1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Perfil

Alierta, uno de los vuestros

El presidente de Telefónica ha sido una pieza útil para los intereses del bipartidismo. Jugando con las puertas giratorias, los altos dividendos y un delito prescrito, ni se va del todo ni se va de vacío: 50.000 millones de deuda y 35 de pensión

Ana Tudela 2/04/2016

<p>César Alierta</p>

César Alierta

José Antonio Rojo/Telefónica

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

14 de abril de 2009. Audiencia Provincial de Madrid. 8.45 horas de la mañana. Todo el mundo espera la llegada de la jueza Manuela Carmena, hoy alcaldesa de Madrid, encargada de presidir el tribunal que juzgará a una de las personas más poderosas del país, el presidente de Telefónica. César Alierta ya ha llegado y espera junto a la puerta de la sala rodeado de su terna de abogados y de los primeros espadas de su numeroso equipo de comunicación. Los periodistas que cubren habitualmente el sector de las telecomunicaciones están allí, junto a él, pero no le preguntan nada. Ya han recibido las indicaciones oportunas. No toca. Una joven redactora de una agencia de comunicación llega unos minutos más tarde y ve el cielo abierto para conseguir unas declaraciones. Se acerca a Alierta, le pregunta amable y el presidente de Telefónica la despacha afeándole que sea la única que no se ha enterado de cómo comportarse. El resto calla. Vuelve el silencio. 

El juicio a Alierta es una pastilla de avecrem del caldo en el que se ha cocido España en las últimas décadas pero también de la figura del aún presidente de Telefónica. Un concentrado de ingredientes que no dicen mucho de los resultados de la gestión del zaragozano al frente de la gran multinacional española (un gigante hoy presente en 20 países y con 322 millones de clientes que se ha colocado en primera línea del sector a nivel mundial) pero sí de ese toque de sabor que trajo consigo. Por eso es tan útil ese momento para empezar a desmenuzar la figura de Alierta. Todo estaba allí, amalgamado pero presente: el control de la inmensa mayoría de los medios (que en su mayoría no destacaron la información del juicio incluso cuando la sentencia demostró que hubo delito aunque se considerase prescrito); su pulso con Pedro J. Ramírez (que impulsó el caso en 2002 desde las páginas de El Mundo meses después de ver frustradas sus intenciones de hacerse con Onda Cero, entonces parte de Telefónica Media); la estrecha relación con la familia de su mujer (ya que el juicio por uso de información privilegiada se debió al enriquecimiento del sobrino político de Alierta Luis Javier Placer con la compra de acciones de Tabacalera cuando Alierta presidía la compañía) y el logro de haber sabido situarse de verdad en el centro del tablero político, a salvo de los ataques de uno y otro polo del otrora todopoderoso bipartidismo, convirtiéndose en pieza útil para los intereses de todos. Porque si el PSOE había pedido mil y una explicaciones, comparecencias e intervenciones de la Fiscalía cuando se destapó el caso Tabacalera en 2002, para cuando se inició el juicio y se supo la sentencia ya no tenía nada que reprochar al presidente de Telefónica. El PSOE estaba en el poder y Alierta era un amigo. Un dato: uno de los peritos de parte en favor de Alierta en el juicio fue José Manuel Campa, nombrado mes y medio después de que se iniciase el proceso, secretario de Estado de Economía por el Gobierno de Zapatero. 

Pedigrí popular

Hubo un tiempo en que lograr la empatía de la práctica totalidad del arco parlamentario no parecía tarea fácil. Alierta ha sido y es un hombre con ocho apellidos del PP, cosido por línea directa a un pasado que apunta directo al bando vencedor de la Guerra Civil. Su padre, Cesáreo Alierta Perela (1909-1974), “se incorporó voluntario el 18 de julio de 1936 al regimiento de infantería Génova como oficial de complemento y después de la Legión” para luchar con el ejército sublevado. Así lo explica La Vanguardia Española en su edición del 1 de marzo de 1966 con motivo del nombramiento de Alierta Perela como alcalde de Zaragoza en aquellos tiempos en los que no era el vecino el que elegía al alcalde sino el ministro de Gobernación a propuesta del Gobernador Civil. “Terminada la guerra”, continúa La Vanguardia Española, el padre de Alierta “en la vida civil dedicó sus actividades a negocios industriales”.  Y “en 1952, fue elegido presidente del Real Zaragoza Club de Fútbol”, que hoy le debe entre otras cosas la construcción del Estadio de la Romareda.

El joven Alierta Izuel (Zaragoza, 1945) creció en una familia adinerada y de moda, ligada a la política y al fútbol nada menos, rodeado de constantes loas a su apellido y habituado a pasar en Zaragoza por una calle con un nombre igual al suyo, el de su padre. Su padre, el alcalde a quien al despedirse del cargo por motivos de salud ABC le dedicó aquella columna el 6 de junio de 1970 de la que podrían haberse copiado ahora algunas frases para incluirlas en las crónicas sobre la marcha del hijo, huérfanas en su mayoría de crítica salvo por parte de alguno de los habituales ya mencionados. “Deja una corporación ágil, moderna y capacitada para las nuevas funciones que en su día puedan encomendársele”, dijo ABC del padre. “Bien puede decirse que ha declinado el puesto en olor de muchedumbre” (sic), añadió.

Su hijo  Alierta Izuel lo tenía todo para triunfar en este país donde el dinero y las buenas conexiones eran fundamentales. El único hándicap parecía ser su enorme timidez, un rasgo del que hablan no pocos de los que lo han tratado, que aseguran incluso que ha podido mostrarlo como alguien menos lúcido de lo que es. Algunos recuerdan su nerviosismo en 2010, a pesar del poder que acumulaba ya, cuando tuvo que pronunciar un discurso en aquella cena con la canciller alemana Angela Merkel y el entonces presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, en Hannover, con motivo de la feria tecnológica Cebit. Resulta difícil relacionar esa imagen del Alierta tímido con el mismo joven al que los rumores sitúan de madrugada de juerga con los amigos tomando prestado un tranvía de Zaragoza para darse una vuelta. Quizás sólo sean rumores.

Los contactos le catapultaron a la primera fila en el momento adecuado. Su conocida cercanía con Rodrigo Rato, que le ha traído el último disgusto un día después de anunciar que se marcha de la compañía, dicen que le vino a través de un paisano, Manuel Pizarro  

Hizo sus propios méritos antes de aterrizar en la era de las privatizaciones, que lo llevó hasta el asiento de honor del empresariado español. Se habla de su buen hacer siendo muy joven como gestor al frente del área de Mercado de Capitales del Banco Urquijo y después como presidente de la agencia de valores Beta Capital, que sería adquirida por el polémico Javier de la Rosa. Si fue brillante en esa etapa, fueron los contactos los que lo catapultaron a la primera fila en el momento adecuado. Su conocida cercanía con Rodrigo Rato, que le ha traído el último disgusto un día después de anunciar que se marcha de la compañía, dicen que le vino a través de un paisano, Manuel Pizarro.  

El expresidente de Endesa habría introducido a Alierta en los círculos del PP poco antes de que José María Aznar ganase las elecciones de 1996. Una vez en Moncloa, los populares se apresuraron a terminar la tarea de privatizar la gran empresa española que habían iniciado los socialistas, tras cuyos gobiernos ya solo quedaba en manos del Estado el 21% de Telefónica, el 28,1% de Argentaria, el 10% de Repsol, el 3,8% de Gas Natural, el 52,4% de Tabacalera y la gran joya de la abuela: el 67% de Endesa.

Antes de ponerse a privatizar como si no hubiera un mañana, los populares colocaron a sus allegados al frente de las empresas que iban a pasar casi por completo a manos del mercado. En cuestión de meses, los elegidos se rodearon de consejeros a los que se colgó el cartel de independientes pese al dedazo que los había señalado, y cambiaron los estatutos de las empresas blindándose con normas como la obligación de llevar tres años en el consejo para ser nombrado presidente o en su defecto lograr el apoyo del 85% del consejo (como se impuso en Telefónica, lo que acabaría beneficiando a Alierta, como se verá). 

Los elegidos

No fueron seleccionados con luz y taquígrafos, que al fin y al cabo esto es España, sino en reuniones en petit comité con la participación habitual del entonces todopoderoso vicepresidente económico Rodrigo Rato, el ministro de Industria Josep Piqué, y los poderes fácticos: Josep Vilarasau, director general de La Caixa, y Emilio Ybarra, presidente del BBV. La participación de las entidades financieras en el capital de las privatizadas y su papel de núcleo duro es también marca made in Spain ideada por los gobiernos de Felipe González, una rara avis que no se ha dado en otros países de Europa con procesos de privatización similares. 

Gracias a su relación con Pizarro, Alierta es seleccionado para la presidencia de Tabacalera como hombre de Rato y con el aval añadido de ser amigo de Francisco González, el primero al que colocó el Gobierno de Aznar al frente de Argentaria, en sustitución de Francisco Luzón y hoy aún presidente del BBVA (uno de los pocos que van quedando de la vieja guardia). 

Su paso por Tabacalera fue el que tenía que ser en aquel momento en que el sector estaba inmerso en pleno proceso de consolidación dado el declive del consumo de tabaco en el mundo salvo en el mercado de puros, en el que Alierta colocó a Tabacalera como líder mundial. El zaragozano se dedicó a sanear. Cerró fábricas, recortó gastos y se encargó de fusionar Tabacalera con la francesa Seita, lo que dio lugar a Altadis. 

Pero en medio de esa gestión se cruza la mayor mancha de la trayectoria de Alierta. La que lo llevará al mencionado juicio. Según la sentencia que firma Manuela Carmena, se consideran hechos probados que “Cesáreo Alierta ideó la forma de aprovechar el conocimiento de determinados datos sustanciales relativos al mercado bursátil por las operaciones que se iban a realizar y la repercusión que iban a tener (…) para obtener una ventaja patrimonial considerable”. Esas operaciones eran la decisión de comprar activos de la división de cigarros de la americana Havatampa (operación anunciada a los mercados a través de la CNMV el 11 de septiembre de 1997) unida a la decisión de subir las labores del tabaco rubio nacional de mayor consumo (Fortuna) un 9,43%, tomada ese mismo 11 de septiembre de 1997 y comunicada a la CNMV cuatro días después.  

El caso Tabacalera fue  la mayor mancha de la trayectoria de Alierta. La operación durmió el sueño de los justos durante años en las tripas de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV)

“Entendiendo que la noticia de la adquisición de la tabaquera antes mencionada iba a tener repercusión en el precio de las acciones de la sociedad (Tabacalera), (Alierta) se puso de acuerdo con Luis Javier Placer Mendoza (sobrino político del hoy presidente de Telefónica) para que, apareciendo este último como único interviniente de la operación fuese quien llevara a cabo determinada inversión (…) que iba a ser manifiestamente rentable”. Tan rentable como para suponer una ganancia de 309 millones de pesetas (de las antiguas, no hay otras de momento) en un lapso no superior a seis meses. Las acciones habían sido compradas además a través de la empresa Creaciones Baluarte, constituida por Alierta y su mujer y domiciliada en un principio incluso en su casa, mediante un crédito otorgado por el Banco Urquijo (la antigua entidad en la que había trabajado Alierta), préstamo que fue traspasado al sobrino junto con la sociedad a pesar de que los avales de uno y otro para responder de la póliza de crédito obviamente no eran comparables. 

La operación durmió el sueño de los justos durante años en las tripas de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Porque sí hubo investigación por parte del regulador, dado el enriquecimiento de familiares del presidente de Tabacalera, pero el expediente tal cual se abrió fue archivado por el entonces jefe de los servicios jurídicos de la CNMV, Antonio Alonso Ureba, quien sería nombrado secretario del consejo de Telefónica cuando Alierta llegó a la presidencia de la teleco. 

Presidente de Telefónica

La buena suerte no existe pero sí el cruce perfecto de factores, y eso es lo que llevó a Alierta al frente de Telefónica desde la presidencia de Tabacalera. Si en la primera ronda de elegidos fue el compañero de pupitre de Aznar en el Colegio del Pilar Juan Villalonga quien fue colocado en la presidencia de la compañía, las andanzas de este lo pusieron en el disparadero en pleno proceso de elecciones generales del año 2000. El cóctel fue letal: el escándalo de los planes de stock options para directivos, el intento de fusionar Telefónica con una empresa pública holandesa como era KPN en contra del núcleo duro y de buena parte de los independientes del consejo, y su estilo espectáculo, tan poco adecuado en época de decisiones de voto, sentenciaron a Villalonga pero no lo fulminaron. El error definitivo fue que dejase a su mujer, Concha Tallada, íntima amiga de la mujer de Aznar, Ana Botella, por la Miss México Adriana Abascal. Mucho se habló de cuánto tuvo que ver Aznar en la reapertura de la investigación a Villalonga por parte de la CNMV. 

Había que buscar sustituto en Telefónica, una privatizada que seguía con la acción de oro en manos de un Gobierno que iba de liberal pero ponía y quitaba presidentes, y fue entonces cuando se vio que no era tarea fácil. Los cinturones de seguridad ideados por los elegidos eran realmente férreos. Se planteó elegir a alguien que no perteneciese al consejo, pero los fieles a Villalonga (Alberto Cortina, Martín Velasco, Pedro Ballvé) podían tumbar la votación; se planteó nombrar a Isidro Fainé, pero su acumulación de poder podía molestar a BBVA, y entonces Rato señaló a Alierta. Cumplía el requisito de llevar más de tres años en el consejo (llevaba cuatro). Hubo dudas. Algún consejero dejaría después caer a la prensa que en su paso por el consejo Alierta no había abierto la boca (¿de nuevo la timidez?), detalle que les hacía dudar si sabía algo del negocio de las telecomunicaciones. Pidieron un consejero delegado, un contrapeso, y entonces las miradas se volvieron hacia Fernando Abril, el hijo del vicepresidente del Gobierno con la UCD que había sido enviado por Villalonga al rincón de las Páginas Amarillas para que no le hiciera sombra. Abril fue nombrado consejero delegado de Telefónica. 

Alierta nunca ha admitido una sombra de poder a su lado. Hay exministros que aún se sorprenden de que Alierta acudiese siempre solo a las reuniones, nunca con su segundo, como sí hacían los primeros espadas de otras compañías

No duró mucho. Alierta nunca ha admitido una sombra de poder a su lado. Hay exministros que aún se sorprenden de que Alierta acudiese siempre solo a las reuniones, nunca con su segundo, como sí hacían los primeros espadas de otras compañías. El tándem no funcionó porque Abril chocó una y otra vez contra el muro levantado por Alierta sobre su cabeza. No fue el último en chocar contra el presidencialismo del zaragozano. Les pasaría también a Luis Lada o a Santiago Fernández Valbuena. A unos y otros que se rindieron a lo obvio, la imposibilidad de crecer en Telefónica. Se fueron sin hacer ruido porque, eso sí, Alierta se encargaba de que tuvieran todo solucionado al salir de la línea ejecutiva. 

La llegada a la presidencia de José María Álvarez-Pallete puede parecer la excepción a esa norma y no lo es. Está en el momento adecuado sentado a la derecha del presidente. Pallete fue nombrado consejero delegado en 2012 después de una dura Junta de Accionistas en la que el 25% del capital representado, formado mayoritariamente por grandes fondos de inversión internacionales, votó en contra de la renovación de Alierta entre otros motivos por lo que consideraban una excesiva acumulación de poder. Telefónica ya no es lo que era tras la privatización, con el capital atomizado en manos de pequeños accionistas sin organización entre sí y las decisiones en manos de la ejecutiva y el núcleo duro. En este mundo en pleno cambio ya no resulta tan sencillo hacer y deshacer. Ni siquiera está claro que sirvan los incontables favores que se ha hecho al mundo de la política, porque el Parlamento se ha llenado de colores y España no tiene ni idea de quién va a firmar el BOE en la próxima legislatura cuando ya se han cumplido cien días desde las últimas elecciones generales. 

La globalización de la puerta giratoria

El rescate de políticos a través de la puerta giratoria ha funcionado hasta ahora. Sin duda Telefónica durante la era de Alierta ha sido uno de los engranajes que han alimentado esa rueda en la que tanto tienen que ver de nuevo las conexiones y un concepto que es crucial para entender el perfil del presidente de la multinacional: el valor de la fidelidad. Por fidelidad se la ha jugado con quien ya solo podía complicarle la vida: como Rato, como Urdangarín. 

La traición no se conjuga en casa de los Alierta. No hay vuelta atrás si se pasa ese umbral. Para hacerse una idea, en una conversación con un reducido grupo de periodistas hace años se le preguntó por la posibilidad de volver a patrocinar a Fernando Alonso, el bicampeón español de Fórmula 1, que había cambiado el monoplaza de Renault, con las pegatinas de Telefónica, por el de McLaren cuando este ya tenía en el alerón pintado el nombre de Vodafone. A Alierta se le ensombreció el rostro y mirando fijamente a quien preguntaba como no acostumbraba a hacerlo respondió algo que significaba “jamás” pero con otras palabras. Que el asturiano hubiera anunciado su marcha cuando McLaren ya tenía patrocinador después de haber recibido el apoyo durante años de Telefónica no era algo que Alierta fuese a olvidar fácilmente.

Sea por fidelidad o por mantenerse a bien con el poder, en la teleco han encontrado sitio Elvira Fernández (esposa de Mariano Rajoy), Iván Rosa Vallejo (marido de Soraya Sáenz de Santamaría), Elvira Aznar (hermana del expresidente) o Andrea Fabra (hija del famoso presidente de la Diputación de Castellón condenado por defraudar a Hacienda, esposa del exconsejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid Juan José Güemes y famosa por pronunciar aquel “¡que se jodan!” desde la tribuna del Congreso cuando el PP anunciaba una reducción de los derechos de las prestaciones de los desempleados).

Manuel Pizarro (hoy en El Corte Inglés) también tuvo su paso efímero por la teleco, donde también recalaron Carlos López Blanco, que había sido secretario de Estado de Telecomunicaciones, y Alfredo Timmermans, secretario de Estado de Comunicación. 

También el PSOE ha encontrado su hueco, aunque menos ancho, en la época de Alierta, con nombramientos como el de Javier de Paz, exsecretario de las Juventudes Socialistas; Javier Nadal, ex director general de Telecomunicaciones, o Narcís Serra, exvicepresidente del Gobierno

Pero si estos nombres resultan llamativos, aún más lo han sido los de Eduardo Zaplana, cuya única labor conocida para Telefónica no fue dentro de la teleco sino cuando le firmó el ERE de 15.000 empleados siendo ministro de Trabajo, y sobre todo el de Rodrigo Rato. Alierta lo fichó como asesor internacional en enero de 2013, cuando ya había sido imputado por el juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu por el proceso de salida a Bolsa de Bankia. Ese fichaje es la causa de la imputación de la compañía, adelantada por El Español un día después de anunciarse la salida de Alierta. 

También el PSOE ha encontrado su hueco, aunque menos ancho, en la época de Alierta, con nombramientos como el de Javier de Paz, exsecretario de las Juventudes Socialistas; Javier Nadal, ex director general de Telecomunicaciones, o Narcís Serra, exvicepresidente del Gobierno e imputado por su gestión al frente de Catalunya Caixa. El último y sonoro fichaje socialista ha sido el de Trinidad Jiménez, cuyo paso a Telefónica fue negado una y otra vez por el candidato socialista a la presidencia del Gobierno, Pedro Sánchez, agarrándose a que no se iba al consejo (ha fichado como asesora) y no se había ido aún (tuvo la deferencia de esperar a que hubieran pasado las elecciones). En el PSOE, aseguran diversas fuentes, hubo quien, dentro de la vieja guardia socialista, pidió, por no decir exigió, la cabeza de Alierta al llegar Rodríguez Zapatero a la Moncloa. No fue el estilo de ese Ejecutivo quitar y poner piezas a esas alturas. Se mantuvo Alierta como lo hizo otro de los que se dijo que podían caer con el desembarco del nuevo gobierno: Francisco González, presidente del BBVA.

Respecto a la Casa Real, con cuyo antiguo jefe, el rey emérito Juan Carlos I, tan buenas relaciones guardaba Alierta, Telefónica, que en estos tres lustros siempre ha parecido salir al rescate de los símbolos del sistema, contrataba a Iñaki Urdangarín como consejero y presidente de la Comisión de Asuntos Públicos de Telefónica en Latinoamérica y EE.UU. a mediados de 2009, permitiendo a los duques de Palma desplazarse al otro lado del charco, lejos de los focos que estaban a punto de encenderse sobre ellos en el marco de la investigación del caso Nóos. 

A pesar de estos fichajes tan sonados, dicen fuentes de la compañía que no es ahí, en los puestos de renombre, donde hay que mirar para encontrarse al mayor número de exmiembros de la política española, sino en los puestos intermedios con apellidos mucho menos mediáticos. 

La puerta giratoria es marca Alierta y si su paso por la teleco ha supuesto el mayor impulso a su internacionalización, con presencia actualmente en más de veinte países y 322 millones de clientes, se ha llevado su estilo de fichar en la política allí donde ha ido. Por poner algunos ejemplos, para Telefónica en Brasil fichó a Luiz Fernando Furlan, nombrado posteriormente ministro de Desarrollo, Industria y Comercio Exterior en el Gobierno de Lula da Silva y nombrado de vuelta como consejero de Telefónica en 2008. Hasta mayo de 2015, cuando fue nombrado presidente de la filial de Brasil Amos Genish, ocupaba ese cargo Antonio Carlos Valente da Silva, exmiembro del comité directivo de la Agencia Nacional de Telecomunicaciones (Anatel) y quien antes del cargo en Brasil fue presidente de Telefónica en Perú. En México, Alierta nombró como presidente de la filial de Telefónica a Francisco Gil Díaz, que no sólo había sido secretario de Hacienda con el Gobierno de Vicente Fox sino que rivalizaba con el que fue tantos años enemigo número uno de Alierta, el magnate Carlos Slim, tras haberse visto obligado a vender su empresa de telecomunicaciones Avantel en el año 2000. 

La puerta giratoria es marca Alierta y si su paso por la teleco ha supuesto el mayor impulso a su internacionalización, con presencia actualmente en más de veinte países y 322 millones de clientes, se ha llevado su estilo de fichar en la política allí donde ha ido

El empeño en rivalizar con Carlos Slim se ha cruzado en no pocas de las operaciones de Telefónica en la época de Alierta. El empresario español tiraba de chequera allí donde sonase que iba a entrar el mexicano, incluido el complicado mercado italiano, donde entró tras meses de rumores de la compra de Telecom Italia por Slim. Tras años de lucha, Telefónica terminaba por salir del capital de Telecom Italia en 2014. 

Fue curioso ver a Alierta en octubre de 2015, en una charla en A Coruña moderada por Juan Luis Cebrián, en la que participaba también Carlos Slim, tratar de empatizar con el que fuera su gran rival para sacar a la palestra una vez más a sus enemigos más nombrados de los últimos tiempos, los OTT (over the top, o proveedores de servicios de Internet) como Google, Whatsapp, etc. Los tiempos cambian, los enemigos también. Y en esa charla en la que Alierta pareció mucho más desatado de lo habitual (ver vídeo aquí), se sentaba otro de los grandes protagonistas de su historia: Cebrián. 

El golpe mediático

La noche del 8 de mayo de 2008, el reducido equipo de cinco personas que tomaba las grandes decisiones de Telefónica, incluido Alierta, apostaba por una operación que cambiaría el panorama mediático español. PRISA había decidido meses antes lanzar una OPA (una oferta de adquisición) a 28 euros por acción para hacerse con el control total de su filial Sogecable, de la que ya tenía el 50,07%. En la cabeza del hombre que ideó la operación, Juan Luis Cebrián, no se planteaba en ningún momento que Telefónica acudiría a la misma. Por eso y porque la normativa bursátil obliga a tener el capital dotado por la totalidad de las acciones a las que se dirige la oferta, cubrió la participación de Telefónica con un crédito puente con condiciones draconianas que pensaba devolver por no haber sido necesario su uso una vez finalizase la OPA. Pero la noche antes de vencer el plazo para acudir a la oferta aquellas cinco personas decidieron que Telefónica sí acudiría, y vendería su 16,79% obligando a PRISA a utilizar el crédito puente. Dicen que Cebrián tiró de todos los hilos que encontró a mano para evitarlo pero no sirvió de nada. Alierta había hecho una de sus grandes jugadas. Los vaivenes de PRISA tienen mucho que ver con lo que pasó entonces, en los albores del estallido de la crisis. Su lucha por conseguir la refinanciación del crédito puente, los cambios en su accionariado y la entrada en el mismo de la propia Telefónica son los lodos de aquellos polvos.

La marcha

La noche antes de vencer el plazo para acudir a la oferta aquellas cinco personas decidieron que Telefónica sí acudiría, y vendería su 16,79% obligando a PRISA a utilizar el crédito puente. Dicen que Cebrián tiró de todos los hilos que encontró a mano para evitarlo pero no sirvió de nada

La parte más humana de Alierta ha sido ensalzada por todos los que lo han tratado por la devoción con que cuidó a su mujer en sus últimos años durante su lucha contra el cáncer. Su fallecimiento transformó a Alierta en otra persona. Hace unos meses, un político que acababa de reunirse con él para comentarle las líneas del programa económico de su partido para las elecciones generales se confesaba impresionado por cómo había afectado al presidente de Telefónica la muerte de su esposa. 

“Alierta es un buen hombre, estoy convencido, muy listo, muy directo, muy maño”, dice un exministro que lo trató durante años. “Muy personalista en su gestión, incapaz durante años de romper los vínculos con la política pero un buen hombre”, insiste. Y destaca que ha sido una gran idea dejar atada su sucesión al abrigo de dedazos de gobiernos de turno por una vez en la historia de Telefónica, ahora que la política está tan revuelta. 

Pero las cosas cambian día a día en esta España que ya no es en la que nació, creció y prosperó, y Alierta ha descubierto que la nueva guerra ya no es para él. Sus antiguos compañeros en las mesas del poder van desapareciendo de la foto. Falleció Emilio Botín, el rey Juan Carlos abdicó, nadie sabe a qué oídos habrá que susurrar medidas económicas en los próximos meses como hicieron Alierta y el resto de la primera plana del empresariado español desde el Consejo Empresarial de la Competitividad (un lobby en toda regla hoy apagado) durante la crisis. 

El consejo de Telefónica exige un remozado a fondo si de verdad quiere entrar en la era digital. La presencia en el consejo de los grandes allegados de Alierta, aunque figuren como independientes o externos, como Alfonso Ferrari (74 años), Carlos Colomer (71 años) o Gonzalo Hinojosa (70 años) no puede prolongarse mucho más. Tampoco la escasa presencia de mujeres. Solo ocupa puesto de consejera Eva Castillo, cuando la intención es que en 2020 las consejeras representen al menos el 30% de los puestos de las cotizadas. 

Ni se va del todo ni se va de vacío. Seguirá como consejero y al frente de la Fundación y con proyectos como la Fundación Profuturo, en la que ha implicado a su amigo el papa Francisco, al que visitó personalmente en el Vaticano para anunciarle su decisión de dimitir. Alierta conoce al jefe de la Iglesia Católica gracias a su amigo de la juventud Luis Blasco, que siendo presidente de Telefónica Argentina los presentó hace ahora ocho años. 

La generosidad de Telefónica a través del dividendo, muy por encima de otras telecos a pesar de su abultada deuda (49.921, cerca de cinco puntos del PIB nacional), ha revertido con fuerza en el patrimonio de Alierta, propietario de más de 50 millones de euros en acciones de la compañía. Además, se marcha con una jubilación de 35,5 millones de euros, pactada en julio de 2014 a cambio de eliminar su blindaje. 

14 de abril de 2009. Audiencia Provincial de Madrid. 8.45 horas de la mañana. Todo el mundo espera la llegada de la jueza Manuela Carmena, hoy alcaldesa de Madrid, encargada de presidir el tribunal que juzgará a una de las personas más poderosas del país, el presidente de Telefónica. César Alierta ya...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Ana Tudela

Ana Tudela es periodista, graduada de la Universidad Complutense de Madrid en 1996. Autora del libro 'Crisis S.A. El saqueo neoliberal' (Akal, 2014). Ha vivido la fundación de dos periódicos, el cierre de uno de ellos y la fundación de la edición española de la revista Forbes. Ha trabajado para el Opus, el liberalismo neocon y para un trotskista y nunca habría adivinado quién iba a tratar peor a sus trabajadores. Intentó dejar el periodismo y vivir del cuento pero no le ha resultado fácil. Ahora estudia Economía a distancia.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

15 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. perez

    Necesitan préstamo si sí contáctenos para más información

    Hace 4 años 7 meses

  2. fedrick power

    ¿Es usted un hombre de negocios o una mujer? ¿Necesita fondos para comenzar su propio negocio? ¿Necesita un préstamo para pagar su deuda o pagar facturas o comenzar un buen negocio? ¿Necesitan fondos para su proyecto? Ofrecemos préstamos garantizados por cualquier monto y en cualquier lugar del mundo (individuos, empresas, inmobiliarias y corporaciones) en nuestro excelente 2%. Para solicitudes y más información envíe respuestas al siguiente correo electrónico: (fedrickpowerloanfirm926@gmail.com) Gracias, SEÑOR. (F) POTENCIA

    Hace 4 años 11 meses

  3. fedrick power

    ¿Es usted un hombre de negocios o una mujer? ¿Necesita fondos para comenzar su propio negocio? ¿Necesita un préstamo para pagar su deuda o pagar facturas o comenzar un buen negocio? ¿Necesitan fondos para su proyecto? Ofrecemos préstamos garantizados por cualquier monto y en cualquier lugar del mundo (individuos, empresas, inmobiliarias y corporaciones) en nuestro excelente 2%. Para solicitudes y más información envíe respuestas al siguiente correo electrónico: (fedrickpowerloanfirm926@gmail.com) Gracias, SEÑOR. (F) POTENCIA

    Hace 4 años 11 meses

  4. Luis

    ver vídeo aquí el link está mal

    Hace 5 años

  5. Miguel

    Excelente

    Hace 5 años 1 mes

  6. Christopher Miles

    Buenos días a todos ustedes mi nombre es Christopher Miles, soy de EE.UU., Texas, estoy muy feliz la escribo el testimonio de cómo conseguí mi préstamo de esta prestamista de préstamo, creo que Dios tiene un plan para mí, después de que se han estafado de mi dinero por muchos de los llamados prestamistas de préstamos, que estaba engañado y casi pensado en tomar mi vida, pero Dios tiene un propósito para mí, si desea obtener un préstamo de cualquier empresa que tiene que elegir Mike Johnson firma, cuando se inició primero con él, pensé que era como los demás, y para mi mayor sorpresa que me dieron el préstamo de $ 69,000.00 en mi cuenta y cola era la cantidad exacta que solicitó en su compañía, y que se siente que hay en la esperanza para usted? es una mentira, porque si usted está interesado en obtener cualquier tipo de préstamo, puede ponerse en contacto con él a través de correo electrónico, su correo electrónico es: mikejohnsonfirm@yahoo.com, Dios los bendiga como él me bendijo con el Sr. Mike Johnson por conseguir mi préstamo tras caer Has en manos de las estafas. Gracias. Christopher Miles.

    Hace 5 años 3 meses

  7. Miguel Angel

    Este pais necesita decadas para cambiar. Hemos salido de una dictadura y 40 años con Caudillo no se va de un plumazo. Educación y cultura nos hace mucha falta. Seguramente yo no lo veré.

    Hace 5 años 7 meses

  8. txema

    Todo un merdel ..parece mentira tanto merdel ....terminara algún día ??? lo dudo, en este país solo se habla se habla prensa etc y los nuevos políticos ..pero hablan y hablan aparecerá alguien que empiece hacer ........le dejaran ???

    Hace 5 años 7 meses

  9. burgalés

    ¡Aclarador reportaje! ¡Cuántas cerezas enganchadas y podridas!

    Hace 5 años 8 meses

  10. karlggest

    Hola, Daniel. Si esperabas que en éste país las empresas de los medios de comunicación más o menos participadas por telefónica y su gente hiciesen alguna crítica hacia algo censurable de su compañía, ibas muy mal encaminado. Te recomiendo ésto, no porque sea algo que no sepas, sino porque no es lo mismo saberlo que verlo escrito. https://nomejodasquemeincomodas.wordpress.com/2015/11/25/pueden-las-corporaciones-compra-el-consenso-los-medios-de-comunicacion/ Salud!!

    Hace 5 años 8 meses

  11. karlggest

    Hola, Daniel. Si esperabas que en éste país las empresas de los medios de comunicación más o menos participadas por telefónica y su gente hiciesen alguna crítica hacia algo censurable de su compañía, ibas muy mal encaminado. Te recomiendo ésto, no porque sea algo que no sepas, sino porque no es lo mismo saberlo que verlo escrito. https://nomejodasquemeincomodas.wordpress.com/2015/11/25/pueden-las-corporaciones-compra-el-consenso-los-medios-de-comunicacion/ Salud!!

    Hace 5 años 8 meses

  12. Isabel

    Muy buena información y muy bien explicada. Se aprende

    Hace 5 años 8 meses

  13. Johannes R. Becher

    Buah seguro que ahora saldrá alguno con que le quiere quitar la pensión a este pobre anciano indefenso. Fijo. Mutxa henbidia e lo ke ai.

    Hace 5 años 8 meses

  14. Daniel

    Faltaría anexar que es el "padre" de la precarización en este país. Las contratas de Telefónica "solo" podían subcontratar un 25% del personal. A su llegada se abrió el "coto" de la subcontratación. Sus empresas paraguas llamadas colaboradoras eliminaron personal propio, para dar paso a "falsos autónomos" y "falsas empresas" que "cederían" trabajadores contraviniendo todos los convenios laborales generando un fraude gigantesco a la Seguridad Social y al derecho de los trabajadores. Hace un año hubo una gran huelga de más de 60 días a nivel nacional denunciando la precarización salvaje a la que Telefónica somete a los trabajadores y de la que curiosamente ningún medio dió cobertura, vergonzoso. Telefónica a pasado en estos últimos años de ser una empresa modelo del trabajo digno (tenía más de 70000 hoy no llega a 20000) a ser un referente nacional de cómo se obtienen miles de millones en beneficios, ejecutivos con indemnizaciones salvajes a costa del empobrecimiento de sus trabajadores.

    Hace 5 años 8 meses

  15. Abrumado

    Después de leer detenidamente este artículo, me queda total y absolutamente claro que "esa gente" NUNCA JAMÁS harán nada por los ciudadanos normales. Ni saben que existimos.

    Hace 5 años 8 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí