del amanecer, y nada más verse se abrazaron. Y Tena le dijo: “¿Sabes? Esto es una malísima inversión, porque ya no hay enemigos de tu estatura”.

Se entendían muy bien, contaba Sabina, porque ambos amaban a Vallejo, al poeta peruano César Vallejo. “[Tena] era más maldito que yo, a pesar de que él es Dorian Gray. Porque es alucinante que, habiendo pasado por todo lo que ha pasado, comparas su cara con la de Antonio Vega o la de Enrique Urquijo en los últimos años y no hay color”.

‘Hasta el horizonte’

“Quiero escribir, pero me sale espuma”, escribía César Vallejo; “quiero decir muchísimo y me atollo”. “Vámonos! Vámonos! Estoy herido; / vámonos a beber lo ya bebido, / vámonos, cuervo, a fecundar tu cuerva”.

“Quiero ser mar, sólo consigo espuma; / quiero avanzar, sólo consigo espuma”, martilleaba Manolo Tena. “Quiero que nunca se acabe la noche, / seguir la música hasta el horizonte; / quiero beber y no olvidar…”.

Pero es frecuente que haya lagunas, sí, a la mañana siguiente de la noche que parecía nunca iba a acabarse. Esa impotencia rabiosa que cantaba Tena, con su voz de callejón, parece resumir bien los años que siguieron a Sangre española: queriendo, quizás, que no acabara la noche, pero levantándose aterido otra vez al mediodía; prometiéndose de día, quizás, no volver a escuchar la voz de la enfermedad que le quería ver morir (“no te mata: quiere que te mates tú”), pero viéndose otra vez ahogado de espuma al anochecer.

No dejarán de tener razón quienes han dicho estos días (Isabel Gemio, por ejemplo) que a Manolo Tena se le ha tratado mal en España durante años: Manolo Tena era un artista, en fin, y España es España. Y es conocido que, por unas u otras razones, no llegó a disfrutar económicamente de su éxito de los 90 tanto como otros elementos que suelen acompañar al músico en el tinglado. Pero él mismo reconoció a Efe, durante la presentación de su último trabajo, que “no cuidó” a su público.

Ya sólo bebía agua y aire puro. Y no creía que la muerte fuera el final, porque la energía sólo se transforma y seguro que habrá otros mundos por descubrir

Y cómo iba a cuidar a su público, si ya bastante haría con invertir toda la energía posible en no volver a caer, y en volver a levantarse tras la última caída. Con todo, y aun pasando más de una noche en el infierno, Tena consiguió volver con regularidad al estudio para grabar discos de variable factura, hasta que, tras sus Nuevas canciones (2008), pareció que el silencio era ya irreversible.

No lo fue. Quien no está ocupado en vivir está ocupado en morir, dejó dicho Dylan. Manolo Tena tuvo tiempo de aprender a fuego esa lección. Reapareció en el otoño de 2015 con un disco hermoso, versátil, salpicado por las heridas de su vida pero sin resquicio alguno para la autocompasión (más bien para la autoparodia), seguramente el mejor acabado de su carrera, que se tituló Casualidades, aunque iba a llamarse –ay– La vida por delante. Estaba pletórico, “en su mejor momento”, con esas canciones que viraban del rock de ley (La princesa azul) a la guajira caliente que tan bien se contoneaba con el humo de su voz (La Verdad).

“Ahora disfruto cada suspiro”, decía a Efe. A Rosa Villacastín le contaba por esas mismas fechas que había dedicado esos años a escribir, pero “sobre todo” a “repasar los errores que pueda haber cometido, para no repetirlos”. Que en algún momento la gente dejó de encargarle canciones (han cantado canciones suyas desde Ana Belén a Ricky Martin), pero que agradecía mucho que chavales de 20 años le parasen por el Retiro, y le llamaran “maestro”. Que ya sólo bebía “agua y aire puro”. Y que ya no creía que la muerte fuera el final, porque la energía sólo se transforma y seguro que habrá “otros mundos por descubrir”. 

En Un extraño en el paraíso decía, refiriéndose a sus amigos muertos de los años bárbaros de la movida: “No necesitaron ser números uno para ser ganadores y llegar al corazón de la gente”. “El intento fundamental” a la hora de escribir canciones, para él, “es comunicar. Y si puedes, aportar consuelo”. Cuántas noches dedicaría este hombre a buscar y a aportar consuelo, siguiendo la música hasta el horizonte del amanecer mientras su verdadero retrato ardía por dentro. De frío.

“Todo será diferente”, cantaba Manolo Tena en su último disco, de 2015, “cuando no rimen el amor y la muerte”. Y es cierto: suelen rimar en este mundo esas dos cosas. No por un golpe fonético, sino por ese malentendido, como un acorde equivocado, que nos hace confundir tantas veces el amor –eso que...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Miguel Ángel Ortega Lucas

Escriba. Nómada. Experto aprendiz. Si no le gustan mis prejuicios, tengo otros en La vela y el vendaval (diario impúdico) y Pocavergüenza.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

3 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. El autor

    Lamento no haber sido más riguroso en ese sentido, amigo. En cualquier caso, si lees bien –cierto que debí ser más explícito–, incluyo a Tena en “aquel tiempo”, y no en el movimiento excluyente concreto con el que se suele identificar la palabra ‘movida’. Me refiero a eso precisamente cuando escribo que las cosas que hacían al principio “hacen palidecer en comparación a ciertos números de pelos de colores: “Demasiado heavies para los modernos”, decía Tena, “demasiado modernos para los heavies”. ”. (O sea: nada de pelos de colores). Hablo de la Movida como movimiento social, más que musical, de despelote postfranquista. Porque durante aquel tiempo también había verbenas en Lavapiés, y Sabina y Krahe llevaban ‘barbas nazarenas’ en un sótano para 30 personas (que dime tú…). De todas formas, mis disculpas; y mi gratitud por el tirón de orejas: nunca se es lo suficientemente riguroso. Un saludo.

    Hace 5 años 9 meses

  2. Cicatriz

    "su siguiente grupo, Alarma!!!, (...) rock averiado de garaje, producto típico de la Movida," ¿Cuántos grupos de garage se circunscriben a la Movida?. Es que vaya tela. El artículo es penoso, lleno de topicazos sin contrastar.

    Hace 5 años 9 meses

  3. Cicatriz

    Y dale: Manolo Tena NO TIENE NADA QUE VER CON LA MOVIDA. Decir que perteneció a la movida es propio de quien no tiene ni la más remota idea y arrastra una afirmación a su vez dicha por quien/es afirmaban así, a bulto. Manolo tena perteneció al rock urbano (o Rollo, como también se decía), reciclándose en Alarma a un tipo de rock urbano algo más suavizado y nuevaolero. Exactamente igual que Leño en su segundo disco, y creo que nadie dice que Rosendo perteneciese a la Movida. Hacer tu carrera más o menos en paralelo a la Movida no quiere decir que tuvieras algo que ver con ella. Por favor, un poco de rigor porque hacéis el ridículo más espantoso.

    Hace 5 años 9 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí